Un estudio de ADN desvela algunos de los secretos de la misteriosa civilización del Valle del Indo

El primer genoma secuenciado de un yacimiento arqueológico asociado con la antigua civilización del Valle del Indo provino de esta mujer enterrada en la ciudad de Rakhigarhi. - Vasant Shinde / Cell

Todo el mundo conoce algo de historia sobre el antiguo Egipto, Mesopotamia o la civilización china: se estudian en el colegio, se han escrito libros e incluso rodado películas y series -más o menos fiables y acertadas- ambientadas en estas sociedades. Sin embargo, pocos conocen que existió un asentamiento que rivalizaba en importancia con todas estas culturas de la época y que, a pesar de su olvido, fue la más extensa de todos los asentamientos antiguos. Se trata de la civilización del Valle del Indo, que ahora vuelve a resurgir gracias a la magia del ADN.

Sobrevivió varios milenios (los expertos fechan su vida en la Edad del Bronce, entre el 3.300 y el 1.300 a. C), utilizó la agricultura, la ganadería, la metalurgia y la alfarería, y abarcó un territorio de más de un millón de kilómetros cuadrados alrededor del río que le da nombre, pero pocos son los vestigios que se conservan hoy día. Los restos más importantes se encuentran en las antiguas ciudades de Mohenjo-Daro, en Pakistan, y Rakhigarhi, cerca de Nueva Delhi, aunque los asentamientos fueron expoliados durante los siglos XIX y XX. Los saqueadores, junto con el clima cálido y fluctuante de la zona, con crecidas del Indo, se ha convertido en la mezcla perfecta que ha propiciado la degradación y el olvido de la llamada civilización Harappa.

Este mapa representa la extensión geográfica de la Civilización del Valle del Indo, mostrando la ubicación de Rakhigarhi (azul), otros sitios importantes (en rojo) y sitios al norte y oeste de otras culturas arqueológicas (otros colores). Las etiquetas amarillas indican dos sitios donde una minoría de individuos enterrados proporionaron ADN antiguo que coincide con el de los individuos de Rakhigarhi. Crédito: Vasant Shinde / Deccan College Postgrado e Instituto de Investigación

«La cultura Harappa fue una de las primeras civilizaciones del mundo antiguo y una importante fuente de cultura y tradiciones indias y, sin embargo, ha sido un misterio  cómo dejó tanta huella en las culturas posteriores y cómo se relacionó con sus contemporáneos», afirma el arqueólogo Vasant Shinde (izquierda), del Deecan College (India). Él junto al genetista David Reich (derecha), de la Universidad de Harvard, y un equipo internacional acaban de desentrañar el genoma del primer ciudadano conocido del Valle del Indo, una investigación que se acaba de publicar en Cell y que arroja luz sobre este desconocido pueblo.

Tarea titánica

La tarea no fue sencilla: «Los restos humanos estaban tan degradados por las condiciones de la zona que encontrar una pequeña muestra viable de ADN ha sido todo un desafío», afirma Reich. Después de recabar 61 muestras de la vieja ciudad de Rakhigarhi y de 100 intentos, el laboratorio por fin encontró una pequeña muestra viable de una mujer que vivió hace cuatro o cinco milenios en aquella perdida civilización. Además, las tentativas no fueron en balde: «Aunque cada uno de los intentos no produjo suficiente ADN, su agrupación resultó ser muy provechosa para aprender sobre la historia de la población», asegura el investigador.

Una vez obtenidos estos datos, se cruzaron con los obtenidos en otro estudio que se acaba de publicar en Science y que es el análisis más amplio de ADN antiguo de Asia central y del sur llevado hasta la fecha. Entre los más de 500 individuos analizados por la investigación de Science, tan solo once que vivieron en lo que ahora es Irán y Turkmenistán concidían con la mujer de Rakhigarhi. Los investigadores creen que podrían ser emigrantes de esta cultura.

La Edad de Bronce extendió la ascendencia pastoralista esteparia de los Yamna a dos subcontinentes: Europa y Asia del Sur. Los gráficos circulares reflejan la proporción de ascendencia Yamna, y las fechas reflejan el ADN más antiguo disponible con ascendencia Yamna en cada región. Aún no se ha encontrado ADN antiguo para ANI (Ancestral North Indians) y para ASI (Ancestrak South Indians), por lo que para estos el rango se infiere estadísticamente.

