Interpretación de las ruinas en Uruk

La primera existencia  de casas y granjas individuales en las riberas del Éufrates y Tigris, al estilo de los antiguos refugios junto a los ríos, daría lugar, con el paso de los años, a los primeros asentamientos sedentarios del tipo de poblados y ciudades en Mesopotamia. En Uruk, sus primeras y más antiguas construcciones constatadas por la arqueología siguen los tipos y formas de lugares anteriores como El Ubaid y Eridú.

Aunque lo más antiguo de la ciudad pudiera ser, por curiosidad, las casas de los vecinos, algo que debió poseer vida propia y una renovación sucesiva a lo largo de los años y las generaciones, la evidencia sumarial arqueológica sitúa la construcción de las estructuras más antiguas de grandes edificios hacia el año 4.000 a.n.e.

La simple estructura urbana de Uruk tenía en su  lugar central una especie de "acrópolis" formada por dos importantes distritos bien diferenciados: el barrio de Eanna y el barrio de Anu, también llamado "El Kullaba". A su alrededor, más tarde, se construyó una gran muralla que rodeaba esta "acrópolis". Extramuros y alrededor de esa muralla se habrían dispuesto los barrios del pueblo, las casas y negocios de multitud de familias que constituyeron la masa de esa ciudad. Esta zona de vecinos sería la encargada de cuidar el "anillo agrícola" que todo lo rodeaba, hasta la misma ribera del Éufrates y los límites del desierto. Pero estos barrios extramuros interpretados de una manera más amplia, es decir, un lugar donde existiría una vida urbana intensa, con puestos de comercio y mercados, diversas industrias de artesanía de barros, de metales, de utensilios para el campo o telares, y un lugar con sus propias reglas y jueces particulares que atendían las querellas entre los vecinos.

 

Forma urbana total la de Uurk que, por otra parte, sería muy usada en el futuro en aquellas regiones meridionales como algo precioso y necesario, incluso la propia Córdoba de los Califas podría relacionarse con ello.

El distrito de Eanna

En el distrito de Eanna la construcción más antigua es el llamado Edificio del Cono de Piedra, hecho sobre un edificio anterior entre los años 3.800 al 3.400 antes de nuestra era, y con la fachada principal decorada con conos de piedras de colores. Este edificio podría haber sido una de las primeras oficinas de contabilidad y organización de la ciudad, pero fue destruido por causas desconocidas hacia el 3.400 a.n.e.

Al otro extremo del distrito, y sobre otro edificio anterior, se levantó hacia el 3.400 a.n.e., el llamado Templo de Piedra Caliza que posee referencias escriturales en relación con la discusión y conversaciones entre dos importantes señores por la consecución de ese material, la piedra caliza, y que también aparece profusamente decorado a base de conos de mosaicos de colores. Tenía una gran sala central y otras a ambos lados, y sus dimensiones aproximadas hablan de 11 metros de ancho y de 60 a 80 metros de largo. Este edificio podría haber servido como lugar oficial de recepción y atención de embajadas diplomáticas, o cobro de impuestos locales, y al que se podría llamar "el palacio del bote". Sería aquí donde la importante señora, reina o presidenta de la asamblea de mujeres, recibiría las embajadas y tributos por sus acuerdos económicos. Esas embajadas desfilarían hasta el lugar del podio y llenarían de pequeños objetos preciosos el bote o "vaso votivo" que estaría donde la reina.

En el espacio entre esas dos estructuras extremas del distrito de Eanna, y entre los años 3.400 y 3.200 a.n.e., se construyeron una serie de edificios de aspecto residencial y de reunión asamblearia. Así mismo, apareció el edifico Riemchen (llamado así por los arqueólogos alemanes debido a la forma de sus ladrillos), un singular edifico rectangular con diversas estructuras concéntricas en forma de laberinto adosado a las ruinas del más antiguo edificio de este distrito, el edificio del Cono de Piedra.

Estamos ahora en el periodo de máximo esplendor de la ciudad y junto a esos edificios nuevos son construidos otros también de cierto aspecto palacial con profusa decoración, patios y jardines, y multitud de canales y surtidores de agua. Aparece también el llamado Edifico E, primero interpretado como palacio, pero que más tarde se pensó que estaría dedicado a funciones asamblearias. Pero de cierto podría ser también aquí, en el Edifico E, algo de uso para las mujeres, lugar donde se reunirían para discutir las importantes cuestiones de su incumbencia en la función del barrio y la ciudad.

