Hominido de Dmanisi en Museo Arqueológico Madrid. Foto: Álvaro Causapié

Fuente: euroxpress.es | Álvaro Causapié | 29 de julio de 2014

Hace dos millones de años un grupo de homínidos abandonó el este de África para comenzar un viaje que les llevaría a poblar todo el Planeta. Una de las etapas más apasionantes de esa aventura fue la expansión humana por Europa, todo un acontecimiento del que apenas hemos comenzado a descubrir algunos detalles.

A pesar de que numerosos investigadores trabajan para arrojar luz sobre los primeros habitantes de Europa, son muchas las incógnitas. No está clara ni su identidad ni el momento exacto en el que llegaron; tampoco las razones que les llevaron a expandirse más allá de África ni las rutas que siguieron. Quizá la respuesta a buena parte de estas cuestiones se encuentre pronto en yacimientos españoles, y es que en los últimos años lugares como Orce o Atapuerca han ido cobrando protagonismo a la hora de construir nuevas teorías que nos acercan más a estos primeros europeos. ¿Qué sabemos a día de hoy sobre ellos?

¿Quiénes eran?

No hay unanimidad a la hora de asignar a una especie concreta la salida de África. Tradicionalmente se ha venido señalando al Homo ergaster como el precursor de la expansión más allá del continente africano. Sin embargo, en la actualidad cobra fuerza la teoría de que el artífice de este viaje fue el Homo habilis, el primer representante del género Homo, que se caracterizó por un importante salto en la capacidad cerebral respecto a los Australopithecus.

Ya fuera una u otra especie, los restos humanos más antiguos descubiertos fuera de África se han hallado en la localidad georgiana de Dmanisi, en el límite entre Europa y Asia. Estos fósiles muestran a unos homínidos con una estatura cercana a los 1,5 metros, entre 40 y 50 kilos de peso, una capacidad craneal de alrededor de 600 centímetros cúbicos y una dieta omnívora.

Los cinco cráneos humanos primitivos de Dmanisi (Georgia), del 1 al 5 (de izquierda a derecha). / M. PONCE DE LEÓN / CH. ZOLLIKOFER (UNIVERSIDAD DE ZÚRICH).

Si nos centramos en los hallazgos localizados en Europa Occidental, son los restos del Niño de Orce (Granada) y la mandíbula de la Sima del Elefante (Atapuerca, Burgos) los que documentan el primer poblamiento europeo. A pesar del exhaustivo análisis al que han sido sometidos, a día de hoy no han podido ser asociados a ninguna especie conocida.

Mandíbula de la Sima del Elefante, de hace 1,3 millones de años.| CENIEH

¿Por qué salieron de África?

Hay investigadores que apuntan a cuestiones ecológicas para explicarlo. Hace algo más de dos millones de años una serie de cambios climáticos provocaron una importante aridificación en África Oriental. La fauna de esta región se vio obligada a buscar nuevos hábitats y la cuenca del Mediterráneo ofrecía recursos abundantes y un tipo de ecosistema similar al que estaban acostumbrados. Según esta teoría, los homínidos habrían seguido al resto de fauna africana en sus migraciones.

Algunas hipótesis concretan aún más y remarcan la estrecha relación entre los homínidos y el Meganthereon (izquierda), un tipo de felino similar al leopardo actual pero más robusto y con unos colmillos muy desarrollados. Plantean que probablemente los primeros representantes del género Homo no habían desarrollado aún técnicas de caza y dependían del carroñeo de los restos dejados por carnívoros como éste, con lo que la migración del Meganthereon obligó a nuestros antepasados a seguirlos.

Otras teorías defienden que la salida de África está relacionada con cuestiones de tipo técnico, en concreto con la evolución de las herramientas utilizadas. La aparición de útiles más avanzados pudo llevar a que los grupos que los desarrollaron dominasen los entornos más ricos, mientras que aquellos homínidos que mantuvieron las herramientas más arcaicas (abajo) se viesen obligados a emigrar para buscar nuevos recursos.

