Miembros del equipo de Ain Hanech excavando en Ain Boucherit, Argelia / Sahnouni et al.

Un equipo de científicos encabezado por Mohamed Sahnouni (izquierda), arqueólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana  (CENIEH), acaba de publicar en la revista  Science un artículo que rompe con el paradigma de que la cuna de la humanidad se encuentra en África Oriental. El trabajo se ha basado en los restos arqueológicos hallados en los yacimientos de la región de Ain Hanech (Argelia), los más antiguos que se conocen actualmente en el Norte de África.

El arqueólogo Mohamed Sahnouni, en un yacimiento argelino. CENIEH

Durante mucho tiempo, África oriental ha sido considerada el lugar de origen de los primeros homínidos y de la tecnología lítica, porque hasta ahora se sabía muy poco sobre las primeras ocupaciones y sus actividades al norte de continente. Dos décadas de investigaciones de campo y de laboratorio han demostrado que los primeros homínidos fabricaban  herramientas líticas en África septentrional que son casi contemporáneas con los primeros utensilios de piedra conocidos en el África oriental, de hace 2,6 millones de años.

Se trata de artefactos y huesos de animales con marcas de corte de herramientas de piedra, con una cronología estimada en 2,4 y 1,9 millones de años, hallados en dos niveles del yacimientos de Ain Boucherit, el cual se lleva excavando desde 2006.

Los fósiles de animales como cerdos, caballos y elefantes, procedentes de yacimientos muy antiguos, han sido utilizados por el paleontólogo Jan Van Der Made, del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid, para corroborar la antigüedad derivada del paleomagnetismo obtenida por el geocronólogo del CENIEH, Josep María Parés, y de la resonancia paramagnética electrónica (RPE) llevada a cabo por Mathieu Duval, de la Universidad de Griffith.

Un hueso, un radio de bóvido, con marcas de corte. MOHAMED SAHNOUNI.

Más que carroñeros

Los artefactos de Ain Boucherit se fabricaban con piedra caliza y sílex disponibles localmente e incluye cantos tallados como choppers, poliedros y subesferoides, así como herramientas de corte con bordes afilados utilizadas para el procesamiento de cadáveres de animales. Estos artefactos son típicos de la tecnología lítica olduvayense, conocida desde hace de 1,9 a 2,6 millones de años en África Oriental, aunque los de Ain Boucherit muestran sutiles variaciones.

“La industria lítica de Ain Boucherit, que es tecnológicamente similar a la de Gona y Olduvai, demuestra que nuestros antepasados se aventuraron en todos los rincones de África, no sólo en su parte oriental. La evidencia de Argelia cambia la visión anterior de que África Oriental es la cuna de la humanidad. En realidad, toda África ha sido cuna de la humanidad”, afirma Mohamed Sahnouni, líder del proyecto Ain Hanech.

Un canto del que se extrajeron lascas afiladas, en Ain Boucherit. MOHAMED SAHNOUN.

Ain Boucherit es uno de los pocos yacimientos arqueológicos de África que ha proporcionado pruebas de huesos con marcas de corte y percusión asociadas in situ con las herramientas líticas, que muestran inequívocamente que los homínidos ancestrales aprovechaban la carne y la médula ósea de los animales de todos los tamaños y las partes esqueléticas, lo que implicaba el despellejamiento, la evisceración y la descarnación de las extremidades superiores e intermedias.

 Isabel Cáceres (izquierda), tafónoma del IPHES, ha comentado al respecto que “el uso eficaz de herramientas líticas con cortes afilados en Ain Boucherit sugiere que nuestros antecesores no eran meros carroñeros. No está claro en este momento si cazaban o no, pero las pruebas demuestran claramente que estaban compitiendo de forma exitosa con los carnívoros y que gozaban del acceso prioritario a la carne de los animales”.

¿Quién ha fabricado estas herramientas?

En este momento, la pregunta más importante es quién fabricó las herramientas de piedra descubiertas en Argelia. Todavía no se han encontrado restos de homínidos en el Norte de África que sean contemporáneos de los primeros artefactos líticos. De hecho, tampoco se ha documentado ningún homínido en asociación directa con las primeras herramientas líticas conocidas en el Este de África.

Sin embargo, un descubrimiento reciente en Etiopía ha puesto de manifiesto la presencia del primer  Homo hace aproximadamente 2,8 millones de años, y es con mucha probabilidad el mejor candidato también para los materiales hallados tanto al este  como al norte del continente africano.

