El Museo Arqueológico de Oviedo muestra nuevas piezas de yacimientos romanos

Foto: Nacho Orejas

La exposición "La Vía de la Plata y mil caminos" presenta piezas de los yacimientos del campamento romano de La Carisa, Gijón y Lucus Asturum y de la necrópolis de Paredes

Vía: La Nueva España 20 de febrero de 2009


Más de medio centenar de piezas procedentes de excavaciones de yacimientos arqueológicos del campamento romano de La Carisa, de los de Gijón y Lucus Asturum (Lugo de Llanera) y de la necrópolis de Paredes (Siero) se exponen desde hoy por primera vez en el Museo Arqueológico de Oviedo como parte de la exposición "La Vía de la Plata y mil caminos".

Entre ellas se muestra el "depósito de Cenero", un conjunto de 200 monedas del siglo II que fueron halladas durante las obras de construcción de la autopista AS-II, restos de vasijas de barro y cerámica, piezas de cristal del siglo IV, restos de mosaicos y placas de mármol de la época romana.
"Hacia el Finisterre Cantábrico. Novedades de Arqueología Romana en Asturias" es el apartado de la exposición que engloba estos descubrimientos arqueológicos, que pasarán en un futuro a formar parte de la exposición permanente del museo.

La catedrática de Arqueología de la Universidad Autónoma Carmen Fernández Ochoa ha sido la encargada de seleccionar estas piezas con las que se pretende contribuir a comprender la presencia romana en la región.

Este apartado se ha añadido al contenido expositivo de la muestra "La Vía de la plata y mil caminos", organizada por la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y el Gobierno del Principado de Asturias.

La muestra, la primera que acoge el recién remodelado Museo Arqueológico, será inaugurada esta tarde por el ministro de Cultura, César Antonio Molina, y permanecerá abierta hasta el próximo 15 de abril.

Esta exposición, que repasa los más de 2.000 años de una ruta occidental de la Península Ibérica que hoy se mantiene a través de la Autovía de la Plata (A-66),cuenta con treinta paneles didácticos y un centenar de piezas que han podido ser vistas ya en el Museo Romano de Astorga (León) y en el Monasterio de San Isidoro del Campo de Santiponce (Sevilla).

La Vía, cuyo trazado fue fijado por los romanos entre Emérita Augusta (hoy Mérida) y Astúrica Augusta (la actual Astorga), aunque con prolongaciones al sur y al norte, puede conocerse a través de piezas como miliarios romanos y cerámicas, relieves, epigrafías, vidrios y materiales y maquetas de maquinarias de construcción de varias épocas.

La prolongación hacia el norte de la vía, entre Astorga y Gijón es conocido como el ramal transmontano, que en la exposición abierta hoy está presente con un panel y el Ara de Lucio corona Severo, perteneciente al Museo Arqueológico de Asturias.

Para el director general de Patrimonio del Gobierno regional, José Luis Vega, es interesante de la muestra haya sido "complementada con la aportación que hizo Asturias a la romanización y a ese camino que llega hasta Gijón".

Para la presidenta de la SECC, Soledad López, se trata de un recorrido desde un millar de años antes de Cristo hasta la actualidad por un espacio que no sólo fue fundamental para el control militar de la Península, sino que también fue primordial para los intercambios comerciales. EFE

Visitas: 3858

Comentario por Alicia M. Canto el febrero 21, 2009 a las 1:49pm
Guillermo, con su permiso, pero entenderá que parte de esta noticia que puso es completamente denunciable, y voy a proceder (hubiera jurado que ayer vi por aquí un comentario crítico con la cuestión de la falsa "Vía de la Plata" que se vende en esta exposición, pero lo habrá retirado su autor).

