Balance de la campaña de excavaciones 2016 en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca

Fuente: museoevolucionhumana.com | 19 de mayo de 2016

El pasado 16 de junio comenzaron las excavaciones en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca dirigidas por Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell. Durante este periodo, un total de 284 personas de 23 nacionalidades distintas han trabajado en los diferentes yacimientos. Se trata del año con mayor afluencia de excavadores y con más internacionalización, muy por delante de ejercicios anteriores. En 2015, por ejemplo, la campaña contó con 277 investigadores de 9 países, mientras que en 2014 hubo 226 personas de 7 nacionalidades. A continuación, se detallan los hallazgos más destacados hasta la fecha.

 Restos óseos y herramientas líticas halladas en la actual campaña de excavaciones.

Sima del Elefante

Este año la excavación en la Sima del Elefante tenía como objetivos principales terminar de excavar completamente el nivel TE9c y gran parte del nivel TE9d, localizar la base de la cavidad y continuar el sondeo del nivel TE7 en la zona más al sur del yacimiento.

El primero de los objetivos ha sido realizado con éxito y se puede concluir que el nivel TE9c y TE9d han sido totalmente excavados. En este último nivel, con una cronología de alrededor de 1,3 millones de años, se han recuperado restos de aves de diferentes tamaños, de oso, de bóvido y de ciervo.

Algunos de los restos de herbívoro, recuperados en el nivel TE9d, presentan trazas de actividad humana, como marcas de corte y fracturación de los huesos largos. Junto a estos restos faunísticos con actividad antrópica, también se ha recuperado un fragmento de lasca en sílex cretácico. Ambas evidencias, faunísticas y líticas, recuperadas en la base del nivel TE9d muestran, sin ninguna duda, que la presencia de los grupos humanos en la sierra de Atapuerca se remonta hasta hace como mínimo 1,3 millones de años.

Por otro lado, el segundo de los objetivos no se ha conseguido debido a que durante los trabajos de excavación en la zona norte del yacimiento, donde se quería localizar la base de la cavidad, se ha hallado el nivel TE7, que es el más antiguo de toda la Trinchera del Ferrocarril. Este hallazgo es una muy buena noticia ya que hasta ahora solo se tenía evidencia de este nivel en la zona sur del yacimiento. En años anteriores se ha realizado un sondeo en esta zona que ha permitido saber que este nivel es rico en restos paleontológicos.

La localización del nivel TE7 en una superficie de 6 metros cuadrados en la zona norte del yacimiento ha hecho posible el tercero de los objetivos planteados para esta campaña, que era continuar el sondeo del nivel TE7 en la zona más al sur del yacimiento. 

 

Galería

La campaña de 2016 en el yacimiento de Galería se ha centrado en la excavación de los niveles inferiores de la Unidad GIIIa. Esta unidad, datada entre 220 y 280 mil años, ha proporcionado abundantes restos de fauna e industria lítica.

Las herramientas son características del Modo 2 (Achelense). Así, se han recuperado lascas, bifaces y hendedores elaborados en distinta materia prima como es el sílex, la arenisca y la cuarcita. Los restos faunísticos recuperados (costillas, vértebras y elementos craneales) pertenecen principalmente a caballos, habiendo recuperado también elementos esqueléticos de otros herbívoros y carnívoros.

 

Los hallazgos de esta campaña han permitido constatar que los trabajos arqueológicos han alcanzado ya los niveles fértiles del yacimiento. Se confirma la funcionalidad de esta cavidad, ya que todo apunta a un aprovechamiento antrópico de los animales que caían por la trampa natural situada al Este de la cueva. Los grupos humanos del Pleistoceno Medio de la sierra de Atapuerca accedían a los animales y transportaban los elementos esqueléticos más ricos en masa muscular (extremidades), abandonando en Galería los restos pertenecientes a la caja torácica. Los huesos abandonados eran, posteriormente, aprovechados por los carnívoros, como lo atestiguan las múltiples mordeduras halladas en los restos.