Mandíbula hallada en Etiopía, de 2,8 millones de años, y perteneciente al primer miembro conocido del género Homo  / BRIAN VILLMOARE

Durante mucho tiempo, los científicos creyeron que los homínidos y su cultura material se habían originado en el Gran Valle del Rift del África Oriental. Sorprendentemente, el primer homínido conocido datado en aproximadamente 7 millones de años, y el Australopithecus bahrelghazali, de hace 3,3 millones de años, han sido descubiertos en Chad, situado en el Sáhara, a 3.000 km de las fosas tectónicas del este de África.

Como explica Sileshi Semaw (derecha), científico del CENIEH, que también ha participado en este artículo, “los homínidos contemporáneos de Lucy, de aproximadamente 3,2 millones de años, probablemente deambulaban por el Sáhara, y sus descendientes podrían haber sido los responsables de dejar los restos arqueológicos ahora descubiertos en Argelia, que son casi contemporáneos de los de África Oriental”.

“Las próximas investigaciones se centrarán en la búsqueda de fósiles de homínidos en los yacimientos cercanos del Mioceno y el Plio-Pleistoceno, en busca de los fabricantes de utensilios e incluso de herramientas líticas más antiguas”, concluye Sahnouni.

La arqueóloga Isabel Cáceres (izquierda), de la Universidad Rovira i Virgili, ha participado en el análisis de las marcas de corte en los huesos animales. Son surcos imperceptibles e insulsos para un profano, pero se convierten en un libro de texto bajo la mirada de Cáceres. “Si hay marcas de corte en la cara interna de las costillas, significa que evisceraban ellos a los animales. Por lo tanto, no eran meros carroñeros pasivos. Ellos llegaban antes que los carnívoros. Tenían acceso prioritario a la carne”, apunta la arqueóloga, también investigadora del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social, en Tarragona.

El prehistoriador Manuel Domínguez Rodrigo, codirector de un proyecto de investigación en la garganta de Olduvai y profesor de la Universidad Complutense de Madrid, aplaude el nuevo estudio, en el que no ha participado. A su juicio, las marcas de corte y el gran tamaño de los animales de Ain Boucherit sugieren posibles “estrategias de emboscada”, que implicarían una organización social en proceso de sofisticación. “Es lo mismo que estamos viendo en yacimientos de África oriental de la misma época: los homínidos ya están llegando los primeros”. Era el comienzo del dominio humano del mundo.

Fuentes: agenciasinc.es | elpais.com | 29 de noviembre de 2018

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

            ¿Quién empuñó el primer cuchillo?

Por María Martinón Torres, directora del CENIEH

Cuando los científicos se preguntan sobre qué atributos nos hacen humanos siempre sale esa quiniela de tres variables con la que, a grandes rasgos, todos estamos de acuerdo. Somos un primate bípedo, tecnólogo y de gran cerebro, aunque todavía quede mucho por decir sobre qué fue antes, si el huevo o la gallina.

En particular, la tecnología se ha convertido en nuestro exoesqueleto, en una prolongación de nuestra anatomía sin la que apenas sabríamos vivir. Abandonar la locomoción sobre cuatro patas contribuyó a la conveniencia de tener las manos libres, algo tan útil e importante para el modo de vida que habría de caracterizarnos. Salvo exiguas y vitales excepciones (como acariciar al otro o llevarnos las manos a la cabeza) nuestra mano se liberó para poder estar siempre llena.

Le nacen cuchillos para untar la mantequilla o cortar la carne; bolígrafos para firmar informes (cada vez menos postales); móviles para leer las noticias o enviar un tuit incendiario; asas para transportar una cartera o llevarnos a los labios una taza de café; batutas para dirigir orquestas o arados para sembrar campos. De una manera u otra, la capacidad de crear instrumentos que nos permiten relacionarnos con el mundo se ha convertido en seña e identidad de nuestra especie. ¿Pero cuándo empezó todo?

Una herramienta afilada hallada en el yacimiento de Ain Boucherit (Argelia).MOHAMED SAHNOUNI

Nuestra primera herramienta fue una piedra. La escogimos y la tallamos para que de un pedrusco informe apuntase un filo con el que descarnar los huesos. Esas piedras cortantes y las marcas que dejan en los huesos son el primer testigo de nuestra capacidad de manipulación, el germen de nuestra particular forma de explotar el mundo. Hasta entonces no nos interesaba la carne y de los animales solo éramos presas, pero no cazadores. La evidencia más antigua de nuestra habilidad para utilizar y quizá tallar piedras se encontraba en el este de África, con 2,6 millones de años, en el yacimiento de Gona (Etiopía). Hasta ahora, el este de África había sido siempre el lugar predilecto para encontrar el origen de todo lo que nos singulariza, las primeras herramientas, los primeros pasos, los primeros humanos modernos.

