"Los dioses rescatados del Palacio de Tell Halaf" (Siria), exposición en el Museo Pergamon de Berlín

Diez años de titánico trabajo culminan con la recuperación de los tesoros del museo destruido en un bombardeo
 

El Museo Tell Halaf de Berlín cautivó al publico y a los expertos durante 13 años y su inauguración -el 15 de julio de 1930- fue celebrada como uno de los grandes acontecimientos culturales de la época. Las ruinas que habían sido excavadas por Max von Oppenheim en la lejana Siria eran espectaculares y ofrecían una idea magnífica de una cultura que floreció 3.000 años antes de Cristo.

 

Fuente: Enrique Müller, Berlín | Hoy.es, 24 de enero de 2011

Fotos por cortesía de © Spiegel.de | Más Fotos

 

La exitosa vida del museo, construido y financiado por el propio Oppenheim, llegó a su fin en una noche de noviembre de 1943, cuando una incursión aérea de los aliados dejó caer centenares de bombas sobre la capital del Tercer Reich. Un proyectil de fósforo impactó en el edificio que albergaba al museo, destruyendo las espectaculares estatuas arameas.

.

.
Antes de morir, en el año 1946, Max von Oppenheim tuvo una visión que se haría realidad 65 años después. El gran aventurero, una mezcla rara de arqueólogo, diplomático y espía, prometió que las ruinas de Tell Halaf volverían a asombrar al publico. Nadie le creyó: Alemania era entonces un país en ruinas.

 

Los restauradores han resuelto el rompecabezas con los 27.000 fragmentos recuperados del museo.


Pero la visión del arqueólogo tenía una base real. Poco después del bombardeo que destruyó su museo y convirtió las orgullosas estatuas en escombros irreconocibles, el millonario decidió almacenar los 27.000 fragmentos de basalto en un depósito externo del museo Pergamon. La Guerra Fría y la posterior división de la ciudad, que quedó separada por el Muro, hicieron caer en el olvido las ruinas de Tell Halaf.


La vida cultural en la ciudad dio un vuelco cuando una extraordinaria revolución pacífica derribó el odioso Muro que había separado a sus habitantes. Fue entonces cuando las nuevas autoridades de la recuperada capital de Alemania descubrieron los restos olvidados de Tell Halaf. ¿Qué hacer con ellos?
La respuesta llegó en 2001, cuando las fundaciones Max y Alfred von Oppenheim, el Ministerio de Asuntos Exteriores y la Fundación Patrimonio Cultural Prusiano de Berlín acordaron poner en marcha un gigantesco e innovador trabajo de rompecabezas arqueológico destinado a devolverle el viejo esplendor a los dioses de Tell Halaf.


Un complicado puzzle


Después de nueve años de un trabajo titánico, el resultado se podrá ver, a partir del próximo viernes, en una sala del Museo Pergamon, en la famosa Isla de los Museos. «Logramos reconstruir más del 90% de las piezas provenientes del museo Tell Halaf», presume Lutz Martin, el arqueólogo responsable del proyecto. «De los 27.000 fragmentos sólo nos han sobrado unos 2.000».

 

 

*** Este sitio, un montículo artificial situado cerca de la aldea de Ras al-Ain (Siria), corresponde a la actual Tell Halaf. El sitio fue encontrado por el barón Max Von Oppenheim, un ingeniero prusiano que examinaba el área para construir el ferrocarril de Berlín a Bagdad en 1899. Posteriormente volvió para excavar en la región entre 1911 y 1913. Muchos de los vestigios que encontró fueron llevados a Berlín para ser expuestos en un museo con su nombre, el museo de Tell Halaf o Khallaf.

The Halaf Period (6500–5500 B.C.)  
La ocupación del sitio abarca desde el Neolítico en el IV milenio a.C., pero fue abandonado hace 3.000 años. En el I milenio a.C. Fue la ciudad llamada Guzana, que aparece mencionada en los archivos asirios. Guzana era el capital de uno de los estados arameos.
La mayoría de los artefactos hallados aquí han sido llevados a otros lugares, mientras que los grandes leones volcánicos negros están en la entrada al Museo de Aleppo.

