Hace cerca de 50.000 años, un neandertal fue herido mortalmente en un costado. Se arrastró como pudo hasta su cueva, situada en el noreste de lo que hoy es Irak, y allí murió después de varias semanas de intensa agonía. Cuando sus restos fueron reconstruídos, a finales de los años cincuenta, los científicos se quedaron atónitos al comprobar la precisión y la limpieza de la herida que le mató. Se pensó entonces que podría haber sido causada por un accidente de caza, aunque tampoco se descartó que hubiera sido infligida por otro neandertal. Sin embargo, las últimas investigaciones apuntan a un culpable bien distinto. Uno que conocemos bien, un Homo sapiens, uno de los nuestros...

Vía: www.abcsevilla.es / 31 de julio de 2009

Podría tratarse del primer crimen comprobado de la historia. O mejor, de la prehistoria, ya que la víctima, bautizada por los científicos como Shanidar-3 (por el nombre del yacimiento donde se encontró), vivió hace entre 50.000 y 75.000 años. Se trata de un Homo neardenthalensis, la «otra» especie humana inteligente, esa que dominó el continente europeo y parte del asiático durante cientos de miles de años y que desapareció después misteriosamente justo cuando nuestros primeros antepasados entraron en escena. Los paleontólogos siguen preguntándose si la sustitución de los neandertales por nuestra propia especie se produjo de forma natural o si, por el contrario, los primeros Homo sapiens los exterminaron violentamente.

Con un lanzador

Nuestra «víctima», pues, es uno de los nueve neandertales descubiertos entre 1953 y 1960 en una cueva de los montes Zagros, en el norte de Irak . Era un varón, medía 1,67 cm de altura, sufría de artritis y en el momento de su muerte tenía entre 40 y 50 años.


Utilizando las más modernas técnicas de la medicina forense, Steven Churchill (derecha) profesor de antropología evolutiva de la Universidad de Duke (Durham-SA), ha conseguido determinar que la herida de Shanidar-3 fue causada casi con total seguridad por un proyectil impulsado por un lanzador. Un arma que permitía arrojar lanzas y otros proyectiles con mucha más fuerza y precisión que a mano y que, por aquél entonces, sólo utilizaban nuestros congéneres. Los neandertales, que también utilizaban jabalinas y cuchillos, no las impulsaban con lanzadores. «Sólo hay una especie que tuviera esa clase de armamento -asegura el propio Churchill-. Y esa especie es la nuestra». La investigación se publica en el último número de la revista Journal of Human Evolution.

Para llegar a esta extraordinaria conclusión, el científico utilizó una ballesta especialmente diseñada para disparar proyectiles de la edad de piedra a velocidades precisas y concretas. Y lanzó esos proyectiles contra carcasas de cerdos (cuya piel y huesos pueden compararse, en cuanto a resistencia, con los de un neandertal). Cuando Churchill arrojó lanzas con la misma fuerza que si hubieran sido lanzadas a mano, encontró que «su alta energía cinética causaba un gran daño en toda la zona de impacto. Pero Shanidar-3 tiene una única y solitaria punzada en una costilla». Una herida limpia, precisa, sin daños en los tejidos circundantes.

Foto: Cueva de los montes Zagros, en el norte de Irak / ABC

 

Cuando el científico lanzó proyectiles con la misma energía cinética de la que proporcionaría un lanzador, los resultados fueron bien distintos. Las heridas en la carcasa de cerdo eran, esta vez sí, del mismo tipo que la hallada en el neandertal. Churchill averiguó también que el arma que mató a Shanidar 3 penetró en su cuerpo con una inclinación de 45 grados. «Y eso -asegura el investigador- asumiendo que Shanidar-3 estuviera de pie cuando recibió el ataque, es consistente con la trayectoria balística de un proyectil impulsado con un lanzador». Churchill ha comprobado también que la costilla herida empezó a curarse antes de la muerte del neandertal. Y comparando la herida con otras similares y documentadas clínicamente (de la época de la Guerra Civil norteamericana, antes de la era de los antibióticos), ha llegado a la conclusión de que Shanidar 3 debió morir algunas semanas después de ser herido.

Contactos complejos


«Se ha especulado sobre esta herida durante más de cincuenta años -asegura Churchill-. Algunos dicen que se trata de un episodio de violencia interpersonal. Otros que fue un accidente. Ahora nosotros, por primera vez, hemos conseguido evidencias experimentales que contribuyen a esclarecer la cuestión».

 

Churchill, con una réplica de la posible arma homicida / ABC

 

El de Shanidar-3 es uno de los dos esqueletos conocidos de neandertal que muestran evidencias de daños causados por armas de piedra. El otro, hallado en Francia, muestra una herida (curada) en el cráneo. Y también vivió en el tiempo en que ambas especies, los neandertales y nosotros, compartieron territorio.

A pesar de su hallazgo, Churchill no cree que los neandertales fueran exterminados por nuestros antepasados cuando éstos llegaron a Europa. Los contactos entre ambas especies debieron ser, en opinión del científico, complejos y variados. Y la extinción de Homo neanderthalensis se debe, probablemente, a todo un cúmulo de factores.


«Sospecho que las interacciones fueron muy diferentes en diferentes lugares, de la misma forma en que los colonizadores europeos tuvieron muy diferentes tipos de relaciones al encontrarse con otras razas. En algunos lugares esa interacción fue pacífica y se basó en intercambios comerciales y culturales, mientras que en otros fue realmente violenta».

Un razonamiento que, sin embargo, no le sirvió de mucho a Shanidar-3, quien probablemente se encontró por casualidad con un grupo de Homo sapiens y fue abatido, sin contemplaciones, por el golpe certero de uno de ellos.


