El enigma sobre las estelas de Buelna (Cantabria) cumple una década de especulaciones

Los expertos sostienen la idea de que la pieza fragmentada del parque de Barros está formada por trozos de distintas ruedas gigantes
 

El parque que cobija dos estelas gigantes de Los Corrales de Buelna acaba de cumplir diez años de vida guardando, también, un enigma. ¿Cuantas estelas hay en realidad? ¿Son sólo dos, como se muestran, o la que está fragmentada no es una sino la unión de al menos dos más? El paso de la década, también, mantiene abiertas otras interrogantes: ¿Cuántas estelas se cuentan en el Valle de Buelna? ¿Hay otra sin descubrir al público en San Mateo? ¿A qué rueda gigante pertenece el fragmento que tiene en su propiedad la prácticamente desaparecida Asociación Cultural Olna?

 

Fuente: Nacho Cavia, Los Corrales de Buelna | El Diario Montañés.es, 23 de enero de 2011

 
El 9 de enero de 2001, la empresa encargada de la construcción del parque retiraba la protección hecha en metacrilato que había cubierto durante los últimos tiempos la más famosa estela, la de Barros, una rueda completa situada hasta ese año a la derecha de la ermita que lleva su nombre. Tres días más tarde, el 12, la Estela Gigante de Barros era trasladada desde un lateral de la ermita de La Rueda al otro, donde se había construido un parque temático. Y medio año después, el 3 de julio, la Consejería de Cultura y Deportes recepcionaba las obras en este punto. Mucho menos tiempo que eso tuvo que pasar para que comenzaran a surgir las dudas.

 

 

El nuevo edificio mostraba la primera estela hallada en ese lugar -la de Barros- uno de los símbolos del escudo de la región. Junto a ella, los cinco fragmentos que componen otra rueda, recuperados de los muros de la ermita. La Asociación Cultural Olna se apresuró entonces a solicitar a la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes un estudio riguroso de la estela fragmentada para zanjar el enigma y confirmar que los fragmentos pertenecían a una sola estela.

 

 

*** Vídeo: Estelas Cántabras realizadas con Fotogrametría (relizado con nube de puntos) gentileza de www.puntoarquitectura.com

Estelas gigantes discoideas encontradas en Lombera y Barros ( Valle de Buelna ). Tienen más de metro y medio de diámetro y los motivos con los que se hayan decoradas parecen ser representaciones solares con base céltica. Su cronología viene establecida en los siglos anteriores a la romanización.

  
El último presidente de la asociación, Luis Fernández, mantiene lo contrario: en el Valle de Buelna hay al menos otra estela gigante. Un razonamiento que el experto basa en dos indicios, el más relevante la posibilidad de que la estela fragmentada fuera, en realidad, la unión de diversas ruedas celtas. Dudas avaladas por distintos especialistas en arqueología y que parten de la observación meticulosa de la citada estela así como del hallazgo de diferencias «sustanciales» que podrían hablar de una distinta composición formando parte los pedazos de dos ruedas.

 
Una estela que son dos

 
A partir de esas muestras, el presidente de Olna se pregunta por la posible existencia de al menos otra estela basándose en otra cuestión: los indicios de la existencia de una rueda en San Mateo.
Y sorprende la existencia de otro fragmento todavía por determinar, en manos precisamente de Olna. Se trata de la zona central de una estela posiblemente del mismo tamaño que las grandes ruedas halladas y a la que se conoce como la tercera estela de Lombera. El dibujo, perfectamente marcado, se semeja a las estelas conocidas. Hubo un intento de incorporarla al museo de prehistoria de Cantabria, pero se quedó en eso, un intento, pues Olna siempre mantuvo como cuestión innegociable que ese fragmento se quedara en el valle.

 

 
Precisamente una de las opciones que se barajó era su exposición en el parque de Barros, pero se desechó porque no se podía garantizar su seguridad. Es casi imposible llevarse una estela de 4.000 kilos, pero no un fragmento de apenas 30 centímetros de alto.

 
Sobre ese fragmento, una de las mayores preocupaciones en la actualidad, aún más que averiguar su procedencia, es su futuro inmediato. No es desconocido en el valle el hecho de que la Asociación Cultural Olna no pasa ahora por sus mejores momentos y que se encuentre en su poder en tales circunstancias deja ese fragmento histórico en una situación difícil.

  

Parque de las Estelas de Cantabria

 

 

Las Estelas Cántabras aparecidas junto a la ermita de la Virgen de la Rueda, en el pueblo de Barros, perteneciente al municipio de Los Corrales de Buelna, las dos halladas en el barrio de Lombera, se muestran en una exposición permanente junto a la mencionada ermita en lo que se conoce como Parque de las Estelas.