Todos estos importantes edificios son destruidos de nuevo hacia el 3.200 a.n.e., y los siguientes doscientos años, entre el 3.200 y el 3.000 vuelven a aparecer otras construcciones que conforman lo que los especialistas llaman un "nuevo orden religioso", pero también dedicados a la diosa Inana.

No puede saberse a ciencia cierta el porqué en la insistencia en el marco de la teoría e investigación arqueológica sobre esa simple dedicación a Inana de la mayoría de los edificios en este distrito Eanna, si realmente existió una gran o incipiente función religiosa en esos edificios. Además, es que todas esas teorías e investigación no identifican en ese complejo arqueológico la famosa referencia escritural de "la casa de Inana en Urk", es decir, que el distrito de Eanna no es la "casa de Inana en Uruk", sino otra cosa, y que la referencia en la escritura a un lugar en la vieja ciudad se refiere a algo que no ha sido descubierto todavía.Tampoco existe una identificación precisa, ni precisa ni difusa, entre esa dedicación de los edificios para el culto de Inana con el simple hecho de que el distrito de Eanna pudiera ser lugar y propiedad y donde residirían aquellas "ricas mujeres" procedentes del pasado con sus clanes y familias, negocios y aparatos. Así, la "casa de Inana en Uruk" sigue conceptuándose como un lugar aún por descubrir.

Este nuevo orden impuesto después de la segunda destrucción por causas desconocidas de la mayoría de los edificios de este barrio de Eanna coincide sorprendentemente con las fechas que los analistas otorgan para la impuestación de la Cultura Sumeria. Es decir, como si ese nuevo orden tuviera que ser necesariamente sumerio.

Entre el 3.200 y el 3.000 a.n.e., entonces, y en seguimiento de la dinámica construcción-destrucción, se erige el Templo Rojo sobre los restos del Templo de Piedra Caliza e interpretado aquí como otro edificio de recepción de embajadas y tributos, incluso centro de diversos asuntos como los legislativos y judiciales, pero como de aspecto más pequeño y como si en el ya mandasen los hombres. También en estas fechas aparece el Gran Patio Real, un patio hundido con dos filas de bancos que lo rodean  y decorado en sus paredes con medios cilindros de mosaicos y en el que se advierte acaso también ya la función asamblearia de varones, productores, jefes de los artesanos y representantes de los pequeños propietarios de tierras, implicados en la política, sociedad y economía de este distrito de Eanna.

Pero de nuevo vuelve a existir nivel de destrucción y la mayoría de los edificios, incluyendo los últimos construidos, desaparecen por razones desconocidas. En esta época Uruk pierde o va cediendo parte de su hegemonía y, aunque se mantiene la función de la mayoría de los edificios por reconstrucción de los mismos, su importancia  -la del distrito y de la propia ciudad-  no residirá en su dominio social, político e incluso militar sobre las otras ciudades, sino en su propio carácter de gran urbe, de gran centro de población y negocios.

También ahora habría que situar aquí precisamente el ocultamiento o pérdida de posición de esa clase de ricas mujeres en las ciudades de Mesopotamia con la llegada de la Historia. Las últimas ricas mujeres en Uruk acaso desaparecerían  -sus riquezas, nombres y aparatos-  contra la misma construcción de las murallas de la acrópolis de la ciudad y el pago de ejércitos en su defensa.

Todo este espeluznante asunto de aceptar o no la existencia e importancia de esa clase de Ricas Mujeres en los ambientes cercanos a la Historia y su ocultamiento o desaparición con la llegada de la propia Historia y la manifestación bélica, adquiere matices aún más patéticos si se identifican situaciones  -en este caso particular de las culturas en Sur de Mesopotamia- , por ejemplo aparición de Sumerios con la afirmación de la autoridad masculina y toda la secuencia anterior prehistórica en esos lugares  -autóctona y original-  como de unas eras de preclara presencia y autoridad femenina por la existencia de esas ricas mujeres, no solo en un sentido material  -construcción, ambiente y decoración de edificios, palacios y jardines y la existencia de abundante estatuaria y grabados que lo confirman-, sino en cierto sentido espiritual dentro de la estela de "culto a la diosa madre".