Un rastro genético único

Antes del estudio, existían muchas teorías sobre los orígenes genéticos de los moradores del Valle del Indo. «Podían parecerse a los cazadores-recolectores del sudeste asiático o a los iraníes; incluso podrían estar emparentados con los pastores esteparios. Todos eran plausibles antes de los antiguos hallazgos de ADN», afirma Reich. Al final, la huella genética demostró que se trata de una mezcla única entre las dos primeras posibilidades: ascendencia relacionada con los cazadores-recolectores del sudeste asiático y con antiguos iraníes.

Se trata de un rastro genético que también está presente en los asiáticos del sur modernos, lo que lleva a pensar a los investigadores que las personas de la cultura del Valle del Indo son sus antepasados más comunes. «Este hallazgo vincula a las personas en el sur de Asia hoy directamente con la civilización del Valle del Indo», señala Reich. Aunque las huellas visibles de esta cultura se han perdido en el tiempo, su marca queda en los genes de sus descendientes.

Los investigadores también sugieren que hubo un movimiento de personas de este a oeste, ya que la presencia del pueblo Harappa es evidente en sitios como Gonur en Turkmenistán, y Sahr-i-Sokhta en Irán. «A medida que los Harappa comerciaban con Mesopotamia, Egipto, el Golfo Pérsico y en casi todo el sur de Asia, seguramente hubo un movimiento de personas que dio como resultado una historia genética mixta. India tenía una población heterogénea desde el comienzo de la vida establecida», dice el profesor Shinde. Hay indicios de que la vida establecida y la domesticación fueron del sur al oeste de Asia.

Cerámica hallada en la tumba analizada de la ciudad de Rakhigarhi.

El misterio de la agricultura

Los hallazgos también ofrecen una visión sorprendente de cómo la agricultura llegó al sur de Asia. Una visión dominante en arqueología ha sido que las personas de la Media Luna Fértil de Medio Oriente, hogar de las primeras evidencias de la agricultura (Anatolia), se extendieron por la meseta iraní y desde allí hasta el sur de Asia, trayendo consigo la revolucionaria práctica. Los estudios genéticos hasta la fecha parecían agregar peso a esta teoría al mostrar que la ascendencia relacionada con Irán era el mayor contribuyente a la ascendencia en los asiáticos del sur.

Pero este nuevo estudio muestra que el linaje de ascendencia relacionada con Irán en los modernos asiáticos del sur se separó de los antiguos agricultores, pastores y cazadores-recolectores iraníes antes de la invención de la agricultura en la Media Luna Fértil. Por lo tanto, la agricultura se reinventó localmente en el sur de Asia o se alcanzó a través de la transmisión cultural de ideas en lugar de a través del movimiento sustancial de los agricultores iraníes occidentales.

«Los investigadores no encuentran rastro de la ascendencia relacionada con Anatolia, que es un sello distintivo de la propagación de la agricultura hacia el oeste, pero la ascendencia relacionada con Irán que detectaron en los asiáticos del sur proviene de un linaje que se separó de los antiguos agricultores iraníes y cazadores-recolectores antes de que esos grupos se separaron entre sí», dice una declaración que destaca los hallazgos.

 

"Antes de la llegada de los pastores esteparios que trajeron sus lenguas indoeuropeas hace unos 4.000 años, no encontramos evidencia de movimientos a gran escala de personas hacia el sur de Asia", afirmó David Reich,

Pero todos estos datos son solo el principio: «La cultura Harappa construyó una civilización antigua, compleja y cosmopolita, y sin duda hubo una variación que no podemos detectar analizando a un solo individuo (...). Pero las ideas que surgen de esta antigua persona demuestran la enorme promesa de los antiguos estudios de ADN del sur de Asia y su potencial para transformar nuestra comprensión de la profunda historia del subcontinente», explica Shinde. Es decir: el ADN antiguo aún guarda la llave.

Fuentes: abc.com | thehindu.com | phys.orgtecnonoticias.com | 8 de septiembre de 2019

Posts de Terrrae Antiqvae relacionados:

Un cambio climático fue la causa del colapso de la civilización Har...  (30/05/2012)

Mohenjo-Daro: ¿puede esta antigua ciudad perderse para siempre? (28/06/2012)

La civilización del valle del Indo es más antigua que la egipcia y ... (29/11/2012)

Sorprendentes descubrimientos de la civilización del Indo (02/05/2013)

El código indo, el misterio de la civilización perdida que desconci... (25/10/2015)

Un algoritmo de aprendizaje profundo para descifrar la escritura de...  (27/03/2017)

Misterio resuelto: cómo la antigua civilización del Indo sobrevivió... (03/12/2017)

Un nuevo estudio explica los orígenes de la población de la India (09/04/2018)

Un cambio climático probablemente provocó la migración y posterior ... (16/11/2018)

Visitas: 537

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más