Los restos de los dos mesolíticos fueron hallados en el yacimiento leonés de La Braña-Arintero. Imagen: Instituto de Biología Evolutiva (UPF-CSIC).

 

Fuente: SINC| 28 de junio de 2012

“Es la primera vez que se obtienen datos genómicos de individuos del Mesolítico europeo”, dice a SINC Carles Lalueza-Fox (izquierda). El investigador del Instituto de Biología Evolutiva (Universidad Pompeu Fabra-CSIC) ha coordinado un trabajo internacional que recupera parte del genoma de dos individuos cazadores-recolectores de hace 7.000 años. Según el artículo, publicado en Current Biology, las poblaciones ibéricas actuales no descienden genéticamente de estos grupos. 

Los restos proceden del yacimiento leonés de La Braña-Arintero, en Valdelugueros. Los mesolíticos vivieron en un período enmarcado entre el Paleolítico y el Neolítico, que se caracterizó por la llegada de la agricultura del Próximo Oriente. Estos son los fósiles prehistóricos más antiguos de nuestra especie de los que se ha hecho un análisis paleogenético y superan en 1.700 años los de Ötzi, el popular ‘hombre de hielo’, cuyo genoma también fue recuperado. 

Los investigadores han analizado el 1,34% y el 0,5% del total del genoma de los dos individuos. “Puede parecer poco, pero es la prueba de que es factible sacar adelante el proyecto de la secuenciación completa”, declara Lalueza-Fox. 

Además, han conseguido recuperar el genoma mitocondrial completo de uno de los individuos. Estos genes se encuentran en las mitocondrias, fuera del núcleo celular, y solo se transmiten por vía materna. Los datos analizados muestran que los cazadores-recolectores compartían el mismo linaje mitocondrial, pero sus hábitos nómadas los distribuyeron por toda Europa, en las regiones que actualmente corresponden a Inglaterra, Alemania, Lituania, Polonia y España. 

Los resultados muestran que los cazadores-recolectores no están directamente relacionados con las poblaciones actuales de la Península Ibérica. Los ibéricos del Mesolítico se parecían más a las poblaciones actuales del norte de Europa. 

 

¿De dónde venimos? 

“Hay muchas hipótesis sobre las afinidades poblacionales y los movimientos migratorios en la prehistoria de Europa. A partir de ahora las podremos testar utilizando datos genómicos enmarcados en el tiempo y en el espacio”, explica Lalueza-Fox. 

Una de esas hipótesis es que los ibéricos actuales podrían descender de los siguientes protagonistas de la historia, los agricultores del Neolítico. Se cree que en este periodo hubo grandes cambios en las poblaciones europeas. 

“No podemos afirmar científicamente que descendamos de aquellos agricultores, pero la hipótesis más plausible es que en el Neolítico hubiera una gran sustitución poblacional en el sur de Europa”, dice Lalueza-Fox. Los científicos creen que los agricultores llegaron al norte más tarde y en un número más reducido, por lo que se asimilaron con las poblaciones mesolíticas. “Podría ser por eso que los dos individuos que hemos analizado sean más cercanos a los poblaciones actuales del norte del continente que del sur”, continúa el biólogo. 

Sin embargo, Lalueza-Fox destaca que la secuenciación de estos genomas ofrecerá una visión de los cambios que experimentaron las poblaciones europeas actuales con la llegada de la agricultura y la ganadería. Al final, concluye: “Todos venimos del neolítico, tenemos dietas neolíticas, enfermedades neolíticas y organizaciones sociales neolíticas”.

 

Referencia bibliográfica: 

Sánchez-Quinto, F.; Schroeder, H.; Ramirez, O.;  Ávila-Arcos, M.C.; Pybus, M.; Olalde, I.; Velazquez. A.M.V.; Encina Prada Marcos, M.; Vidal Encinas, J.M.; Bertranpetit, J.; Orlando, L.; Gilbert, M. T. P.; Lalueza-Fox, C. “Genomic affinities of two 7.000-year-old iberian hunter-gatherers”. Current Biology, 28 de junio de 2012

Visitas: 969

Respuestas a esta discusión

Vídeo: Un equipo de científicos dirigido por el biólogo Carles Lalueza-Fox, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha logrado recuperar por primera vez parte del genoma de dos individuos que vivieron durante el Mesolítico, hace unos 7.000 años, en lo que ahora es la provincia de León. Este genoma es el más antiguo de un ser humano moderno e incluso supera a la famosa momia Ötzi, el «Hombre de hielo», en 1.700 años. (ABC.es). Artículo en Science: "Ancient Hunter-Gatherers Kept in Touch" by Michael Balter.

.

Unas tumbas sorprendentes

Los especialistas explican que las tumbas de los hombres de Arintero son inéditas en la ‘cartografía’ de la arqueología de la muerte durante el Mesolítico en la Península.