La denuncia pública de la falsedad y del invento puramente turístico de una "Vía de la Plata" romana que llegaría desde Huelva, o al menos Itálica, hasta Santiago de Compostela, por un lado, y Gijón por el otro, es ya antigua, data al menos de 2001. La empezaron muchos municipios que están implicados en esa batalla por la realidad histórica, pero esta misma exposición recién inaugurada demuestra que no pueden conseguirlo, y que se sigue públicamente, y con dineros públicos, convenciendo a los ciudadanos de hechos que nunca existieron. Pongo algunos enlaces de interés para informarse mejor, aunque hay muchísimo más en red:

Baños de Montemayor (Cáceres), 19 de mayo de 2001

La Asociación de Pueblos de la Vía de la Plata, que agrupa a la mayor parte de los municipios de este camino bimilenario entre Mérida (Badajoz) y Astorga (León), instó a los gobiernos autónomos de Extremadura y Castilla y León a que declaren la vía como Bien de Interés Cultural.
[…]
Esta Asociación integra a la mayoría de pequeñas poblaciones y defiende la promoción de la ruta histórica, frente a la posición de la Junta de Castilla y León, que promueve un trazado nuevo que poco tiene que ver con el que durante 2000 años ha sido el eje vertebrador del occidente hispano. Por otra parte, hace un mes, la Comisión de Educación y Cultura de las Cortes de Castilla y León aprobó una proposición no de ley para declarar toda la Vía de la Plata como Bien de Interés Cultural (BIC) a su paso por la Comunidad.

La declaración vino a suponer un cierto alivio a los defensores de las tesis históricas, que permanecen preocupados por la ignorancia de una autoridades regionales que eran favorables a ignorar el viejo trazado, y promocionaban costosísimas campañas para apoyar una Ruta de la Plata que jamás existió, desde Gijón a Sevilla.



Madrid, 23 de noviembre de 2001. guiarte.com

La Vía de la Plata es la que va de Mérida a Astorga. Todo el debate sobre itinerarios distintos es históricamente impresentable, y negativo para la propia promoción de este ámbito deprimido del occidente peninsular por donde discurre la vía bimilenaria
[…]
Rutas fraudulentas
El partido Popular, aunque aprobó la moción del PSOE, no acaba de clarificarse respecto a la verdad histórica, y entra en el juego de la confusión, al implicar en la ruta a comunidades como Andalucía y Asturias por las que no pasó, con lo que se complica cualquier defensa y promoción del itinerario histórico verdadero.

Para aprovechar turísticamente la Vía de la Plata, desde Galicia se impulsa una vía peregrina que empieza en Sevilla y va por Orense –y en algunas propagandas hasta por Vigo- en dirección a Santiago. Los Asturianos dicen que Gijón era el gran puerto romano por el que salía el oro, y –con la colaboración de la propia junta de Castilla y León- han llegado a apoyar promociones en las que prácticamente se margina a Astorga y otras pequeñas localidades. En tanto que desde Andalucía se intenta meter a Sevilla y a Huelva en la vía bimilenaria.

En Wikipedia se recoge la precaución:

"...Sin embargo, debe tenerse en cuenta siempre que se trata de una recreación contemporánea, puesto que los documentos romanos que conservamos sobre la antigua calzada, tanto fuentes itinerarias como miliarios, definen su recorrido exclusivamente entre Emerita Augusta (Mérida) y Asturica Augusta (Astorga). Existe incluso una "Asociación de Pueblos en Defensa de la Vía de la Plata", presidida por el alcalde de Astorga, que desde 2006 efectúa acciones de protesta contra la extensión artificialmente añadida a la Vía.[1]

[1] "Los pueblos de la Vía de la Plata, en pie de guerra contra el «bodr..." (17 de enero de 2006, o "Astorga boicotea un acto promocional en Barcelona de la 'falsa' Vía....

Por último (de momento) una buena reflexión sobre los diversos -y mucho más fuertes, es obvio- intereses turísticos y económicos que suelen subyacer en este tipo de "operaciones", que se hacen a pesar de que no tienen una base real y confunden a los ciudadanos de buena fe:

PLATA, PLATA, CUÁNTAS MENTIRAS SOBRE TU VÍA
Me aburre, me descorazona, me encorajina escribir en defensa de la Vía de la Plata...
Por Polo Fuertes

...Es como ser acólito de la voz que clama en el desierto, la del alcalde de Astorga, Juan José Alonso Perandones. Y conmigo, otra docena más de periodistas y muchos más ediles. A Mario Amilivia, siendo alcalde de León, se la metieron torcida los asturianos de Tinín Areces, y a Paco Fernández, a la sazón corregidor de la capital de la provincia, se la han clavado cuadrada los mismos asturianos, Turespaña, los andaluces, extremeños y los tontoselhaba de los castellanos-leoneses.

