Hallan la copia del evangelio más antigua del mundo en una máscara de momia

Máscara de la momia hallada

Fuente: ABC.es| 20 de enero de 2015

El papiro utilizado para crear la máscara de una momia en el antiguo Egipto podría contener la copia del evangelio más antigua hallada hasta ahora. Se trata de un fragmento del Evangelio de Marcos, que fue escrito durante el primer siglo, concretamente antes del año 90, según han señalado los expertos.

Aunque las momias de los faraones egipcios usaban máscaras hechas de oro, la gente común tenía que conformarse con máscaras hechas de papiro (o lino), pintura y pegamento. Teniendo en cuenta lo caro que era el papiro, a menudo la gente reutilizaba hojas sobre las que ya se había escrito, informa Ep.

En los últimos años los científicos han desarrollado una técnica que permite que el pegamento de las máscaras de momias se deshaga sin dañar la tinta sobre el papel. De esta manera, decenas de científicos y estudiosos están trabajando para descubrir el evangelio del primer siglo, uno de los textos más buscados.

«Estamos recuperando documentos antiguos de los primeros, segundos y terceros siglos. Documentos no sólo cristianos y bíblicos, sino textos griegos clásicos, comerciales, papeles mundanos o cartas personales», ha explicado uno de los responsables de este trabajo, Craig Evans (izquierda).

Cartas comerciales y personales

En declaraciones a «LiveScience», Evans ha indicado que los documentos incluyen textos filosóficos y copias de las historias del poeta griego Homero, mientras que las cartas comerciales y personales, a veces, tienen fechas muy útiles para la investigación.

En el caso de esta copia del Evangelio, los expertos la dataron mediante el análisis de los otros documentos que se encuentran en la misma máscara. También se les realiza una datación por carbono 14. Esto les llevó a situarlo en el primer siglo. Los ejemplares supervivientes más antiguos de textos evangélicos que se habían encontrado hasta ahora datan del siglo II (de los años 101 a 200).

Desventaja

Sin embargo este trabajo tiene una desventaja, el proceso utilizado permite descubrir nuevos documentos, pero destruye la máscara de la momia, por lo que se ha generado un debate (aquí y aquí) entre los científicos, acerca de si este sistema debe seguir utilizándose o no.

Pero Evans lo tiene claro, y ha destacado que estas máscaras que están siendo destruidas, revelan, a cambio, nuevos textos que aportan numerosos datos de la historia de la humanidad. «No estamos hablando de la destrucción de cualquier pieza de museo», ha apuntado.

Además, ha precisado que los propietarios de las máscaras de momias conservan la propiedad de las hojas de papiro después de que se disuelva el pegamento en ellos.

Visitas: 1968

Comentario por Maria Jose Limiñana Mañes el enero 21, 2015 a las 7:32pm
Como todo lo de terrae atiquae muy interesante .
Comentario por Salvador Cuesta el enero 21, 2015 a las 10:00pm

1.- Craig Evans informó en un video de You Tube el 24 de julio de 2014 sobre este hallazgo.

2.- Este hallazgo, sin embargo, se conocía al menos desde febrero de 2012 First_century Fragment of Mark’s Gospel Found? http://danielbwallace.com/2012/03/22/first-century-fragment-of-mark...

3.- No se conoce la colección de dónde proviene la máscara en cuestión. El propio dr. Evans se refugia en el documento de confidencialidad que ha firmado para no informar de ello.

4.- Los hallazgos no han sido sometidos en ningún momento a los rigores de la revisión por pares.

5.- la práctica del dr. Evans está creando alarma. Se está animando a que se compre en el mercado negro (o en legal) cartonajes egipcios para disolverlos con jabón Palmolive con la esperanza de encontrar escritos. but can even encourage more people to buy mummy masks on the antiquities market and dissolve them in Palmolive soap – a method suggested publicly by one of them, Josh McDowell, close friend of the ex-director of the Green Collection, Scott Carroll.

6.- La máscara de la foto no es  la del papiro como se informa en Live Science. This mummy mask was one of the masks that the researchers took apart to reveal ancient papyri. This mummy mask is similar to the one that contained the first century gospel fragment. http://www.livescience.com/49489-oldest-known-gospel-mummy-mask.html

7.- En la red hay muchos que  dudan de este hallazgo y que lo califican de pseudociencia o simplemente basura.

8.- Entre otros descubrimentos “maravillosos” que se han hecho en papiros extraídos de cartonajes egipcios se encuentra el Libro de Abraham, obra que halló Joseph Smith(Mormón)  en 1835 en una momia que se exhibía en una exposición.  "a translation of some ancient records ... purporting to be the writings of Abraham, while he was in Egypt, called the Book of Abraham, written by his own hand, upon papyrus"  http://en.wikipedia.org/wiki/Book_of_Abraham#cite_note-2

En fin, habrá que esperar, pero la cosa no pinta nada bien. 