 
Los pacientes artesanos iniciaron el trabajo con una idea: intentarían reconstruir la parte exterior de los objetos, para luego rellenarlos de cemento. Pero el equipo pronto descubrió que podían reconstruir las estatuas por completo. «En contraste con un rompecabezas, que se puede armar más fácilmente cuando se está llegando al final, las cosas se complicaban al avanzar, ya que los trozos tenían formas cada vez menos precisas», explica Martin. «Había fragmentos del tamaño de una uña y otros que pesaban una tonelada».

 

La espectacular exposición, bautizada 'Los dioses rescatados del Palacio de Tell Halaf', estará abierta al público hasta agosto. Después, el famoso Museo Pergamon cerrará sus puertas para ser sometido a una estricta renovación, un proyecto que debe transformar a Berlín en la orgullosa sede de una oferta cultural única en el continente. Una meta que asumió en su tiempo el rey prusiano Friedrich Wilhelm IV, quien decidió hace 200 años construir sobre una pequeña isla de Berlín un conjunto de edificios destinados a albergar «el mayor museo universal del planeta».

...

 

Max von Oppenheim, el increíble Lawrence alemán

 

Fuente: Rosalía Sánchez, Berlín | El Mundo.es, 7 de febrero de 2011

 

En sus tres primeros días de apertura al público, la exposición ha recibido más de 10.000 visitas. No es para menos. Berlín recupera uno de los tesoros que le arrebataron las bombas y el espíritu Max von Openheim, al fin, descansa en paz. "Debería abrirse de inmediato un proceso de beatificación", dice la primera anotación en el libro de visitas, en referencia a los restauradores del Museo Pérgamo de Berlín, que han conseguido recomponer las 250.000 piezas en las que habían sido desintegrados los tesoros del antiguo museo Tell Halaf, una colección de estatuas y diversos restos arqueológicos de hace 3.000 años, descubiertos en un palacio perdido de Siria por el arqueólogo alemán Max von Oppenheim en los años 20 y que quedaron totalmente destruidos por los bombardeos aliados de la Segunda Guerra Mundial.

 

Al igual que Heinrich Schliemann, el alemán que descubrió la antigua Troya, Oppenheim fue autodidacta. En 1886, el hechizo de oriente lo llevó a viajar a través un Marruecos todavía medieval, donde, disfrazado, se arriesgó a entrar en una mezquita de Fez a pesar de la amenaza de ser condenado a muerte si era descubierto. En sus diarios relata que compró una niña bereber en una subasta de esclavos y que le fue servida en escabeche la cabeza de un miembro del clan enemigo de turno en un remoto pueblo del desierto. Llegó hasta Irak y, en 1896 se trasladó a El Cairo, donde vivió en una villa rodeada de palmeras, junto a su jardinero, Soliman, y un imprescindible chef francés. A esas alturas hablaba árabe con fluidez y mantenía amistades con jeques árabes y príncipes drusos, por lo que el Kaiser Guillermo II lo contrató para trabajar en el consulado alemán en Egipto.

Además de realizar sus funciones diplomáticas, recolectó 42.000 libros y desarrolló un trabajo pionero en la historia de los beduinos. En lugar de casarse, siguió la costumbre islámica de tomar 'esposas temporales', y tuvo una bien ganada reputación en asuntos de corta duración. En un bazar de El Cairo en 1908, tuvo la osadía de acercarse y conquistar a una mujer árabe, protagonista de las escenas más excitantes de sus memorias. Después, ella fue asesinada por su marido cuando éste descubrió el pastel.