La Red de Ciudades de la Ruta de la Plata (o como quiera que se llame) es un invento turístico de hace 30 años, por un empresario cuco de transportes, que hizo de ese nombre su bandera para extender sus líneas por toda España aunque, cuando llegaron malos tiempos, la vendió a la pérfida Albión (léase los ingleses). Pero está basada sobre una mentira, la carretera Nacional 630 (Gijón-Sevilla), que en algunos trozos (solo trozos) coincide con la verdadera Vía de la Plata, Ruta de la Plata, iter ab Emerita Asturicam, entre Astorga y Mérida.

Desde hace más de 20 años, estas dos ciudades, con otras cuantas y un sinfín de pueblos intermedios (Zamora, Cáceres, Plasencia, Béjar, Benavente, La Bañeza, entre otros) están reclamando su paternidad, su historia, su cultura, su patrimonio. No hay vuelta de hoja, la Ruta de la Plata que inventó el señor de la empresa Alsa y el patronato de la Red de Ciudades entre Gijón y Sevilla, más que un nombre es un mote. Y hay documentación a favor y menos a favor (alguien ha dicho hace unos años que la Vía de la plata es un lodazal de tránsito de ganado, pues bien, pero entre Mérida y Astorga). Pero en contra, ninguna. Todas se han inventado.

Lo que pasa es que el dinero une voluntades. Pero falsas. Y Paco Fernández, lo mismo que antes otro buen socialista, como es el presidente de Asturias, Vicente Álvarez Areces, se han subido al carro de la mentira, para vender turismo falso, sin historia, sin cultura, sin patrimonio. Aunque tengan otros filones para hacerlo sin falsedades. Y a ese carro se han sumando pueblos de León, Asturias y algunos de Zamora sin encomendarse a Dios ni al diablo.

Hubo un intento de frenazo en este despropósito de la empresa estatal Turespaña, cuando fue secretario general de Turismo el leonés Raimón Martínez Fraile, en el primer Gobierno de Zapatero. Pero se ha vuelto a las andadas. Y los de la Junta de Castilla y León, a tropezar en la misma piedra por estúpida inercia.

Yo sé que Juanjo Perandones, con el resto de alcaldes de la Asociación de Pueblos en Defensa de la Vía de la Plata, van a seguir luchando por lo que les pertenece. Hace unos días en La Bañeza, se inauguraba una representación de un miliario, como símbolo de esta reivindicación. Porque se da la circunstancia de que este camino bimilenario entre Mérida y Astorga está cuajado de yacimientos patrimoniales que lo certifican, como son los miliarios o los restos de mansiones (posadas de parada y descanso), puentes, calzadas, etc. Por donde discurrían carretas y carros romanos, cargados del oro extraído en las Médulas o en otros yacimientos auríferos de las somozas (estribaciones del monte) del Teleno, tanto en lo que ahora es la Maragatería como en la Cabrera.

Por eso, hoy lanzo la idea que no sé si se le habrá ocurrido a alguien antes, creo que ha llegado el momento de cambiar el topónimo. Vamos a dejar a los asturianos y andaluces de la Red de Ciudades la redundancia de la Vía de la Plata (que no es plata, sino la adaptación de la palabra árabe balata que significa también camino, ruta, calzada) y empecemos a llamarla Vía del Oro. Auténtica. Ya que fue el camino que utilizaron los romanos entre Asturica Augusta, centro neurálgico administrativo y de carga, y Emerita Augusta, el de un primer destino, para seguir después hasta Cádiz, camino de Roma, para transportar el brillante y valioso metal, extraído al monte sagrado Teleno.

A lo peor es la única forma de sacudirnos las hojas de los talonarios turísticos entre Gijón y Sevilla en su apenas centenaria Ruta de la Plata, por la carretera (y casi autovía actual) Nacional 630 y nos dejan a nosotros ese camino del oro bimilenario, auténtico. Tan patente, tan patente, que los árabes no le pusieron apellido, sino solamente balata, camino, a secas. Mecagüental, oye.

............

"Ya les vale", como dice la juventud, a la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales (SECC) y al Gobierno del Principado de Asturias. Es penoso leer, como en la noticia, a todo un Director General de Patrimonio del Gobierno regional, José Luis Vega, hablar sobre "la aportación que hizo Asturias a la romanización y a ese camino que llega hasta Gijón", o a la Sra. López hablar de "un espacio que... fue primordial para los intercambios comerciales", cuando el interés de los romanos no era comercial, sino de pura y simple explotación, y justamente por ello la calzada se terminaba en Astorga...

