Los homínidos de Atapuerca podrían ser una especie “hermana” de los neandertales

Algunos ejemplares de los dientes encontrados en la Sima de los Huesos de Atapuerca. Imagen: CENIEH

 

Vía: CENIEH/SINC| 25 noviembre 2011


El Grupo de Antropología Dental del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) ha publicado un estudio detallado de los más de 500 dientes fósiles hallados en la Sima de los Huesos de la Sierra de Atapuerca. Este estudio revela que los homínidos hallados en este yacimiento burgalés podrían representar una especie "hermana" de los neandertales, aunque diferente a éstos.

 

El artículo "Morphological description and comparison of the dental remains from Atapuerca-Sima de los Huesos site (Spain)", liderado por los investigadores del CENIEH, María Martinón-Torres y José María Bermúdez de Castro, publicado en la revista Journal of Human Evolution, afirma que, a pesar de su antigüedad, en torno al medio millón de años, la morfología de los dientes de la Sima de los Huesos es completamente neandertal, incluso, como afirma María Martinón Torres “más neandertal”, que la de algunas poblaciones clásicas de Homo neanderthalensis del Pleistoceno Superior.

 

Foto: El director del Centro Nacional de Investigación Humana y codirector de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro, y la investigadora María Martinón-Torres, durante la presentación, en abril de 2011, de dos artículos que cuestionan que la mandíbula de la Sima del Elefante encontrada en 2007 no sea de Homo antecesor. EFE/Santi Otero

 

Según José María Bermúdez de Castro, hasta ahora, la idea generalizada de la comunidad científica es que las poblaciones que habitaron Europa durante el Pleistoceno Medio, generalmente asignadas a la especie Homo heidelbergensis, eran antecesoras directas de Homo neanderthalensis, y que debido a las duras condiciones glaciares de Europa en este periodo, estos homínidos habrían evolucionado en aislamiento, acumulando de forma progresiva características típicamente neandertales a través de frecuentes cuellos de botella y extinciones locales.

 

En este esquema, acuñado técnicamente como “proceso de acreción”, las poblaciones más antiguas serían menos neandertales que las poblaciones más recientes. Sin embargo, el hecho de que una población tan antigua como la de la Sima de los Huesos presente morfologías tan neandertales obliga a considerar otros escenarios evolutivos. “Podría ser que la población de la Sima de los Huesos represente la madre de todos los neandertales y que por un cuello de botella, a  partir de este grupo, y no de otras poblaciones del Pleistoceno Medio, haya surgido la especie H. neanderthalensis”, señala Martinón Torres

 

Varios linajes humanos

El trabajo señala asimismo que otra posibilidad es que los homínidos de la Sima de los Huesos estén relacionados con los neandertales, pero representen en realidad un linaje diferente. Las condiciones de aislamiento climático habrían favorecido procesos como la deriva genética, provocando que los homínidos de Atapuerca hubiesen evolucionado hacia otro linaje cuya variabilidad morfológica no encaja con la de los demás especímenes del Pleistoceno Europeo.

 

Según el estudio, en el que también han participado los investigadores Aida Gómez Robles, Leyre Prado Simón y Juan Luis Arsuaga, cabe la posibilidad de que durante el Pleistoceno Medio en Europa, hubieran coexistido varios linajes humanos diferentes, lo que obligaría a redefinir la especie de H. heidelbergensis.

 

Visitas: 1304

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 25, 2011 a las 10:47pm

El MUNDO.es se hace eco también de esta novedosísima y revolucionaria noticia y añade  matices informativos a la misma:

 

Nuevos parientes de los neandertales en Atapuerca

 

La especie humana que habitó en la sierra de Atapuerca hace medio millón de años, y cuyos restos se acumulan en la Sima de los Huesos, el mayor 'cementerio' del Pleistoceno Superior en Europa, podría ser un linaje 'pariente' de los neandertales y no sus antepasados, como se ha defendido hasta ahora.

 

Esta es la conclusión a la que ha llegado el equipo liderado por la paleontóloga, experta en dentición, María Martinón-Torres, del Centro Nacional de Investigación en Evolución Humana (CENIEH), tras el estudio de más de 500 piezas dentales fosilizadas encontradas en la Sima durante los últimos años.

 

El análisis, cuyos resultados se publican en la revista 'Journal of Human Evolution', concluye que aquellos homínidos, clasificados como 'Homo heidelbergensis', no son los antepasados de los neandertales clásicos, como se apuntaba hasta ahora, porque, curiosamente, tienen rasgos dentales "más neandertales que estas poblaciones típicas".  