Se trata de piezas circulares que conservan el espigón de base, de 0,80 metros de ancho, para su colocación vertical. La de mayores dimensiones (Barros II), entre 2,15 y 2,46 metros de diámetro y 3.000 kilos de peso, se encontró fragmentada en 1977 entre los muros de la ermita de Nuestra Señora de la Rueda de Barros y se reconstruyó en el año 1999.

La estela cántabra conocida como Barros I, también llamada ‘La rueda de Santa Catalina’ o ‘de la Virgen’, es de menor tamaño, pero sus dimensiones siguen siendo espectaculares: 1,75 metros de diámetro y 32 centímetros de grosor.

Realizada en piedra arenisca, fácil de labra, al igual que la anterior, presenta una decoración geométrica.

Aunque interpretadas por algunos como testimonios religiosos o funerarios, las estelas continúan ofreciendo a los investigadores numerosos interrogantes sobre su funcionalidad y cronología, exíste la posibilidad de que puedan pertenecer a la época romana e incluso posterior.

Fueron declaradas Bien de Interés Cultural en 1985 y desde esa fecha su imagen forma parte del escudo de Cantabria.

 

 

Reservas

Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna
Avda. de Cantabria, 3,
E-39400 Los Corrales de Buelna · Cantabria.
Tfno.: 0034 942 830 091
Fax: 0034 942 831 036 

 

Contacto

Ermita Nª. Sª. De la Rueda
Ctra. Barros s/n
E-39408 Barros · Los Corrales De Buelna · Cantabria.  

Visitas: 6256

Comentario por mariano Serna Martínez el enero 23, 2011 a las 5:43pm

Pues verás José Luis. Después de ver la foto del disco roto ampliados, opino que todos los trozos pertenecen a la misma estela pues sería muy dificil romper dos estelas y que los restos coincidiesen. Sería como romper dos vasijas de barro y que los restos de una encajasen en los de otra. No. 

No creo que se traten de estelas funerarias, me parece demasiado ostentoso, aunque ignoro hasta donde se llegó, por los prerromanos, estoy suponiendo, en estas cosas, pero en el centro peninsular, como mucho, trabajaron un poco una piedra o llegaron a hacerla unas cazoletas y ya está.

Creo que efectivamente son representaciones divinas, del sol en concreto, en las que se integran tres círculos, los mismos elementos que tenía el trisquel. Es curioso el que el tercer círculo esté constituido por triángulos, elementos también divinos. Se han encontrado idolos placa constitidos por triángulos. He contado los triángulos y no creo que tengan ningún significado: 14 aprecio en cada cuadrante del disco grande, 56 en total, al parecer; y 10 en cada cuadrante del pequeño,... quizás alguien haga cuentas y le salga algo interesante pero el hecho de ser distintos en los dos discos plantea dudas sobre su posible significado. 

El número tres encaja perfectamente en el periodo romano, pues sus altares era frecuente que dispusiesen de tres cazoletas para realizar ofrendas simultaneamente a sus triadas divinas. El hecho de que aparezcan en un templo quizás no sea casualidad: ¿se ha pensado en que antes que esa ermita existiese un santuario romano en el lugar?. He dicho.  

Comentario por Percha el enero 23, 2011 a las 6:34pm

Bueno que bien, algo de la tierruca.

La verdad si tienen que investigar que lo hagan, pero me suena muy mal eso de que una asociación pida investigar y a la vez sea propietaria de una de los fragmentos a estudiar. El gobierno regional debería implicarse más en el asunto, pero ya sabemos en estos tiempos de crisis...mal asunto.

Además, las otras tres estelas más importantes, las dos de Lombera y la de Zurita, duermen el sueño de los justos en algún almacén del gobierno regional desde hace unos años, a la espera de que se construya el nuevo museo arqueológico regional. Horrendo proyecto faraónico, muy al uso de hace unos años, que no sé si verán mis ojos. La crisis otra vez, pero bueno ese es otro tema.

Os dejo el enlace de la Wikipedia dedicado a las estelas cántabras, y también otro que recoge la versión disponible en Google Books del libro de Eduardo Peralta Labrador, que ha estudiado en profundidad las estelas de Cantabria y otras zonas limítrofes, Los Cántabros antes de Roma (aunque no está disponible entero).

Comentario por Percha el enero 24, 2011 a las 11:20am

Hay dos trabajos más específicos de Peralta, dedicados a las estelas.

Estelas Discoideas Gigantes en Cantabria (1995) que no he conseguido en la red.

Y este otro dedicado específicamente a la segunda de Barros, que nos ocupa:

La segunda estela de Barros y un caso de posible pervivencia de su ...