No digo el resto de la exposición, por supuesto, pero todo lo que tenga que ver con la falsa "Vía de la Plata" es muy reprochable desde la realidad de los datos históricos y arqueológicos. Y buen embolado también para el Ministro de Cultura.

Aparte de todo ello, realmente hay que saber muy poco del mundo romano para afirmar que "Roma sacaba el oro de los astures por el Puerto de Gijón"... Prefiero no saber quién es el autor de semejante exabrupto.

Y "ya le vale" también al Principado, andar gastándose dinero en promocionar la falsa calzada, mientras San Miguel de Lillo se está cayendo a trozos, v. noticia de 28-1-2009 y buena serie de fotos de detalle... Pero sobre esto quiero poner una notita en otro lado.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 22, 2009 a las 5:39pm



Hola, de nuevo, profesora Alicia:

Plantea usted que la noticia que puse (tomada de un medio de comunicación) es en parte completamente denunciable. Según sus palabras, “la denuncia pública de la falsedad y del invento puramente turístico de una "Vía de la Plata" romana que llegaría desde Huelva, o al menos Itálica, hasta Santiago de Compostela, por un lado, y Gijón por el otro”. Y a renglón seguido arremete contra los objetivos de la exposición que van en este sentido.

Bien, está usted en su derecho. Al fin y al cabo, la polémica al respecto -que se arrastra, es verdad, desde hace ya unos años- todavía se mantiene entre especialistas y no especialistas (aunque cada vez con menor intensidad).

Sin embargo, déjeme decirle que su posición la veo excesivamente crítica y poco ponderada, y, por tanto, no estoy de acuerdo con usted, salvo en cuestiones como las que explico en el punto 3 de más abajo.

Veamos:

1º Todo el mundo, con un mínimo de conocimientos de historia antigua, sabe que, en rigor, como usted recuerda y subraya, la calzada o Vía de la Plata era la que discurría entre Astorga y Mérida. Eso nadie lo discute. Pero no es menos cierto que esa Vía de la Plata no se puede considerar como un especie de circuito cerrado o cuyo principio y fin (dependiendo del sentido) acabaran en vías muertas, sino que tendrían sus prolongaciones o ramificaciones.

Si se fija usted, verá que el propio título de la exposición, “La Vía de la Plata. Una calzada y mil caminos”, procura ser muy cuidadoso con estas consideraciones. Es decir, se está haciendo referencia explícita a “una calzada” (la “Vía de la Plata” que iba de Astorga a Mérida) de la que derivarían “mil caminos” (hacia Gijón, Sevilla, Santiago, etc).

2º La exposición, pues, no atenta contra el rigor histórico y conceptual de la llamada “Vía de la Plata”, ni colabora “convenciendo a los ciudadanos de hechos que nunca existieron” -tal como usted sugiere-, y así viene confirmado por su contenido y por el aval y refrendo no sólo de los comisarios de la misma, Enrique Cerrillo, catedrático de arqueología de la Universidad de Extremadura, y Ana Montalvo, arqueóloga de la Junta de Extremadura, sino por otros notables especialistas que han colaborado en el montaje de la misma, así como en la elaboración de su catálogo, tales como Carmen Fernández Ochoa, José Manuel Roldán Hervás, Antonio Rodríguez Colmenero y Manuel-Abilio Rabanal Alonso, etc., por citar sólo algunos.


3º Cierto es -y en eso puede usted (y otros) tener razón- que, al margen de esta exposición, en la utilización del nombre “Vía de la Plata” se producen algunos usos y abusos poco admisibles, pues no se especifica con claridad qué se debe entender por tal en sentido estricto, sino que se dice sin más que esas ciudades o puntos de interés arqueológico o histórico, que estaban en esos “mil caminos”, correspondían a la denominada “Vía de la Plata“, llegando el público lego en la materia a creer que dicha vía es la que iba desde Gijón a Sevilla, y para más inri la que circula exactamente por la carretera N-630 y/o por la A-66.

