De entre todos los emperadores romanos, uno de los más interesantes es sin duda Marco Aurelio, el llamado emperador filósofo que gobernó a finales del siglo II un Imperio ya en decadencia. Marco Aurelio fue un gran militar que mantuvo numerosas guerras en distintos lugares de su Imperio, sobre todo en la actual Alemania, a fin de evitar que las tribus bárbaras pasaran el Danubio y atacaran Roma. Como testimonio de sus victorias, todavía hoy se yergue en el centro de Roma, precisamente frente a una tienda de la firma coruñesa Zara, la Columna de Marco Aurelio, en cuyo fuste está esculpido el relato de sus batallas contra los pueblos germánicos. Los aficionados al cine recordarán las magníficas interpretaciones que de este personaje hicieron Alec Guinness en La caída del Imperio Romano y, más recientemente, Richard Harris en la conocida Gladiator.
Pero principalmente Marco Aurelio es recordado porque, junto a Adriano, es posiblemente el emperador más culto. Profesó la filosofía estoica y su vida y sus escritos se atuvieron a los principios morales de este pensamiento fundado por Zenón en la antigua Atenas. Marco Aurelio, entre guerra y guerra, escribió doce libros conteniendo pensamientos breves que son auténticas meditaciones y cuya lectura aconsejo, porque muchas de sus reflexiones son, como dirían los castizos, de rabiosa actualidad y si son bien leídas, y a poder ser mejor comprendidas, a muchas gentes podrían evitarles la reiteración en el error.

Casi hace veinte siglos el emperador romano reflejó perfectamente en uno de sus aforismos cómo el resultado habido en las últimas elecciones gallegas cumplió el inexorable principio político que nos dice que «el poder nunca se gana, sino que simplemente se pierde».

En efecto, decía Marco Aurelio en su libro IV: «Lo consecuente siempre sobreviene de forma prevista a lo precedente», para añadir más adelante: «Así los sucesos revelan no una mera sucesión, sino cierta afinidad asombrosa».

Cuando las políticas se desvían de las necesidades que reclama el bien común y se centran principalmente en las imposiciones derivadas del fundamentalismo de las minorías, es lógico, como decían los clásicos marxistas, que las masas se alejen de unas metafísicas identitarias que para nada atienden y resuelven los apremiantes problemas cotidianos del común de los mortales.

Cuando al congresuar, llega la hora de reflexionar, lo más importante es no equivocarse al determinar el origen de las causas del diagnóstico, sabiendo que la realidad de la vida es muy sencilla; a unos, que son los más, su pensamiento los hizo socialdemócratas, y a otros, que son los menos, la vida los llevó por otros derroteros, verdad que obliga a que por tanto nunca deban mezclarse churras con merinas.

Por ello me permito como aportación personal, transcribir un pensamiento de Marco Aurelio todavía no divulgado por los eruditos y que dice: «Lo peor no es perder, sino ser incapaz de entender por qué se perdió», o como decían los clásicos «in cauda, venenum» (Marco Aurelio dixit).

Francisco Vázquez, embajador de España en el Vaticano y ante la Soberana Orden de Malta

http://www.lavozdegalicia.es/opinion/2009/04/19/0003_7661746.htm

Visitas: 768

Comentario por Elpater el mayo 11, 2009 a las 1:11am
Este ordenata pequeñito me hace extraños. Normal, no hay manera de hacer coincidir mis dedazos con las teclitas. Me sale a dos teclitas por dedazo, y las pulso balanceando la mano derecha-izquierda, de modo que en vez de mecanografiar parecen estar bailando la cumbia.

Decía que entre las dudas y los errores no es un artículo que me enamore. Estaría bien si fuese la priMmera vez que se hace una aproximación a los castros de Oleiros, pero deben ir cuando menos siete u ocho, repitiendo siempre lo mismo. La primera de la que tengo constancia es del 73, y al autor, entonces un joven estudiante, no encuentro forma de quitármelo de encima. Posteriormente se hicieron nuevas prospecciones, al menos algunas de ellas por encargo del Ayuntamiento. No sé, me parece que es un poco marear la perdiz. Desde el 73 no se avanzó gran cosa (salvo que cada vez se suman más yacimientos dudosos, por no decir inexistentes), y no creo que nuevas repeticiones de lo mismo ayuden a mejorar la situación.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más