El estudio de la dieta de 'Homo habilis' indica que era más simio que humano

Foto: Cráneo de Homo habilis

 

Vía: Diario de Burgos digital | J.C. Diez Fernández-Lomana | 4 de julio de 2011

 

El frondoso y complicado árbol de la evolución humana vuelve a ser sacudido por nuevos estudios.

 

Ahora resulta que Homo habilis, al que la mayor parte de los antropólogos consideraban nuestro primer antepasado humano, debiera meterse en el cajón de los Australopithecus, unos prehumanos que desaparecieron hace más de un millón de años, unos primos muy similares a los actuales chimpancés.

 

Un equipo de científicos norteamericanos, encabezados por Peter Ungar, ha publicado en el Journal of Human Evolution el resultado de sus análisis de los dientes de la especie Homo habilis recuperados en la Garganta de Olduvai (Tanzania) entre 1995 y 2007 y datados en torno a 1,8 millones de años, llegando a la conclusión de que la dieta de este pequeño homínido era poco variada y circunscrita a espacios reducidos. Muy alejada de la dieta que caracteriza a homínidos como el Homo erectus o el Homo georgicus, que tienen una dieta muy versátil y que obtenían el alimento de diferentes lugares y ambientes.

 

Foto:La estudiante de posgrado, Kristen Krueger, y el  profesor de antropología, Peter Ungar, estudiado las características dentales de diversos homínidos.

 

 

Ungar utiliza unos microscopios confocales que le permiten observar las señales que quedan en el esmalte dentario. Dichas trazas se producen en función del tipo de alimento que se consume. Las señales dentarias en los Homo habilis de Olduvai, como en las de otros prehomínidos (Australopithecus y Paranthropus) son muy suaves y monótonas, propias de una dieta blanda, de frutos y hojas tiernas. Las señales vistas en Homo erectus son muy variadas, como es esperable si se alimenta en distintos ecosistemas, y con arañazos y depresiones propias de la mezcla de alimentos, como frutos, semillas, carne, vegetales, etc. En resumen, Homo erectus es un homínido flexible en sus hábitos alimentarios, que come de todo en todas partes, como se espera de un humano.

 

Foto: El análisis de la micro-textura dental implica el estudio de su desgaste y cómo los diferentes patrones se relacionan con diferentes dietas. Este enfoque conlleva la combinación de la microscopía confocal de luz blanca con el análisis de la escala-sensible fractal


Homo habilis suma de esta forma una nueva derrota en nuestro árbol de familia. Desde que fuera descubierto en 1959 por Louis y Mary Leakey su estatus ha ido decayendo. Se le incluyó en nuestro género debido a que tenía un cerebro grande, era bípedo, estaba rodeado de las más antiguas herramientas de piedra y había huesos de animales cazados a su alrededor. Era el mejor candidato que teníamos en ese momento.

 

Pues bien: ahora sabemos que el tamaño cerebral no es un gran indicador de inteligencia; conocemos a otros homínidos más antiguos que tallaron cuchillos; se ha demostrado que Homo habilis trepaba mucho a los árboles, se movía como un australopithecus y tenía similar ritmo rápido de maduración que esos primeros homínidos.


En resumen, todo parece complicarse. ¿O no? Para David Lordkipanidze (foto a la izquierda), del Museo Nacional de Georgia y descubridor del sitio de Dmanisi, de hace 1,8 millones de años, todo es ahora más fácil. Para Lordkipanidze, Asia sería la cuna del género humano, con Homo georgicus en la base de una genealogía que dará lugar a Homo erectus.

 

 

-------------------------------------------------------------------------------------------

Efectivamente, este estudio no viene más que confirmar con nuevos datos lo que ya se venía presuponiendo o afirmando en los últimos tiempos: que al Homo habilis había que sacarlo del género Homo y encuadrarlo dentro del género de los Australopithecus.

 

Lo que conlleva, tal como se ha apuntado, que África se queda sin especímenes pertenecientes al género Homo anteriores al Homo erectus u Homo ergaster, y, en consecuencia, el origen del hombre vuelve a bascular con más peso hacia el territorio  eurasiático, con el Homo georgicus como el primer exponente del que partir.

 

Visitas: 1962

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más