La exposición 'Galaicos. Un pueblo entre dos mundos' llega al Museo Arqueológico Nacional para "romper tópicos"

El ministro José Guirao y la presidenta de la diputación pontevedresa Carmela Silva, atienden al comisario de la muestra Rafael Rodríguez . 

Con el objetivo de "romper tópicos" del pasado de la provincia de Pontevedra y dar a conocer este punto de la geografía española que fue estratégico entre el Atlántico y el Mediterráneo, así llega al Museo Arqueológico Nacional (MAN) "Galaicos. Un pueblo entre dos mundos".

Desde mañana y hasta el 3 de febrero de 2019, el MAN propone esta nueva muestra en la que a través de 65 objetos arqueológicos , réplicas, imágenes y fotografías, así como 21 ilustraciones, textos y recursos audiovisuales, confluirán el "paisaje, patrimonio y emociones" del pasado de la cultura galaica.

Así lo ha explicado la presidenta de la Diputación de Pontevedra, Carmela Silva, en la presentación de esta propuesta que llega a Madrid como un relato para visibilizar el patrimonio cultural de esta provincia gallega en el que se puede comprobar, según sus palabras, cómo era una "sociedad abierta y muy creativa".

El alcalde de A Guarda, Antonio Lomba, en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

"Nuestra posición era muy estratégica, estábamos a cuatro días de navegación de Cádiz y a cuatro días de navegación de Cardiff (Reino Unido)", ha matizado sobre el pasado de este territorio que guarda una de las arquitecturas de la Edad del Hierro mejor conservadas de la Península Ibérica.

Así, y "a modo de viaje", la muestra se articula alrededor de cinco ámbitos cronológicos: Campesinos y guerreros. Edad del Bronce Final (1.500 -800 a.C.); Poblados fortificados de la primera Edad del Hierro (800-400 a.C.); el Atlántico se abre al Mediterráneo (400 -19 a.C.); en la esfera de Roma: Gallaecia (siglos I-III) y la provincia de Gallaecia (finales del siglo IV-siglo VI).

Y entre los objetos representativos de cada etapa se encuentran, entre otros, el casco de Leiro, la estela de guerrero de Castrelo do Val, el puñal de A Lanzada, la diadema de Elviña, el ara del Monte do Facho o el brazalete de Meis.

Casco de Leiro (Museo Arqueolóxico e Histórico Castelo de San Antón, A Coruña)

Tessera hospitalis, Caurel. Museo Provincial de Lugo (Deputación de Lugo)

Comisariada por el arqueólogo Rafael Rodríguez y el experto en patrimonio cultural Antoni Nicolau, "Galaicos", según ha coincidido, es "fruto de la investigación científica" y no una "exposición para frikis de la arqueología".

"Queremos contar ese proceso de transición en el noroeste donde se pasó de estar en un marco cultural atlántico a un marco mediterráneo. Y con eso queremos luchar contra la estigmatización de esta Galicia como un lugar apartado", ha destacado.

Ánfora para vino del Mediterraneo oriental hallada en Galicia, lo que demuestra las conexiones culturales entre ambos extremos.

Por su parte, para Román Fernández-Baca, director general de Bellas Artes, se trata una propuesta expositiva en la que "los protagonistas son las personas, los objetos y las ideas" y en la que se podrá compartir "lo que nos une y admirar lo que nos separa".

Inaugurada por el ministro de Cultura y Deporte, José Guirao, la exposición presenta también dos audiovisuales, siete proyecciones asociadas a objetos del mundo atlántico y mediterráneo que aparecen en yacimientos galaicos, así como 24 vitrinas que ocupan 210 metros cuadrados de exposición.

"Galaicos" ha sido organizada por el Ministerio de Cultura y Deportes, a través del Museo Arqueológico Nacional y la Diputación de Pontevedra, y ha contado también con la participación de 10 museos gallegos y de comunidades limítrofes y 12 empresas implicadas.

Tras su paso por Madrid, la muestra viajará a Valencia y después a Jaén.

Fuente: eldiario.es| 31 de octubre de 2018

Visitas: 401

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 1, 2018 a las 2:15pm

La corrección política acaba con el antes y después de Cristo en una exposición

Si usted acude al Museo Arqueológico Nacional a ver la exposición «Galaicos, un pueblo entre dos mundos», le llamará rápidamente la atención un dato de los paneles informativos. Las fechas de nuestra prehistoria y de la época clásica ya no se enuncian en términos a los que todos estamos acostumbrados. No es el siglo V «a. C.», iniciales de «antes de Cristo», o el correspondiente a fechas más recientes, «d. C.», por «después de Cristo». Cualquier persona que acuda a la muestra, que ilustra dos mil años de historia en la actual Galicia con piezas únicas, verá fechados los periodos con un «a.n.e.» o un «d.n.e.».

Al ser una exposición temporal, la decisión corresponde a los comisarios, y el museo no ha puesto traba alguna. Pero la sorpresa es lo normal, puesto que no se ha añadido ningún panel explicativo. ¿Qué significan las siglas?: «antes de nuestra era» y «después de nuestra era», respectivamente. ¿Y a qué se debe esto? Pues a que los entornos culturales de confesiones ajenas al cristianismo «pueden sentirse incómodos ante la mención a Cristo en las dataciones».

Este dato «políticamente correcto» o «inclusivo» está promovido desde Israel, en origen, y fue asumido por las universidades estadounidenses desde hace algunos años. Es el reino de los antropólogos. Se piensa, también, que para otras culturas con calendario propio, como la china, podría ser un lío calcular las fechas. Pero, hasta ahora,se limitaba al ámbito académico, principalmente.