 

Gran Dolina:

Nivel TD10

Desde el día 16 de junio, un equipo de 30 personas ha estado excavando en la parte superior del yacimiento de Gran Dolina, en una superficie de 90 m2. Concretamente, se ha trabajado en el tramo inferior del nivel TD10.3, de unos 450.000 años de antigüedad.

El paquete de sedimentos de las capas superiores del nivel TD10 se caracterizaba por presentar las mayores concentraciones de restos arqueológicos documentados hasta la actualidad en los yacimientos pleistocenos de la sierra de Atapuerca. Estos restos se acumularon en la entrada a la cueva de Gran Dolina a lo largo de los períodos en que esta fue usada por los homínidos como enclave referencial dentro del entorno de la sierra.

La capa excavada este verano presenta una menor concentración de restos. Sin embargo, el registro recuperado refleja una gran diversidad en cuanto a especies de herbívoros (caballo, ciervo, bisonte, rinoceronte…) y de carnívoros (león, lobo…). Estos últimos aparecen representados tanto en forma de elementos de su esqueleto como de marcas sobre los huesos de sus presas. La actividad antrópica sobre estos restos, sin embargo, es escasa. En cuanto a los instrumentos de piedra, en esta capa tenemos muy bien representada la cultura Achelense, con sus característicos bifaces y otros grandes instrumentos, aunque, en consonancia con la escasa actividad antrópica sobre los restos de fauna, la densidad de instrumentos es baja.

Así, TD10 ofrece de nuevo una espléndida oportunidad para establecer modelos, en este caso sobre la actividad de estos depredadores y sobre el modo en que compartían el espacio con los homínidos.

Las diferentes modalidades de ocupación documentadas en la secuencia de TD10 (campamento central, matadero de bisontes…), así como los datos obtenidos en otros yacimientos del Pleistoceno medio de Atapuerca, como Galería o la Sima de los Huesos, nos permiten estudiar como en muy pocos lugares del mundo los ecosistemas de hace entre 300.000 y 500.000 años, y, muy especialmente, cómo los grupos de homínidos (preneandertales en este caso) los explotaron y se adaptaron a ellos.

 

Nivel TD4

Según los datos actuales, el nivel TD4 es el mejor candidato hoy en día para cubrir el espacio temporal de 400.000 años que separa a Homo antecessor (0.8 Ma) de los restos humanos de la Sima del Elefante (1.2 Ma). Por el momento se han encontrado restos de actividades humanas en forma de industria lítica, lo que atestigua la presencia de poblaciones humanas en la Sierra alrededor del millón de años. Las excavaciones de esta campaña permiten reafirmar esta presencia, así como afinar la cronología del depósito sedimentario y esclarecer el contexto ecológico en el que se movieron aquellas poblaciones. Entre los restos más destacables, aparte de la industria lítica, destacan multitud de astas de desmogue de diversos cérvidos y dos mandíbulas completas de jaguar europeo. En definitiva, este sitio parece poner de manifiesto una mayor continuidad entre las poblaciones humanas del Pleistoceno inferior de la sierra de Atapuerca, y por tanto, de toda Europa occidental.

 

Cueva del Mirador

En El Mirador se han superado los niveles correspondientes a la fase de uso sepulcral de la cueva (Calcolítico y Bronce inicial), y se ha iniciado la excavación de niveles relacionados con la utilización de la cavidad como cueva redil, pertenecientes al Neolítico final. Se están recuperando abundantes restos de cabras y ovejas, mayoritariamente de individuos inmaduros y juveniles, que se relacionan con ocupaciones llevadas a cabo durante el período de cría, así como cerámicas y utensilios líticos relacionados con actividades domésticas. Este registro permitirá profundizar en el conocimiento de las formas de gestión de los rebaños de ovicápridos durante la Prehistoria reciente.

