Los expertos investigan el principal santuario galaicorromano hallado hasta la fecha

El arqueólogo Antón Malde, que encabeza el equipo gallego que investiga el posible santuario ubicado en un lugar conocido como Pena Furada, en el municipio de Coirós, junto a la figura de una mujer tallada en piedra, conocida como A Moura, que es el elemento central a partir del cual los antiguos pobladores galaicorromanos levantaron un santuario dedicado a la diosa Navia en el valle del río Mendo, en A Coruña. EFE

EFE / La Información

 

La figura de una mujer tallada en piedra, conocida como A Moura, es el elemento central a partir del cual los antiguos pobladores galaicorromanos levantaron un santuario dedicado a la diosa Navia en el valle del río Mendo, en A Coruña.

Esta es la hipótesis con la que desde hace varios meses trabaja un equipo gallego de arqueólogos encabezados por Antón Malde.

El posible santuario, ubicado en un lugar conocido como Pena Furada, en el municipio de Coirós, "excede a cualquier cosa de este tipo en la Península Ibérica", incluidos los de Armea (Ourense) y Panoias (Portugal), ha afirmado Malde a Efe.

Delimitado con fosos y muros perimetrales, el santuario de Pena Furada fue cuidadosamente ordenado a partir de la imagen de A Moura, una figura femenina -con un sexo muy marcado- que vendría a representar a la diosa Navia, asociada a las aguas según algunos historiadores de la religión en la Edad del Hierro.

"Este santuario estaría en el valle entre los ríos Mendo y Mero. A 800 metros monte abajo se encuentra la iglesia de Santa Mariña de Lesa", ha explicado Malde.

Así, el culto pagano -para los romanos- a la diosa Navia podría haberse trasladado en época posterior a la iglesia de Santa Mariña, como ocurrió con otros muchos rituales galaicorromanos.

La figura de A Moura, orientada al oeste por lo que sólo es visible a partir del mediodía, ha sido tratada con mucho "respeto social", incluso con "temor", ha remarcado Malde.

Sólo así se explica que estudiosos que trabajaron en la zona, como Francisco Vales Villamarín o el ex director del Museo Arqueológico de A Coruña, Luis Monteagudo, desconocieran su existencia.

A Moura, cuyas características difieran de los petroglifos de la Edad de Bronce, está encuadrada en un altar rectangular de piedra regularizada al que se accede mediante unas escaleras y que cuenta además con una pila cuadrangular para la realización de ofrendas.

El santuario de Pena Furada, ha asegurado Malde, va mucho más allá de A Moura, ya que se trata de uno de los centros de culto estable más importantes de esta zona de Galicia.

"Existía un plan de monumentalización", ha subrayado.

De hecho, el santuario contaría con tres rudimentarias puertas talladas en piedra y alineadas en un eje de simetría norte-sur, elementos simbólicos -especialmente petroglifos- y restos de elementos constructivos como muros -sillerías- y tejas.

Se trataría, ha señalado Malde, de un santuario construido entre los siglos I y IV para la celebración de cultos a divinidades galaicorromanas, lo que vendría a desmontar la creencia romana de que los antiguos pobladores de Galicia eran ateos al carecer de centros de culto estable.

"Este santuario, situado al pie del monto de Gato, tenía una significación especial", ha concluido Malde.

 

---------------------------------------

Sobre el hallazgo de Armea (Orense) se trató en TA en el siguiente post:

Descubierta por casualidad una estructura rupestre en una aldea de ...

 

Visitas: 5455

Comentario por Percha el octubre 15, 2011 a las 3:31pm

La Voz de Galicia hace unos días publicó los siguientes artículos:

Hallan en Coirós un relieve pagano que podría datar del siglo I

Toni Silva

Una figura femenina excavada en una roca, en el centro de lo que se sospecha fue un santuario rupestre. El arqueólogo Antón Fernández Malde está a punto de cerrar su investigación, iniciada hace veinte años, cuando descubrió este llamativo relieve. «Buscaba un sitio para observar o monte do Gato e atopeime con isto», señala. Entonces era estudiante de Historia sin capacidad para reclamar la atención sobre su importante hallazgo. Hoy, ya como profesional reconocido, ha conseguido dar a conocer la trascendencia de esta moura, una figura pagana que se gestó sobreviviendo a los tiempos de la romanización. El propio Antón Fernández prevé que su origen puede datar de los siglos II y IV de nuestra era, pero otros estudiosos hablan incluso del siglo I.

