Los orígenes de la sociedad humana son más complejos de lo que pensábamos

Durante la Edad de Hielo, las sociedades de cazadores-recolectores también construyeron asentamientos sedentarios. (Shutterstock).

En muchos relatos populares de la prehistoria humana, la civilización surgió de forma lineal. Nuestros antepasados ​​comenzaron como cazadores-recolectores durante el Paleolítico viviendo en pequeñas bandas nómadas e igualitarias. Más tarde, descubrieron la agricultura y los animales domesticados para la alimentación y el servicio.

En poco tiempo progresaron hacia sociedades complejas, dando lugar a los comienzos de los estados-nación modernos. Las jerarquías sociales se volvieron más complejas, lo que condujo al actual estado de cosas.

“Estamos realmente atrapados y no hay escapatoria de las jaulas institucionales que nos hemos construido”, escribe el historiador Yuval Noah Harari en su éxito de ventas Sapiens.

Un nuevo libro, The Dawn of Everything: A New History of Humanitydel difunto antropólogo David Graeber y el arqueólogo David Wengrow, desafía esta narrativa. En lugar de ser cazadores-recolectores nómadas, estos autores argumentan que las sociedades humanas durante el Paleolítico eran, de hecho, bastante diversas.

Hoy, la creciente desigualdad, los sistemas políticos polarizados y el cambio climático amenazan nuestra propia existencia. Necesitamos una perspectiva histórica más profunda sobre qué tipo de mundo político nos formó y qué alternativas son hoy posibles.

Flexibilidad social

Los cazadores de la Edad del Hielo en Siberia construyeron grandes edificios circulares con huesos de mamut. En Göbekli Tepe, un asentamiento de 9.000 años de antigüedad en Turquía, los cazadores-recolectores levantaron megalitos para construir lo que podría ser el “primer lugar sagrado construido por seres humanos” en el mundo.

En Ucrania, ciudades de 4000 años de antigüedad muestran poca evidencia de jerarquía o control centralizado. Y en los tiempos modernos, los cazadores-recolectores cambian entre la jerarquía y la igualdad, según la temporada.

Para Graeber y Wengrow, estos ejemplos hablan de la flexibilidad social virtualmente ilimitada de los humanos, lo que socava la oscura evaluación de Harari sobre la posibilidad de un cambio social en el mundo moderno.

Como antropólogo evolutivo y especialista en cazadores-recolectores, creo que ambos relatos no dan en el blanco sobre el curso de la prehistoria humana. Para ver el porqué, es importante entender cómo piensan los antropólogos actuales sobre las bandas igualitarias nómadas en el esquema de la evolución social.

Evolución social humana

En el siglo XIX, antropólogos como Lewis Henry Morgan clasificaron la evolución social humana en tres etapas: salvajismo, barbarie y civilización. Corresponden a la caza y la recolección, la agricultura y la vida urbana, respectivamente. Estos llamados “modelos de etapas” ven, de modo incorrecto, la evolución social como una marcha constante de progreso hacia la vida civilizada.

Los especialistas no toman en serio los modelos escénicos hoy en día. Hay poca conexión intelectual  entre los modelos de etapas y los enfoques evolutivos modernos a la hora de estudiar a los cazadores-recolectores.

Los antropólogos desarrollaron el modelo de banda nómada-igualitaria durante una conferencia de 1966 llamada Man the Hunter. Según este modelo, los humanos, antes de la agricultura, vivían en bandas nómadas aisladas de aproximadamente 25 personas y subsistían enteramente de la caza y la recolección.

Pero la investigación, desde de la conferencia Man the Hunter, ha actualizado nuestra comprensión de los cazadores-recolectores.

Pinturas rupestres de cazadores-recolectores en la Cordillera de Vumba en Manica, Mozambique.  (Shutterstock).

Cazadores-recolectores y prehistoria

Una suposición era que las bandas pequeñas estaban formadas por individuos relacionados. Sin embargo, las sociedades de bandas consisten en su mayoría de individuos no relacionados. De hecho,  los antropólogos saben ahora que las bandas de cazadores-recolectores no son unidades sociales cerradas. Más bien, mantienen extensos lazos sociales a través del espacio y el tiempo y, a veces, se reúnen en grandes grupos.

Los cazadores-recolectores son profundamente diversos en los tiempos modernos, y también lo fueron en el pasado. Esta diversidad ayuda a los antropólogos a comprender cómo el medio ambiente da forma al alcance de la expresión social en las sociedades humanas.

Considere a cazadores-recolectores nómadas e igualitarios como los !Kung del Kalahari o los Hadza en Tanzania. Ser nómada significa que es difícil almacenar alimentos o acumular mucha riqueza material, lo que hace que las relaciones sociales sean relativamente igualitarias. Los miembros del grupo tienen el mismo poder de decisión y no tienen poder sobre los demás.