 

Yacimientos de Cueva Mayor

En la campaña de este año se ha intervenido en tres yacimientos enclavados en el interior de la Cueva Mayor de la sierra de Atapuerca: El Portalón, la Galería de las Estatuas y la Sima de los Huesos.

 

Sima de los Huesos

En la Sima de los Huesos la campaña de excavación termina el día 28 de julio, por lo que aún quedan algunas jornadas que pueden deparar nuevos hallazgos. Hasta la fecha se ha trabajado en la delimitación del contacto entre las unidades estratigráficas 6 y 7 en la zona central del yacimiento. De la correcta compresión de este contacto depende la estrategia de excavación que se seguirá en las próximas campañas. La unidad 6 contiene fósiles humanos y de carnívoros (mayoritariamente osos) y la 7 solo de carnívoros. El volumen de sedimento excavado de la unidad 6 es todavía limitado. No obstante, se han recuperado algunos fósiles humanos, que incluyen tres falanges, un extremo de tibia, otro de peroné y un tercero de húmero, parte de una clavícula y algunos fragmentos de costillas y de cráneo. Aún es pronto para saber si estos restos humanos completarán individuos recuperados en campañas anteriores. Los resultados obtenidos auguran futuros hallazgos de fósiles humanos en los años venideros.

 

Galería de las Estatuas

El yacimiento se encuentra ubicado al final de la denominada Galería de las Estatuas, a unos 350 metros de la actual entrada de la Cueva Mayor. Aquí se está interviniendo en sedimentos del Pleistoceno Superior que registran ocupaciones de neandertales, siendo el único yacimiento de esta época conocido en las cuevas de la sierra de Atapuerca.

En la campaña de este año se ha profundizado en las dos áreas de excavación y se han recuperado restos de fauna y piezas de industria musteriense, la propia de los Neandertales. Los restos de fauna incluyen équidos y restos de lepórido consumidos por los Neandertales. La cronología de los niveles superiores se sitúa en torno a los 48.000-52.000 años, y los estudios del polen indican que se produjo un cambio de paisaje, pasando de ser un ambiente abierto de tipo estepa a bosque abierto.

 

El Portalón de Cueva Mayor

Se continúa con la excavación de los niveles Neolíticos y Romanos en los dos sectores activos. En el caso de los niveles neolíticos se trata de un área con diversas estancias de hábitat con una cronología aproximada de 6.000 años de antigüedad. Este nivel se caracteriza por la presencia de estructuras habitacionales (suelos preparados, hogares, muretes de piedras, etc.) de gran calidad, sobre los que se han encontrado materiales líticos, restos óseos de fauna y cerámicos típicos de este período.

Este año, aunque los restos de cultura material no son todavía muy abundantes, la fauna sí lo es y se han descubierto numerosos restos muy fragmentados de caballo y toro salvaje, probablemente animales cazados y que fueron procesados y consumidos en el yacimiento.

Respecto a los niveles romanos, éstos incluyen abundantes hogares y algunos restos cerámicos, de fauna y metálicos, seguramente relacionados con distintos tipos de armas, que apuntan a un uso episódico de la cavidad.

 

Asentamiento al aire libre. Fuente Mudarra

Durante esta campaña se ha continuado excavando el nivel 4 de este asentamiento al aire libre situado en el valle del río Pico. Se ha terminado este nivel muy rico en herramientas de piedra fabricadas por los neandertales. Fuente Mudarra se localiza en un paraje ligeramente elevado desde el que se controla todo este valle y en el que los grupos neandertales realizan diferentes actividades de su vida cotidiana. En este emplazamiento, los grupos de cazadores recolectores están rodeados de fuentes, materia prima para realizar sus herramientas, animales, vegetales y leña, lo que hace que el lugar sea idóneo para abastecerse de los recursos necesarios. Por debajo del Nivel 4 se ha encontrado otro nivel en el que se está trabajando y en donde ya se han recuperado cientos de piezas de sílex con las que descuartizan y tratan las pieles de diferentes animales.

