Descubren en Francia un implante dental en un esqueleto de la Edad del Hierro

Una pequeña punta de hierro funcionó tal vez como un diente, si bien los arqueólogos no pueden afirmarlo con certeza. 

Fuente: BBC News | 27 de mayo de 2014 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Un equipo de arqueólogos ha identificado lo que podrían ser restos del diente postizo más antiguo encontrado en Europa occidental.

El implante dental proviene de la cámara funeraria de madera, ricamente decorada, de una mujer de la Edad del Hierro que fue excavada en Le Chene, en el norte de Francia.

La mujer, que tendría entre 20 y 30 años de edad cuando murió, ostentaba una pequeña punta de hierro en el lugar de un diente incisivo superior. Es posible que dicha punta hubiera sido en alguna ocasión un falso diente hecho de madera o de hueso [es decir, la punta de hierro estaría cubierta de madera o de hueso], por lo que podría haberse descompuesto. Los resultados se han publicado en la revista académica Antiquity.

La tumba es uno de los cuatro entierros de mujeres adultas excavados en un recinto que data del siglo III a.C., los cuales fueron descubiertos durante la construcción de una promoción de viviendas en la región de Champagne-Ardenne.

Las tumbas, que contenían una rica variedad de objetos funerarios, muestran todas las características de la cultura celta de La Tène, la cual floreció en toda Europa central y occidental en aquel tiempo.

"El esqueleto estaba muy mal conservado", explica a BBC News   Guillaume Seguin (izquierda) quien excavó el esqueleto de la joven en 2009. "Sin embargo, los dientes estaban en su posición anatómica, con los molares, premolares, caninos e incisivos. Pero había un trozo de metal y mi primera reacción fue: ¿qué es esto".

Los dientes fueron empaquetados y enviados para su análisis. Guillaume Seguin se dio cuenta más tarde de que la mujer tenía 31 en lugar de 32 dientes, y que las fotos tomadas en el lugar de la excavación mostraban que la punta de hierro estaba en el lugar del diente que faltaba.


"El hecho de que tenga las mismas dimensiones y forma que un diente significa que la mejor hipótesis es que se trata de una prótesis dental, o, al menos, un intento de tal", dijo el señor Seguin, de la firma de arqueología Archeosphere.

Hay razones para dudar de si el implante tuvo éxito, dice el señor Seguin. En primer lugar, la propensión del hierro a corroerse en el interior del cuerpo provoca que sea inadecuado para su uso como un implante dental; el titanio es el material de elección hoy en día en las versiones modernas.

En segundo lugar, la ausencia de condiciones estériles durante su uso significa que la punta de hierro podría haber causado un absceso, seguido por una infección que potencialmente podría haber terminado con la vida del individuo. Sin embargo, la mala conservación de los restos implica que es imposible decir si el implante jugó algún papel en la muerte de la mujer.

Mientras que el hallazgo puede ser el implante dental más antiguo conocido en Europa Occidental, dientes artificiales, que datan de hace 5500 años, se han encontrado en Egipto y en el Próximo Oriente. Sin embargo, la mayoría cree que se insertaban después de la muerte para restaurar la apariencia de la persona fallecida.

Foto: Detalle de la posición de los dientes hallados durante la excavación. La punta de hierro es visible a la izquierda.

Los investigadores no pueden descartar por completo, tampoco en este caso, una inserción post-mortem del pasador. Aunque argumentan que varias líneas convergentes de evidencias apuntan a su uso como implante dental durante la vida de la mujer, sigue siendo imposible decir con certeza si la punta de hierro alguna vez reemplazó a un diente hecho con hueso o madera, materiales ambos que pudieron haberse deteriorado con el ácido del terreno.

En la revista Antiquity, el señor Seguin, junto con los co-autores de la Universidad de Burdeos, escribió que los entierros excavados "transmiten la imagen de una élite social preocupada por su apariencia".

También subrayan que la datación de los enterramientos coincide con un período en el que los galos celtas estaban en contacto con la civilización etrusca del norte de Italia. Los etruscos fueron conocidos por su relativo dominio de la odontología, si bien las dentaduras con inserción de bandas de oro y ajustadas sobre los dientes existentes representan un enfoque diferente a la restauración dental observada en la Galia del siglo III a.C.

Foto: Banda de oro etrusca que sostiene un diente tallado (probablemente de buey) entre los otros naturales.