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el enero 26, 2015 a las 11:52pm

Los fragmentos del evangelio más antiguo del mundo

Papiro 66, también llamado Papiro Magdalena, conservado en el Magdalen College de Oxford. Wikipedia.

Fuente: ABC.es | MÓNICA ARRIZABALAGA  | 26 de enero de 2015

Algunos de los papiros más antiguos con textos del Nuevo Testamento habían sido encontrados en vertederos de papel en el desierto, o comprados a comerciantes de antigüedades, pero nunca hasta ahora se había dado con uno de ellos en una momia egipcia, entre los cientos de documentos utilizados como papel maché para crear su máscara. Un grupo de expertos de la Universidad evangelista de Acadia (Canadá) lo encontró hace tres años y ha logrado identificar el texto como un fragmento del evangelio de San Marcos datado entre el año 80 y e... después de Cristo. De confirmarse, sería el primer manuscrito del Nuevo Testamento que se conoce.

Los científicos creen que el papiro en el que se escribió esta copia del evangelio de San Marcos habría sido reciclado después por otras personas para elaborar la máscara funeraria, una práctica común entre las clases humildes egipcias que tenían que conformarse con papiro o lino, pegamento y pintura, según señaló el doctor en Estudios Bíblicos Craig Evans el pasado 18 de enero a Live Science.

«Si lo que dicen es cierto, el hallazgo sería de gran importancia, pues el papiro más antiguo que tenemos de Marcos es relativamente tardío: el P45, que contiene los cuatro evangelios, aunque en otro orden (Mateo, Juan, Lucas y Marcos. Data de mediados del siglo III», señala Santiago Guijarro  (izquierda), catedrático de Nuevo Testamento de la Universidad Pontificia de Salamanca y director de la Asociación Bíblica Española.

«Aunque Craig Evans es un profesor de reconocido prestigio», totalmente confiable» y que «ha publicado mucho y con gran rigor», los expertos han acogido estas noticias «con cierto escepticismo» al no tener los datos de la investigación, afirma Guijarro.

Evans y los demás expertos de este proyecto han firmado un protocolo para no revelar datos antes de publicar sus descubrimientos en una revista especializada a finales de año. Entonces se sabrá cuáles son las líneas del evangelio escondidas en la máscara.

Para el prestigioso biblista español, «este descubrimiento sería muy importante si nos proporcionara un texto (en realidad sería un pequeño fragmento) mucho más antiguo de Marcos». La transmisión de este evangelio «es muy particular» ya que «una vez que Mateo y Lucas lo incorporaron en sus respectivos evangelios, casi dejó de copiarse», explica Guijarro.

«Por eso no nos han llegado papiros con el texto de Marcos, mientras de los otros evangelios tenemos bastantes», añade el autor del libro «Los cuatro evangelios» (Salamanca, 2012). Existen unos 5.000 manuscritos, bastantes de ellos de la época preconstantiniana (después de Constantino los textos se copiaron en grandes códices y se difundieron mucho), explica Guijarro.

«Uno se hace una idea de lo que esto significa cuando cae en la cuenta de que las obras de los autores clásicos, por ejemplo de Homero, nos han llegado en manuscritos copiados ocho o diez siglos después de que fueran compuestas», subraya el catedrático de la Universidad Pontificia.

En el caso del Nuevo Testamento y en especial de los evangelios, «no es así» porque «tenemos papiros copiados veinte o treinta años después de que fueran compuestos, y tenemos muchos». El Nuevo Testamento «es, con mucho, el texto mejor atestiguado de toda la literatura antigua», asegura.

El fragmento de evangelio canónico más antiguo admitido hasta ahora es el recogido en el Papiro 52 (derecha) que se conserva en la biblioteca John Rylands, en Manchester. Contiene un pequeño texto del evangelio de San Juan y se cree que data del siglo II.

El papiro hallado en la máscara egipcia sería anterior, pues se remonta, según los expertos canadienses, entre el año 80 y 90 después de Cristo. En opinión de Guijarro, «el principal problema que presenta este hallazgo es que no han explicado aún por qué lo datan con tanta precisión en la década de los 80».

El biblista imagina que habrán podido datar la tumba y la momia, de cuya máscara han obtenido el papiro que sería lógicamente anterior. Habría que contar además con un tiempo para que el papiro fuera desechado, puesto que un cristiano nunca hubiera utilizado un texto bíblico como papel maché. «La datación del papiro es el punto que hay que aclarar en primer lugar, ya que es un asunto complejo y ahí se va a jugar todo», asegura Guijarro.

