El 'Australopithecus sediba' sería una mezcla de especies, según un estudio

Foto: Cráneo del 'Australopithecus sediba' y reconstrucción facial del mismo.

Fuente: newscientist.com | Colin Barras | 9 de abril de 2014 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Uno de nuestros parientes cercano, perdido hace mucho tiempo, pudo no haber existido nunca. Los fósiles del Australopithecus sediba, el cual prometía volver a escribir la historia de la evolución humana, pueden en realidad ser los restos de dos especies mezcladas.

Los primeros fósiles del A. sediba fueron encontrados en Malapa, Sudáfrica, en 2008. Con 2 millones de años de antigüedad, muestran una mezcla de características, algunos similares a los australopitecinos simiescos y otras más parecidas a nuestro género Homo. Para sus descubridores, esta mezcolanza significa que el A. sediba estaba convirtiéndose en humano, y por tanto el género Homo evolucionó primero en Africa del Sur y no en el este de África como que generalmente se cree.

Sin embargo, un nuevo análisis sugiere que el A. sediba no existió. "Creo que hay dos géneros de homínidos diferentes representados en Malapa", dice Ella Been, de la Universidad de Tel Aviv, en Israel. Uno es un Australopithecus y el otro un Homo temprano. Todavía no podemos decir si los restos de estos australopitecinos son lo suficientemente diferentes como para llamarlos una nueva especie, dice Been.

Ella Been ha estudiado las columnas vertebrales de los homínidos antiguos, por lo que tuvo curiosidad cuando se publicó un artículo el año pasado centrándose en la columna vertebral del A. sediba (Science). Existen fragmentos en dos esqueletos de Malapa, un macho juvenil y una hembra adulta. Al observar las fotografías de las vértebras, se dio cuenta de las características familiares del joven de sexo masculino.

Los esqueletos más completos hallados en Malapa (Sudáfrica). Izquierda: MH2, esqueleto de una hembra adulta. Derecha: MH1, el esqueleto del niño "Karabo". Fotos cortesía de Lee Berger y la Universidad de Witwatersrand.

"Me di cuenta de que se parecían mucho a las vértebras del Nariokotome Boy (izquierda), dice ella. También conocido como el "Niño de Turkana", se trata de un esqueleto de Homo erectus de 1,5 millones de años de antigüedad, una especie muy extendida que puede ser nuestro antepasado directo. Sus vértebras, como las nuestras, son más anchas que altas.

Por el contrario, las vértebras de la hembra adulta son más altas que anchas, dice Been, una característica clásica de los Australopithecus. Ella Been llega a la conclusión de que tales espinas dorsales pertenecen a dos especies diferentes.

Cuando Been compartió sus hallazgos con Yoel Rak, también en la Universidad de Tel Aviv, encontró un aliado. "Él ve lo mismo en el maxilar inferior: un australopitecino y uno de los primeros Homo", dice. Pero aquí las especies se cambian: una muesca en la mandíbula del joven macho parece la de un Australopithecus, mientras que la misma muesca en la mandíbula de la hembra adulta parece humana.

Ambos concluyen que no hay dos, sino cuatro individuos en los restos de Malapa: un adulto y un joven (a la vez) del género Homo y del género Australopithecus. Ellos presentarán sus hallazgos en una reunión de la Sociedad de Paleoantropología en Calgary, Canadá, esta semana.

Como era de esperar, el descubridor de A. sediba, Lee Berger (derecha), de la Universidad de Witwatersrand, en Sudáfrica, no se muestra de acuerdo. Por un lado, él dice que el posicionamiento de los huesos del esqueleto adulto en el suelo hace que sea muy probable que provengan de un solo individuo.

Berger reconoce que las vértebras del joven A. sediba se parecen a las de un H. erectus, pero argumenta que las vértebras crecen más altas a lo largo de toda la infancia. Si el joven A. sediba estaba creciendo, sus vértebras podrían haberse vuelto más parecidas a las de un Australopithecus.

Been no está convencida. Los fósiles de otros australopitecinos tienen las vértebras altas, dice ella.

A pesar de todo, Berger dice que las observaciones de Been y de Rak tendrían sentido si el A. sediba  fuera realmente una especie de transición entre Australopithecus y Homo. "Un principio central de la teoría de la evolución es que la variación dentro de los taxones se convierte en variación entre taxones como especies que divergen", dice. Con la anatomía en continuo cambio, es posible que uno de los A. sediba tenga la columna vertebral como la de un Australopithecus y una mandíbula como la de un Homo, mientras que el otro tenía una columna vertebral como la de un Homo y una mandíbula como la de un Australopithecus.

Hay otras características de las vértebras del A. sediba que podrían explicar las diferencias halladas por Been. El último trabajo de Berger sugiere que las vértebras del joven macho pueden estar mostrando signos de enfermedad. Si es así, ellas no serían representativas de la especie.

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Los fósiles de Malapa: "Australopithecus sediba" (26/07/2011)

El nuevo ancestro del ser humano moderno (08/09/2011)

Esqueletos de casi dos millones de años pueden conservar restos de ... (21/11/2011)

Descubren en Sudáfrica restos muy completos de un posible 'Australo... (13/07/2012)

"Australopithecus sediba" es un "mosaico" en el que se mezclan rasg... (11/04/2013)

Visitas: 2093

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más