 

Oppenheim no contaba con toda esta información, pero más de una vez empuñó las armas para defender su tesoro de los saqueadores locales y obtuvo de Siria y la Sociedad de Naciones la legalización del traslado después de la Primera Guerra Mundial; nada le hubiera hecho más feliz que verlos expuestos en el Museo de Pérgamo de Berlín, pero la crisis financiera de los años 20 impidió que las autoridades financiaran el proyecto. De manera que Oppenheim decidió, nuevamente, poner el dinero de su bolsillo, a pesar de que su fortuna ya se había diluido a causa de la inflación, y malvivía en un apartamento de la avenida Kurfürstendamm.

El escritor irlandés Samuel Beckett y el Rey Faisal de Irak viajaron hasta Berlín en julio de 1930 para asistir a la inauguración del museo privado que Oppenheim abrió en el barrio berlinés de Charlottenburg, en el que se exhibían las esfinges de basalto, de varias toneladas de peso, junto a los hipnotizantes hombres-pájaro-escorpión, que causaron sensación en la capital alemana. Estos misteriosos seres míticos de piedra habían sido enterrados en un lugar al que la Biblia se refiere como Gozán, aunque es más conocido como Guzana. Viajaron hasta Alepo en 13 vagones de ferrocarril y allí fueron cargados en camiones y barcos con destino a Alemania.

Oppenheim personalmente le contó a Agatha Christie que el más sorprendente de sus hallazgos, la tumba de una figura femenina con el cabello trenzado y la nariz puntiaguda, se había convertido en "su Venus" particular. El 30 de enero de 1933, cuando Adolf Hitler alcanzó la Cancillería del Reich y sus seguidores marcharon a través de la Puerta de Brandenburgo en una procesión con antorchas, Oppenheim estaba sentado con el magnate de la prensa de Nueva York, Cornelius Vanderbilt, en un salón de baile cercano. Unos borrachos irrumpieron en el establecimiento y gritaron: "Fuera judios!", un episodio que le afectó mucho y que dio inicio a un calvario personal.



Sus conexiones en el mundo financiero y sus amigos en el Ministerio de Exteriores lo protegieron durante un tiempo, pero el nombre de su familia fue calificado como "una contaminación" de la nobleza alemana y Oppenheim llegó a desafiar a un duelo con pistolas a un nazi que osó insultarle (un tribunal de honor de Berlín evitó el encuentro). Para defender su legado, aceptó viajar por última vez a oriente en 1939, con el objetivo de comprar antigüedades para Herman Göring y llegó a defender en un discurso ante dignatarios nazis que sus estatuas podían ser atribuidas a la "cultura aria".

Fue en vano. En 1943, las bombas aliadas hicieron volar el edificio y causaron un incendio en el que fueron alcanzados los 900 grados centígrados del que fueron recatadas posteriormente decenas de miles de piezas, la mayoría no más grandes que un dedo pulgar y que pasaron la Guerra Fría almacenadas en un sótano.

"Sería fantástico que los fragmentos de las distintas estatuas fueran recuperados, guardados en los museos estatales y quizás algún día reconstruidos", escribió Oppenheim dos años antes de su muerte, en Munich, pero no fue hasta octubre de 2001 cuando un equipo de cuatro restauradores comenzaron a montar las piezas del enorme rompecabezas. En un primer paso, se extendieron los fragmentos sobre una superficie de 600 metros cuadrados. Durante los siguientes 9 años, los conservadores realizaron el trabajo meticuloso y desesperante de reunir las piezas que encajasen entre sí. Alrededor de 30 esculturas han sido reconstruidas. Los ídolos, algunos de los cuales constan de al menos 1.000 fragmentos, aparecen llenos de grietas y juntas pegadas con resina o yeso. Una gigantesca grua los ha descolgado por las ventanas del Museo hasta reunirlos en un mismo espacio y ha constatado que su peso, en conjunto, supera las 30 toneladas.

El Louvre y el Museo Británico han expresado ya su interés en la exposición, aunque primero tendrán que determinar si sus estructuras son capaces de soportar tales pesos.

