Excavaciones en Arbo (Pontevedra) localizan más de 1.000 piezas líticas del 'Homo heidelbergensis'

Foto: El equipo de arqueólogos trabajando en el yacimiento de Arbo. // D.P.

  

Piedras que para otros pasarían desapercibidas son para los arqueólogos del Instituto de Estudos Miñoranos verdaderas joyas que revelan datos del pasado. Bañados por el Miño, afloran estos días los tesoros de otro tiempo, en el que los primeros gallegos se fueron asentando en territorios fértiles, como las orillas del Miño en su último tramo.

Ahora un equipo de ocho arqueólogos buscan en Arbo las huellas del primer ser humano que pisó Galicia. Se trata de un conjunto herramientas del Paleolítico Inferior con entre 250.000 y 500.000 años de antigüedad que, por iniciativa del Instituto de Estudos Miñoranos, se están recuperando para su estudio. Los recursos son muy limitados y la datación de las herramientas encontradas es difícil cuando el presupuesto es poco. Sin embargo, el yacimiento de O Cabrón, en Arbo, puede ser uno de los lugares de habitación humana más antiguos y mejor conservados del noroeste peninsular.

En julio del año pasado se realizó una primera excavación en la que se encontraron 740 piezas. Un año después, en una segunda excavación que terminó ayer se sacaron en torno a 400 piedras talladas según la tecnología achelense. El ayuntamiento de Arbo financió esta iniciativa con 1.000 euros para sufragar los gastos de transporte y manutención de los arqueólogos voluntarios. Además también cuentan con la colaboración de la Universidade de Vigo y con el Centro Nacional de Evolución Humana de Burgos.

El terreno en el que se encuentran los restos está a pocos metros del cauce del Miño, y los arqueólogos aseguran que por allí pasaba un pequeño arroyo que desembocaba en él. Allí estaría instalada una comunidad de Homo Heidelbergensis, que habitó la zona por entonces.

Los arqueólogos organizaron diversas jornadas de puertas abiertas para explicar a los vecinos como vivían los arbenses hace casi medio millón de años. El sábado también se celebró una charla en el Museo do Viño de Arbo en la que participó el alcalde del municipio, Xavier Simón.

Fuente: farodevigo.es | Sara Vila| 3 de agosto de 2011

Visitas: 717

Respuestas a esta discusión

Casi 5.000 piezas sobre el periodo más oscuro de la Prehistoria gallega

Los hallazgos en el yacimiento de O Cabrón, en Arbo, ponen en duda la creencia de que el atraso secular de Galicia se remonta ya al Paleolítico inferior

 

Vía: ELPAÍS.com | Alberto Leyenda | 4 de octubre de 2011

 

Cuando en el verano de 2010 terminaron los trabajos de la primera campaña en el yacimiento de O Cabrón, en Arbo, los arqueólogos que lo excavaron estaban entusiasmados por la cantidad de piezas encontradas, unas 120, y calculaban que, de continuar las prospecciones, podrían sacar a la luz hasta 600. Se quedaron cortos: en la segunda incursión se toparon con 1.700 herramientas líticas en posición primaria, tal y como las dejaron los antiguos habitantes, más otras 3.000 esparcidas por la viña en la que se realiza la investigación.

 

De esta forma el yacimiento, situado en una terraza fluvial del Miño, unos 50 metros sobre el nivel actual del río, se consolida como la mayor fuente de información sobre el Paleolítico inferior gallego, el periodo de la prehistoria más antiguo y el peor estudiado en la comunidad. Aunque en todo el cauce bajo del Miño existen numerosos restos de la época, hasta ahora solo habían sido investigados con profusión los de As Gándara de Budiño, en O Porriño, que llamó la atención de los estudiosos desde la década de los sesenta.

Sin embargo, la Xunta juzga que, en el actual contexto de restricciones presupuestarias, no merece la pena invertir 3.000 euros para realizar las dataciones que permitan fijar con fiabilidad la antigüedad de los restos. El jefe de la excavación, Eduardo Méndez, del Instituto de Estudos Miñoranos (IEM), estima que se remontan a entre 200.000 y 500.000 años, pero para saberlo con certeza es preciso utilizar las técnicas más sofisticadas, que calculan la edad de las rocas en función de la radiación. El Ayuntamiento de Arbo, que en esta segunda campaña ya colaboró con la manutención de los excavadores voluntarios, se ha prestado para financiar parte de las pruebas. El IEM confía que la Diputación de Pontevedra ponga el resto.

En cualquier caso, conocer con exactitud -exactitud relativa, puesto que para épocas tan alejadas la concreción se mide en miles de años- cuándo el Homo heildelbergensis habitó las orillas del Miño es muy ..., puesto que de fecharse en 500.000 años antes del presente situaría al Paleolítico inferior gallego en el mismo arco temporal que en el resto de la Península Ibérica.

De esta forma, se desecharía definitivamente la creencia, propiciada por las dataciones erróneas de As Gándaras de Budiño, de que el atraso secular de Galicia ya se daba en la Prehistoria. En esa investigación se utilizó el carbono 14, válido solo hasta 50.000 años, y arrojó unas fechas de 26.000 años. Es decir, que mientras en el sudoeste de Francia y en la cornisa cantábrica se pintaban murales aquí los ancestros gallegos todavía se dedicaban a trabajar la piedra.

Con todo, Eduardo Méndez resalta que la capacidad tecnológica y cognitiva de los ocupantes de O Cabrón era "muy sofisticada", y pone en valor la calidad de dos piezas "espectaculares", dos bifaces de unos 15 centímetros y de gran simetría y regularidad. Estas piezas, típicas de la cultura achelense, se utilizaban para el despiece de animales muertos. En aquella época todavía no se cazaba ni tampoco se practicaba el sedentarismo. Así, este yacimiento podría haber sido un lugar más o menos estable para el aprovechamiento de restos animales.

De los hallazgos en Arbo destaca, además de la gran densidad de piezas, hasta 160 en un metro cuadrado, el hecho de que a partir de los restos de piedra se pueden reconstruir los cantos originales, lo que facilita el conocimiento de las técnicas de talla utilizadas. La cantera de cuarcita estaba a unos dos kilómetros.

Cerca de este yacimiento se encuentra otro, en Porto Maior, en el municipio de As Neves (Pontevedra), que puede contribuir aún más al conocimiento del Paleolítico inferior. El Instituto de Estudos Miñoranos lo excavará el verano próximo, pero ya se han topado con hachas de un gran tamaño, solo comparable a las documentadas en el norte de África. A falta de la investigación, este dato afianzaría la tesis de que la primera incursión del hombre a Europa se realizó a través del Estrecho de Gibraltar, en una época con un nivel del mar muy inferior al actual. Desde allí habrían llegado a Galicia bordeando la costa portuguesa.

 

 

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más