Sin embargo, esta semana, un equipo de científicos internacionales, liderado por los investigadores del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), publica el hallazgo de herramientas y marcas de corte en huesos de .... Se trata de una serie de artefactos toscos, adscritos al que se conoce como Modo 1 o Olduvayense. La antigüedad de los hallazgos abarca desde los 1,9 hasta los 2,4 millones de años, por lo que son prácticamente contemporáneos de las primeras herramientas hasta ahora conocidas. La industria de Ain Boucherit sugiere que o bien la capacidad artesana de los primeros humanos se expandió de forma cuasi veloz desde el este al norte de África, o que el origen de esta habilidad no fue único, y que en varios lugares a un tiempo surgió la necesidad y el arte de construir y tallar con nuestras manos.

¿Es al fin y al cabo tan extraño jugar con una roca rota al azar y descubrir que puede ser útil como cuchillo? ¿No es casi natural comprender que una piedra puede servir para machacar un hueso, un tubérculo o la cáscara de un fruto seco? ¿No es posible que esta habilidad haya aparecido y desaparecido varias veces a lo largo de la historia de nuestros ancestros? Quizá en este, como en tantos otros debates evolutivos, lo que hay que preguntarse no es tanto sobre la capacidad de una especie determinada para hacer algo (así sean herramientas o pinturas rupestres), sino en qué medida ese comportamiento caracteriza a esa especie. ¿Es lo típico de ese grupo? ¿En qué momento esa actividad pasó de ser esporádica a convertirse en parte sustancial de su vida?

Foto: Excavación en Ain Hanech en Argelia que dirige Mohamed Sahnouni. | CENIEH.

Con fechas tan antiguas y sin fósiles asociados, es difícil saber si el primero en tallar y empuñar un cuchillo fue uno de los primeros representantes del género Homo, al que pertenecemos nosotros, o del género Australopithecus, al que pertenece la pequeña Lucy. Pero de lo que no hay duda es de que a partir de 2,4 millones de años encontramos más y más evidencias de que nuestros ancestros comenzaban a consumir carne y a valerse de útiles de piedra para poder descarnar los animales a los que primero accedieron como carroñeros y después como cazadores. Y que ese comportamiento tecnológico se convirtió en sello y seña del linaje humano, tanto que la tecnología es, a día de hoy, nuestra segunda piel. Cada vez son más contados, y más íntimos, los momentos en que el ser humano, de verdad, está desnudo. Hace 2,5 millones de años la tecnología comenzaba a servir al hombre y hoy nos preguntamos si es el hombre el que depende, servil, de la tecnología.

Hay quien dice que el éxito de la humanidad llegó cuando fuimos capaces de independizarnos del medio, una afirmación que a mí me produce sentimientos encontrados. Con las primeras herramientas arrancó la historia de lo que algunos llaman nuestra “liberación”. Sin embargo, el relato de nuestro éxito como el de la conquista de nuestra independencia del entorno tiene ecos de hijo desagradecido que muerde la mano que le da de comer, que se jacta de esclavizar la tierra que un día le sirvió de cuna. También es verdad que las mismas manos que pueden tallar árboles o clavar puñales pueden plantar flores, tocar el piano o curar heridas. Todas son cosas de humanos, al fin y al cabo.

Fuente: elpais.com | 29 de noviembre de 2018

Visitas: 354

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el diciembre 4, 2018 a las 7:54pm

Herramientas de Ain Boucherit: más preguntas que respuestas

Si algo me gusta de la ciencia es que las preguntas se amontonen encima de la mesa. Mal asunto si tenemos poco o nada a lo que intentar dar respuesta. Cuanto más indagas en algún problema, mayor es el número de interrogantes. Esto es lo que estimula la imaginación y el deseo de seguir investigando. Y quizá lo más interesante reside en que cuando pensamos que estamos cerca de una posible solución, sucede algo inesperado que nos abre un interrogante de mayores proporciones. No hay tregua para el aburrimiento.

Varios de mis compañeros de trabajo en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), liderados por Mohamed Sahnouni, acaban de publicar un artículo en la revista Science, del que se habló y mucho la semana pasada. Puesto que conozco su trabajo de manera muy directa, puedo asegurar que las pocas páginas de ese artículo condensan una investigación de muchos años y de una gran complejidad logística. Mohamed Sahnouni tiene mucha experiencia en la excavación de yacimientos, incluyendo su paso por los de la sierra de Atapuerca, allá por el año 1984. No sin grandes dificultades, debido a la inestabilidad política en el norte de África, Sahnouni consiguió iniciar excavaciones en varios yacimientos de su país. Dos de los más importantes, Ain Hanech y El Kherba, han sido explorados durante más de dos décadas bajo su dirección. Pero ha sido un yacimiento próximo, Ain Boucherit, el que ha proporcionado en poco tiempo datos de enorme interés para explorar y preguntarse nada más y nada menos que por el origen de la tecnología de la humanidad.