La historia de Tell Halaf, sin embargo, no ha terminado todavía. Oppenheim perdió la orfebrería de oro hallada en las excavaciones, según algunas fuentes en sobornos para legalizar el traslado de las esculturas a Alemania, y se sabe que las joyas llegaron de alguna manera a Estambul. Hoy existen dudas sobre su ubicación exacta. Cuando los comisarios de la exposición del Pérgamo pidieron prestadas a Turquía las joyas, solo recibieron evasivas; es posible que los anillos de brillantes y broches fueran robados o perdidos por pura negligencia, pero Martin Lutz, el conservador jefe, prefiere no hacer comentarios al respecto.

 

...

Vídeo:

 

 



Su febril actividad ocultaba sus servicios como espía. Fundó la revista 'El Yihad' en 1914, en un esfuerzo para incitar a los árabes a librar una guerra santa contra los ocupantes británicos y franceses en el Oriente Medio, aunque su adversario, Lawrence de Arabia, a quien conocía personalmente, resultó mucho más hábil a la hora de fomentar revueltas.

Su pasión, sin embargo, era la arqueología y no reparó en gastos en la excavación de su vida, Tell Halaf. En 1911, encabezó una expedición de 1.000 camellos cargados de 21 toneladas de equipo, incluidos los vagones y 800 metros de vía férrea para trasladar de vuelta los hallazgos. Con él viajaban 500 beduinos, un médico, personal de cocina, un fotógrafo y varios expertos cualificados. Había sido un invierno inusualmente duro en el norte de Mesopotamia, y el viento destapaba los cadáveres malolientes de numerosos animales de entre la arena. Oppenheim esperó pacientemente en una tienda cubierta de alfombras hasta que comenzaron a aparecer las esfinges de piedra, los leones y los paneles de oscuro basalto con relieves que una vez adornaron el Palacio de la Puesta de Sol de un misterioso Rey llamado Kapara, cuyos súbditos hablaban arameo, como Jesús, y que gobernó tras la desaparición del imperio Hitita. Desde 2006, un equipo de arqueólogos alemanes ha investigado de nuevo en la zona, constatando la existencia de una gran ciudadela y un palacio cuyas paredes superaban los 10 metros de altura junto a un afluente del Éufrates. La fuente de la riqueza de la ciudad eran, probablemente, los colmillos de los elefantes tallados de Mesopotamia. 







"Las monumentales estatuas de piedra y los relieves del palacio de Tell Halaf han podido ser restaurados contra todas las previsiones", se felicitaba el director general de los Museos Nacionales, Michael Eissenhauer, al presentar el resultado de 10 años de trabajo que devuelven a Berlín la herencia de uno de sus más célebres aventureros, Max von Oppenheim (1860-1946), aristócrata, agente secreto y viajero que personifica el mundo ostentoso, inquieto e indomable de la Belle Epoque.

Vástago de la familia del banquero judío Solomon, Oppenheim utilizó su considerable fortuna para viajar por el norte de Africa y el Cercano Oriente. Todavía se recuerdan las fiestas opulentas que organizaba en El Cairo, en las que se codeaba con la aristocracia local y a las que no se permitía faltar cualquier otra personalidad que viajase por la región, desde el magnate estadounidense Jacob Astor, después ahogado en el 'Titanic', hasta la escritora Agatha Christie, que se inspiró en él para su personaje de El Barón. 





Visitas: 2972

Comentario por jorge hugo bertran vall el enero 25, 2011 a las 2:40pm

esta maravilla surge de entre sus cenizas ,es una tarea ciclopea su recostrucion , la historia del arte mundial , merece este hallazgo, felicitaciones.///

jorge hugo bertran esparafita (bertranvall)

Comentario por María // el enero 25, 2011 a las 7:17pm
Es preciosa la imagen con la copa...y con los tirabuzones de los actuales judíos ultraortodoxos:...
Comentario por José Luis Santos Fernández el enero 25, 2011 a las 9:37pm

.

.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 23, 2011 a las 8:41pm

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más