Fuente:es.blastingnews.com | JOSÉ ANTONIO CABEZAS VIGARA | 10 de junio de 2015

Al pensar en la extinción de los neandertales, hace unos 30.000 años, puede que los conejos no sea lo primero que se nos venga a la mente. Pero la forma en la que los conejos fueron cazados y comidos, o no, por los neandertales y los humanos modernos pueden darnos algunas pistas fundamentales para esclarecer por qué una especie se extinguió mientras que la otra permaneció.

El doctor John Stewart (izquierda), profesor asociado de Paleoecología y Cambio Ambiental de la Universidad de Bournemouth (BU), forma parte de un equipo de investigación que se ha encargado de analizar los datos que ofrecen los restos óseos de los conejos encontrados en las excavaciones arqueológicas de las cuevas de la Península Ibérica. Se ha percatado de que mientras que los conejos eran una parte fundamental de la dieta de los seres humanos modernos y, sin embargo, eran relativamente poco consumidos por los neandertales.

"Los conejos son originarios de Iberia y son un tipo de recurso muy especial, ya que se pueden encontrar en gran número, son relativamente fáciles de atrapar y son predecibles", dijo Stewart. "Esto significa que son una buena fuente de alimento que hay que tener en cuenta. El hecho de que parezca que no lo fuera para los neandertales sugiere que se trataba de un recurso al que no tenían acceso de la misma forma que los humanos modernos".

 

El hecho es que los neandertales, asociados generalmente a un tipo de caza de grandes presas a corta distancia en zonas arboladas, eran aparentemente incapaces de atrapar y matar a estas criaturas.

La situación se agravó con los rápidos cambios del medio ambiente. "El clima estaba cambiando y la ecología estaba disminuyendo el volumen de animales que eran capaces de cazar", explicó Stewart. "Si los neandertales estaban más vinculados a los grandes mamíferos, su carencia pudo haberlos arrastrado a la extinción".

La evidencia de que los humanos modernos tenían una mayor capacidad de cazar en grandes espacios abiertos, y de que utilizaban innovaciones tecnológicas como la guita o las trampas como ayuda para atrapar a las presas con más rapidez, incluso las más pequeñas como los conejos, sugiere que se adaptaron mejor a este cambio del entorno natural. Según Stewart, con respecto a los neandertales, los seres humanos modernos tenían más posibilidades y eran más capaces de hacer frente a los cambios del clima. Ante esta situación, el caso de que los humanos modernos prosperaran en detrimento de los neandertales pudo ocasionar la desaparición de estos segundos.

El su actual investigación, Stewart ha examinado cómo los cambios de población de otras especies, como las aves o los lemmings, pudo haber impactado en la situación de los neandertales. Para ello también cuenta, en su proyecto multidisciplinar, con Jan Wiener, Profesor Asociado en Psicología de la BU, y con Christos Gatzidis, especialista en Tecnología Creativa. Ambos han usado un juego de ordenador, y otras tecnologías para el seguimiento ocular, para observar la posible detección de presas en diferentes entornos y descubrir más sobre cómo estas habilidades se pudieron desarrollar.

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

* La torpeza pudo ser la responsable de la extinción de los neanderta... (03/03/2013)

Visitas: 392

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más