 

Laboratorio de lavado de sedimentos de la Trinchera en el río Arlanzón

Los trabajos de lavado y triado de los sedimentos de las excavaciones de la Trinchera han permitido, como en campañas anteriores, conocer mejor la microfauna de estos yacimientos.

Hay que destacar, como en campañas anteriores, el entusiasmo que anima el trabajo del llamado ‘equipo del río’. Estudiantes y especialistas de todas las edades y procedencias colaboran en el lavado de los sedimentos de los yacimientos de Atapuerca, para recuperar la microfauna fósil.

Pero además, como desde hace años, colabora la Fundación Aspanias y un grupo de vecinos de Ibeas de Juarros. En el “laboratorio del Arlanzón” se han desplegado un año más paciencia, pasión y entusiasmo para conocer la vida de los pequeños animales que vivieron en Atapuerca.

El equipo de microfauna busca saber cómo vivieron estos animales del pasado, y cómo eran sus paisajes. La extinción y aparición de nuevas especies es una forma muy eficaz de medir el tiempo. Los animales pequeños (mamíferos, anfibios, reptiles, aves, peces) evolucionan muy rápidamente, por lo que son especialmente útiles para saber la edad de las unidades estratigráficas en las que aparecen. Los pequeños animales cuyos restos se encuentran allí están adaptados a ambientes muy concretos, como por ejemplo el castor y los anfibios al agua, los lirones al bosque, los topillos a los prados o los hamsters a las estepas. Por eso ayudan a detectar las variaciones climáticas y ambientales de la Tierra a lo largo de su historia, en este caso en la sierra de Atapuerca en el último millón y medio de años.

 

Prospecciones geofísicas

La campaña de prospecciones geofísicas se ha centrado en el sector de Torcas, con el fin de conocer la morfología de las cavidades de Trinchera del Ferrocarril, con especial detalle de los yacimientos Gran Dolina, Galería y Elefante.

En la Trinchera del Ferrocarril se han realizado prospecciones mediante georradar (GPR) que han permitido conocer la morfología y la base de las cavidades de Gran Dolina y Galería, así como determinar la potencia de sus secuencias sedimentarias, confirmadas con la realización de sondeos mecánicos. Los testigos obtenidos en estos sondeos serán analizados para determinar su magnetismo remanente, obtener dataciones y examinar existencia de rellenos fosilíferos.

Las prospecciones mediante la técnica de tomografía de resistividad eléctrica (TRE) se han desarrollado en el término de Torcas, con el objetivo de investigar el desarrollo de las cavidades del yacimiento de la Sima del Elefante y los conductos de Cueva Mayor y Cueva Peluda. Estas prospecciones han permitido conocer la presencia de nuevas cavidades, así como determinar el desarrollo y la posición de las antiguas entradas hacia la Galería de las Estatuas o Cueva.

Un conjunto de sondeos mecánicos se ha realizado en los lugares señalados por los análisis de GPR y TRE de la campaña de 2015 en la ladera de Torcas, confirmando la presencia del conducto de Dolina y Galería, con una sección de unos 9m, o la presencia de una nueva cavidad en cotas del primer piso.

Estos trabajos representan una nueva forma de investigar el karst y su potencial arqueo-paleontólogico, que está permitiendo planificar los futuros trabajos de excavación.

