Fuente: La Voz de Galicia.es | Francisco Albo | 13 de septiembre de 2013

La última campaña de excavaciones de Cova Eirós, en Triacastela (Lugo), ha confirmado la existencia de un gran hueco en el registro arqueólogico de este yacimiento.

Los investigadores ya levantaron en toda la superficie de la galería principal de la cueva las capas de terreno que guardaban los vestigios de las ocupaciones del Paleolítico Superior -correspondientes al Homo sapiens moderno- y se encuentran en los niveles más recientes del Paleolítico Medio, la época del hombre de Neandertal. Entre estos dos niveles hay un brusco salto de unos 50.000 años de amplitud, que ya se detectó en los sondeos realizados con anterioridad y que ahora se ha visto que se extiende por toda la gruta. En suma, de todo lo que sucedió en Cova Eirós durante ese largo periodo no ha quedado el menor rastro.

Según explica Arturo de Lombera (derecha), codirector de las excavaciones, los exámenes estratigráficos indican que en determinado momento -hace entre 30.000 y 40.000 años, aproximadamente- se produjo un fuerte fenómeno erosivo que arrasó la superficie del suelo de la cueva e hizo desaparecer todos los vestigios de ocupaciones humanas que pudieron producirse en este intervalo de cincuenta milenios. En esa etapa de la Prehistoria, hace entre 80.000 y 30.000 años, fue precisamente cuando se extinguió el hombre de Neandertal y la Península empezó a ser colonizada por el Homo sapiens. «El proceso erosivo que borró las huellas de ese periodo nos impide saber cómo y cuándo vivieron los últimos neandertales de Cova Eirós -explica De Lombera- y es una pena, porque se trata de una de las etapas menos conocidas y de mayor interés del Paleolítico».

Todo indica por otra parte que durante ese episodio de erosión el agua corrió abundantemente por el suelo de la cueva. La capa de terreno correspondiente al techo del llamado nivel 3 -el rastro más reciente del Paleolítico Medio que se conserva en la cueva- presenta una forma curvada que sugiere la existencia de un arroyo, formado seguramente por las aguas filtradas a través de las paredes de la gruta caliza. Junto con las capas superficiales del suelo, esa corriente pudo arrastrar al exterior de la cavidad muchos artefactos y restos fósiles.

Primeras ocupaciones

Si bien no permite encontrar huellas de los últimos neandertales, el yacimiento de Triacastela conserva por el contrario los vestigios de algunas de las primeras ocupaciones del Homo sapiens en el noroeste ibérico. «Por lo que sabemos, las primeras poblaciones humanas modernas llegaron a Galicia hace unos 32.000 años y los registros más antiguos del Paleolítico Superior que tenemos en Cova Eirós son de esa misma etapa cultural», señala De Lombera.

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Visitas: 236

Respuestas a esta discusión

Vestigios de la misma época en otros lugares

Fuente: La Voz de Galicia.es| 14 de septiembre de 2013

Ante la imposibilidad de reconstruir en Cova Eirós la última etapa del Paleolítico Medio, los investigadores deben cubrir ese vacío cronológico de una forma meramente hipotética, tomando como referencia otros yacimientos en los que sí se conservaron rastros de ese periodo de la prehistoria. No es el caso del pequeño yacimiento neandertal al aire libre localizado hace algún tiempo en O Regueiral, en la parroquia monfortina de Chao do Fabeiro. Estos vestigios pertenecen a una época muy anterior a la extinción de los neandertales, de entre 66.000 y 70.000 años de antigüedad.

Los yacimientos más cercanos que pueden ayudar a suponer lo que sucedió en Galicia durante el periodo que fue borrado del registro arqueológico de Cova Eirós se encuentran en el área cantábrica, en cuevas como las de El Esquilleu y La Güelga. En estos lugares se hallan las huellas de los que se supone que fueron los últimos neandertales del norte de la Península.

Zonas de refugio

De acuerdo con los conocimientos actuales, los Homo sapiens modernos empezaron a expandirse por la región cantábrica hace unos 38.000 años y fueron reemplazando -como sucedió en toda Europa y en Oriente Medio- a las antiguas poblaciones neandertales que vivían en estos territorios desde los inicios del Paleolítico Medio. «Parece que los Homo sapiens ocuparon preferentemente los valles y las zonas costeras mientras los últimos grupos de neandertales quedaron reducidos a ciertas zonas de refugio, situadas sobre todo en áreas marginales de montaña -apunta De Lombera-, y es posible que en Galicia ocurriese algo parecido, aunque lógicamente debió de suceder en una época algo más tardía, porque el desplazamiento territorial de las poblaciones paleolíticas era un proceso muy lento y gradual».

Debido a la desaparición de los rastros arqueológicos de ese periodo, por ahora es imposible determinar si Triacastela y otras zonas de la montaña lucense se contaron entre las últimas áreas de refugio de los neandertales del noroeste ibérico, algo que cabe dentro de lo posible. Para saberlo con certeza será preciso descubrir en esta misma zona geográfica otro yacimiento neandertal que conserve vestigios claros de la etapa final del Paleolítico Medio y que permita cubrir de alguna manera el amplio hueco cronológico que quedó en el yacimiento de Cova Eirós.

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más