Visitas: 2748

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el agosto 1, 2009 a las 12:40am

Como curiosidad añadida, puede verse en el "Diario de los yacimientos de Atapuerca", número 4 (verano de 2002), una referencia al otro ejemplo que se cita en el artículo de un neandertal herido en el cráneo de forma violenta.

He aquí el texto al respecto:



SIGNOS DE VIOLENCIA.

"La reconstrucción por ordenador de un cráneo perteneciente a un joven neandertal, hallado en 1979 en la ciudad francesa de St. Césaire, ha revelado signos de violencia de hace unos 36.000 años.

El trabajo, llevado a cabo por el profesor Christoph Zollikofer y su equipo de la Universidad de Zurich, ha descubierto una profunda herida inflingida por un arma de piedra que sin embargo no fue la causa de su muerte.

Esta investigación pone de manifiesto el uso de algunas herramientas destinadas a cazar o a procesar alimento como armas, lo que según Zollikofer implica un comportamiento en ocasiones violento propio de los humanos.

Sin embargo, esta historia también tiene una cara amable. Las evidentes marcas de regeneración que presenta el hueso indican que tuvo los cuidados necesarios por parte del grupo para salir adelante.

El estudio se centra ahora en la siguiente pregunta: ¿Fue otro neandertal o un Homo sapiens
quién le propinó el golpe?"

Comentario por Roslyn M. Frank el agosto 1, 2009 a las 7:44am
¿Pero no podría ser que el otro (el supuesto asesino) se equivocaba no más de presa, pensando que su amigo era el ciervo que los dos estaban deseosos de cazar—es decir, disparó en contra de su compañero que estaba cazando con él, pero escondido al otro lado detrás de unos arbustos? Donde vivo yo este tipo de accidentes de caza es bastante común sin que nadie le llame “asesino” al que hiere a otro cazador sin querer, negligente sí, pero autor de una muerte premeditada, no. Por supuesto, los titulares son mucho más llamativos si no lo presentan como un sencillo accidente de caza. La violencia vende periódicos y hasta la supuesta violencia de hace muchos miles de milenios.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el agosto 1, 2009 a las 7:41pm

Estimada Roslyn:

Me temo que no ha leído con detenimiento la noticia del post, es decir, los presupuestos de los que parte el profesor Churchill para llegar a la interpretación o explicación que nos ofrece sobre la posible muerte violenta del neandertal en cuestión.

En la posibilidad que usted apunta, advierta que el profesor Churchill descarta que pudiera haber sido como consecuencia de la acción violenta (intencionada o fortuita) de otro neandertal, al no estimarse que los mismos dispusieran de la capacidad de arrojar proyectiles, tipo lanza, jabalina, etc., con algún artefacto lanzador, dado que, de los estudios realizados, se concluye que la herida mortal fue realizada a distancia por una arma arrojadiza (sobre la capacidad o no de realizar lanzamientos a distancia en ambas especies de homínidos puede verse algunas conclusiones en este enlace).

Foto: Detalle de la 9 costilla del Neandertal de Shanidar 3 | Journal of Human Evolution

Para poder admitir el escenario que usted apunta habría que, en el límite, contemplar una posible escena de caza donde se hallaban conjuntamente realizándola neandertales y Homo sapiens, pero esto, como comprenderá, se antoja un tanto complicado de aceptar, dado que ambas especies es más que probable que compitieran entre sí por el territorio, la caza y demás recursos, y tanto más cuanto que este escenario de competición se habría dado a lo largo del tiempo igualmente entre grupos específicos de neandertales o de Homo sapiens, dentro del proceso de biocenosis en el que se hallaban inmersos.

Por lo que respecta a la terminología usada por la prensa o medios de comunicación para dar noticia de este estudio, refiriéndose al mismo como un "asesinato", estoy de acuerdo con usted en que ello forma parte del negocio periodístico a la hora de obtener el reclamo o la atención del personal. Son cosas que están al cabo del día, y, en este caso concreto, no le daría mayor importancia.

Saludos cordiales

Comentario por jorge hugo bertran vall el agosto 1, 2009 a las 10:46pm
esto se presta mas a una novela policial . no dudo de la capacidad , del profesor churchill, pero hay algunas lagunas , que pueden llegar a crear dudas a sus afirmaciones , hay que pensar que pasaron 50.000 años de esta muerte.////
jorge hugo bertran vall (bertranvall
Comentario por Roslyn M. Frank el agosto 1, 2009 a las 10:57pm
De acuerdo, debí haberlo leído con más detenimiento—era muy tarde—y haber matizado mejor mis palabras sobre el “compañerismo” de los dos cazadores o mejor dicho sobre las dos clases de cazadores.

Como Ud. ha dicho sobre los neandertales y los homo sapiens, al parecer podría haberse dado ocasiones en que los dos iban detrás de la misma clase de presa lo cual podría haber provocado la misma clase de accidentes: “es más que probable que compitieran entre sí por el territorio, la caza y demás recursos”.

Obviamente este escenario supone que las fronteras físicas que supuestamente separaban los dos grupos no eran tan rígidas ni infranqueables.

De verdad no niego que viabilidad de la hipótesis de Churchill porque es muy llamativa pero sigo pensando que no es la única posible.

De todas maneras el artículo sobre la investigación de Churchill, sus comentarios y fotos son super fascinantes.

Muchas gracias por haberlos compartido con nosotros.

Saludos.
Comentario por Carlos el agosto 5, 2009 a las 12:24pm
No puedo menos que recordar la, para mí, gran pelicula "En Busca del Fuego". La veo bastante ilustrativa sobre el tema en cuestión...

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más