Aspecto éste que se encuadra dentro de la defensa variopinta que llevan a cabo las comunidades autónomas en defensa de sus particulares intereses político-económico-turísticos, y que, guste o no, o se haga con mejor o peor celo científico, en numerosas ocasiones cuentan con la anuencia “diplomática” de los especialistas en historia, arqueología, etc.

Un ejemplo de lo primero lo constituye, sin ir más lejos, la institución denominada “Ruta de la Vía de la Plata”, en cuya página web, a la hora de definir qué es “la Ruta de la Plata”, se dice:

En época romana, especialmente durante los reinados de los emperadores Trajano y Adriano, se creó en el occidente peninsular una gran ruta de comunicación que unía la cornisa Cantábrica con las tierras del sur de Hispania.

En ningún apartado se dice siquiera que dentro de esa ruta la “Vía de la Plata” era, en realidad, la que iba de Astorga a Mérida, y que lo demás serían ramificaciones o prolongaciones.

Es más, el mapa que se ofrece sobre dicha ruta está así definido enteramente (de Gijón a Sevilla). Lo curioso, además, es que, en la relación de la red de ciudades que constituyen dicha institución, no figura Astorga (obviamente debido a su posición contraria o de rechazo a esta institución), si bien sí la hacen figurar (como no podía ser de otro modo) en el trazado de la ruta.

Asimismo, se puede comprobar que la red de ciudades que constituyen esta institución son, quitando a Astorga (que de momento, como digo, no se ha adherido), las principales que jalonan no sólo la “Vía de la Plata” en sentido estricto, sino las que constituían sus prolongaciones o ramificaciones. Lo cual quiere decir que, a día de hoy, la polémica sobre la utilización de su denominación lleva vías de superarse por los motivos político-económico-turísticos que se derivan de la misma y a que todas las ciudades implicadas interesan.

En cualquier caso, por lo que he podido observar, puede decirse que en líneas generales las informaciones que se acompañan sobre la “Vía de la Plata”, tanto a través de internet como de folletos o propaganda diversa, aún cuando apelen a un sentido lato de la misma, suelen concretar, en su gran mayoría, que nace de la originaria vía entre Astorga y Mérida.

4º En resolución: no veo por ningún lado razones suficientes para que usted estime que la noticia que yo puse sea, ni en parte ni en todo, denunciable. Está usted en su derecho, le repito, pero no es suficiente o al menos es escasamente ponderada.

La noticia hace referencia a que con motivo de la reapertura del Museo Arqueológico de Oviedo (o de Asturias para ser más precisos y no herir de paso susceptibilidades), a través de la exposición “La Vía de la Plata. Una calzada y mil caminos”, se incorporan a la misma, bajo la supervisión de la doctora Ochoa, nuevos elementos o piezas encontradas en las ultimas excavaciones arqueológicas realizadas en determinados lugares de Asturias. Si usted cree que ello contribuye a la confusión del concepto estricto de “Via de la Plata”, debería (sin perjuicio de que pueda denunciarlo o criticarlo en más instancias) decírselo directamente a ella, puesto que supongo que, al ser colegas de la misma Universidad y Facultad, podrán intercambiar a menudo impresiones.

Si, por el contrario, lo que le molesta es la segunda parte de la información que se ofrece (pero siempre en relación a lo anterior), esto es, que la muestra da a conocer no sólo los aspectos de interés históricos que la “Vía de la Plata” proporciona, tanto en sentido restringido (de la que se hace eco la propia noticia) como en sentido lato, es decir, de sus prolongaciones (y de ahí las aportaciones que hace la doctora Ochoa), le he dado ya razones más arriba de por qué no estoy de acuerdo con usted.

El único “pero” que se puede dar a la noticia en sí, a mi juicio, es el hecho de que se diga o sugiera groseramente que la “Vía de la Plata” se mantiene a través de la Autovía de la Plata (A-66), pero ya sabemos todos que pedir precisión o cierto rigor al mundo periodístico es como pedir peras al olmo.

Como siempre, ya sabe que le doy mis saludos más cordiales.

Comentario por Abo el febrero 22, 2009 a las 10:28pm
Alicia, sí es cierto que hubo un par de comentarios y fueron borrados.

Uno de ellos, entre otras cosas, comentaba (+ -) que la "Vía de la Plata" constaba en el Itinerari de Antonini. El segundo comentario fue de un servidor negando tal aserto, posteriormente he procedido a borrarlo ya que se quedaba "cojo" al proceder a eliminarlo, posteriormente al mio, el contertulio que tal cosa afirmaba.