Visitas: 2465

Comentario por Roberto el mayo 30, 2014 a las 10:59am

Imagino que será más probable un arreglo post morten, si intentase morder con ese implante casi seguro que el dolor sería insorpotable

Comentario por Augusto Pugliese Rossi el mayo 30, 2014 a las 8:05pm

Interesante, pero no creo que haya funcionado como implante "ante mortem". Sin embargo la preocupación por la estética dental existió en la antigüedad como muestra la foto de la prótesis etrusca. Esta noticia me hizo recordar un epigrama de Marcial: "Thays habet nigros, niveos Lecania dentes. Quae ratio est? Emptos haec habet, illa suos" (Thais tiene los dientes negros, Lecania blancos. Cual es la razón? Que los de esta son comprados y los de la otra suyos).

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el mayo 31, 2014 a las 12:11am

Yo también creo que dicha punta de hierro, aunque estuviera forrada de madera o de materia ósea (tal como se sugiere en el post), funcionó  más propiamente como un implante post mortem.


Además, está el problema de la inestabilidad del mismo, de su sujeción. Sin una especie de puente que lo sujetara firmemente no se ve muy bien cómo se mantedría fijo a la hora de morder.  No obstante, hay algún otro ejemplo histórico de implante directo, del cual se dice que sí funcionó con éxito, y es el siguiente:

Foto: Mandíbula hallada en excavaciones de la civilización maya. Presenta tres implantes de concha que reemplazan a incisivos inferiores. Data aproximadamente de hace 1.500 años.

Aquí, sin embargo, se aprecia cierta linea de rebaje en la parte superior de los implantes, lo cual hace sospechar que tendría como misión poder atarlos con un cordel y sujetarlos a los otros dientes sanos. 

Como complemento, en esta otra foto se puede apreciar un "perfecto" puente de dos dientes de marfil atados mediante alambre de oro. Fue encontrado en Sidón, capital de la antigua Fenicia, y se le estima una antigüedad de 2.500 años.

Foto

Comentario por Roberto el junio 1, 2014 a las 12:50am

Muchas gracias por los ejemplos Guillermo, siempre resulta asombroso este nivel de sofisticación "quirúrgica" en épocas tan tempranas aunque los hallazgos se encarguen de demostrar que existía.

Comentario por Augusto Pugliese Rossi el junio 1, 2014 a las 5:44pm

Gracias por las fotos, amigo Guillermo. Impresiona la sofisticación técnica que demuestran. En el caso de los mayas, sabía que hacían intervenciones dentales tales como incrustaciones de oro o piedras, pero desconocía que hubieran llegado a hacer implantes. No se me ocurre como pueden haber hecho para evitar el rechazo ya que, como afirman, lograron que funcionaran con éxito. Un saludo  

Comentario por Percha el junio 2, 2014 a las 12:09pm

En El Mundo de hoy se hace referencia a la noticia.

El implante dental más antiguo de Europa

Copio la parte dedicada a las teorías que se manejan respecto al "diente" y los correspondientes esquemas:

Tres teorías para explicar el implante

Los expertos han señalado tres teorías para explicar por qué se encontraba ahí la prótesis dental. La primera de ellas es que el diente pudo romperse, quedando tan solo la raíz por cuyo interior pasa un pequeño canal que se une a los nervios de la encía. Para solventar la ausencia del diente se colocó en ese canal el pequeño trozo de metal. Sin embargo, «las medidas del metal son más grandes e introducir ese metal hubiese sido bastante doloroso», explica Laura Martín-Francés antropóloga dental del CENIEH (Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana).

 

Otra es que el diente se hubiese caído por completo, dejando así un vacío en la encía que se sustituyó por el trozo de metal. Pero hasta que el trozo de metal se acoplase a la perfección dentro de la encía se necesita tiempo para que «el hueso se vaya cerrando y quede sujeto», explica la investigadora. «Meter un metal en esta zona es arriesgado porque éste se infecta, así como la sangre, y el individuo podría morirse o tener un absceso», asegura.

 

Finalmente, la hipótesis más aceptada por Martín-Francés es que el trozo de metal se hubiese introducido en la mandíbula al poco tiempo de la muerte de la mujer, ya que ésta lo pudo haber perdido en vida.

«Se le habría puesto el diente para embellecer el cadáver», apostilla. «Tal vez perdió el diente poco antes de morir. Después, le introdujeron el metal. Hay que tener en cuenta que si pierdes un diente el hueso se reabsorbe, en este caso el trozo de metal se consiguió introducir en el alvéolo del diente», añade la investigadora.

Comentario por poeta roto el junio 10, 2014 a las 1:47pm

Seguramente será un implante post-morten por lógica. Sería imposible mantenerlo en su sitio a la hora de comer así como el dolor que puede producir el hecho de estar clavado en la encia.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más