Aún en el supuesto de que pudiera datarse en la década de los 80, el director de la Asociación Bíblica Española cree que «ninguna de las dos hipótesis que hoy se barajan para situar la composición de Marcos (Roma o Siria) se vería afectada». Existe bastante acuerdo entre los expertos en que este evangelio se compuso en torno al año 70 y resulta factible, a juicio de Guijarro, que una copia llegara a Egipto, ya fuera desde Roma o desde Siria, puesto que «las comunicaciones por mar eran muy buenas entonces al ser el Mediterráneo un mar interno sin piratas».

En este punto coincide con Evans, que resaltó cómo «en el Imperio Romano el correo se movía casi a la misma velocidad con la que lo hace ahora» y «una carta escrita en Roma podía ser leída en Egipto en unas semanas». Aunque en opinión de Guijarro, «el Evangelio de Marcos no se compuso en Roma, sino en Palestina» y hay indicios para afirmar que «llegó muy pronto a Roma y que desde allí se difundió».

Papiros antiguos importantes

Hasta la fecha, el documento más antiguo conservado de San Marcos es el Papiro 45 (izquierda), de mediados del siglo III, que fue adquirido en Egipto por el coleccionista Alfred Chester Beatty (1875-1968) y que se conserva en la biblioteca de su mismo nombre en Dublín (Irlanda). «Es muy importante porque es el primer códice que contiene los cuatro evangelios», destaca Santiago Guijarro.

Del Evangelio de San Juan hay fragmentos anteriores, como en el Papiro 52 antes mencionado que contiene líneas de Juan 18:31-33 y en su parte posterior de los versículos 37-38 escritos en griego. Fue adquirido por Bernard Grenfell en 1920 en el mercado egipcio junto a otros documentos procedentes de un vertedero, aunque su estudio y catalogación la realizó Colin H. Roberts en 1934.

El Papiro 66, de comienzos del siglo III, contiene casi completo el Evangelio de Juan. Hallado en Egipto en 1952, forma parte de la colección de los papiros Bodmer que se conservan en la Biblioteca Bodmeriana, en Cologny.

Medio siglo antes, el reverendo Charles Bousfield Huleatt adquirió en 1901 en Luxor (Egipto) y donó al Magdalen College de Oxford el Papiro 64, también llamado «Papiro Magdalena». Se cree que estos fragmentos y los del P67 o «Papiro Barcelona», de la colección de Ramón Roca-Puig que conserva la Abadía de Montserrat, pertenecieron a un mismo códice del Evangelio de San Mateo.

Otro de los papiros más antiguos e importantes que destaca Santiago Guijarro es el P4 o Papiro de París, con fragmentos del Evangelio de Lucas y datado en el siglo III. El documento, que se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia, fue encontrado a orillas del Nilo en 1889 por Vincent Scheil, que publicó su texto en 1892.

Estos y otros más «no son reproducciones del texto del Nuevo Testamento sino sólo fragmentos pequeños de texto», remarca Jesús Peláez del Rosal, catedrático de Filología Griega de la Universidad de Córdoba. El texto mejor transmitido y completo del Nuevo Testamento, señala Peláez, «se encuentra en los códices Vaticano y Sinaítico».


El polémico papiro 7Q5 de Qumrán

Comentario por Percha el junio 7, 2018 a las 9:00am

El papiro más antiguo del Evangelio de Marcos no era tan antiguo

Tras seis años de intriga, la Egypt Exploration Society informa de la fecha del fragmento manuscrito: es de finales del siglo II o principios del III y no del siglo I como se anunció en 2012

Fragmento del evangelio de Marcos en el Papiro 45, considerado hasta ahora como el más antiguo
Fragmento del evangelio de Marcos en el Papiro 45, considerado hasta ahora como el más antiguo - WIKIPEDIA

Tras seis años de intriga, por fin se ha dado a conocer el papiro del que se llegó a decir que era el más antiguo del Nuevo Testamento jamás encontrado y que habría sido escrito cuando todavía vivían algunos de los personajes bíblicos. El pequeño fragmento del Evangelio de Marcos acaba de ser publicado en Oxford y sus editores Dirk Obbink y Daniela Colomo lo datan a finales del siglo II o principios del III. El papiro, publicado con el número 5345 en el volumen 83 de la colección de Oxirrinco, propiedad de la Egypt Exploration Society, no es del siglo I como algunos llegaron a sostener hace unos años, pero sí que es posiblemente el más antiguo fragmento de Marcos que se ha encontrado hasta ahora.

«Después de una comparación rigurosa con otros textos fechados objetivamente, la caligrafía de este papiro es atribuida a finales del siglo II o principios del III d.C», informó la prestigiosa sociedad en su sitio web el pasado 24 de mayo.

