La 'confianza' proporciona la respuesta al enigma de las hachas de mano, según una nueva interpretación

 

Hacha de mano apodada 'Excalibur', hallada en Atapuerca, la cual se interpreta como una ofrenda funeraria hecha hace medio millón de años.

Fuente: University of York | 21 de noviembre de 2012 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

La confianza, en lugar de la lujuria, estaría en el centro de la atención por el detalle y la forma finamente acabada de las hachas de mano, o bifaces, de hace alrededor 1,7 millones de años, según una investigadora de la Universidad de York (Inglaterra).


La  Dra. Penny Spikins (izquierda), del Departamento de Arqueología, sugiere que el deseo de exhibir la propia fiabilidad, más que la necesidad de demostrar el buen estado físico como compañero sexual, fue la fuerza impulsora que está detrás de la excelente artesanía de las hachas de mano realizadas por el Homo erectus/Homo ergaster en el periodo del Paleolítico inferior.


La Dra. Spikins dijo: "A veces imaginamos que los primeros humanos eran egocéntricos y emocionales en absoluto, y que se verían impulsados por sus deseos inmediatos. Sin embargo, la investigación sugiere que tenemos razones para tener más fe en la naturaleza humana, y que la confianza jugó un papel clave en las primeras sociedades. Transmitir confianza y no lujuria estaba detrás de la atención por el detalle y las formas finamente realizadas de las hachas de mano".


La "teoría del hacha de mano digna de confianza" se explica en un artículo publicado en World Archaeology y contrasta fuertemente con las reivindicaciones anteriores de que las hachas de mano eran finamente elaboradas por la competencia y selección sexual entre los machos.


La Dra. Spikins aduce: "Desde su primera obtención, la forma atractiva de las hachas de mano y la dificultad de su fabricación han inspirado mucho el interés por el posible «significado» de estos artefactos. Gran parte del debate se ha centrado en la reivindicación de que la atención por la forma simétrica y la demostración de habilidad habrían desempeñado un papel clave en la selección sexual, ya que habrían ayudado a atraer a una compañera dispuesta a aprovechar una clara señal de genes ventajosos.

 

Sin embargo, yo propongo que el cuidado por la forma aporta mucho más acerca de las decisiones sobre en quién confiar; tal actitud puede ser vista como un gesto de buena voluntad o confianza en los demás. La atención por el detalle mostraría la capacidad de preocuparse por la forma final, y, por extensión, en la gente también.

 

Además, al superarse las significativas frustraciones que conlleva imponer la forma a la piedra, se demuestra un considerable autocontrol emocional y paciencia, características necesarias para mantener relaciones fuertes y duraderas".

 

Bifaz de Happisburgh, con una antigüedad de hace 800.000 a 600.000 años. 

Las hachas de mano o bifaces aparecieron hace alrededor de 1,7 millones de años en África y se extendieron por todo el mundo ocupado de la propia África, Europa y Asia occidental, cuya función, principalmente, era servir como instrumentos para cortar la carne. La forma del hacha de mano se mantuvo de modo notable muy semejante durante más de un millón de años.

Foto: Bifaz hallado en Olduvai (Tanzania). Con una antigüedad de 1.200.000 años.

La Dra. Spikins subraya: "La confianza es esencial en todas nuestras relaciones de hoy en día, y vemos los mismos principios y componentes básicos de la confianza en otros simios. La implicación de que se trata de un instinto hacia la confianza lo que da forma a la cara de una herramienta de piedra es particularmente significativo para nuestra comprensión de las sociedades del Paleolítico inferior. Establece un reto para investigar cómo nuestras emociones, más que nuestras habilidades de pensamiento complejo, nos hicieron humanos.


Cuando los pequeños y vulnerables primates estaban en entornos de riesgo y se enfrentaban a los depredadores peligrosos, nuestros antepasados tenían que ser capaces de depender los unos de los otros para sobrevivir; demostrar nuestras capacidades emocionales fue parte de la formación de las relaciones de confianza del tipo 'toma y daca' que ellos necesitaban".


La Dra. Spikins señala a otros primates superiores, en particular a los chimpancés, así como a los humanos modernos cazadores-recolectores, para respaldar su teoría de la confiabilidad.

"A largo plazo, las alianzas altruistas, tanto en los chimpancés como en los seres humanos, se forjan a través de muchos pequeños gestos inconscientes de buena voluntad, o con actos de altruismo tales como consolar a aquellos que padecen o compartiendo la comida".


Como señales de confianza, éstas contribuyen a la reputación de cada cual, y en los cazadores-recolectores la reputación puede ser clave para la supervivencia, pues los cazadores más dignos de confianza seran mirados de buen grado por los otros cuando estén enfermos o ancianos.

