Hallan una tumba de hace 4.000 años en Rusia con los restos de 50 perros sacrificados por niños en rituales

Las  líneas sobre el cráneo de un perro se ubican en los lugares por donde lo habrían cortado ritualmente. Recrearon este patrón exacto en decenas de calaveras, sacrificando solo unos pocos perros por cada invierno durante casi un siglo.

Krasnosamarsk, al noreste de Rusia, es una tierra dura y hace 4.000 años lo era aún más. Sin embargo, ni los arqueólogos estaban preparados para encontrar una tumba con 50 perros. Sus huesos cuentan una historia terrorífica que entronca directamente con el mito del hombre lobo.

La historia de este asentamiento se remonta a hace 5.000 años. Entonces ya era un lugar de importancia religiosa, con tres grandes túmulos funerarios llamados Kurgan. No obstante, el hallazgo más intrigante corresponde a 1.000 años más tarde, con la llegada de una tribu llamada los Srubna, en plena Edad del Bronce.

Los Srubna dejaron una serie de estructuras que probablemente tenían una finalidad religiosa. En ella los arqueólogos han encontrado numerosos restos humanos, la mayoría de niños. En el centro del asentamiento, en una enorme fosa común, el antropólogo David Anthony y su equipo ha dado con una fosa común con los restos minuciosamente cortados y quemados de 50 perros.

La primera explicación que viene a la cabeza es que los infortunados perros acabaron en la cazuela, pero si algo se sabe de los Srubna es que no se alimentaban de estos animales. Por el contrario, hay muchas pruebas de que aquellos seres humanos convivían con perros y los usaban como compañía y para cazar.

La forma en la que están dispuestos y troceados los huesos tampoco encaja en absoluto con un simple tema culinario y apunta a algún tipo de ritual. Los huesos de los animales están cortados meticulosamente y todos siguen el mismo patrón. El cráneo, por ejemplo, está cortado en decenas de pedacitos, siempre por los mismos lugares.

Foto: Fragmentos de cráneos de perros hallados en el lugar.

Además, los rituales no se hacían todo el año. Tan solo en invierno. Los perros que morían en estas celebraciones eran siempre adultos sanos, y provenían de diferentes lugares de la región, no solo de la zona en la que estaba el asentamiento.

La principal hipótesis de Anthony y su equipo es que la muerte de los perros formaba parte de un escalofriante ritual de paso a la edad adulta. Los niños llegaban a este santuario y allí debían acabar con sus propios perros para convertirse en guerreros. A ojos de los Srubna, el ritual no solo servía para asimilar las cualidades espirituales del animal. También era la prueba definitiva de que el joven candidato a guerrero podía matar sin remordimientos. El golpe psicológico desde luego debía ser de los que dejan cicatrices.

Foto: A los jóvenes en Rusia, como los de la foto de arriba, se les enseñan métodos tradicionales de lucha, pero ¿los ritos de iniciación en la Edad del Bronce destinados a los niños para convertirse en guerreros implicaban sacrificios de animales?

 

Los pormenores del ritual se perdieron en la noche de los tiempos, pero las culturas indoeuropeas son la cuna de múltiples tradiciones en las que los guerreros son tan feroces que absorben el alma de las bestias o se convierten en ellas para acabar con sus enemigos. Esas tradiciones tan bárbaras como asesinar a un fiel compañero son el germen del que destilan leyendas como la del hombre-lobo.

[Journal of Anthropological Archaeology vía Ars Technica]

Fuente: gizmodo.com | 21 de noviembre de 2017

 
 
style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-8510012412669983"
data-ad-slot="3426785577"
data-ad-format="auto">

Visitas: 597

Comentario por Carmen L. el noviembre 21, 2017 a las 11:30am

¡Menuda "hazaña juvenil"! En El Táin es un niño el que mata al Perro que defiende la Casa del Herrero Culann. Su muerte tampoco es a espada o cuchillo, sino con "juguetes". Este episodio (bajo el título macgnímrada: "hazañas juveniles") es un relato independiente del propio Táin, aunque es dificil saber cuándo se incorporó a la forma escrita que mejor conocemos ahora, la de finales del s. XI. Puede que algunos rasgos recogidos en esta fascinante narración (¿asociación niño-perro, no tanto adulto-perro?) sean tan antiguas como la Edad del Bronce, y tengan que ver con los orígenes esteparios "protocélticos", sí.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más