Constatan ascendencia denisovana en islas del sudeste asiático, pero no de homínidos arcaicos

Retrato de una joven denisovana basado en un perfil esquelético reconstruido a partir de mapas de metilación de ADN antiguos. Crédito: Maayan Harel.

Un grupo internacional de investigadores que incluye a expertos del Museo de Historia Natural de Londres y dirigido por la Universidad de Adelaida ha realizado un análisis genético exhaustivo y no ha encontrado evidencias de mestizaje entre los humanos modernos y los humanos antiguos conocidos a partir de registros fósiles en las islas del sudeste asiático (ISEA). No obstate, el equipo sí encontró evidencias de ADN de nuestros misteriosos primos antiguos, los denisovanos, lo que podría significar que puede haber importantes descubrimientos en la región que estén por venir.

En el estudio, publicado en Nature Ecology and Evolution, los investigadores examinaron los genomas de más de 400 humanos modernos a fin de averiguar los eventos de cruzamiento entre humanos antiguos y poblaciones humanas modernas que hubieran llegado a las islas del sudeste asiático hace 50.000-60.000 años.

En particular, se centraron en detectar firmas genéticas que sugieran que hubo mestizaje entre especies profundamente divergentes conocidas en el registro fósil del área en cuestión.

La región de las islas del sudeste asiático contiene uno de los registros fósiles más ricos (de al menos 1,6 millones de años) que documenta la evolución humana en el mundo. Téngase en cuenta que  actualmente hay tres humanos antiguos distintos reconocidos en dicho registro fósil en el área: Homo erectus, Homo floresiensis (conocido como 'el  hobbit' de la Isla de Flores) y Homo luzonensis.

Réplica del cráneo de un Homo erectus de Java. Crédito: Museo de Historia Natural de Londres.

Se sabe que estas especies humanas habían sobrevivido hasta hace aproximadamente 60.000-50.000 años en los casos de Homo luzonensis y Homo floresiensis, y aproximadamente 108.000 años para Homo erectus, lo que significa que pudieron haberse superpuesto con la llegada de las poblaciones humanas modernas.

Aunque los resultados del estudio no mostraron que hubiera evidencias de mestizaje, el equipo sí pudo confirmar resultados anteriores que mostraban altos niveles de ascendencia denisovana en la región.

El autor principal e investigador asociado ARC de la Universidad de Adelaida, el Dr. João Teixeira (izquierda), dijo: "A diferencia de nuestros otros primos, los neandertales, que tienen un extenso registro fósil en Europa, los denisovanos se conocen casi exclusivamente a través del registro de ADN. La única evidencia física de la existencia de los denisovanos ha sido un hueso de un dedo y algunos otros fragmentos encontrados en una cueva en Siberia y, más recientemente, un trozo de mandíbula encontrado en la meseta tibetana".

"Sabemos por nuestros propios registros genéticos que los denisovanos se mezclaron con los humanos modernos que salieron de África hace 60.000-50.000 años tanto en Asia como cuando los humanos modernos se desplazaron por las islas del sudeste asiático en su camino hacia Australia. Los niveles de ADN denisovano entre las poblaciones contemporáneas indican que se produjo un cruce significativo en las islas del sudeste asiático. El misterio entonces permanece, ¿por qué no hemos encontrado sus fósiles junto con los otros humanos antiguos en la región? ¿Necesitamos volver a examinar el registro fósil existente con el objetivo de considerar otras posibilidades?".

El coautor, el profesor Chris Stringer (derecha), del Museo de Historia Natural de Londres, agregó: "Si bien los fósiles conocidos de 'Homo erectus', 'Homo floresiensis' y 'Homo luzonensis' pueden parecer que estaban en el lugar y el momento adecuados para representar a los misteriosos 'denisovanos del sur', es probable que sus antepasados hayan estado en las islas del sudeste asiático hace al menos 700.000 años. Lo que significa que sus linajes son demasiado antiguos para poder representar a los denisovanos, los cuales, a partir de su ADN, están más estrechamente relacionados con los neandertales y los humanos modernos".