 

"Si fueran sus ancestros, los rasgos habrían ido pareciéndose con el tiempo, pero lo que vemos es que hace 500.000 años tenían rasgos neandertales incluso exagerados", argumenta Martinón-Torres.

 

La investigadora apunta dos posibilidades ante estos resultados: o hubo un cuello de botella evolutivo que hizo que todos los neandertales posteriores (del Pleistoceno Superior) fueran descendientes de los homínidos de la Sima; o estos últimos fueron un linaje paralelo, unos "hermanos" evolutivos que, además, no tendrían por qué ser los únicos que existieron.

 

"Ello explicaría la variedad de rasgos que se han identificado en la especie 'Homo heidelbergensis', que es como un cajón de sastre y que tendría que ser redefinida porque igual hubo varios linajes paralelos", señala la autora.

El duro clima del Pleistoceno

 

José Mª Bermúdez de Castro, director del CENIEH y coautor del artículo, recuerda que ya había algunas dudas sobre que todos los 'H. heidelbergensis' eran antecesores de los neandertales. "Debido a las duras condiciones glaciares de Europa en este periodo, estos homínidos habrían evolucionado en aislamiento, acumulando de forma progresiva características típicamente neandertales a través de frecuentes cuellos de botella y extinciones locales. Ahora vemos que hay muchos misterios sin resolver, pero todo indica que no fue una especie homogénea", señala a ELMUNDO.es.

 

En este caso, esas condiciones de aislamiento climático habrían favorecido procesos como la deriva genética, provocando que los homínidos de Atapuerca evolucionaran hacia otro linaje con una morfología diferente de la que se observa en otros restos del Pleistoceno Europeo.

 

Según este trabajo, en el que también han participado los investigadores Aida Gómez Robles, Leyre Prado Simón y Juan Luis Arsuaga, cabe la posibilidad de que durante el Pleistoceno Medio en Europa, hubieran coexistido varios linajes humanos diferentes, lo que obligaría a redefinir la especie de H. heidelbergensis.

 

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 26, 2011 a las 5:06pm

La Voz de Galicia también ofrece la misma información con alguna  declaración más de los autores del estudio:

El neandertal tenía una especie hermana en Atapuerca

 

Vivió en la Sima de los Huesos, en Atapuerca, hace medio millón de años y se parecía a un hombre de Neandertal. Pero no lo era porque la especie aún no había surgido como tal en esa época, pero tampoco se corresponde con un Homo heidelbergensis, el, teóricamente, antepasado del neandertal y del que derivaba la especie.

 

Es, en todo caso, una nueva pieza del incompleto puzle evolutivo que acaba de presentar en sociedad el equipo de investigadores de Atapuerca liderado por los gallegos María Martinón-Torres y José María Bermúdez de Castro. Lo han hecho en la revista científica Journal of Human Evolution después del análisis de más de 500 dientes fósiles localizados en el yacimiento burgalés.

 

Pero, entonces, ¿qué es? «Es un linaje nuevo, una rama que evolucionó en paralelo, pero diferente. Sería, en todo caso, un pariente, como un hermano», responde la ourensana María Martinón-Torres, responsable del grupo de Antropología dental del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana.

 

Algunos de sus rasgos, sobre todo en su mandíbula, indican que «es más neandertal que el neandertal clásico», pero se sabe que no pertenece a esta especie porque otras partes de su esqueleto son diferentes.

 

Pero lo más paradójico aún es el hecho de que posea rasgos propios del Homo neanderthalensis en una época aún muy temprana -hace 500.000 años-, cuando estas características se fueron incorporando en una época más tardía a partir de la evolución del heidelbergensis.

 

El hallazgo plantea, entonces, un nuevo escenario evolutivo a la comunidad científica internacional: reconsiderar la propia definición del Homo heidelbergensis. O, lo que es lo mismo, se aportan pruebas contundentes que atacan a la línea de fondo de la teoría tradicional, cada vez más cuestionada, que defiende una única especie de heidelbergensis a partir de la cual surgió el neandertal.

 

«Ahora podemos pensar -señala María Martinón-Torres- que había grupos que darían origen a los neandertales y otros que no, que evolucionaron como una rama hermana, pero distinta, y apuntar la posibilidad de que hubiera más de un linaje de heidelbergensis en Europa».

 

Dicho de otra forma, la comunidad científica deberá plantear a partir de ahora que en el Pleistoceno medio coexistieron en Europa varios linajes de homínidos diferentes.

