Los neandertales de la zona del Levante mediterráneo emplearon tecnología lítica que se consideraba exclusiva del 'Homo sapiens'

Composición de la entrada de la cueva Shukbah (Cisjordania) con una representación de un neandertal.

Un diente recién analizado de un niño neandertal de aproximadamente 9 años, y que ha estado guardado durante mucho tiempo en una colección privada, marca la extensión geográfica más meridional que se conoce de este homínido. El estudio del conjunto arqueológico asociado al diente (cuya datación se estima en torno a 70.000 - 50.000 años atrás) sugiere que los neandertales utilizaron la tecnología Nubia-Levallois, la cual se estimaba restringida al Homo sapiens

Con una alta concentración de cuevas que albergan evidencias sobre el comportamiento de poblaciones pasadas, el Levante es una zona importante para investigar los orígenes humanos. Durante más de un siglo las excavaciones arqueológicas en esa área han proporcionado fósiles humanos y conjuntos de herramientas de piedra que revelan paisajes habitados tanto por el Homo neanderthalensis como por el Homo sapiens, lo que convierte a esta región en un espacio de potencial mezcla entre ambas poblaciones de homínidos. Distinguir entre estas poblaciones solo mediante conjuntos de herramientas de piedra es complejo, pero se ha venido argumentando que la tecnología Nubia-Levallois fue elaborada solo por el Homo sapiens.

Fotografía y reconstrucción en 3D de un diente de un niño neandertal de 9 años hallado en la cueva Shukbah  © Trustees of the Natural History Museum, Londres © Blinkhorn, et al., 2021.

Sin embargo, en un nuevo estudio publicado en Scientific Reports, investigadores del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana se reunieron con socios internacionales para reexaminar el registro fósil y arqueológico de la cueva Shukbah (Cisjordania) y han podido establecer no sólo la extensión más al sur que se conozca de los neandertales, sino también que hicieron uso de la tecnología Nubia-Levallois considerada como una marca registrada de los humanos modernos. Con este estudio es  la primera vez en que se lleva a cabo un análisis en detalle de un diente humano en combinación con el examen comparativo de un conjunto de herramientas de piedra asociado al mismo.

 

"Los yacimientos donde restos óseos de homínidos se asocian directamente con conjuntos de herramientas de piedra suelen ser una rareza, pero el estudio tanto de los fósiles como del utillaje lítico es fundamental para comprender las ocupaciones de los homínidos en la cueva Shukbah y de la región en general", dice el autor principal, el Dr. Jimbob Blinkhorn (izquierda), anteriormente en Royal Holloway de la Universidad de Londres y ahora con el Grupo de Investigación de Evolución Panafricana (Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana). 

La cueva Shukbah fue excavada por primera vez en la primavera de 1928 por Dorothy Garrod (derecha), quien informó sobre un rico conjunto de huesos de animales y herramientas de piedra de estilo Musteriense cementadas en depósitos de brechas o conglomerados y a menudo concentrados en hogares bien marcados. También identificó un molar humano grande y único. Sin embargo, el espécimen dental se mantuvo en una colección privada durante la mayor parte del siglo XX, lo que impidió realizar  sobre el mismo estudios comparativos con métodos modernos. Pero la reciente reidentificación del diente en cuestión en el Museo de Historia Natural de Londres ha dado lugar a un nuevo trabajo detallado sobre los materiales hallados en la cueva Shukbah.  

Fotos de núcleos Nubia-Levallois hallados en la cueva Shukbah © UCL, Instituto de Arqueología y cortesía del Museo Penn, Universidad de Pensilvania © Blinkhorn, et al., 2021 / CC BY 4.0

"La arqueóloga Garrod vio de inmediato lo distintivo que era este diente, y ahora hemos examinado el tamaño, la forma y la estructura tridimensional externa e interna del mismo y lo hemos comparado con ejemplares de 'Homo sapiens' y de 'Homo neanderthalensis' del Pleistoceno y del Holoceno. Esto nos ha permitido identificar claramente el diente como perteneciente a un niño neandertal de aproximadamente 9 años", dice el Dr. Clément Zanolli (izquierda), de la Universidad de Bordeaux. "La cueva Shukbah marca la extensión más al sur de los neandertales que se conoce hasta la fecha", subraya Zanolli.

Aunque el Homo sapiens y los neandertales compartían el uso de un amplio conjunto de tecnologías de herramientas de piedra, hasta muy recientemente se ha argumentado que la tecnología Nubia-Levallois había sido utilizada exclusivamente por el Homo sapiens. El argumento se ha fundamentado particularmente en el suroeste de Asia, donde se han utilizado herramientas Nubia-Levallois para rastrear las dispersiones humanas en ausencia de fósiles. 

"Las ilustraciones de las colecciones de herramientas de piedra halladas en la cueva Shukbah insinuaban la presencia de la tecnología Nubia-Levallois, por lo que volvimos a visitar las colecciones al respecto con el fin de investigar más a fondo. Al final, identificamos muchos más artefactos producidos con el métrodo Nubia-Levallois de los que habíamos supuesto", dice Blinkhorn. "Esta es la primera vez que se encuentran este tipo de herramientas líticas en asociación directa con fósiles de neandertal, lo que sugiere que no podemos establecer ya un vínculo simple entre esta tecnología y el 'Homo sapiens'".

Entorno y emplazamiento de la  la cueva Shukbah (Cisjordania).

"El suroeste de Asia es una región dinámica en términos de demografía, comportamiento y cambio ambiental respecto a los homínidos, y puede ser particularmente importante examinar las interacciones entre el 'Homo neanderthalensis' y el 'Homo sapiens'", agrega el profesor Simon Blockley  (derecha), del Royal Holloway de la Universidad de Londres. "Este estudio destaca el rango geográfico de las poblaciones neandertales y su flexibilidad de comportamiento, pero también emite una nota oportuna de advertencia de que no existen vínculos directos entre homínidos particulares y tecnologías específicas de herramientas de piedra".

"Hasta ahora no tenemos evidencia directa de la presencia de un neandertal en África", dijo el profesor Chris Stringer (izquierda) del Museo de Historia Natural. "Pero la ubicación sur de la cueva Shukbah, a solo unos 400 km de El Cairo, debería recordarnos que es posible que incluso se hayan dispersado por el continente africano en alguna ocasión".

Visitas: 2168

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más