Por otro lado, las sociedades sedentarias tienden a tener niveles más pronunciados de desigualdad social y dejan evidencias materiales como la arquitectura monumental, los bienes de prestigio y los tratos funerarios diferencialesCuando estos marcadores no están presentes, los antropólogos pueden inferir de manera fiable que los humanos vivían vidas políticamente más igualitarias.

El pueblo Hadza de Tanzania depende de la caza de animales salvajes para obtener carne, una tarea que requiere una gran habilidad para rastrear, trabajar en equipo y precisión con el arco y la flecha. FOTOGRAFÍA DE MATTHIEU PALEY.

Política paleolítica

Las sociedades humanas generalmente se han vuelto más grandes y más complejas con el tiempo. Los relatos populares suelen implicar a la agricultura en el inicio del camino hacia la "civilización" y la desigualdad. Pero el cambio a la agricultura no fue un evento único o un simple proceso lineal. Hay muchos caminos hacia la complejidad social y la desigualdad.

En The Dawn of Everything, junto con revisiones en evolución cultural y antropología evolutiva, se sugiere que las sociedades complejas con desigualdad institucionalizada surgieron mucho antes del amanecer de la agricultura, tal vez ya en la Edad de Piedra Media (hace entre 280.000 y 50.000 años).

Es esta una posibilidad tentadora, pero hay razones para ser escépticos.

Complejidad en la costa

La complejidad social surgió entre las poblaciones de cazadores-recolectores que vivían en áreas ricas en recursos como el sur de Francia y la costa noroeste del Pacífico de los Estados Unidos y Canadá. Tan ricos eran los salmones de la costa noroeste del Pacífico que los pueblos indígenas podían sustentarse con alimentos silvestres mientras vivían una vida sedentaria, incluso desarrollando jerarquías complejas que dependían del trabajo esclavo.

De manera similar, sociedades complejas podrían haber surgido en el Paleolítico a lo largo de los prósperos sistemas fluviales o en las líneas de costa, ahora sumergidas por cambios en el nivel del mar, con abundantes recursos marinos. Pero no hay evidencia inequívoca de asentamientos sedentarios donde se utilizaban fuentes marinas en la Edad de Piedra Media.

Head-Smashed-In Buffalo Jump, en Alberta, fue el sitio de una práctica de caza indígena comunal donde los bisontes eran conducidos hacia un acantilado. (V. Venkataraman), proporcionado por el autor

Caza colectiva

La caza colectiva es otro camino hacia la complejidad social. En América del Norte, los cazadores cooperaron para atrapar antílopes, ovejas, alces y caribúes. En los 'saltos de búfalos', los antiguos cazadores indígenas conducían a cientos de bisontes hacia los acantilados para capturarlos. Esta hazaña probablemente era necesaria para alimentar a varios cientos de personas.

Pero estos ejemplos representan eventos estacionales que no llevaron a una vida sedentaria a tiempo completo. Los 'saltos de búfalos' acontecían en otoño y su éxito fue probablemente esporádico. La mayor parte del año estas poblaciones vivían en bandas dispersas.

Orígenes igualitarios

Los humanos anatómicamente modernos existen desde hace aproximadamente 300.000 años. Hay poca evidencia de marcadores de estilos de vida sedentaria o desigualdad institucionalizada que se remonten a más de 40.000 o 30.000 años.

Eso deja un gran vacío. ¿En qué tipo de sociedad vivió la gente durante la mayor parte de la historia de nuestra especie?

Todavía hay pruebas sólidas de que los humanos realmente vivieron en bandas nómadas igualitarias  durante gran parte de ese tiempo. Complementando la evidencia arqueológica, los estudios genéticos  sugieren que el tamaño de la población humana en el Paleolítico era bastante bajo. Y las condiciones climáticas durante el Paleolítico pueden haber sido demasiado variables como para permitir una vida sedentaria a largo plazo, favoreciendo en cambio la búsqueda nómada de los alimentos.

Esto no significa que los humanos sean, de modo natural, igualitarios. Al igual que nosotros, nuestros antepasados ​​se enfrentaron a políticas complejas y a individuos dominantes. La vida social igualitaria debe mantenerse mediante un esfuerzo activo y coordinado.

Desde estos orígenes surgió una asombrosa variedad de sociedades humanas. Nuestra política actual refleja una porción pequeña e inusual de esa diversidad. La Prehistoria nos muestra que la flexibilidad política humana es mucho mayor de lo que podemos imaginar.

Fuente: theconversation.com | 2 de noviembre de 2022

Por:

Vivek V. Venkataraman. Profesor Asistente de Antropología y Arqueología,

Universidad de Calgary

Visitas: 4398

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más