La primera cama de la humanidad fue construida con hierba y ceniza hace 200.000 años

Los investigadores del equipo de Lyn Wadley excavando Border Cave.FRANCESCO D'ERRICO

Cerca de Border Cave, en Sudáfrica, solo hay una aldea. Esta cueva, explorada desde el principio del siglo XX por su riqueza arqueológica, ha arrojado una nueva evidencia de que las primeras sociedades humanas tuvieron un comportamiento complejo antes de lo que se pensaba. Este jueves, un estudio publicado en Science describe la primera cama de la humanidad conocida hasta ahora, de hace 227.000 años. Este hallazgo indica que las comunidades de la Edad de Piedra (Middle Stone Age) ya buscaban comodidad, ordenaban su espacio y se protegían de posibles plagas. El lecho está constituido por una capa de cenizas que juega un papel de aislante sobre la que se añadieron gavillas de hierba.

“La preservación orgánica es excepcional”, reitera Paloma de la Peña (izquierda), autora del estudio e investigadora de la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica).

Las primeras sociedades modernas ya habían entendido las virtudes de los elementos del ambiente y cómo defenderse de las posibles amenazas que les rodeaban. La ceniza asfixia a los insectos y bloquea las partes bucales de garrapatas y otras plagas. Ese elemento, clave en las prácticas culturales para evitar picaduras de insectos, a menudo eran restos de ropa de cama quemada para mantener el sitio limpio. En el lugar también se hallaron restos del arbusto aromático sudafricano Tarchonanthus (el alcanfor africano) en la parte superior del lecho de hierbas. Esta planta todavía se usa en zonas rurales del Este de África para repeler insectos y es probable que, junto con cenizas de hogueras, también se usara para ahuyentar a los insectos voladores en Border Cave.

Los restos botánicos son poco comunes debido a su fragilidad. Estos restos se conocen como fitolitos (fito=planta y lito=piedra) y son restos microscópicos de sílice que reproducen la estructura celular de ciertas plantas. Debido a su composición inorgánica, los fitolitos pueden conservarse en condiciones en las que materia vegetal no carbonizada no se preserva. Estos restos se han podido identificar gracias a microscopía de grandes aumentos y analíticas de componentes minerales y orgánicos.

“En Border Cave, hemos encontrado la mayor concentración de fitolitos documentada en el registro arqueológico hasta el momento”, asegura Irene Esteban (derecha), paleobotánica en la misma universidad y coautora del estudio. La experta advierte que hay escasos datos arqueológicos del tipo de plantas y los diferentes usos por parte que poblaciones de cazadores-recolectores durante la Prehistoria.

Hasta ahora, este tipo de lechos se habían encontrado en Sibudu, en el norte del país y databa de hace 77.000 años, según se publicó hace cinco años en Science .

Fragmentos de hierba fosilizada de hace 200.000 años. DOMINIC STRATFORD.

“La mayor sorpresa fue descubrir algo aún más antiguo que eso”, precisa Lyn Wadley (izquierda), coautora de ambos estudios e investigadora en la Escuela de Geografía, Arqueología y Estudios Ambientales de la Universidad de Witwatersrand (Sudáfrica).

La cueva donde se hizo el descubrimiento está cerca de la frontera entre Sudáfrica y Swazilandia, y alberga un registro bien conservado de ocupación humana intermitente que abarca 230.000 años.

Comportamiento complejo y perspicacia

Todo indica que, hace más de 200.000 años, el ser humano ya era capaz de crear una tecnología para facilitarle la vida. La cama de hierba era un elemento clave y precursor para su bienestar. Hasta ahora, la comunidad científica tenía un debate: ¿cuándo nació la complejidad de nuestro comportamiento? Muchos expertos no creían que el límite se situaba en hace 40.000 años. “Nosotros creemos que fue antes y con este trabajo sumamos una evidencia. Tenían ya un razonamiento, acomodaban su espacio y pensaban en astucias para mantenerlo”, confirma De la Peña. Los primeros restos de Homo sapiens encontrados hasta ahora se remontan a hace 300.000 años, lo que supone que, desde el primer momento, ya eran capaces de planificar y encontrar soluciones.