Comentario por Percha el enero 24, 2011 a las 11:30am
Decir también que, como comenta Mariano, me parece mucha casualidad que aparezcan unos trozos de estela y que se puedan encajar, más o menos, unos con otros y sean de estelas diferentes. No sé concretamente a que se refieren con que son de composición diferente (diferente piedra?), pero eso sería muy fácil de comprobar.
Comentario por María // el enero 31, 2011 a las 6:57pm
he puesto  aquí una referencia a las estelas y una posible interpretación;quería haber puesto un comentario,pero preferí esperar a tener el artículo terminado y la idea algo más clara.No me había dado cuenta de los artículos que habías enlazado, Percha.
Comentario por Percha el julio 7, 2011 a las 2:54pm

Ayer me enteré de la noticia y, aunque tarde, la traigo aquí para que conste.

Dañan las estelas gigantes de Barros

Las estelas gigantes discoideas de Los Corrales de Buelna han sufrido los efectos del vandalismo. En concreto, en una de ellas aparece grabado un nombre y varios números en la pasta que une los diferentes fragmentos. Otra de ellas, la de Barros, aparece golpeada y raspada en su superficie. Todas las estelas forman parte del pequeño área de interpretación que fue abierto en Barros, junto a la ermita en la que se hallaron estos testimonios. Los daños han causado cierta preocupación, especialmente entre los vecinos de la zona. Más indignación que gravedad, porque si bien los desperfectos más visibles no son preocupantes, sí lo es la actitud vandálica, y con ella, la impunidad que ofrece un parque que ampara cualquier ataque a uno de los símbolos históricos de Cantabria.

En esta ocasión, lo más visible es un nombre y unos números grabados con un punzón en la pasta que une los distintos fragmentos de una de las dos estelas que se pueden ver en ese parque. No es un problema porque en esa área se puede actuar y borrar lo grabado, pero preocupa que 'cunda el ejemplo' y se extienda esa acción en el futuro a partes más 'sensibles' de las estelas gigantes, singulares por sus características y dimensiones.

Pero la gravedad puede radicar en lo que se ve menos: en dos taras que se aprecian en la Estela de Barros, incluida desde 1985 en el escudo de Cantabria. En la cara que da a la pared del fondo del parque se ve con claridad un golpe, no muy profundo, de un centímetro de diámetro y una de las cazoletas centrales también presenta una raspadura superficial.

La alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio, ha recordado que viene reclamando «desde hace tiempo» ayudas para mejorar ese parque, que el 13 de julio cumplirá una década.

Seguridad

En varias ocasiones se presentó ante la Consejería de Cultura, Turismo y Deporte un proyecto que tiene como objetivo dotar a este parque de medidas de seguridad que garanticen la conservación de las dos piezas históricas que muestras en el edificio.

El proyecto va más allá y pretende mejorar las actuales instalaciones, dotándolas de una mayor visibilidad, seguridad, iluminación y modernización, mediante la instalación de carteles de señalización informativos, de cámaras de seguridad, iluminación mediante lámparas LED y un motor eléctrico para abrir y cerrar la puerta, permitiendo el acceso al parque en un horario controlado, todos los días de la semana, pero garantizando la seguridad contra posibles actos vandálicos. Y para minimizar los costes, el Ayuntamiento propone que todas las medidas partan de un sistema de energía solar autónomo.

Además, este proyecto tiene en cuenta otra de las asignaturas pendientes del Parque de las Estelas, su promoción y puesta en valor. Para ello propone la instalación de paneles informativos en las diferentes carreteras que rodean al municipio.


Comentario por María // el julio 12, 2011 a las 8:07am

Gracias Percha;iba a decir algo ahora y acabo de ver la noticia que pusiste  .

 Es que  los que  custodian estas  cosas deberían de   de  contar con el hecho constatable de que el mundo está lleno de gilipollas   (por ser suave)

Cualquiera podía haberse dando cuenta de que, desde la especie de ventana desde el que se pueden ver las ruedas cuando está cerrado el museo, también se puede entrar.

una persona capaz de atentar contra las ruedas  también es capaz de saltar por esa abertura y no la vá a disuadir un mínimo seto debajo de la ventana.

Estas cosas no son solo de los pueblos o las comunidades autónomas:son patrimonio de toda la humanidad y hay que cuidarlas por eso,porque  son memoria de todos.

Comentario por Percha el octubre 5, 2011 a las 12:20pm
El Aula de Patrimonio Cultural de la Universidad de Cantabria dedicó la Pieza del Mes del pasado setiembre a las Estelas Gigantes de Cantabria
Comentario por María // el febrero 14, 2020 a las 8:44pm

"...Aunque interpretadas por algunos como testimonios religiosos o funerarios, las estelas continúan ofreciendo a los investigadores numerosos interrogantes sobre su funcionalidad y cronología, exíste la posibilidad de que puedan pertenecer a la época romana e incluso posterior..."

Se sabe que muchas veces en las fronteras entre etnias, y especialmente en momentos de crisis, se intensifica el uso y la exhibición de símbolos identitarios. Quizá estas ruedas fueron una respuesta ante la amenaza de Roma y la posibilidad de pérdida de autonomía e identidad. De todas formas, esto no excluye que tuvieran un origen religioso y funerario. Al contrario.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más