 

La identificación de diferentes especies de mamíferos representa la primera prueba de la antigüedad de los tres yacimientos citados en el párrafo anterior. Jan van der Made, firmante del artículo y compañero en el proyecto Atapuerca desde hace años, es experto en la evolución de los suidos. Dicho de un modo menos académico, es una de las personas que más sabe de los “cerdos” del pasado. La especie Kolpochoerus heseloni se extinguió hace 1.700.000 años y está presente en los yacimientos argelinos. La presencia de este suido en Ain Boucherit marca el límite temporal superior del yacimiento. Otros mamíferos, como el proboscídeo del género Anancus, indican una época aún más antigua para Ain Boucherit. Muchos de los fósiles tienen las indudables marcas de descarnado producidas al filetear los cadáveres de los animales con las herramientas de piedra.

Panorámica de la excavación yacimiento de Ain Boucherit (Argelia). Fotografía tomada por Mathieu Duval, uno de los autores del artículo en Science.

Los intentos de datación mediante métodos bien conocidos, como la resonancia paramagnética electrónica (ESR) no han funcionado bien en Ain Boucherit. Pero el estudio del paleomagnetismo realizado por Josep Maria Parés ha dado resultados espectaculares, que han despejado cualquier duda sobre la antigüedad de las herramientas de piedra encontradas en estos yacimientos. Todavía recuerdo las conversaciones con Mohamed, explicando las dudas que le planteaban sus colegas sobre esa antigüedad. Él defendía su causa, que ahora ha tenido premio. Las herramientas de piedra de Ain Hanech, El Khreba y Ain Boucherit fueron fabricadas de manera relativamente simple por humanos posiblemente parecidos a los que se incluyen en la especie Homo habilis. O tal vez aún más arcaicos. Los diferentes niveles del yacimiento de Ain Boucherit encajan bien en una horquilla temporal de hace entre 1.900.000 y 2.400.000 años. En ese tiempo, algunos de los humanos encontrados en yacimientos de África Oriental también comenzaban a fabricar instrumentos de piedra. La tecnología estaba en sus inicios. Las herramientas del yacimiento de Gona (Etiopía) fueron estudiadas en la década de 1990 por Sileshi Semaw (último firmante del artículo en Science y también compañero en el CENIEH). Las herramientas de Gona tienen una cronología aproximada de dos millones y medio de años. Fueron consideradas como las más antiguas realizadas por una especie de la genealogía humana y merecieron ser portada de la revista Nature en 1997.

 

Si consultamos un mapa de África, podremos comprobar que la distancia entre países como Kenia y Etiopía y Argelia es de unos 8.000 kilómetros ¿Entonces?, ¿qué hipótesis podemos plantear para el origen de la tecnología humana? ¿Asumimos que ese origen ocurrió en el este de África y se extendió rápidamente hacia el norte?, ¿o quizá el origen se encuentra en el norte de África y la naciente cultura viajó hacia el sureste? En cualquiera de los dos escenarios hemos de asumir que la tecnología pudo pasar la barrera del Sahara, aprovechando su reverdecimiento cíclico cada 41.000 años. Una hipótesis alternativa, que los autores del artículo acertadamente exponen, supondría el surgimiento convergente de la tecnología en diferentes lugares de África.

 

Concedemos una extrema importancia al surgimiento de la tecnología, como un hito fundamental en la evolución de la genealogía humana. Hacemos bien en concederle esa trascendencia, porque nuestra actual tecnología y nuestra propia existencia en el planeta es el resultado del primer golpe intencionado a un canto de río para conseguir un filo cortante. Pero el origen de la tecnología no puede mitificarse como un único momento de lucidez de algún ancestro de mente privilegiada, al que imitaron sus congéneres. Los yacimientos argelinos demuestran que el norte de África estuvo habitado hace al menos dos millones y medio de años por homininos, cuya fisonomía desconocemos por el momento. Pero podemos predecir que su aspecto no sería muy distinto al de Homo habilis o al de otras posibles especies que ocuparon África Oriental durante el final del Plioceno y los inicios del Pleistoceno Inferior. Y sus mentes estarían igualmente preparadas para descubrir por primera vez la utilidad de obtener un filo cortante al transformar la materia prima en herramientas. Nuestros mejores deseos para que pronto se conozca el aspecto de aquellos humanos arcaicos de la otra orilla del Mediterráneo.

Fuente: quo.es | 4 de diciembre de 2018

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más