S2
Comentario por Alicia M. Canto el febrero 22, 2009 a las 10:40pm
Estimado Sr. Caso: He tenido buen cuidado, y mucha (mucha) ponderación al escribir lo que escribí. El nombre mismo de la exposición ya es engañoso puesto que, con los itinerarios romanos en la mano, no hay ninguna calzada importante más allá de Asturica, ni otros intereses comerciales para Roma que los que se derivaban de reunir en Astorga el oro beneficiado de toda la región, y de allí llevárselo, con la base de control militar próxima en Legio.

SIN EMBARGO, la información que se suministra oficialmente desde "Infoasturias", página del Principado de Asturias, a los ciudadanos de Asturias (y a los demás) es ésta:


"Ruta Vía de la Plata. [...] Esta vía unió los dos principales enclaves de esta zona del imperio: Mérida (Emerita Augusta) con Astorga (Asturica Augusta). Posteriormente se buscaron extensiones a Sevilla por el sur y a Gijón por el norte. La construcción de este tipo de calzadas facilitó enormemente la circulación de mercancías y tropas en la Hispania romana..."

Ya me dirá Ud. quién "buscó esas extensiones", y cuándo. Los romanos no, desde luego. Y luego ya entran en "el detalle": "Asturias en la Ruta Vía de la Plata":

"Desde León, "Legio", uno de los principales asentamientos militares, la Vía de la Plata cruzaba la cordillera cantábrica por el Valle de Pajares y descendía hasta Puente de los Fierros, posible campamento romano que controlaba el paso de los viajeros y mercancías. Para enlazar a continuación con "Lucus Asturum", actual Lugo de Llanera, en las inmediaciones de Oviedo, nudo estratégico de comunicaciones en la zona noroccidental, junto con Lugo en Galicia.
EL tramo final de la ruta buscaba la salida al mar, donde Gijón ocuparía también una importante posición en las rutas marítimas. Existía otra vía que enlazaba directamente Astorga con Asturias por el Puerto de la Mesa, ruta realmente atractiva que actualmente se puede recorrer y descubrir en el Parque Natural de Somiedo."


La "Red de Cooperación de Ciudades en la Ruta de la Plata", con sede precisamente en Gijón, al tiempo que nos anima a visitar las ahora mil ciudades de la Vía con sus "paquetes turísticos", con buenas ofertas en plena portada ("Gijón. Especial fin de semana. Por sólo 190 euros dos personas podrán alojarse en un hotel de 4 estrellas... Calamares en tinta con arroz, jabalí estofado y tocinillo de cielo por 18 euros!"), explica así a los ciudadanos lo que es la "Ruta de la Plata":

"En época romana, especialmente durante los reinados de los emperadores Trajano y Adriano [sic!], se creó en el occidente peninsular una gran ruta de comunicación que unía la cornisa Cantábrica con las tierras del sur de Hispania."

y dan este mapa, más detallado:


Así podría poner muchas más cosas. Pero cabe decir que todo eso es rigurosamente falso, sin más paliativos ni diplomacias. La situación según el Itinerario de Antonino (claro que es una fuente romana...) es mas bien ésta:

(Mapa de J.M. Roldán, Itineraria Hispana, Valladolid-Madrid, 1975, lám. IV)

Lo que se ve es un enorme vacío viario de Astorga y León hacia el norte. Claro que había otros caminos menores, y algunos miliarios. Pero ampararlos bajo el concepto "Vía de la Plata romana" es irrespetuoso con la Historia y completamente oportunista. Y lo mismo vale decir para los trayectos inventados desde Mérida hacia el sur. Parece que no es posible atraer al turismo sin forzar la Historia y engañar, al menos en parte, a los ciudadanos.

Y si se va matizando con el tiempo -que es lo que explica ese añadido de "y mil caminos"- es porque van ya años de protestas (por eso Astorga no se suma, y hace muy bien), y porque se sabe que estas operaciones político-comerciales (¿no ha leído lo que explica el Sr. Fuertes en el artículo que transcribí arriba?) están en el filo de lo admisible. Aunque las voces que lo denunciemos seamos pocas, la razón no la tiene siempre la mayoría, como es bien sabido, y en algunos temas sólo raramente.