Los dos lados de este pequeño fragmento de apenas 4,5 x 4 cm «contienen los vestigios de un pasaje» evangélico, según la institución. En cada cara del fragmento se lee la parte central de cinco líneas de texto correspondientes a losversículos 7-9 y 16-18 del capítulo 1 del evangelio de Marcos.

Hasta el momento, el texto más antiguo conservado en papiro de este evangelista era el contenido en un códice de los cuatro evangelios conocido como P45, datado en la primera mitad del siglo III. «El papiro recién publicado podría ser anterior o al menos contemporáneo de éste», destaca Juan Chapa, decano de la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra y experto en papirología.

La particularidad de este fragmento es que recoge una parte de texto que no estaba atestiguada por el P45, de modo que ofrece el testimonio más antiguo de ese pasaje, según resalta Chapa. El único detalle que el experto destaca de estas líneas es la omisión de la palabra «Jesús» en el versículo 17, «quizá por un error del escriba».

«En todo caso, constituye un testimonio muy importante del uso de este evangelio tan poco atestiguado», añade.

Apenas han llegado a nuestros días papiros con el texto de Marcos porque el contenido de su evangelio fue recogido por Mateo en el suyo. Este último, conocido como el «Evangelio eclesiástico», es el mejor atestiguado de los papiros del Nuevo Testamento, junto con el evangelio de Juan.

El enigma se aclara

La publicación de este pequeño fragmento era esperada con avidez por los estudiosos del Evangelio. Se venía hablando de él desde que en 2012 se anunció que podría ser del siglo I, lo que lo habría convertido en el más antiguo encontrado del Nuevo Testamento.

Unas afirmaciones de Craig Evans a Live Science en 2015, en las que se refirió a este papiro descubierto entre el material empleado posteriormente en la máscara de una momia egipcia, llevaron el asunto hasta los medios de comunicación, suscitando cierto revuelo.

Pese a ser posterior a lo anunciado, el profesor de Orígenes Cristianos en la Universidad Batista de Houston ha subrayado la importancia de este fragmento. «Mucho se habló sobre el antiguo fragmento del Evangelio de Marcos que finalmente se ha publicado como P.Oxy. 5345 por la Egypt Exploration Society, que data de finales del siglo II o inicios del siglo III. Si es así, entonces es el manuscrito más antiguo de Marcos hasta ahora identificado y publicado», ha escrito Evans en su Twitter.

El profesor de Nuevo Testamento en Dallas Daniel B. Wallace ha confirmado que el papiro fechado ahora es el mismo de cuya existencia se hico eco en el debate con Bart Ehrman en Carolina del Norte en 2012 y en el blog que posteriormente publicó y que produjo un natural revuelo. En aquel debate, según él mismo reconoce, dijo que «tenía motivos de peso para decir que era un fragmento de Marcos del siglo I», pero la información que recibió y que le aseguraron que había sido verificada «fue incorrecta».

Wallace pide disculpas «a Bart Ehrman y a todos los demás por dar información engañosa sobre este descubrimiento», aunque asegura que «en ningún momento» lo hizo con conocimiento de causa. «Debería haber sido más cuidadoso en confiar en una fuente sin mi verificación personal, una lección que aprendí entonces», añade.

Este experto asegura que le «urgieron -y autorizaron- a hacer el anuncio en el debate» y que «un papirólogo de alto rango» había confirmado que el manuscrito era del siglo I. Posteriormente supo que la información que transmitió era errónea, pero si no ha dicho nada hasta ahora, afirma Wallace, es porque firmó un acuerdo de confidencialidad que le ha mantenido en silencio hasta la publicación oficial del estudio.

En el origen del bulo está, al parecer, que uno de los editores del papiro, DirkObbink, lo habría enseñado a finales de 2011 a Scott Carroll, que entonces trabajaba para el futuro Museo de la Biblia en Washington, creado por la familia Green. Sobre una datación provisional, Obbink le habría comentado que era el fragmento más antiguo del Nuevo Testamento y, según Carroll, habría dicho también que estaba a la venta. De ahí el mensaje intrigante que éste escribió en su Twitter:

For over 100 years the earliest known text of the New Testament has been the so-call John Rylands Papyrus. Not any more. Stay tuned . . . .

Wallace mencionó después la existencia del nuevo papiro y de que iba a ser publicado por la editorial Brill. La noticia se extendió en medio de afirmaciones sobre acuerdos de no divulgación de contenidos y una creciente expectación que ahora se mitiga con la publicación del fragmento por parte de la Egypt Exploration Society.

Por fin se ha clarificado la historia: «El papiro no es tan antiguo como se esperaba, ni presenta grandes novedades», resume Chapa. Eso sí, la polémica sobre quién dijo qué y a quién y cuándo y si se ofreció a la venta continúa en las redes.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más