Fuente: CENIEH.es | 6 de noviembre de 2014

“Aunque haya pasado más de un siglo desde el descubrimientos de los primeros Homo erectus, los paleoantropólogos siguen debatiendo sobre el número posible de especies diferentes que pueden formar este grupo humano antiguo” afirma Emiliano Bruner (izquierda), paleoneurólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), que publica esta semana en la revista Quaternary International un artículo de síntesis sobre la morfología cerebral de más de veinte individuos incluidos en este grupo extinto.

En el artículo se proporciona una revisión de las informaciones disponibles sobre la variabilidad endocraneal de Homo erectus, presentando un análisis de la forma cerebral del grupo y una comparación entre los individuos que proceden de África, China e Indonesia, para evaluar posibles diferencias.

"Los humanos modernos, comparados con este grupo, presentan un mayor tamaño cerebral, pero sobre todo un aumento de las proporciones de las áreas frontales y parietales. Sin embargo, entre los individuos africanos y asiáticos del grupo Homo erectus no hay ninguna diferencia patente en la forma cerebral, siendo la variación de tamaño el único factor de diversidad.

“Esto quiere decir que, en el caso de que este grupo esconda más especies diferentes, estas compartirían las mismas proporciones cerebrales, por lo menos considerando las informaciones que nos quedan analizando los restos del cráneo”, señala Bruner.

23 moldes endocraneales


Con este trabajo se evidencia que, como suele ocurrir en paleoantropología, las escasas muestras disponibles limitan sensiblemente cualquier estudio estadístico sobre las diferencias. Y el hecho de haber contado con 23 moldes endocraneales de Homo erectus es un lujo a nivel paleoantropológico, aunque “muy poca cosa” para averiguar hipótesis según criterios numéricos.

“Desde luego, el hecho de no poder llegar a menudo a conclusiones ciertas no tiene que desanimar o quitar peso a los resultados. Pero, esto sí, hay que ser cauteloso a la hora de tomar posiciones demasiado firmes, o de proponer panoramas excesivamente ciertos”, advierte Bruner.

El estudio titulado “A paleoneurological survey of Homo erectus endocranial metrics”, se ha publicado en colaboración con Dominique Grimaud-Hervé (Museo Nacional de Historia Natural, de Paris), Xiujie Wu (Academia China de las Ciencias, de Pekín), José Manuel de la Cuétara (Universidad Autónoma de Madrid) y Ralph Holloway (Colombia University, de Nueva York).

Visitas: 211

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más