P.D.- Gracias, Abo, algo recordaba. Sí, porque lo más gracioso de todo esto es que el tal Iter ab Emerita Asturicam como tal no viene en el Itinerario de Antonino. Pero eso es ya meterse mucho "en honduras" ;-)
Comentario por Abo el febrero 22, 2009 a las 10:47pm
Si es cierto, pero a parte de ese "Iter" "Roldaniano", lo demás cosas del Turismo.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 23, 2009 a las 1:35am
En fin, profesora Alicia, creo haber puesto con suficiente claridad que estoy de acuerdo con usted en que se producen muchos usos y abusos sobre la utilización de la denominada “Via de la Plata” por motivos políticos-económico-turísticos.

Yo mismo le puse el enlace de ese “forzado” mapa que enseña la web de la institución “Ruta de la Via de la Plata”. No cabe duda que en dicha web se hace un uso torticero sobre la significación histórica de tal vía.

Pero eso es una cosa, y otra era la noticia que puse sobre la exposición “La Vía de la Plata. Una calzada y mil caminos”, de la que usted considera que también su título es engañoso. Bien, es su opinión, aunque otros -entre los que me incluyo modestamente- no lo ven así.

Usted me pone una foto de las vías hispanas según el Itinerario de Antonino (Mapa de J.M. Roldán, Itineraria Hispana, Valladolid-Madrid, 1975, lám. IV), pero déjeme que también le ponga yo lo que dice el propio profesor Roldán en el comentario que sobre la exposición “La Vía de la Plata. Una calzada y mil caminos” realizó con motivo de su muestra en Astorga el pasado año:

“Vía o Camino de la Plata es una denominación popular de algunos trechos de camino que se cimientan en una antigua vía romana, la que desde la capital de la Lusitania, Emerita Augusta (Mérida), enlazaba con uno de los tres grandes centros administrativos del Noroeste, Asturica (Astorga), a través de las actuales provincias de Badajoz, Cáceres, Zamora y León. Eje vertebrador del occidente peninsular, extendía sus ramificaciones por una tupida red de caminos secundarios, que enlazaban el Cantábrico con la costa atlántica meridional para servir a los intereses militares, administrativos, económicos y culturales del gobierno romano.“

Y concluye, después de referirse brevemente a los orígenes de los intereses turísticos y deformaciones que han rodeado la puesta en valor de la denominada “Via de la Plata”, lo siguiente:

De ahí la oportunidad de la exposición, que, con criterios científicos y objetivos, define la calzada en su auténtica dimensión histórica. El visitante interesado podrá así, en tres decenas de paneles didácticos y un centenar de piezas arqueológicas -orfebrería, cerámica, relieves, vidrios y epígrafes-, acercarse a uno de los más importantes vehículos de comunicación de nuestra historia. Un vehículo que ha contribuido en no pequeña medida a conformar, desde el primer milenio antes de Cristo hasta la actualidad, la multiforme riqueza y variedad de los paisajes y regiones del oeste peninsular, a los que con su carácter de elemento de unión hermana en un mismo destino“.



O sea, que, como puede usted ver, la cuestión tiene distintos pareceres (y si diría, en consecuencia, que fundamentos).
Comentario por Alicia M. Canto el febrero 23, 2009 a las 8:45am
Guillermo: Gracias. Lo que dije sobre la noticia misma (que en este caso no es lo importante) fue: "...entenderá que parte de esta noticia que puso es completamente denunciable...". De la exposición ya comenté que lo demás me parecía muy bien. Y que el título es "engañoso" se comprueba con sólo comparar el mapa "oficial" y el "romano". En cambio, me he abstenido de decir nada sobre la opinión concreta de cada colega en el momento presente , porque no he visto aún el catálogo, sí sobre las declaraciones del Sr. ministro y de la Sra. Presidenta de la SEEC, ambas infundadas. Lo que he criticado con dureza es la información oficial del Principado (para lo cual, como hemos comprobado, hay evidencias de que es engañosa, además de mezclada con paquetes turísticos, ofertas hoteleras y menús de degustación), y en general todo lo que contribuya a generar o mantener entre los ciudadanos errores históricos, aquí y donde sea. Algo que por desgracia es demasiado frecuente en nuestro país.