En cuanto a las pruebas fehacientes arqueológicas para esta hipótesis habría que recurrir en ello a la mera existencia de esas ruinas y su correcta interpretación, pero también podría echarse mano del material rescatado en las excavaciones, en grabados y en placas, sellos de barro y estatuaria. Aquí en Uruk, al contrario que en otras ciudades mesopotámicas -Eridú Ur-  no existe cementerio, necrópolis a la que recurrir en su excavación para el rescate de piezas o información, ni real ni de otra clase, no se descubriera todavía o por su simple inexistencia, quizás los ricos en Uruk tenían otras costumbres funerarias y su necrópolis se halle a cientos de kilómetros  al Oeste en la misma Isla de Malta, en el reposado y adusto ambiente mediterráneo de sus edificios funerarios.

Pero sería necesario observar todos esos objetos desde una nueva perspectiva que en aras a una consideración del tema genérico  -existencia de hombres y mujeres participantes en el gozne cultural y civilizacional- nos permita un acercamiento veraz a la realidad prehistórica que se pretende.

Tan sólo aquí mentar una serie de esos objetos arqueológicos para ilustrar este nuevo ambiente para el barrio y distrito de Eanna en Uruk.

En primer lugar el llamado "Vaso de las Ofrendas" de Uruk, en el Museo Nacional en Bagdag, una hermosa pieza en alabastro datado entre los IV y III milenio a.n.e., y cuya cronología  corresponde de manera admirable con la construcción del Templo de Piedra Caliza ya interpretado con esas funciones. Esta clase de piezas es a lo que aquí se considera como los "botes" de tributos cuando la recepción de embajadas. Existe una variedad de demostraciones de estos vasos de recogidas de tributos en las ciudades mesopotámicas y otros lugares del mundo siempre relacionados con la clase de ricas mujeres, aunque en tiempos más modernos se asocian a posesión de los hombres. Existen algunos olvidados sellos en los cuales se representan esas embajadas y, a un lado de las mismas, un especie de artilugios, extraños muebles o candelabros, donde debía permanecer el importante personaje que atendía esas embajadas.

Todo ello debido a la importancia y proyección que esa costumbre de cobro de tributos llegó a alcanzar en los tiempos de la antigüedad. Existen sellos provenientes de Micenas en los que aparece la reina o presidenta del lugar con un hermoso bote que sujetan sus manos y una increíble embajada de personajes muy vestidos y habillados que se dirigen hacia donde está sentada esa reina con la misión particular, sin duda, de llenar ese bote. Y en Creta existen grabados y pinturas con el mismo ambiente y motivos que los viejos sellos mesopotámicos.

Otro de esos motivos arqueológicos hace referencia al rescate de diversos pedazos o partes de estatuas en forma de cabezas de mujer, algo que debía estar  confeccionado con placas de oro o plata y debía representar o servir de señal en algún lugar o casa importante o simbólica en el ambiente urbano y palacial de ese distrito de Eanna en Uruk.

Y un tercer motivo que vendría a corroborar esta hipótesis de identificar el Distrito de Eanna con "la casa de Inana en Uruk", incluso la relación Templo-Palacio (templo como un lugar de autoridad masculina y palacio como lugar de autoridad femenina) en otros lugares y ciudades de Mesopotamia sur, serían un par de piezas procedentes de labores de arqueología, pero no de la ciudad grande Uruk, sino rescatados en el cementerio de otra ciudad vecina, pero muy poderosa e influyente como Ur  -en ésta ciudad sí que hay un importante cementerio-  una de ellas en el Museo Británico y otra en el Museo Penn en Pensilvania (USA). Piezas de aspecto muy parecido, si no idéntico, que se refieren a unas estatuas de un aparente tamaño a las que se llama con diferentes nombres, "cabra en la espesura" y otras denominaciones peregrinas.

Se tratan estas dos piezas de una figura como de un macho cabrío muy pertrechado y elegante que aparece de pie encaramado a una especie de arbusto del que salen un número de ramas, ocho o nueve, y al final de las ramas se advierten unas grandes flores u hojas, pero de las que solo quedan algunas de ellas. Esta imagen podría ser la más adecuada para una especie de "Edil del Zigurat", alguien encargado de una misión muy especial como la vigilar y "meter las narices", digamos, en la reunión de las Ricas Mujeres en Ur y acaso exigirles cuentas para su función económica y social en la propia ciudad. Esa misma función podría darse también en lugares como el Edifico E asambleario, pero de mujeres en Uruk. El personaje en cuestión  -cordero encaramado-  tiene una simbología precisa, una especie de tronco en su espalda significativo de su quehacer de criado y vigilante de otra autoridad, acaso la masculina desde el Zigurat.

Visitas: 238

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más