 

Equipo de Investigación de Atapuerca

Post de Terrae antiqvae relacionado:

Cueva Fantasma marcará el futuro de la Sierra de Atapuerca (18/07/2016)



style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-8510012412669983"
data-ad-slot="1040020379"
data-ad-format="autorelaxed">

Visitas: 650

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el julio 20, 2016 a las 11:19am

Hombres y caballos

Fuente: quo.es | 19 de julio de 2016

Se acerca el final de la excavación del nivel TD10 del yacimiento de la enorme cueva de la Gran Dolina. La intervención en este nivel dura ya la friolera de 22 veranos. En ese tiempo se han recuperado decenas de miles de restos fósiles de diferentes especies de vertebrados. Los fósiles de grandes mamíferos presentan claras evidencias de su consumo en el portalón de la entrada de la cueva. Junto a los fósiles se han encontrado miles de herramientas de sílex, cuarcita o arenisca, muchas de ellas fabricadas allí mismo. Este nivel, que alcanza un espesor de dos metros y medio, representa un lapso de tiempo de unos 200.000 años. Apenas quedan por excavar unos 40 centímetros de TD10 (quizá menos de 30 cm cuando se publique este post), pero este nivel se empeña en seguir ofreciendo datos para nuestras investigaciones. Si las dataciones son acertadas, en esta campaña de 2016 se están recuperando los fósiles y las herramientas (achelenses) de los humanos que vivieron en la sierra de Atapuerca hace unos 400.000 años. Es muy posible que algunas de las especies de herbívoros encontrados en TD10 fuera capturadas por los humanos relacionados con los que se han obtenido en la Sima de los Huesos de la Cueva Mayor.

El estadio isotópico 11 corresponde a una fase cálida (interglaciar), que se extiende entre hace unos 370.000 y algo menos de 430.000 años. Este es el rango temporal obtenido tanto en el yacimiento de la Sima de los Huesos, como en la parte más baja del nivel TD10 y en la parte media-inferior del yacimiento de Galería (TG). La coincidencia de fechas no nos sorprende, sino que refuerza la idea de una presencia continuada de los humanos en la sierra de Atapuerca durante esa larga fase cálida de 60.000 años. Las condiciones climáticas eran muy favorables y el ecosistema ofrecía grandes oportunidades para la vida de nuestros ancestros.

Metápodo de Equus localizado en la campaña de 2016 en la sección inferior del nivel TD10 de Gran Dolina.

En alguna ocasión escribí en este mismo blog sobre la especialización de algunos de los homininos del Pleistoceno de Atapuerca en la caza del bisonte. La abundancia de restos fósiles del género Bison en la zona media del nivel TD10 (subnivel TD10.2) contrasta con la diversidad de especies capturadas en épocas anteriores (subnivel TD10.1). Este cambio no parece responder a una modificación de la estructura del ecosistema, sino a la sustitución de los grupos humanos que habitaron la sierra de Atapuerca y su entorno. Esta hipótesis no significa que los humanos que ocuparon la región en momentos diferentes del Pleistoceno pertenecieran a especies distintas, sino que sus respectivas culturas eran algo distintas. Es más, la materia prima para fabricar herramientas encontrada en TD10.1 era mucho más diversa (sílex, cuarcita, cuarzo y arenisca) que la recuperada en TD10.2, donde la mayoría de herramientas están fabricadas de sílex.

Durante el estadio isotópico 11 los humanos de la sierra de Atapuerca parecían estar especializados en la caza de caballos. Al menos esto es lo que desprende de la excavación del último tramo del nivel TD10 y de la excavación del vecino yacimiento de Galería. La imágenes que acompañan a este post nos muestran un metápodo de caballo hallado en el tramo inferior del nivel TD10 y la mitad del hueso coxal de la misma especie recuperado a finales del mes de junio en el vecino yacimiento de Galería.

Hueso coxal de Equus localizado en el yacimiento de Galería en la campaña de 2016.

