Las manos evolucionaron también para mejorar las apitudes de lucha

Fuente: EL MUNDO.es | EFE | 20 de diciembre de 2012

La mano del ser humano evolucionó no sólo para poder usar herramientas o dominar las bellas artes sino también para mejorar las aptitudes para la lucha, según publica la revista británica 'Journal of Experimental Biology'.

Esta publicación se hace eco de una nueva teoría acuñada por científicos estadounidenses, que sostienen que las manos cambiaron por la necesidad de formar un puño, que es el método más eficaz para pegar con fuerza sin hacerse daño a uno mismo.

Según David Carrier (izquierda), de la Universidad de Utah (EEUU), esta necesidad explicaría que las manos del ser humano desarrollaran dedos y palmas cortas junto con un pulgar más fuerte y largo, lo que les permite no sólo agarrar cosas pequeñas y realizar actividades delicadas, sino cerrarse en forma de puño.

La agresión en la evolución

"El papel que la agresión ha desempeñado en nuestra evolución no ha sido adecuadamente apreciado", afirma Carrier, que reconoce que habrá gente "a quien no le gustará esta idea".

Carrier recuerda que el grupo de los grandes primates, a los que pertenecemos las personas, es "relativamente violento y agresivo, con muchas peleas y agresión, comparado con otros mamíferos".

Según estos expertos, la selección natural hizo que sobrevivieran los humanos con manos más aptas para formar el puño, "individuos que podían pegar más fuerte sin dañarse, lo que les hacía más aptos para luchar por sus parejas y, en consecuencia, para reproducirse".

Proporciones de la mano ventajosas

Para probar su teoría, Carrier dirigió un experimento en el que adultos expertos en artes marciales y boxeo tenían que pegar un saco con la mano en diferentes posiciones, con lo que consiguió demostrar que el puño cerrado es más efectivo para propinar un golpe que la palma abierta o medio cerrada.

"Como el experimento demuestra que las proporciones de la mano humana son ventajosas para pegar puñetazos, sugerimos que esas proporciones resultaron en parte de una selección natural para mejorar las aptitudes para la lucha", declara el profesor.

Carrier insiste en que, si el fin hubiera sido solamente la destreza, la mano humana no hubiera necesitado acortar la palma y los dedos, mientras que para formar un puño sí es necesario ese cambio y el crecimiento del pulgar.

Otros argumentos que sustentan su teoría, añade, es que no existe otro primate que pueda formar un puño y que los humanos utilizan el puño cerrado instintivamente como signo de amenaza.

Carrier concluye que la mano representa, más que ningún otro componente de la anatomía, "la identidad del Homo Sapiens", ya que tiene las funciones paradójicas de servir para amenazar, pegar e incluso matar para resolver conflictos" al tiempo que permite "usar herramientas delicadas, tocar música, crear arte y nutrir y expresar emociones e intenciones complejas".

Visitas: 598

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el octubre 22, 2015 a las 12:00pm

El extraño experimento de los cadáveres que dan puñetazos

Hace tres años el biólogo David Carrier se propuso demostrar que las manos humanas evolucionaron para dar puñetazos. Ahora ha llevado su estudio aún más lejos.

Fuente: vozpopili.com/next | Antonio Martínez Ron | 27 de octubre de 2015

Un esquema del truculento experimento - Foto David Carrier, University of Utah.

En el año 2012 el trabajo de David Carrier, de la Universidad de Utah, generó cierta controversia al afirmar que los humanos somos seres fundamentalmente violentos y que esta violencia ha moldeado algunas partes de nuestra anatomía como las manos, para favorecer la formación de puños con las que golpear a los rivales. "El papel que ha jugado la agresión en nuestra evolución no ha sido suficientemente apreciado", aseguraba Carrier. "Si una postura del puño proporciona una ventaja, las proporciones de las manos también pueden haber evolucionado en respuesta a la selección para la capacidad de lucha, además de la selección de destreza", insistía.

Para reforzar su hipótesis de que nuestras manos evolucionaron para dar puñetazos, Carrier analizó los golpes propinados por una decena de voluntarios a un saco de boxeo, tanto con el puño como con la mano abierta y calculó la fuerza ejercida en cada impacto. Con aquellos datos, aseguraba, quedaba demostrado que "la mano es nuestra arma anatómica más importante" y que la capacidad de dar puñetazos pudo tener un papel muy relevante en la evolución. Tres años después, Carrier y su equipo vuelven a la carga en la misma revista, Journal of Experimental Biology, y publican un experimento sobre el mismo asunto en el que han ido más allá: han utilizado los brazos de ocho cadáveres para realizar una prueba de fatiga y golpear con ellos cientos de veces tanto con la mano abierta como con el puño cerrado.

El artilugio utilizado por Carrier para probar la resistencia de los brazos recuerda un poco al doctor Frankenstein. Su equipo colocó los miembros en una pequeña base y los sujetó una serie de hilos de pesca conectados a músculos y tendones, de modo que podían colocar la mano del cadáver extendida o en forma de puño con dos variaciones: reforzada (con el pulgar haciendo de contrafuerte de los otros dedos) o sin reforzar (con el pulgar extendido). Para ajustar las posiciones y la tensión de los hilos, los investigadores utilizaron las clavijas de una guitarra.

"Cada una de estas manos nos llevó alrededor de una semana de trabajo", relata Carrier. "Primero teníamos que diseccionarla para exponer los músculos, aplicar distintas tensiones y conectar los hilos con todos los tendones para controlar la posición de la muñeca, el pulgar y los otros dedos". Seguidamente, los científicos pusieron las manos de los cadáveres a golpear una superficie cientos de veces, con la mano abierta, con el puño reforzado y sin reforzar. Su intención era descubrir -como en una prueba de fatiga de los cajones de Ikea- qué huesos reciben mayor desgaste con los impactos y qué posición es anatómicamente menos costosa para golpear a un rival.

Tras varios días golpeando, explica Carrier, "nuestros resultados sugieren que los humanos pueden golpear con seguridad y un 55% más de fuerza con un puño armado que con un puño sin armar, y con el doble de fuerza que con la mano abierta". Los huesos que más se dañaban, como sucede en las peleas, eran los metacarpos, pero la posición del dedo reforzando el puño mejoraba el índice de daños. En su opinión, estos datos pueden ser la pista de cómo la destreza manual -con un alargamiento de los dedos y una separación del pulgar- evolucionó de forma simultánea y compatible con la capacidad de asestar puñetazos.

Foto: El profesor David Carrier

Otros biólogos, sin embargo, se siguen mostrando muy escépticos respecto a esta hipótesis, pues consideran que el principal motor fue la habilidad manual y que la capacidad de golpear fue una coincidencia. Tampoco están seguros de que la violencia fuera tan determinante, cuando precisamente los Homo sapiens se caracterizan por su capacidad de cooperar. Carrier asegura que el cráneo de nuestros ancestros también evolucionó para soportar mejor estos golpes, pero los escépticos señalan los rasgos de los humanos modernos y la presencia de una nariz vulnerable como elementos que contradicen la idea de Carrier. Además, indican, la capacidad de manejar objetos hizo cada vez menos necesario utilizar el puño desnudo, cuando se podía atacar a los rivales con otras herramientas como palos o lanzas.

Referencia:  Dead men punching (Universidad de Utah/ Journal of Experimental Biology)

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más