Canto tallado de tradición Olduvayense.

¿Cuándo llegaron a Europa?

Son aún muy escasos los restos descubiertos como para fijar fechas precisas, pero se trabaja con la hipótesis de que la salida de África se produjo hace unos dos millones de años.

Hace 1,8 millones de años está documentada la presencia de homínidos en los territorios entre Europa y Asia. Sin embargo, para encontrar los primeros fósiles en territorio plenamente europeo habrá que esperar varios cientos de miles de años. En concreto, los restos localizados en los yacimientos de Barranco León, en Orce, y en la Sima del Elefante, en Atapuerca, con una cronología de 1,4 y 1,2 millones de años respectivamente.

Foto: Yacimiento de Barranco León

¿Qué rutas siguieron para llegar a Europa?

La ruta más aceptada por la comunidad científica pasaría por una salida de África a través de Oriente Próximo y una expansión por Europa desde los territorios del este. El descubrimiento de los fósiles de Dmanisi ha venido a reforzar esta teoría.

Otras dos hipótesis apuntarían a la entrada de los primeros europeos a través del Estrecho de Gibraltar y del Canal de Sicilia, aprovechando una bajada importante del nivel del mar. Incluso en el mejor de los casos, nuestros antepasados se habrían encontrado con amplios brazos de mar que tuvieron que atravesar, si efectivamente ese fue el modo en que llegaron a Europa.

Los investigadores sostienen que ninguna de las tres rutas es excluyente, por lo que probablemente el grueso de esos primeros europeos llegaría a través del Corredor de Palestina, y otros grupos, en menor medida, pudieron utilizar los otros dos caminos alternativos.

Foto: Yacimiento de Dmanisi.

¿Dónde están sus restos?

A día de hoy, Dmanisi, Orce y Atapuerca son los lugares en los que se han descubierto los restos fósiles de los primeros europeos conocidos.

En la frontera entre Europa y Asia encontramos las evidencias que marcan el comienzo de la presencia humana fuera de África. Hace 1,8 millones de años un grupo de cinco homínidos -probablemente una familia- se refugiaba en una cueva ante una erupción volcánica. Las cenizas arrojadas por el volcán los asfixió y cubrió sus cuerpos. Desde los años noventa un equipo de científicos recupera sus restos en una cueva cercana a la localidad georgiana de Dmanisi.

El análisis de los fósiles localizados en este yacimiento permitió definir una especie desconocida hasta ese momento: el Homo georgicus. Sin embargo, a día de hoy los investigadores plantean que estamos ante un grupo de Homo ergaster.

En el yacimiento de Barranco León, situado en el municipio granadino de Orce, se localizó en 2002 un molar de un homínido infantil que vivió hace 1,4 millones de años junto a un gran lago que cubría la zona. Conocido como el Niño de Orce, los investigadores no han logrado determinar la especie a la que pertenecen estos restos.

Foto: Molar del "Niño de Orce".

En 2008 aparecía en la Sima del Elefante, uno de los yacimientos que conforman el complejo de Atapuerca, parte de una mandíbula con una antigüedad de 1,2 millones de años. Las características de los restos, una mezcla de elementos primitivos relacionados con el Homo ergaster africano y otros más evolucionados propios del Homo erectus asiático, hacen que no se puedan clasificar dentro de ninguna especie conocida.

Pero las excavaciones en Atapuerca guardan aún más secretos por descubrir para los investigadores ya que, según los datos aportados en las últimas campañas de excavación, podría haber restos con una antigüedad cercana a los dos millones de años, tal y como apuntaba recientemente Eudald Carbonell, codirector de los trabajos en la sierra burgalesa.

De este modo, se abre un futuro realmente apasionante ante la posibilidad de seguir retrasando la llegada de los primeros pobladores de Europa, a la vez que se amplía el mapa evolutivo con nuevas especies aún desconocidas.

Visitas: 804

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más