Los investigadores también encontraron restos carbonizados del arbusto de alcanfor, una planta aromática que todavía se utiliza en el este de África para repeler a los bichos.

Wadley asegura que poner cenizas debajo de la ropa de cama demuestra ambos puntos. “Una vez que la ropa de cama se ensucia, quemarla muestra una mayor capacidad para resolver problemas. También pudieron hacer fuego a voluntad (tal vez golpeando piedras juntas) y esta técnica fue clave para todas las innovaciones más complejas que vemos en sitios arqueológicos más recientes (como el tratamiento térmico de rocas para tallarlas)”, relata.

Wadley lleva muchos años trabajando en esto, pero esta investigación le ha enseñado cosas nuevas, como por ejemplo que la gente de la época tenía conocimientos medicinales, que limpiaba sus campamentos en lugar de simplemente mudarse a otro. “Border Cave está protegido y es agradable, por lo que la gente probablemente quería quedarse más tiempo”. Por eso, la experta supone que para estar en condiciones saludables, quemaron ropa de cama sucia e hicieron camas limpias. A su vez, cree que no se quedaban en la cueva más de unas pocas semanas, pues eran grupos de cazadores-recolectores que fueron probablemente muy móviles y que utilizaron cuevas, abrigos rocosos o espacios abiertos como campamentos base.

Los científicos utilizaron una variedad de técnicas, que involucraron análisis microscópico y químico, para examinar las muestras de pasto fosilizado del sitio de Border Cave.

Dudas y pasos a seguir

No se puede saber a ciencia cierta para qué utilizaban estas construcciones, pero sí que entre 200.000 años y 40.000 años la cueva tuvo varias ocupaciones. Este uso que se hacía de ella no era continuo, pues en cada estrato del registro no se ve gran cantidad de restos líticos (herramientas de piedra). “Vemos una densidad de ocupación baja. No creo que vivieran ahí durante largos periodos de tiempo. Además, parece que todo está tal y como lo dejaron. Es fascinante. Es como si fuese un instante capturado en el tiempo”, cuenta De La Peña, experta en lítica y en armonía con el discurso de Wandley. Entre las fibras de hierba silicificadas, la arqueóloga percibió pequeños trozos de piedra tallada y de ocre. “Eso indica que trabajaron y que hacían adornos corporales u objetos”, añade. Otra de las hipótesis de los investigadores es que también los utilizaban para dormir.

Foto: Cráneo de 'Homo sapiens' hallado en 'Border Cave', Sudáfrica. El fósil tiene unos 100.000 años

Al principio del siglo XX y en la historia de la investigación de esta cueva, los expertos iban a pico y pala. “Iban demasiado rápido”, asegura De la Peña. En los años 40, sacaron los sedimentos y encontraron restos humanos. A Wandley, le gustaría examinar los patrones espaciales en Border Cave para ver cómo la gente organizaba sus espacios. “Me intrigan los sitios que fueron ocupados por personas cercanas al origen de nuestra especie. Me gusta tratar de averiguar cómo pensaban, cómo planificaron y compartieron sus vidas con otros miembros del grupo”, concluye.

Hay unanimidad en que lo que más llama la atención de este yacimiento es la calidad de preservación de los restos que aguarda más de 200.000 años de historia. Por esta razón, la idea de la comunidad científica es seguir excavando para desvelar más evidencias y dibujar la evolución más completa posible del principio de la humanidad y de su complejidad.

Fuentes: elpais.com | dailymail.co.uk | 13 de agosto de 2020

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Primeras evidencias de la cultura material San representada por art... (31/07/2012)

Los humanos ya asaban ‘patatas’ hace 170.000 años (03/01/2020)

Visitas: 244

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más