Presentan la nueva investigación sobre la famosa tumba anglosajona (ss.VI-VII) hallada en Essex (Inglaterra)

Reproducción de la tumba encontrada en Prittlewell (AFP). Contenía al menos 40 artefactos incluidos valiosos objetos de reinos extranjeros.

Fue aclamado como uno de los hallazgos arqueológicos más emocionantes de Gran Bretaña en décadas: una cámara de enterramiento anglosajona no perturbada, por casualidad, durante un proyecto de ampliación de carreteras cerca de Prittlewell, en Essex (Inglaterra). En el momento en que los arqueólogos lo dataron, a principios del siglo VII d.C., y dada la presencia de cruces cristianas entre los bienes enterrados, se especuló que podría ser la tumba del rey Saebert de Essex, el cual se cree que fue el primero de los reyes sajones locales en convertirse al cristianismo.

Eso fue en 2003. En los años posteriores, la tumba ha ido cediendo sus secretos a un equipo de 40 especialistas del Museo de Arqueología de Londres (MOLA). Mediante la utilización de una batería de técnicas sofisticadas, desde tomografías computarizadas hasta micromorfología del suelo, los expertos en una amplia gama de campos, desde la ingeniería hasta el arte anglosajón, han realizado una reconstrucción detallada de la cámara funeraria y sus artefactos, tal como estaban en el día del entierro.

Un resumen de la nueva investigación, publicada hoy en un sitio web dedicado al entierro, incluye dataciones revisadas del entierro del "Prittlewell Prince" que excluye al rey Saebert como propietario de la tumba, pero abre nuevas preguntas interesantes sobre el cristianismo primitivo en esta parte de la Inglaterra sajona.

El lugar del entierro se encontraba entre un pub, un supermercado y una carretera en el sur de Reino Unido.

La excavación inició en 2003. MOLA.

Pequeñas muestras dan grandes resultados.

Uno de los hallazgos más cautivadores del entierro de Prittlewell fueron los restos de una lira, el primer ejemplo anglosajón completo que se ha encontrado. El marco de madera del instrumento se había deteriorado casi por completo, dejando poco más que una mancha en forma de lira en el suelo al que aún se aferraban accesorios de metal y algunos fragmentos de madera.

Para preservar el precioso hallazgo, el suelo manchado se levantó cuidadosamente en un bloque y se transportó camino del laboratorio para un examen más detenido. A pesar de lo frágil que era, aún produjo algunos detalles históricos fascinantes. "Es asombroso lo que se puede aprender solo de parches de tierra descolorida y algunos trozos de materia orgánica", dice Sue Hirst (izquierda), experta en entierros anglosajones en el MOLA y una de los especialistas involucrados en el proyecto. Las tomografías computarizadas y la micro-excavación revelaron en detalle el perfil completo de la lira. Estaba hecha de arce, con una caja de sonido hueca y clavijas de afinación hechas de fresno, y ornamentada con discos de cobre con incrustaciones de remaches granates en el yugo del brazo.

La espectroscopia Raman identificó la composición química de los remaches granates en los accesorios de cobre de la lira, los cuales podrían provenir del subcontinente indio o de Sri Lanka. Junto con una garrafa de cobre de Siria y monedas de oro de la Francia merovingia, hallados también en la tumba, es obvio que tenían acceso a una extensa red de comercio exterior.

Los tesoros hallados en la tumba datan del siglo VI. MOLA.

El rey Saebert se descarta

Dado que la mayor parte del material orgánico se pudrió en el suelo ácido de la tumba de Prittlewell, la obtención de las dataciones mediante radiocarbono siempre iba a ser difícil, dice Hirst. Pero gracias a un proceso llamado espectroscopia de masas con acelerador, que requiere solo una pequeña cantidad de material para realizar una prueba, se pudieron obtener datos de radiocarbono de alta precisión de un cuerno para beber y una taza de madera. Los mismos revelaron que el entierro de Prittlewell se produjo en algún momento entre el 575 y el 605 d.C., es decir, demasiado temprano para que fuera la tumba del rey Saebert, quien murió en 616 y tradicionalmente se cree que fue el primero de los reyes sajones locales que adoptaron el cristianismo.

Un fragmento de madera decorada. MOLA.

Las monedas halladas en la tumba ayudaron a datarla. MOLA

Saber exactamente quién fue este noble cristiano primitivo seguirá siendo un misterio, al menos por ahora. Debido a la acidez del suelo, todo lo que queda del esqueleto son algunos fragmentos del esmalte dental. El estilo de las hebillas de ropa y la presencia de armas en la tumba sugieren que era un hombre, posiblemente un adolescente. A juzgar por la posición relativa de los fragmentos de los dientes, las cruces de lámina de oro que se habían colocado sobre sus ojos, la hebilla del cinturón en lo que habría sido su cintura, y las hebillas de liga donde alguna vez estuvieron sus zapatos, los investigadores estiman que tendría unos 173 centímetros de altura.

Una cruz hecha de lámina de oro. MOLA

Una hebilla de cinturón dorada. MOLA.

"Aparte de eso, todo lo que podemos decir con certeza es que, quienquiera que fuera, tenía un alto estatus y era claramente cristiano", dice Hirst. "Las cruces de oro que se había colocado en sus ojos son una declaración personal de ser cristiano. Sabemos que San Agustín de Canterbury, considerado el fundador de la Iglesia de Inglaterra, vino de Roma en el año 597 para convertir a esta parte de Gran Bretaña, pero las abundantes evidencias sugieren que esta tumba data de los años 580 o 590”.

Una posibilidad, dice Hirst, es que este caballero podría ser el hermano de Saebert, Saexa, y que el cristianismo llegó a la zona unos años antes, posiblemente a través de Aethelbert, el rey de Kent, y su esposa cristiana Bertha. La hermana de Aethelbert, Ricole, se casó con Sledd, rey de Essex y padre de Saebert y Saexa. "Pero todo esto es sólo una especulación", dice Hirst. "Hemos llevado esto tan lejos como hemos podido con el dinero y la tecnología que disponíamos. Todavía hay mucho que aprender, pero eso será para que los investigadores posteriores intenten averiguarlo".

Fuentes: nationalgeographic.comlaprensa.com.ni | lavanguardia.com | 8 de mayo de 2019

Visitas: 459

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más