Fuente: Diario de León.es | Cristina Fanjul| 3 de julio de 2012

 

Foto: Imagen de uno de los hombres de Arintero hallados en el año 2006 en la cueva de La Braña.dl

Destaca Pablo Arias, profesor del Instituto Internacional de Investigaciones Prehistóricas de Cantabria, que la tumba es algo más que un espacio para disponer de los restos de los difuntos. «Es también uno de los foros donde se negocian los roles sociales de los individuos y de los grupos, un contexto para exhibir la riqueza y el poder», destaca.

En el estudio publicado por la Junta acerca de los hombres de Arintero, Arias precisa que la península Ibérica presenta una de las más elevadas concentraciones de sepulturas mesolíticas de Europa. «Hasta la fecha, se han documentado unos 27 sitios sepulcrales de este período, que han proporcionado unos 430 individuos, lo que supone más del 10% de los sitios funerarios del continente».

La publicación el pasado jueves de los resultados de la investigación del genoma de los dos cazadores descubiertos en el 2006 en una cueva de Arintero y que vivieron en el Mesolítico hace 7.000 años ha devuelto a la actualidad la investigación coordinada por Julio Vidal y Encina Prada en el 2010.

 

Peculiaridades

En ella, Pablo Arias asegura que la investigación de La Braña-Arintero constituye un documento de gran importancia para conocer el comportamiento funerario de las últimas sociedades de cazadores recolectores de la península Ibérica. Y es que el enterramiento completa, junto con Aizpea y el Cingle del Mas Nou, el «limitado catálogo de contextos funerarios en zonas alejadas de la costa». Para el investigador, los rasgos observados en la cueva pueden catalogarse como característicos del Mesolítico avanzado peninsular.

No obstante, detalla que hay algunas peculiaridades que lo hacen singular, como el tipo de colgantes que acompañaban al individuo 2 y, sobre todo, las características del espacio funerario: cadáveres depositados en el suelo en un espacio hipogeo seleccionado. «Desde otro punto de vista, La Braña-Arintero proporciona otra evidencia del espectacular incremento del número de sepulturas que se produjo en el VI milenio a.C., y que, tal vez refleje una intensificación de la territorialidad en estas sociedades», explica.

Pablo Arias precisa que la característica más llamativa del contexto funerario de La Braña-Arintero reside en el propio espacio sepulcral, y detalla que se trata de un sitio exclusivamente funerario, sin ninguna vinculación a asentamientos de esta época. «Nos encontramos con que se ha seleccionado una cavidad remota, aparentemente no habitable, y se han colocado los cadáveres en espacios peculiares, bien delimitados por accidentes naturales, a manera de nichos», argumenta.

 

Y es que, según defiende en el artículo, se trata de un tipo de comportamiento funerario del que no se tienen indicios claros en otros contextos peninsulares, y que recuerda en mayor medida fenómenos más frecuentes en épocas más tardías.

Por último, Arias se muestra sorprendido ante el hecho de que el espacio funerario no es una inhumación sino un depósito de los cuerpos directamente sobre el suelo, y explica que esta es una circunstancia atípica, puesto que lo habitual en el Mesolítico de la península Ibérica es el entierro de los cadáveres en el fondo de fosas u hoyos.

De leoneses y genomas

 

Fuente: Noticias de Castilla y León | Victor Bejega | 3 de juliio de 2012

Recientemente hemos podido leer en la prensa leonesa y nacional la publicación de un estudio genético realizado en los restos humanos documentados en la cueva de La Braña (Arintero, León). Sin embargo, la falta de rigor empañó un descubrimiento muy importante.

En primer lugar, la importancia del descubrimiento de esqueletos mesolíticos en León tiene ya suficiente alcance como para no haber esperado hasta este momento a la hora de valorarla. Como señalan las distintas fuentes, el Mesolítico corresponde a un período desarrollado entre el Paleolítico y el Neolítico. Y aquí radica la primera cuestión en la que los titulares de prensa patinan. Los humanos de La Braña no son los primeros humanos ni los más antiguos. Titulares como “El humano más antiguo, de León” serían más apropiados eliminando la coma y no dando a entender que en León reside la cuna de la humanidad.

En segundo lugar, la investigación genética aplicada a las poblaciones del pasado es una vía en pleno desarrollo, que se está aplicando en especies humanas anteriores. Un ejemplo cercano lo encontramos en la cueva asturiana de El Sidrón, donde un equipo del CSIC está analizando el genoma neanderthal. Por tanto, tampoco es cierto que sea el análisis genético más antiguo. En todo caso, el genoma completo más antiguo hasta el momento.

Con todo esto, no quiero restar importancia al descubrimiento, sino llamar la atención sobre la falta de rigor periodístico. Un mal titular ensombrece una buena noticia. Espero, sin embargo, que el hecho sirva para que, al menos, la sociedad leonesa y las administraciones competentes presten más atención a nuestro patrimonio y nuestra Historia, que se encuentra muy abandonada y en pleno declive.

-----------------------------------------------------------------------------------------------

Ver también el post publicado en Science: "Ancient Hunter-Gatherers Kept in Touch"

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más