La mujer excavada mide 68 centímetros de altura y 15 centímetros de ancho. El tamaño de su sexo es desproporcionado, lo que acentúa la idea de objeto de culto de fertilidad. La reciente limpieza del montículo, en la aldea de Figueiras, ha permitido descubrir numerosas rocas cortadas alrededor de la moura«As escotaduras son probas de que sobre estas rochas houbo unha estrutura de madeira», señala Fernández Malde. A poco más de un metro de la moura, se descubre una pequeña cazoleta rectangular. «Aínda non o sabemos, pero todo apunta a que se trata dun focus encastrado no que se deixaban as ofrendas», explica el arqueólogo, que encuentra en la ubicación otro de los argumentos para su tesis. «Dende aquí vese a liña traseira da Per Loca Maritima (una de las vías más importantes del noroeste español en la época romana), o sitio non está escollido ao azar», añade.

«Ata o século V, a xente da Gallaecia aínda cría en seres ou figuras herdadas do mundo castrexo», explica el arqueólogo, que ha recibido el apoyo del Concello de Coirós para acondicionar la zona. En próximos días, habrá una nueva limpieza más minuciosa de líquenes. Malde y su equipo de voluntarios confían en encontrar nuevas inscripciones o incluso restos de cerámica que clarifiquen el origen de la moura.

Comentario por Percha el octubre 15, 2011 a las 3:35pm

Una figura más frecuente en Portugal

Los relieves que destacan los genitales femeninos son una rareza en Galicia. «O que domina na nosa comunidade son os falos, as figuras masculinas, moito máis comúns», explica Fernández Malde.

Otro especialista, el catedrático de Historia Antigua Antonio Rodríguez Colmenero, señala que los relieves femeninos como el de Coirós abundan más en el norte de Portugal. «El santuario en el que trabaja Malde podría datar del siglo I; ese tipo de figuras aparecen con frecuencia en la época romana, pero estas conclusiones deben tomarse siempre con todas las reservas», explica Colmenero, considerado uno de los mayores expertos de la Galicia romana. «Creo que estamos ante un culto a la fecundidad, donde se imploraba al dios del lugar -indica el catedrático-; a lo largo de la historia, las prácticas religiosas siempre han buscado la conservación y la generación de la especie humana».

Vínculos con otras tallas

Antón Fernández Malde cita al profesor Fernando Alonso, quien establece una relación teórica entre la moura y un canecillo (cabeza de viga que asoma al exterior y soporta la cornisa) de la cercana iglesia de San Martiño de Brabío, en Betanzos, donde una mujer muestra una vulva también de grandes dimensiones. Dicha figura entronca con las famosas sheelas irlandesas (tallas de mujeres desnudas). «Pero iso é máis de influencia normanda», matiza.

En el mismo santuario de la moura, asoman extractos de petroglifos, así como dos rocas que conforman una especie de entrada al santuario. El Concello de Coirós ya ha manifestado su intención de esperar a las conclusiones de los expertos y preparar la zona para crear un parque interpretativo.

Comentario por Percha el octubre 15, 2011 a las 3:39pm

Este otro es de la La Opinión de Coruña:

Arqueólogos y voluntarios investigan en Coirós un posible santuario...

NURIA RODRÍGUEZ | COIRÓS Una veintena de voluntarios dirigidos por el arqueólogo coruñés Antón Malde investiga en Coirós, en el lugar de Pena Furada, la existencia de un posible santuario galaicorromano cuyo elemento central sería la figura de una mujer tallada en una piedra y que los mayores de la zona conocen como A Moura.

Según explica Malde, éste era el único elemento conocido antes de iniciar las labores de limpieza del terreno y levantamiento topográfico. "Es una figura femenina con un sexo muy marcado que ya de por sí es especial, porque no se corresponde con los petroglifos de la Edad de Bronce ni los canecillos de la Edad Media. Está hecha en un podio, entendido como un altar, en un lateral de una piedra regularizada de forma rectangular y donde hay una pila cuadrangular", comenta.

