Humanos modernos contra neandertales a través del Danubio

 

 Fuente: Past Horizons|  Alexander Binsteiner | 4 de marzo de 2014 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae). 

En el paleolítico europeo, hace 40.000 años, dos especies humanas diferentes, los humanos anatómicamente modernos y los neandertales, se conocieron por primera vez. Este choque de culturas dio lugar a nuestra supervivencia, mientras que los neandertales desaparecieron para siempre.

Milenios de neandertales en el corredor del Danubio

Sin lugar a dudas, los neandertales fueron los primeros en habitar el corredor que conduce a lo que hoy es Europa. Las dataciones científicas muestran que ya se encontraban en la región del Danubio decenas de miles de años antes de que los humanos anatómicamente modernos aparecieran allí. En el Berglitzl, una isla glacial en el Danubio, artefactos neandertales que datan de hace unos 100.000 años han sido recuperados.

 

En la cueva Rameschhöhle, en la cordillera de Totes Gebirge, en Austria, los arqueólogos desenterraron puntas Levallois procedentes de una capa de 50.000 años de antigüedad, junto con innumerables restos de osos. La técnica Levallois es la primera que se encuentra en el Paleolítico Inferior, pero es más comúnmente asociada con la industria musteriense neandertal del Paleolítico Medio.

 

La entrada de la cueva se localiza a unos 2.000 metros sobre el nivel del mar y se especula que los neandertales la habrían visitado durante una fase de calentamiento de la última Edad de Hielo, ¿posiblemente yendo a la caza del oso?

Foto: Entrada de la cueva Rameschhöhle, donde se encontraronn, en una capa de 50.000 años de antigüedad,  huesos de oso junto con puntas Levallois de silex de unos 6,5 cm de largo.

 
La llegada de un nuevo vecino

Hace unos 40.000 años, el período de transición comenzó con los seres humanos anatómicamente modernos penetrando por el corredor del Danubio.

 

Hasta ese momento, el área había sido la tierra ancestral ocupada exclusivamente por comunidades de neandertales. Dos enclaves recientemente descubiertos en los ríos Enns y Danubio ofrecen pruebas de ello. Ernsthofen, en la terraza baja del río Enns, y alrededor de 300 metros sobre el nivel del mar, era tal vez el sitio más grande al aire libre neandertal descubierto en la región del Danubio. Se han encontrado cientos de herramientas de alta calidad hechas de cuarcita, cuarzo y otros materiales líticos, directamente debajo de la superficie actual, todas trabajadas con la típica técnica Levallois. Durante los trabajos de construcción de una casa de una sola parcela en la misma zona, también se recuperaron pruebas de más herramientas líticas para trabajar.

Campamento de los primeros Homo sapiens

Exactamente a la misma altura, sobre las orillas del Danubio, en Weinzierl, cerca de la ciudad de Perg, un campamento de humanos anatómicamente modernos también fue hallado, ocupando, aproximadamente en el mismo tiempo que el campamento de neandertal, la orilla opuesta en Ernsthofen (los dos campamentos a las orillas del río coinciden, en términos geológicos, con el nivel del río contemporáneo).

 

Los artefactos de los humanos modernos son típicamente hojas-cuchillas y lascas de sílex y radiolaritas obtenidas de los depósitos de las terrazas fluviales. Éstas eran típicamente elaboradas usando una técnica de reducción por descamación, el llamado método volumétrico. En Weinzierl, miles de artefactos hallados sobre las crestas cubiertas de loess sugieren que debió haber sido un gran sitio de trabajo durante un largo período de tiempo, y donde un número significativo de personas vivía.

Lo más importante es que, aquí, aparece el primer caso de ornamentos, tales como conchas de caracol perforadas y dientes agujereados, los cuales probablemente eran cosidos a la ropa o se llevaban en tiras de cuero.

Foto: Conchas 'Cardium' con agujeros de suspensión (longitud: 2,2 cm).

Dos especies de seres humanos separados sólo por un río

Muchas preguntas surgen ante la clara posibilidad de contacto de dos especies humanas que vivían casi a la vista la una de la otra en terrazas fluviales opuestas en el mismo punto y al mismo tiempo. La presencia de sus artefactos tecnológicos típicos dentro de las capas de terrazas contemporáneas crea una situación sólida para este escenario.

 

El campamento de los humanos modernos estaba sobre una pendiente que da al sur del valle del Danubio y, por tanto, habría disfrutado de más horas de sol por día que el campamento neandertal. En la Edad de Hielo ello habría, ciertamente, trabajado en su favor.

Pero, aún así, la pregunta persiste: ¿cómo estos dos grupos se las arreglaron para coexistir? Entre sus dos campamentos fluía el Danubio. ¿Fue éste una frontera natural que impidió la tensión? Si aceptamos que un encuentro tuvo que ser inevitable en algún lugar de esta área, entonces, ¿qué tipo de contacto pudo haber sobrevenido?

¿Quién cruzó el río?

En primer lugar, uno u otro grupo habría tenido que cruzar el poderoso Danubio. Cuando esto sucedió, pudo haber dado lugar a una competencia por los mismos recursos alimenticios. ¿Fue tal vez eso, en última instancia, una de las razones de la desaparición de los neandertales del corredor del Danubio? ¿Quizás los humanos modernos fueron simplemente mejores cazadores y competidores que sus vecinos?

 

¿O hubo actos de violencia por los cuales los neandertales fueron expulsados de las tierras que habían habitado durante miles de años?

De hecho, hay muchos posibles escenarios, incluyendo las enfermedades y/o una menor tasa de natalidad, la cual habría visto cómo una pequeña población neandertal, de sólo unos pocos miles de individuos, disminuía y moría. ¿Fueron posiblemente superados por los humanos modernos que se reproducían más rápido, consumieron sus recursos y los empujaron a la extinción?

Esperemos que los nuevos descubrimientos que se llevarán a cabo en el lugar en los próximos años puedan ayudar a resolver este puzzle prehistórico. Por el momento, sin embargo, uno sólo puede imaginar el escenario en el valle del Danubio, ya que las dos especies se miraban mutuamente a través del ancho río. Dos especies, dos tecnologías y dos culturas, con sólo un resultado inevitable.

 Foto: Yacimientos auriñacienses se ubican en las crestas de las terrazas bajas cerca de Weinzierl, Austria septentrional. Al fondo, los diferentes niveles de la terraza, creada por el río Enns en el delta del Danubio durante la Edad de Hielo, son visibles.

Artículo relacionado:

* Der Neandertaler im österreichischen Ennstal

Visitas: 824

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más