La forma de un bifaz tiene valor por su considerable esfuerzo, ya que puede demostrar confianza no sólo en su producción, sino también cada vez que se lo ve o se reutiliza, dado que puede recordar a los demás la fiabilidad emocional de su creador".

--------------------------------------------------------------------------------------------------

Siento decirlo, pero la teoría que nos presenta la Dra. Spikins tiene un aspecto que se me antoja excesivamente psicologista. Se diría que hay una gran proyección de ideas del presente sobre lo pudieran haber pensado los homínidos del pasado al respecto. Y lo que es más, no veo que añada nada nuevo a la explicación alternativa de que las hachas de mano jugaban un papel selectivo en la competencia sexual, dado que, en última instancia, ¿no se nos viene a decir que su esmerada elaboración estaría mostrando cualidades de autocontrol y paciencia, las cuales son características notables para la relaciones fuertes y duraderas de pareja, y por tanto muy a tener en cuenta por una hembra en el juego de la competencia sexual de los machos?

Pero es que, además, que se tuviera una gran habilidad en elaborar un bifaz no significa necesariamente que se fuera un excelente cazador, pues este tipo de herramientas no se utilizaba en la caza directa, sino en descuartizar a un animal ya cazado u obtenido por otros medios.

Por otro lado, aunque se suela apreciar y valorar el trabajo bien hecho y esmerado de aquel que lo realiza, y que ello puede representar que ostenta cualidades especiales de confianza, fiabilidad, superación, etc., también es verdad que no hay seguridad de que dichas cualidades el sujeto las aplique sobre los demás. Se puede disponer de tales mimbres personales y ser un perfecto egoísta, un insolidario, un mal compañero, un mal amante, un mal cazador, etc., etc.

En fin, ya digo, veo demasiada interpretación psicologista aplicada al caso. Y, por cierto, no deja de ser curioso que la Dra. Spikins dé por supuesto que los autores de los bifaces fuesen únicamente los hombres. ¿Su interpretación valdría lo mismo para el caso de que las mujeres también realizaran bifaces?

Visitas: 1316

Comentario por Marián Cortés el noviembre 30, 2012 a las 12:44am

Estoy de acuerdo con el comentario anterior, la dra. Penny no se sitúa, bajo ningún concepto en la época que estudia. La investigación más reciente y puntera, sitúa a la mujer en un plano mucho más igualitario en todas las funciones de la sociedad. El hecho de que hable de "lujuria" ya es bastante significativo pero, además, no tiene en cuenta que el reconocimiento de la paternidad no se produce hasta pasados varios milenios. Es cierto que el impulso procreador hace que la hembra humana, al igual que la de las especies animales, seleccione al ejemplar mejor dotado genéticamente para perpetuar la especie, pero llevarlo al terreno que ella lo lleva es caminar demasiado lejos portando los condicionamientos de nuestra época. Para estudiar la prehistoria es necesario, en primer lugar, ponerse en el pellejo de aquellas gentes, tratar de imaginar qué sentían y cómo pensaban, Básicamente sus emociones serían las mismas que las nuestras y muchas de nuestras actitudes también, pero los condicionamientos culturales, sociales, religiosos y demás, seguro que eran muy diferentes. El sexo, como impulso natural, desprovisto del concepto de moralidad y de la consecuente procreación desde luego, carecería de los tabúes que las modernas religiones le han impuesto. No me imagino a esas sociedades con las represiones que apunta el estudio de la srta, en cuestión

Comentario por María // el noviembre 30, 2012 a las 12:36pm

Aparte ya de las  interpretaciones sobre si las hachas habrían servido a al selección sexual o si el cuidado   al hacerlas mostraban fiabilidad y confianza  que ,como decís ,son muy especulativas ,me gusta  la reflexión sobre las capacidades cognitivas y emocionales que se desprende  de la fabricación,pues creo   el interés por la simetría y la atención continuada ,el esfuerzo y la aplicación indican  determinadas aptitudes    y una especie de placer  en el  “bien hacer “ que están por ejemplo ,detrás de la obra de arte .Aunque también esto puede ser una proyección mía .Y quizá empieza antes  de los homínidos,pues ver  la delectación y el cuidado con los  un chimpancé come una fruta o ,bajando en la escala, un perro  lame  y sorbe el tuétano  de un hueso de caña  parece un principio de sensibilidad artística ..:-)

Pero,por contra,los artistas no suelen ser un ejemplo de constancia y fidelidad.Aunque el prestigio del "homo faber" los haga deseables a las hembras que buscan un macho Alfa.

Aunque también tiene razón Guillermo y no sabemos si las hacían hombres,mujeres o ambos.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más