Malde descubrió la figura hace unos 20 años, pero no fue hasta después de que el periodista Manuel Gago pusiese de manifiesto la existencia de un posible santuario galaicorromano en Armea (Allariz), cuando se dio cuenta de que había "bastantes parecidos" con el sitio arqueológico de Pena Furada y a la vez, "cosas totalmente nuevas". Ambos promovieron así la intervención que se desarrolla en la zona, durante los fines de semana, desde hace unos 20 días, con el permiso de la Dirección Xeral de Patrimonio y el apoyo del Ayuntamiento de Coirós.

"Los colegas portugueses sostienen que los romanos acusaban a los galaicos de ateos por carecer de centros de culto estables, ya que éstos eran tan sólo espacios naturales. Argumentan que es entonces cuando comienzan a aparecer centros de culto construidos con elementos pétreos", explica Malde. Según la hipótesis en la que centra ahora su investigación, el de Pena Furada sería uno de esos centros, un santuario galaicorromano, y A Moura, que está orientada al oeste, al ocaso, y sólo se percibe bien a partir de las doce del mediodía, una deidad. "Creemos que se intentó dotar a la figura de un simbolismo del que de momento, no sabemos su significado, pero del que tenemos algunas hipótesis". Malde y su equipo continuarán con la intervención en Pena Furada durante la próximas semanas, demostrando así que ante la falta de medios económicos, el voluntariado es una buena opción para realizar intervenciones "no complicadas".

Hipótesis de investigación: A Moura, ¿la diosa Navia?

En las inmediaciones de la piedra en cuyo lateral se sitúa la figura femenina de A Moura, el equipo que dirige el arqueólogo Antón Malde ha localizado lo que considera puertas talladas en piedra y alineadas que siguen un eje de simetría norte-sur, así como otros elementos simbólicos. "Todos ellos nos hablan de la existencia de un gran monumento de entre los siglos I y IV. La sugerencia de algunos estudiosos de la religión en la Edad del Hierro es que es posible que se trate de la diosa Navia, asociada a las aguas. Casualmente, este santuario estaría en el valle del río Mendo y para mayor casualidad, a 800 metros monte abajo se encuentra la iglesia de Santa Mariña de Lesa, que fue una santa galaicorromana por motivos sexuales. También hubo una fonte da santa y hay que recordar que en la época cristiana y medieval hubo muchas conciliaciones", explica Malde. Conciliaciones por las que los dioses paganos se convertían en santas y santos y que haría de A Moura una Santa Mariña.

Comentario por mariano Serna Martínez el octubre 15, 2011 a las 9:03pm
Me sorprende la facilidad con que se establecen teorías como esa de que los galaicos eran ateos, basadas tan solo en que no dispusiesen o de templos o no se conociesen centros de culto de la entidad de los que tenían los romanos. El hombre, en general, ha sido, es y será religioso. Eso es una realidad incuestionable. 
Comentario por Abo el octubre 16, 2011 a las 1:27am

Dice el Sr. Malde lo siguiente:

 «Dende aquí vese a liña traseira da Per Loca Maritima (una de las vías más importantes del noroeste español en la época romana), o sitio non está escollido ao azar»

Creo que la noticia es interesante y estaremos atentos a ver alguna fotografía del posible santuario galaicorromano.

 Como el Sr. Malde es un contertulio de TA y supongo leerá esta noticia de la cual es protagonista, me gustaría saber, si es posible,  el lugar donde se encuentra esa "liña traseira da PLM".   ¿En Coiros, antigua N-VI?

 Gracias y un cordial saludo.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el octubre 16, 2011 a las 4:03am

Hay algo que llama la atención, y es la foto de la noticia del post con la imagen que aparece en la noticia que proporcionó "La Voz de Galicia" el pasado 9 septiembre (de la que Percha da aquí cuenta y de la que pusimos un post en el grupo "Hispania Romana" titulado "Hallan en Coirós (La Coruña) un relieve...).

 

Es evidente que, a tenor de las fotografías ofrecidas, se diría que hay diferencias entre ambas imágenes, pero, en realidad, son la misma (si nos fijamos detenidamente). En cualquier caso, es curioso comprobar cómo, a pesar de la similitud, el efecto óptico de la luz-sombra las hace aparecer tan diferentes.

