Una réplica del cráneo del Hombre de Pekín.  Foto: Yan Li

 

Vía:  Owen Jarus / Unreported Heritage News | 27 de abril de 2011 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Hace unos 700.000 años, en un momento en el que el clima de China era más frío de lo que es actualmente, un grupo de Homo erectus vivió en un sistema de cuevas en Zhoukoudian, China.

Tenían un aspecto llamativo. Con un prominente arco superciliar, dientes grandes y robustos, y un tamaño del cerebro aproximadamente como el nuestro, estos individuos hacía mucho tiempo que habían salido de África. Sus antepasados viajaron miles de kilómetros hacia el este de Asia.

Hasta hace poco los científicos creían que vivieron hasta tiempos más recientes, quizá hace sólo 500.000 años. Sin embargo, esta idea fue repudiada hace dos años en la revista Nature, cuando un equipo de científicos utilizando aluminio y berilio para la datación mostró que el Hombre de Pekín tenía una antigüedad de unos 700.000 años.

Cuando los investigadores obtuvieron esta fecha, los dejó con un misterio.

"Hay evidencia de que el Homo erectus se había adaptado físicamente al frío, pero probablemente también tenía que estar haciendo algo en términos de comportamiento para dominar el frío del período glacial en el norte de China" dijo la profesora Susan Antón (izquierda) de la Universidad de Nueva York.

Hoy en día, gracias a una nueva investigación de laboratorio, tenemos una idea de lo que algunas de esta conductas pudieron haber sido.

Un equipo de científicos, dirigido por Dr. Shen Chen (abajo), del Museo Real de Ontario, en Toronto, Canadá, han vuelto a examinar las herramientas que utilizaba el Hombre de Pekín. Sometiéndolas a un minucioso examen microscópico, los investigadores han encontrado que este grupo de Homo erectus era más inteligente que el crédito que habitualmente les dábamos.

"El nuevo estudio sugiere que la tecnología lítica del Hombre de Pekín no era tan simple como se pensaba anteriormente", escribe el Dr. Shen en el resumen de un documento presentado recientemente en una conferencia de la Sociedad de Arqueología Americana. "Las pruebas de micro-desgaste indican que muchas herramientas típicas se hicieron para tareas específicas relacionadas con el procesamiento de sustancias animales".

Pero eso no es todo. El Hombre de Pekín no sólo sabía cómo matar animales, también sabía cuál era la mejor manera de cazarlos: con la punta de una lanza de piedra, señaló.

"Es importante destacar que la mayoría de las herramientas con punta llevaban probablemente un mango, lo que sin duda proporciona la evidencia más temprana de herramientas compuestas en el Pleistoceno Medio en China", escribe Shen.

Pero si este es el caso, ¿cómo ellos montaban o ensamblaban exactamente estas armas? ¿El Hombre de Pekín usaba tendones o algún tipo de líquido pegajoso?

Lamentablemente vamos a tener que esperar un poco para saber la respuesta.

En un correo electrónico, el Dr. Shen dijo que está ahora en China continuando con su investigación. Él y su equipo están en el proceso de obtención de los resultados publicados en una revista científica y, una vez el proceso esté finalizado, podrá conceder entrevistas a los medios de comunicación.

Así que hasta entonces nos quedamos con una posibilidad sugerente. Tal vez el Homo erectus se adaptó a un clima frío haciéndo en gran parte lo mismo que el Homo sapiens: elaborando lanzas para cazar animales y herramientas eficientes para cortar la carne.

Visitas: 586

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más