Un hombre turkana se prepara para sacrificar una cabra en Loboro, en el norte de Kenia. Foto: simon maina/afp

 

Vía: Público.es | Manuel Ansede | 14 de junio de 2011

 

La naturaleza es darwinista hasta la barbarie. El más débil morirá, así de simple, si no se une a otros. Sin embargo, en algún momento de su evolución, los seres humanos se pusieron a cooperar, incluso sin conocerse entre sí, y esquivaron esta selección natural. Y así se explica, por ejemplo, la acampada de miles de indignados en la puerta del Sol de Madrid y en decenas de otras plazas de España.


Un grupo de antropólogos de EEUU cree haber encontrado ahora las raíces de esta cooperación a gran escala, el germen de aglomeraciones urbanas como Tokio, con 35 millones de habitantes. Su campo de estudio han sido las regiones de Kenia y Etiopía en las que viven los turkana, una sociedad de casi 500.000 personas en la que centenares de guerreros se unen, sin conocerse entre sí, para batallar juntos contra otros pueblos por vacas y tierras.

Los turkana no tienen un poder político o militar centralizado. Viven pastoreando ganado en pequeños grupos nómadas. Los miembros de la comunidad cooperan gracias a un pegamento universal: "El castigo informal a los gorrones", según explica la principal autora del estudio, Sarah Mathew (izquierda).


"Hemos visto que incluso en sociedades como la de los turkana, sin instituciones coercitivas formales, hay una psicología punitiva", explica Mathew, antropóloga de la Universidad de California en Los Ángeles. El 20% de los guerreros muere en estas escaramuzas. Hay desertores, pero son castigados por la comunidad con multas o con palizas. El castigo sostiene el trabajo en equipo de los turkana.

En la naturaleza, la cooperación está por todas partes, desde los pequeños grupos familiares de mamíferos a las gigantescas colonias de abejas. La gran pregunta es qué lugar ocupaba el ser humano antes de que nacieran los gobiernos, los ejércitos o la policía.

Según detalla Mathew, buena parte de la comunidad científica sostiene que antes del nacimiento de las instituciones coercitivas los humanos sólo cooperaban a pequeña escala, por vínculos familiares o por reciprocidad. Sin embargo, este nuevo estudio, publicado en la revista PNAS, sugiere lo contrario: la cooperación a gran escala habría nacido en la prehistoria humana temprana.

Para Ignasi Pastó (derecha), del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social, "el estudio no es una sorpresa, ya que el castigo es un mecanismo de control social fundamental".



-------------------------------------------------------------------------------------------
Artículos relacionados:

Visitas: 127

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más