En resumen, poco es lo que se puede hacer ante el peso y la seducción de lo que es oficial y subvencionado, pero los pequeños granos de arena, el exponer al menos los elementos para que un ciudadano que caiga por aquí pueda ver lo que dice la historial real, no faltarán.

(Foto de Tres milenios unidos por un millar de caminos)

Aunque, si bien se mira, quizá éste sea el mejor destino para una calzada cuya definición romana nunca existió como tal, y por la que tampoco se transportó nunca "plata"...
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 23, 2009 a las 4:41pm

Bueno, profesora Alicia, me alegro de que al menos haya quedado claro que estamos de acuerdo de que es verdad que en muchas ocasiones se hace una lectura muy errónea -desde instancias políticas y empresariales- sobre la significación histórica de llamada "Via de la Plata".

Ciertamente es muy complicado luchar contra este estado de cosas (hay más ejemplos, aparte de este caso de la "Vía de la Plata") por la amplia maraña de intereses (en ocasiones espureos) que se cruzan al socaire de las iniciativas políticas (económicas, culturales, etc) que llevan a cabo las diferentes autonomías.

También es verdad que muchos especialistas en historia, arqueología, etc., se ven más o menos  forzados a admitir ciertas connivencias con los poderes políticos sobre el resultado de sus trabajos si quieren conseguir la financiación que les permita realizarlos. Naturalmente, parto de la base de que tratarán siempre de acomodar, hasta donde sea posible y admisible, el rigor científico con las exigencias e intereses que a menudo están en juego.

No cabe duda que una de la misiones que tiene todo especialista en estas materias es tratar de clarificar todos aquellos aspectos que, por una razón u otra, a su juicio, inducen a confusionismos u errores de planteamiento o resultado. Es evidente que, en el actual panorama del mapa politico autonómico (con múltiples intereses enfrentados y contradictorios), esta labor se hace más necesaria que nunca en aquellos aspectos en los que se deben dirimir la trascendencia de conceptos y hechos históricos.

Me quedo, en cualquier caso, reflexionando sobre sus últimas palabras. Quizá tenga usted razón, y si bien se mira, quizá éste sea el mejor destino para una calzada cuya definición romana nunca existió como tal, y por la que tampoco se transportó nunca "plata". Pues, a veces, para conocer algo mejor, o conocer otras cosas, se hace necesario teñirlo de otro color (tal como se hace en algunos casos en medicina).

Saludos

Comentario por Alicia M. Canto el febrero 23, 2009 a las 6:31pm
Sí, pero en Medicina se hace esa prueba para conocer mejor la realidad, no para inventar otra. He ahí una buena diferencia. Saludos.
Comentario por Alicia M. Canto el marzo 1, 2009 a las 10:42pm
No hay de qué, Sra. Castrillo. Me he pasado por el sitio web que me dice y su título no podía ser más claro:

ARQUEOLOGÍA E HISTORIA EN TORNO A LA VÍA DE LA PLATA EN EL CONCEJO DE GIJÓN

EL YACIMIENTO ROMANO Y MEDIEVAL DE VERANES

PROYECTO DE INVESTIGACIÓN FINANCIADO POR EL ILMO. AYUNTAMIENTO DE GIJÓN EN CONVENIO CON LA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE MADRID Y LA UNIVERSIDAD DE OVIEDO Y CON LA COLABORACIÓN DE LA CONSEJERÍA DE CULTURA DEL PRINCIPADO DE ASTURIAS

Digo "podía" porque la estructura del sitio tiene cierto aspecto anticuado, lo que confirmaría el enlace al logo de la UAM, que lleva a la dirección antigua de mi Departamento, que hace ya algunos años que no es la vigente. En otra portada del proyecto dice en efecto que "se actualizó por última vez en 2000", pero dentro, en "Localización", hablando de calzadas, lo mismo: "...Este último tramo, entre Llanera y Gijón, no aparece citado expresamente en las fuentes literarias pero se trata de la prolongación de la Vía de la Plata proveniente de Astorga..."

Parece el sitio web abierto cuando comenzaron, en 1998, las nuevas excavaciones, según leo en esta noticia de 2006. Aunque, en resumidas cuentas, como demuestra el título de la exposición, mucho no han cambiado las cosas, es difícil hacer algo frente a operaciones tan respaldadas política y económicamente, pero al menos ahí quedan las objeciones de tipo histórico.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más