 

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 26, 2011 a las 5:37pm

Público.es también aporta su versión:

 

Otra especie humana se paseó por Atapuerca

 

Foto: Investigadores se preparan para acceder a la Sima de los Huesos, durante la campaña de excavaciones del verano de 2010. AFP.

 

El mayor yacimiento de fósiles humanos jamás descubierto, la Sima de los Huesos de Atapuerca, acaba de dar una monumental sorpresa. Desde 1976, cuando se encontraron los primeros, los paleoantropólogos han desenterrado restos de una treintena de individuos, que vivieron a unos 12 kilómetros del actual Burgos hace unos 500.000 años.

 

Allí se halló el cráneo bautizado Agamenón, que muestra que su dueño era sordo. Sus canales auditivos están taponados. Otro de los cráneos, llamado Miguelón, en homenaje al pentacampeón del Tour de Francia, es el cráneo humano fósil más completo jamás encontrado. Y allí se rescató en 1994 una pelvis casi intacta, denominada Elvis en honor al rey del rock.

 

Hasta ahora, todos estos habitantes de la Sima de los Huesos se habían atribuido a la especie Homo heidelbergensis, pero un nuevo estudio de los más de 500 dientes fósiles hallados en el yacimiento acaba de desvelar que no. Miguelón, Agamenón y Elvis pertenecían a una nueva especie humana, "posiblemente hermana de los neandertales, aunque diferente", según la principal autora del trabajo, María Martinón-Torres, del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH). La población de la Sima de los Huesos podría ser, incluso, "la madre de todos los neandertales", hipotetiza la paleoantropóloga.

 

El estudio, publicado en Journal of Human Evolution, sostiene que, pese a su antigüedad de 500.000 años, la morfología de los dientes de la sima es "totalmente neandertal o incluso más que la de algunas poblaciones de Homo neanderthalensis", que habrían surgido más de 200.000 años después.

Diezmados por el frío

 

"La población de la Sima de los Huesos no encaja ni con heidelbergensis ni con neandertal", zanja la investigadora. Hasta ahora, la comunidad científica pensaba que los europeos del Pleistoceno Medio, un periodo que arranca hace 780.000 años y concluye hace 120.000, eran Homo heidelbergensis. Estas poblaciones, antecesoras directas de los neandertales, habrían evolucionado hacia rasgos neandertales en pequeños grupos aislados por el frío glacial. Las extinciones de algunos de ellos habría ido dando paso a humanos cada vez más neandertales.

 

Sin embargo, el estudio de los más de 500 dientes de la Sima de los Huesos rompe este esquema. Algunas muelas son más neandertales que las de los propios neandertales 200.000 años después. "Podría ser que todos los neandertales descendieran de estapoblación y no de otras del Pleistoceno Medio", especula Martinón-Torres. Los humanos de la sima, diezmados por el frío, habrían sufrido deriva genética. Su evolución se habría acelerado, al seleccionarse determinadas características adecuadas para sobrevivir en esas duras condiciones. Y, finalmente, esos rasgos, ya neandertales, se habrían generalizado en las generaciones posteriores. Los biólogos llaman a este fenómeno "cuello de botella".

 

No es la única posibilidad. Los humanos de la sima, aislados por el frío, podrían ser simplemente un linaje diferente, una especie surgida por la deriva genética derivada del aislamiento climático, pero que no habría dado lugar a los neandertales. "Si hay que elegir entre las dos posibilidades, yo me inclino más por pensar que era una población hermana de los neandertales, aunque también podía ser la madre de todos ellos", resume Martinón-Torres. Su estudio está codirigido por el responsable del CENIEH, José María Bermúdez de Castro.

 

"Me parece coherente una continuidad entre la Sima de los Huesos y los neandertales", opina el biólogo del CSIC Carles Lalueza-Fox, uno de los padres del genoma neandertal. "Está claro que en el Pleistoceno Medio hay una gran variación morfológica entre los fósiles, que después queda muy reducida con la aparición de los neandertales", añade el biólogo, apuntando a la coexistencia de varios linajes humanos diferentes en Europa, en lugar del dominio del Homo heidelbergensis hasta ahora dibujado por la comunidad científica.

Una tesis absurda

 

"La nomenclatura Homo heidelbergensis, basada en pocos especímenes dispersos en una amplia área geográfica y temporal, es evidentemente absurda y sólo útil para generalizar", señala Clive Finlayson, director del Museo de Gibraltar. Su libro El sueño del neandertal (Editorial Crítica) sugería en 2010 lo hoy demostrado en Atapuerca:

"Probablemente, Homo heidelbergensis se presentaba en tipos diferentes, en realidad poblaciones regionales de Homo erectus que se adaptaban a las circunstancias cambiantes y variadas que imponían las vicisitudes del clima del Pleistoceno Medio y evolucionaban en función de ellas".