Algunos de los especímenes encontrados en este período del Pleistoceno de la sierra de Atapuerca todavía eran jóvenes potrillos. Su caza no habría ofrecido demasiadas dificultades para los humanos de entonces, cuya estatura, proporciones corporales, fuerza y velocidad en carrera en tramos cortos los convertía en temibles depredadores. Las lanzas encontradas hace algo menos de dos décadas en los sedimentos de lignito del yacimiento alemán de Schöningen (estadio isotópico 11) demuestran la capacidad de los antecesores de los neandertales para la caza a media distancia. Los caballos necesitan buenos pastos y zonas abiertas, libres de bosques cerrados, como los que tuvo que haber entonces en la región donde se ubica la sierra de Atapuerca. En esas condiciones se nos antoja una proeza ser capaces de abatir a los adultos, que superaban con facilidad los 40-50 kilómetros/hora en carrera sostenida.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el julio 28, 2016 a las 11:13pm

Atapuerca 2016: punto final con hallazgo inesperado

Fuente: quo.es | 26 de julio de 2016

Tras seis semanas de duro trabajo la campaña de 2016 en los yacimientos de la sierra de Atapuerca ha llegado a su fin. Y, el hallazgo de este año ha sido espectacular y ha sucedido casi en “los minutos de descuento” de la excavación. Pero, no adelantemos acontecimientos, y vayamos por partes.

Como suele suceder por estas tierras burgalesas, los días de intenso calor se han alternado con días de mucho frio y viento de norte. Estos cambios tan bruscos alteran en gran medida el ritmo de trabajo. Pero el equipo de veteranos está acostumbrado a estos rigores climáticos y los hallazgos aportan su calor cuando la temperatura no sube de los 15 grados. Veamos algunos de los resultados más relevantes de la campaña 2016, que se recordará como un nuevo hito histórico en la investigaciones de Atapuerca.

El nivel TD10 toca a su fin, después de 22 años de grandes descubrimientos decisivos para la comprensión del Pleistoceno Medio de Europa. Tan solo ha quedado por excavar el último tramo (TD10.4). La parte más elevada de este subnivel parece ofrecer una nueva concentración de restos fósiles e industria lítica. Todo apunta a que veremos ese final en la campaña de 2017. Los resultados son incontestables: la tecnología achelense más clásica formó parte del utillaje de los homininos de la península Ibérica de hace unos 400.000 años.

En el yacimiento de Galería vuelven a surgir hallazgos tan espectaculares como los que vimos en los años 1980s e inicios de los 1990s. Aunque esperados, esos hallazgos están animando al grupo que excava por segunda vez en este lugar. Recordemos que en 1995 se puso fin a la primera etapa de Galería, con la guinda del hallazgo de un fragmento de parietal humano. La lógica sugiere que este resto humano representa parte de lo que quedó de la caza de un gran carnívoro (posiblemente el león: Panthera leo fossilis). Si así fue, puede haber más restos humanos hacia en interior de la cavidad, donde se excavará en la campaña de 2017 y sucesivas.

El esfuerzo realizado en el yacimiento de la Sima del Elefante ha sido impresionante por parte del equipo que interviene desde hace años en este lugar. Los resultados no han sido lo esperados. Excepto por la constatación de que los humanos vivían en estos parajes hace más de 1,2 millones años gracias al hallazgo de algunas herramientas aisladas, el registro se hace cada vez más pobre a medida que se profundiza en el tiempo. No es tampoco un mal dato, porque permite inferir el comportamiento de estas poblaciones europeas tan antiguas. El nivel TE9 de la Sima del Elefante parece haber puesto techo a la antigüedad de los homininos en la sierra de Atapuerca. Si el nivel TE7, donde aparece algunos de fósiles de mamíferos, no ofrece resultados positivos para corroborar la presencia humana en épocas más remotas del Pleistoceno Inferior tendremos que aceptar como hipótesis a rebatir que el primer poblamiento de Europa no sucedió antes de 1,5 millones de años.