Sin embargo, curiosamente, "ello podría significar que estos homínidos 'súper arcaicos' ('Homo erectus', 'Homo floresiensis' y 'Homo luzonensis') -en el lenguaje de los investigadores- no son súper arcaicos después de todo, y están más estrechamente relacionados con los humanos modernos de lo que se pensaba”, explicó Teixeira en un correo electrónico.

En otras palabras, Homo floresiensis u Homo luzonensis podrían ser en realidad los esquivos denisovanos del sur.

“Se cree que los homínidos fósiles de las islas del sudeste asiático representan una división mucho más antigua (hace aproximadamente 2 millones de años). Pero esas estimaciones se basan en comparaciones morfológicas y en la suposición de que descienden del 'Homo erectus'”, explica Texeira. “Nuestros resultados muestran que tales especies súper arcaicas no se cruzaron con los humanos modernos en las islas del sudeste asiático, pero ¿y si nos equivocamos? ¿Y si la ocupación de homínidos las islas del sudeste asiático no hubiera sido continua? ¿Qué pasa si la ascendencia denisovana en las islas del sudeste asiático proviniera de estos grupos?”.

A lo que añadió: “Nadie sabe con certeza cómo se supone que debe ser un denisovano ni cuánta variación morfológica existía dentro de las diferentes poblaciones de denisovanos”, dice. “Si ese es el caso, la revelación de que los súper arcaicos son en realidad los denisovanos del sur podría tener serias implicaciones para la paleoantropología”.

Ocupación de homínidos y supervivencia de la megafauna en islas del sudeste asiático en el momento de la llegada de los humanos modernos. Craneos= H. floresiensis y H. luzonensis. Herramientas de piedra = artefactos conocidos asociados con la presencia de homínidos. Búfalo y dragón de Komodo = megafauna nativa existente. La ascendencia denisovana estimada en poblaciones modernas se muestra en rojo en los gráficos circulares, en relación con la observada en los genomas australo-papúes. Crédito: Teixeira, JC, Jacobs, GS, Stringer, C. et al. (2021)

El coautor, el profesor Kris Helgen (izquierda), científico jefe y director del Instituto de Investigación del Museo de Australia, dijo: "Estos análisis proporcionan una ventana importante sobre la evolución humana en una región fascinante y demuestran la necesidad de más investigación arqueológica en la región entre Asia continental y Australia".

El profesor Helgen agregó: "La investigación llevada a cabo también arroja luz sobre un patrón de supervivencia de la megafauna que coincide con áreas conocidas de ocupación humana premoderna en esta parte del mundo. Los animales grandes que sobreviven hoy en la región incluyen al dragón de Komodo, el babirusa (un cerdo con notables colmillos vueltos hacia arriba) y el tamarao y la anoa (pequeños búfalos salvajes). Esto sugiere que la exposición a largo plazo a la presión de la caza por parte de los humanos antiguos podría haber facilitado la supervivencia de especies de la megafauna en contactos posteriores con los humanos modernos. Las áreas sin presencia humana premoderna documentada, como Australia y Nueva Guinea, vieron la extinción completa de los animales terrestres más grandes que los humanos durante los últimos 50.000 años".

El Dr. Teixeira concluye: “La investigación corrobora estudios previos de que los denisovanos estaban en las islas del sudeste asiático y que los humanos modernos no se cruzaron con grupos humanos más divergentes (o arcaicos) en la región. Esto abre dos posibilidades igualmente emocionantes: o hay un descubrimiento importante en camino, o necesitamos reevaluar el registro fósil actual de las islas del sudeste asiático''.

"Independientemente de cómo se mire, se avecinan tiempos emocionantes en paleoantropología".

Fuentes: nhm.ac.uk | phys.org | cosmosmagazine.com | es.gizmodo.com | 22 de marzo de 2021

Visitas: 776

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más