 

Comentario por Percha el octubre 16, 2011 a las 9:47am

Gracias, Guillermo, por la precisión de que el hallazgo ya se había recogido en esta página.

Sí, a mí también me pareció curioso el efecto que dan las fotos. Cosas de las luces y los ángulos desde donde están tomadas. También puede apreciarse que ha habido una limpieza de musgos alrededor de la figura.

Abo, realmente sería muy interesante que el Sr. Malde nos hiciera algunos comentarios en TA. Incluso que nos aportara alguna foto en la que se apreciara mejor la "estructura" del santuario ;-)

Comentario por Alicia M. Canto el octubre 16, 2011 a las 10:04am

Ya se sobresalta una desde el título mismo de la noticia, aun sabiendo lo que se suele exagerar en estos casos periodísticos. No creo que pueda ser éste "el principal santuario galaicorromano hallado hasta la fecha", cuando tenemos aún frescas las publicaciones sobre las excavaciones hispanoalemanas de 2003 en el santuario del Monte do Facho (O Hío, Donón, Pontevedra), en la península do Morrazo, algo al N. de Vigo, con sus 54 aras, la mayoría escritas y muchas encontradas in situ, al dios Lar Berobreo. El largo informe y estudio de T. Schattner, J. Suárez y M. Koch, en AEspA 2004, pp. 23-71) se puede consultar aquí (los documentos epigráficos sobre todo a partir de la pág. 62). Por otro lado, ya fuera de Galicia, decir que "excede al de Panóias" (en Portugal) es mucho decir, cuando allí tenemos un complejo rupestre organizado, con su ruta sacrificial y otra serie de inscripciones donde se dice a qué dioses se dedica, y qué hay que hacer en cada lugar del santuario. El tercer caso de gran santuario indígeno-romano importante es el de Endovélico, también en Portugal y muy conocido de todos. Puede que cuando se desbroce todo este monte (tiene mucho mérito encontrar estas cosas en algunas zonas montuosas gallegas, por su enorme vegetación) aparezcan elementos que superen a alguno de ellos, pero de momento no parece muy previsible.

Por otro lado, el sitio no es tan desconocido o novedoso, desde que lo dio a conocer el propio Fernández Malde en 1993, cuando era un estudiante de Doctorado: A. Fernández Malde, “Petroglifos da Pena Furada (Figueiras, Coirós)”, Anuario Brigantino 16, 1993, págs. 15-24.

Pero, sobre todo, en las informaciones actuales se cita, sólo en una de las noticias, a F. Alonso Romero, y demasiado simplemente ("quien establece una relación teórica entre la moura y un canecillo..."), siendo que éste publicó en la misma revista, hace 7 años, un trabajo que a mí sin embargo me parece fundamental para comprender la figura y su contexto simbólico, y por ello quería destacarlo aquí, ya que de las declaraciones no se desprende: F. Alonso Romero, “La figura de mujer del petroglifo da Pena Furada (Figueiras, Santa Mariña de Lesa, Coirós, A Coruña)”, Anuario Brigantino 27, 2004, 161-178. Da una serie de paralelos medievales tan evidentes que no puede uno menos que compartir su resumen y su conclusión:

"Descripción y estudio de una figura femenina desnuda grabada en una roca en Pena Furada (Figueiras, Santa Mariña de Lesa, Coirós, A Coruña). Se asemeja a una Sheela-na-gig del contexto medieval en el que tales figuras se utilizaban como antídotos contra el mal de ojo y se relacionaban con poderes fertilizantes. Podríamos seguir mencionando antecedentes romanos en nuestros intentos por rastrear los orígenes del culto a la fertilidad que debió de efectuarse en este santuario de Pena Furada, pero con ello no lograríamos otra cosa que añadir más suposiciones a las ya mencionadas en este trabajo….  El día de mañana, cuando se explore a fondo este santuario de Pena Furada, quizá podamos averiguar lo mucho que nos oculta aún esta enigmática figura de mujer, Sheelana-gig muy posiblemente del siglo XI, pero descendiente de una Diosa Madre o Diosa de la Tierra en la que creyeron nuestros antepasados europeos. Esta roca en la que la grabaron sería pues una petra genetrix, una fuente de vida y de fertilidad que, como dice Mircea Eliade, refuerza la sacralidad de la Tierra Madre con las virtualidades prodigiosas de que se suponía que estaban dotadas las piedras" (pp. 174-175).

