La muerte de Tutankamón y el nacimiento del monoteísmo: una explicación médica

Máscara funeraria de Tutankamón (Imagen: Kenneth Garrett/National Geographic Stock)

 

Fuente: New Scientist | Jessica Hamzelou | 5 de septiembre de 2012 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

La misteriosa muerte de Tutankamón cuando era un adolescente puede finalmente haber sido explicada. Y la causa que truncó su corta vida también puede haber desencadenado la primera religión monoteísta, según sugiere una nueva revisión de su historia familiar.

 

Desde que su tumba, profusamente amueblada y casi intacta, fuera descubierta en 1922, la causa de la muerte de Tutankamón ha estado en el centro de un intenso debate. Ha habido teorías de asesinato, de lepra, de tuberculosis, de malaria, de anemia falciforme, de una mordedura de serpiente, incluso la sugerencia de que el joven rey murió después de una caída de su carro.

 

Pero todas estas teorías han perdido un punto vital, dice Hutan Ashrafian (izquierda) un cirujano con interés en la historia de la medicina del Imperial College de Londres. Tutankamón murió joven con un físico feminizado, al igual que sus predecesores inmediatos.

 

Pinturas y esculturas muestran que Smenkhkare, un enigmático faraón que pudo haber sido tío de Tutankamón o el hermano mayor, y Akenatón, del que se cree que fue el padre del niño rey, tenían ambos figuras feminizadas, con pechos inusualmente grandes y caderas anchas. Dos faraones que vinieron antes de Akenatón -Amenofis III y Tutmosis IV- parecen haber tenido un físico similar. Todos estos reyes murieron jóvenes y misteriosamente, dice Ashrafian. "Hay muchas teorías, pero se han centrado en cada faraón individualmente".

Ashrafian encontró que cada faraón murió a una edad ligeramente más joven que su predecesor, lo que puede indicar un trastorno hereditario, dice. Los relatos históricos asociados a los individuos sugieren lo que este trastorno pudo haber sido.

 Foto: Akenatón adorando al dios solar Atón.

 

"Es significativo que dos (de los cinco faraones relacionados) tenían historias de visiones religiosas asociadas con ellos", dice Ashrafian. Las personas con una forma de epilepsia, en la que las convulsiones se originan en el lóbulo temporal del cerebro, se sabe que experimentan alucinaciones y visiones religiosas, sobre todo después de la exposición a la luz solar. Es probable que la familia de los faraones tuvieran una forma hereditaria de epilepsia del lóbulo temporal, aduce.

 

Este diagnóstico también explicaría las características femeninas. El lóbulo temporal está conectado a partes del cerebro involucradas en la liberación de hormonas y las crisis epilépticas se sabe que alteran los niveles de hormonas que intervienen en el desarrollo sexual. Esto podría explicar el desarrollo de los grandes pechos de los faraones. Un ataque epiléctico también podría ser el culpable de la pierna fracturada de Tutankamón, dice Ashrafian.

Foto: Estela del Sueño

Tutmosis IV tuvo una experiencia religiosa en medio de un día soleado, grabado en la Estela del Sueño -una inscripción encontrada al lado de la Gran Esfinge de Giza. Pero sus visiones no fueron nada comparadas con las experiencias de Akenatón. Ellas le alentaron a elevar el estatus de una deidad menor, llamada "disco solar" o Atón, en un dios supremo y abandonar las antiguas tradiciones politeístas egipcias e iniciar lo que se piensa fue la primera religión monoteísta registrada. Si la teoría de Ashrafian es correcta, la experimentación religiosa de Akenatón y la muerte prematura de Tutankamón pueden ambas haber sido consecuencia de una causa médica.

 

"Las personas con epilepsia del lóbulo temporal que están expuestas a la luz solar obtienen el mismo tipo de estímulación para la mente y el celo religioso", dice Ashrafian.

                                                                                                                                         

"Es una explicación fascinante y plausible", dice Howard Markel (izquierda) un historiador de la medicina en la Universidad de Michigan, en Ann Arbor. Sin embargo, la teoría es casi imposible de probar, añade, dado que no existe una prueba genética definitiva de la epilepsia.

 

Orrin Devinsky (derecha), neurólogo en el Langone Medical Centerde la Universidad de New York, cree que la teoría debe considerarse especulativa.

 

"El momento exacto de la convicción religiosa de Akenatón no está claramente documentado, y la mayoría de los casos de súbita conversión religiosa no son debidos a la epilepsia", dice. "El monoteísmo podría estar relacionado con la epilepsia, o con un trastorno bipolar o esquizofrenia, o con la intoxicación por drogas de un hongo, pero este artículo-documento no me influye por cualquiera de estas opciones".

 

Markel está de acuerdo: "¿Sabemos que un ataque epiléctico lleva al monoteísmo? Es una buena idea, pero no lo sabemos", dice. "Es una hipótesis muy interesante, pero es sólo eso, no hay una prueba definitiva".

Visitas: 1729

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el septiembre 11, 2012 a las 1:05am

Tiene razón Sr. Servan. En el título es monoteísmo y no politeísmo, como de hecho así viene el original en inglés. No me explico el lapsus que he tenido, pero está visto que a veces pasa y no queda más remedio que resignarse. Paso a corregirlo y gracias por la advertencia.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más