En cambio, cobra fuerza la hipótesis de que Homo antecessor (850.000 años) pudo representar una nueva oleada de población hacia Europa. Es muy probable que estos homininos se hicieran con el control de la parte habitable del continente, tal vez asimilando genéticamente a los primeros pobladores. Así lo atestigua el hallazgo de herramientas en toda la secuencia inferior del yacimiento de la Gran Dolina (niveles TD5 y TD4), que se encuentran próximos a un millón de años. Estos hallazgos parecen certificar que los primeros europeos resistieron el paso del tiempo durante milenios hasta la llegada de una nueva población de características biológicas y culturales diferentes.

Como no podía ser de otra manera, el yacimiento de la Sima de los Huesos ha seguido ofreciendo restos humanos. En estas últimas campañas el equipo ha tratado de delimitar el área donde se ha encontrado un mayor número de restos. No es tarea sencilla cuando se trabaja en un espacio reducido, a más de 50 metros de profundidad y con poco oxígeno. Pero hay que seguir realizando esfuerzos para dominar un yacimiento tan complejo, que seguirá dando alegrías durante muchos años. No puede pasar mucho tiempo sin que el equipo que excava este lugar tome una decisión sobre el nombre de la especie cuya colección casi alcanza la impresionante cifra de 7.000 restos humanos registrados. Una vez descartado el nombre de Homo heidelbergensis es tiempo de decisiones, que podrían llegar en los próximos 12 meses antes de la campaña de 2017.

Vista general del yacimiento que se depositó en la Cueva del Fantasma. Una antigua cantera dejó al descubierto la mayor parte del yacimiento. En la imagen, el autor de estas líneas está acompañado por la geocronóloga Davinia Moreno, el geólogo Isidoro Campaña y la paleoantropóloga Cecilia García. En el fondo de la imagen también aparecen los geocronólogos Lee Arnold y Martina Demuro, que han tomado las primeras muestras para conocer la antigüedad de los niveles superiores del yacimiento. Foto: Lorena Busto Salinas.

Finalmente, la noticia ha estado en el nuevo yacimiento denominado “Cueva del Fantasma” o simplemente “Cueva Fantasma”. Los sondeos mecánicos realizados en 2015 en este lugar fueron muy positivos, incluyendo la presencia de una falange de herbívoro a unos 8,5 metros de profundidad en el propio testigo. Este resultado nos animó a limpiar los derrubios de una vieja cantera, de la que hablaré en otro momento con más tranquilidad.

Parietal humano (lado derecho) recuperado en la Cueva del Fantasma. Durante los próximos meses se procederá a su limpieza y labores de conservación. Foto: Mario Modesto Mata.

El día 21 de julio, las personas que realizaban este trabajo bajo la dirección del Dr. Josep Vallverdú localizaron un fragmento de hueso que tenía una aspecto muy familiar. A la mañana siguiente pudimos constatar que se trataba de una parietal humano. El nuevo sitio nos saluda con un hallazgo inesperado, quizá trascendental para el futuro de Atapuerca. Los primeros indicios apuntan a que este parietal pudo pertenecer a un homínido de finales del Pleistoceno Medio, seguramente posterior a los humanos de la Sima de los Huesos. La riqueza de este nuevo sitio es espectacular, con varios niveles fosilíferos y una extensión tres veces superior a la del yacimiento de la Gran Dolina.

Raedera recuperada durante las primeras labores de limpieza del yacimiento de la Cueva del Fantasma. La técnica utilizada en la fabricación de esta pequeña herramienta de sílex apunta a algún momento de finales del Pleistoceno Medio. Foto: Ana Isabel Ortega Martínez.

Además de por este fabuloso descubrimiento, la campaña de 2016 se recordará como la más concurrida en 38 años. Nada menos que 284 excavadores han pasado por sus yacimientos por rigurosos turnos, representando a un total de 24 países.

El futuro del Programa de Atapuerca parece tener buena salud, especialmente cuando se vislumbra en el horizonte una nueva etapa llena de esperanzas para los más jóvenes.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el julio 29, 2016 a las 5:14pm

Mesa de Redacción con Juan Luis Arsuaga y Eudald Carbonell Atapuerca 2016

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más