Los parecidos son tan evidentes que tiene difícil discusión, máxime porque el escaso material cerámico hasta ahora asociado al lugar, como el propio Malde dijo en 1993 (pág. 24) va de época romana hasta la bajomedieval. Y, a mi juicio, si es más fácil explicar presencias aquí en época romana, lo más llamativo debe ser el que la haya bajomedieval, cuando todo el mundo era ya cristiano.

En cuanto al aserto, ya como cosa cierta y probada, "es el elemento central a partir del cual los antiguos pobladores galaicorromanos levantaron un santuario dedicado a la diosa Navia en el valle del río Mendo, en A Coruña...", más prevención. No hay ninguna inscripción aquí que justifique la asociación a ninguna divinidad concreta galaicorromana. Y menos a la diosa Nabia o Navia, una diosa importante pero que no cuenta, hasta donde sé, con absolutamente ningún testimonio epigráfico por esta zona. Por lo que (desconociendo otros datos que puedan existir) de momento me parece gratuito el atribuírlo a ella, ni siquiera como hipótesis de trabajo.

Alonso fue el que añadió también a su estudio las consideraciones astronómicas (pp. 172-174).

En fin, que, mientras que no haya datos más concluyentes, es más convincente ver aquí una bastante típica "sheela-na-gig" altomedieval (que incluso tiene, como Alonso señaló, paralelos en el entorno), primando su significado protector frente al mal de ojo, como él sugiere.

Esto no descartaría que el lugar fuera sagrado en épocas anteriores, pues es una constante en este tipo de lugares, pero sin que sepamos bien a qué divinidad se dirigiría, mientras no aparezcan inscripciones que explícitamente lo certifiquen.

Termino subiendo aquí dos imágenes de "A Moura", las que dan ambos autores. Y otro antropomorfo del mismo lugar, en otro penedo, que en esta ocasión no se menciona, o incluso parece silenciarse: "Según explica Malde, [A Moura] era el único elemento conocido antes de iniciar las labores de limpieza del terreno y levantamiento topográfico..." (confío en que esto sea un lapsus -él mismo hablaba de 7-, y no sea porque no encaja bien con el actual esquema de Nabia), que halló y publicó el propio Malde en su trabajo de 1993 (lám. 5). Espero haber completado pero, sobre todo, puntualizado, lo que ahora se publica y se dice a través de la prensa; siempre lo hago con la mejor buena fe, aunque comprendo que a veces pueda molestar a los afectados, sobre todo si la prensa no recogió bien sus ideas y opiniones. Saludos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A Moura de Pena Furada, © A. Fernández Malde, 1993.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A Moura de Pena Furada, © F. Alonso Romero, 2004

 

 

 

 

 

Pena Furada. Antropomorfo de 30 x 15 cm, en una ladera más pendiente del mismo conjunto

© A. Fernández Malde, 1993, lám. 5 (ligeramente contrastada).

Comentario por mariano Serna Martínez el octubre 16, 2011 a las 10:40am
Pues de acuerdo en todo Alicia, pero entiendo que esta última foto que aportas es de un segundo antropomorfo, hombre en este caso y contemporaneo, por sus características, del otro, que se encuentra próximo a la figura de la mujer. Figura que, por cierto, presenta una cazoleta ritual sobre su cabeza. Vamos que, con toda probabilidad, salvo que los elementos se encuentren en posición vertical, se trata de un altar dedicado a la deidad másculina que representa la figura.   
Comentario por Carlos Sánchez-Montaña el octubre 16, 2011 a las 11:44am

Como referencia cronológica y territorial en Lugo, muy cerca de Coirós, se está estudiando el Círculo de Donalbai,  en los concellos de Begonte y Outeiro de Rei, con elementos monumentales y petroglifos que permiten avanzar de un lugar de culto de cinco mil años de historia.

CIRCULO DE DOBALBAI

 

PENA DOS MOUROS - DONALBAI

 

PETROGLIFOS - DONALBAI

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más