¿Cuándo arranca nuestra era?

Vivimos en el año 2018 por algo. Ese número responde a que se fijó en el nacimiento de Cristo el inicio de «nuestra era», de modo que podría pensarse que es el calendario lo que sería susceptible de ofender, y no tanto el nombre. Pero no, en el carrusel de ofensas de un mundo con la piel tan fina, el público acaba de encontrar otra piedra miliar (expresión romana para la medición de las calzadas) desde la que contemplar las paradojas de nuestra época. No es que el cambio vaya a provocar un cataclismo, pero es que los anglosajones son muy cucos, como se comprobará leyendo las cartelas de «Galaicos», que están en tres idiomas. Resulta que en inglés «antes de Cristo» es «B.C., before Christ» y que ahora ellos no han tenido que cambiar las letras y siguen poniendo mayúsculas: «BCE, before common era» o antes de la era común.


El ministro José Guirao y la presidenta de la diputación pontevedresa Carmela Silva, atienden al comisario de la muestra Rafael Rodríguez - ISABEL PERMUY

¿Es el sentido común lo que falta en esta era nuestra? Saque sus conclusiones el lector. Por lo pronto, y según expertos consultados por ABC, las menciones al antes y después de Cristo, que llevan vigentes un par de milenios, no responden ya a ningún motivo confesional, a nada relacionado con la religión, sino que son el resultado decantado por científicos, que hoy son vistos como imperdonables activistas del eurocentrismo, de una convención, un acuerdo aceptado hasta ahora.

¿Resulta ofensivo? ¿Para quién? No sabemos si en países de religiones oficiales budistas, musulmanas o animistas, pero desde luego no en un museo público español. A los expertos les hace gracia. Uno de los más prestigiosos arqueólogos españoles, y que además fue director del Museo Arqueológico Nacional, José María Luzón, muestra una expresión de cierta resignación cuando le preguntamos: «A los prehistoriadores les gusta emplear esa expresión, porque al globalizarse las publicaciones con internet les parece bien prescindir de la mención a Cristo, ajeno para otras culturas». ¿Qué le parece esto en una exposición en Madrid? «Un tanto esnob, porque estamos en 2018 de la era cristiana y así se ha llamado toda la vida. A mí mismo me lo han cambiado en traducciones inglesas de mis artículos, y eso que los firmo yo. Se está imponiendo», dice.

Arsuaga y las matemáticas

Juan Luis Arsuaga, célebre paleontólogo, comenta que «suena raro en español, aunque en inglés lo he visto alguna vez. En paleontología usamos la antigüedad desde el presente, medimos una pieza porque tiene 25.000 o 2.500 años. Desde hoy, “B.P.”o “before present”». Las mediciones nada saben de Cristo. Pero, como toda convención, el BP también tiene sus problemas. «Cuando te devuelven un análisis de carbono 14 -continúa Arsuaga- suele haber un asterisco que explica que BP se calcula desde 1950, que es la fecha que tomamos como presente. Si lo piensas bien, han pasado ya 70 años desde entonces. Así que sea esto o los 2018 desde Cristo, al final tienes que hacer una operación matemática».

Una museógrafa consultada por ABC asegura estar «perpleja, porque no es nada confesional, es un acuerdo común y natural en nuestro entorno cultural, no se entiende en un museo público, no ayuda al público que va a ver la exposición». Solo queda esperar que no se confunda d.n.e. con d.n.i.


Los números romanos, el siguiente enemigo

En 2016 hubo unas jornadas del Ministerio de Cultura sobre la lectura fácil en los museos. Se entiende por tal un modo de escritura que ayuda a personas con problemas de comprensión lectora, permanentes o transitorios. La iniciativa puede ser interesante como complemento a los instrumentos que permiten enriquecer la visita a cualquier museo, pero según comentan asistentes a ABC, se instó a terminar con los números romanos porque no los comprende todo el mundo. 

«Tenemos un problema de educación y vamos a agravarlo», dicen. «Algunos museos públicos ya están haciendo planes para acomodarse a las normativas de lectura fácil». De implantarse esta política, pronto hablaríamos del siglo 19 o siglo 13, en abolición total de los ordinales y nueva amputación de una raíz cultural clásica. Lo sorprendente es que todo esto se decida sin debate alguno, por técnicos en sus informes.

Fuente: abc.es | 1 de noviembre de 2018

Comentario por María // el noviembre 3, 2018 a las 8:41am

Tampoco creo que sea algo como para montar una polémica, porque en muchos libros de Historia y Arqueología llevan  años utilizando lo de a.n.e y bp. Se explica y ya está. La gente que va a una exposición en un museo arqueológico no va a tener ningún problema en entenderlo. Y eso que yo estoy harta de la corrección política en las Ciencias sociales.  

Comentario por Carmen L. el miércoles

Sí, bueno, es también la moda de las siglas. Yo no he visto las siglas a.n.e. tan a menudo como dice María; claro que yo leo mucha cosa en inglés, donde sí que abunda B.p. (o bp.)

¿Se "pueden sentir molestos"? ¿Y si les preguntaran; nada, no sé, por cortesía? A mi no me molesta que en las menciones a dataciones islámicas ponga el año EC. al lado del año H. aunque nadie me preguntó si la mención a un episodio concreto de su Historia me incordiaba o qué.

Pero vamos que a todo se hace uno; total, B.C.E. quiere decir lo mismo. Banco Central Europeo.

Por cierto: d.n.e... ¿es preciso escribir eso? ¿"después de nuestra Era", en una exhibición Arqueológica? ¿Qué año es ese, el 20.314 h.a. ("hacia adelante")?

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más