Floyd Mayweather alcanza en el rostro a Robert Guerrero en un combate de boxeo en Las Vegas. / Afp

Fuente: Tendencias 21 | 9 de junio de 2014

Las peleas  a puñetazos han dejado huella en el rostro humano, afirman científicos de la Universidad de Utah, en Estados Unidos. Estos señalan que la violencia ha ayudado a dar su forma al rostro que tenemos hoy. 

Se trata de una nueva "teoría radical", según la define The Independent, sobre cómo la violencia ha cambiado nuestra apariencia facial a través de millones de años de evolución. Sugiere que dicha apariencia habría evolucionado, más concretamente, para minimizar el daño causado por un puño en rápido movimiento.

La transición en la estructura facial de los monos a los primeros homínidos ya había sido explicada en gran parte por la necesidad de masticar nueces y otros alimentos duros que necesitan trituración, lo que propició una mandíbula robusta, de grandes dientes molares, una frente prominente y fuertes músculos en las mejillas. 


Sin embargo, ahora los científicos han ideado esta otra explicación plausible: la necesidad de la cara de reforzarse contra el impacto de los puñetazos.

Foto: Los huesos de la cara más fuertes de los australopitecinos (segunda y tercera filas) aparecieron al mismo tiempo que nuestros antepasados ​​aprendieron a apretar los puños, antes de que declinaran junto con la fuerza superior del cuerpo.

Lucha y evolución 


"Sugerimos que muchos de los rasgos faciales que caracterizan a los primeros homínidos evolucionaron para proteger la cara de una lesión durante las peleas a puñetazos", afirman los autores del estudio, David Carrier y Michael Morgan, en un artículo publicado por la revista Biological Reviews

Los investigadores analizaron las estructuras óseas de la cara de una serie de homínidos, como el Australopithecus, y los compararon con los simios y el hombre moderno. 

En 2011, otro estudio de la Universidad de Utah sobre violencia y evolución humana, señaló que el hecho de que los hombres puedan golpear más fuerte si se apoyan sobre dos piernas que estando a cuatro patas, así como al golpear hacia abajo en vez de hacia arriba, daría a los hombres altos y erguidos una ventaja en combate. 

Según los científicos, esta ventaja podría explicar por qué nuestros ancestros humanos simiescos comenzaron a caminar erguidos y por qué las mujeres tienden a preferir a hombres altos.

Artículo relacionado:

Did violence shape our faces? (PHYSORG)

Visitas: 323

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más