 

Finlayson lleva una década trabajando con la tesis de que es muy probable que tanto en Eurasia como en África vivieran múltiples linajes de homínidos durante grandes periodos temporales. Varios descubrimientos han avalado su tesis recientemente. El Homo floresiensis vivió en la isla indonesia de Flores hasta hace unos 13.000 años, mientras los Homo sapiens conquistaban el planeta. Y los denisovanos, otra nueva especie humana descubierta en 2010 en una cueva de Siberia, eran contemporáneos e incluso vecinos de los neandertales y los humanos modernos hasta hace 40.000 años.

"Probablemente existieron muchas atapuercas desde la península Ibérica hasta China, pero la mayoría se perdieron. Por tanto, estoyde acuerdo con los autores en que los heidelbergensis eran muchos heidelbergensis y que esta población es indicativa de la gran variedadque existió. Pero es demasiado arriesgado sugerir que hemos tenido la gran suerte de encontrar la madre de todos los neandertales", opina.

Los miembros de la nueva especie, sea cual sea su nombre, medían unos 1,75 metros de altura y comían frutos y vegetales sin cocinar, según desvela su desgaste dental. Los restos también sugieren que eran diestros y empleaban palillos.

 

Comentario por ignacio el noviembre 26, 2011 a las 8:19pm

A ver si ha llegado ya la hora del "Homo Atapuerkensis", y desbancamos el monopolio "pleistocénico" aleman.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 28, 2011 a las 12:06pm

Artículo aparecido en Público.es

 

JOSÉ MARÍA BERMÚDEZ DE CASTRO

* Director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, Burgos

 

Hace medio millón de años

 Todas las evidencias apuntan a colonizaciones sucesivas durante el Pleistoceno de nuestra vieja y querida Europa. En la sierra de Atapuerca se tiene constancia nada menos que de cuatro poblaciones de homínidos diferentes. Una de las colonizaciones ocurrió hace aproximadamente 600.000 años. Se trataba de los antecesores de los neandertales. Llegaron con nuevas tecnologías, lo que les permitió alcanzar el paralelo 52 en regiones donde se sitúan actualmente países como Alemania y Polonia. Puede que hibridaran con los homínidos indígenas que poblaban el sur de Europa o que los eliminaran de la mayoría de sus hábitats. Incluso se puede especular con la hipótesis de que estos nuevos colonizadores se encontraran con una Europa vacía, en la que sus escasos habitantes habrían sucumbido a los rigores climáticos.

¿Qué sucedió después de esta nueva invasión, favorecida sin duda por una importante mejoría climática? Las glaciaciones de aquellos tiempos remotos tenían una larga duración en contraste con los relativamente cortos periodos de tiempo de las épocas interglaciares. No obstante, los aproximadamente 20.000 años de una fase interglaciar fueron tiempo suficiente para colonizar un continente, adaptarse a nuevos hábitats, idear nuevas tecnologías como el control del fuego, mejorar las estrategias de caza, etc. Los antecesores de los neandertales tuvieron un enorme éxito adaptativo en Europa, como demuestran las evidencias del registro arqueológico.

Sin embargo, las fases glaciales fueron muy duras como para permitir que las tribus europeas del Pleistoceno medio se mantuvieran unidas mediante lazos duraderos. En estos periodos muchos de los grupos humanos desaparecieron, otros emigraron hacia refugios cálidos en zonas bajas y próximas a la costa. Otros, en fin, ocupaban las penínsulas europeas y tuvieron mayor fortuna. En definitiva, la gran variación que hoy encontramos en la población europea de esta época es fruto de su fragmentación debido a las duras condiciones ambientales. Ahora pensamos que no todas las tribus de la especie pudieron dar origen a los neandertales. Los viejos modelos de una progresiva “neandertalización” de toda la población europea del Pleistoceno medio no se sostienen y dejan paso a la idea de que tan sólo una parte de esa población dio origen a los neandertales.

Los homínidos hallados en la Sima de los Huesos de Atapuerca podrían ser buenos candidatos (aunque no los únicos) a juzgar por todas sus características, especialmente las observadas en los dientes. Pero, siguiendo las ideas del paleoantropólogo Ian Tattersall, también podemos hipotetizar que estos homínidos pudieron ser primos hermanos de los neandertales y tal vez una especie diferente, pendiente de ser nombrada. Un reto más para el Equipo Investigador de Atapuerca.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más