Hallan evidencias de un posible segundo asentamiento vikingo en América del Norte

El nuevo asentamiento vikingo se encuentra en Point Rosee, en Terranova, a 640 Km al sur de otro enclave vikingo conocido como L'Anse aux Meadows. 



Fuente: telecinco.es | Mail Online | 4 de abril de 2016

Un nuevo descubrimiento ha puesto de manifiesto que los vikingos pudieron haber viajado cientos de kilómetros hacia América del Norte más allá de lo que previamente se pensaba. Es sabido que llegaron al extremo oriental del continente hace más de 1.000 años, pero la magnitud de su exploración ha seguido siendo un misterio.

Guiado por imágenes de satélite, un equipo científico dirigido por la arqueóloga espacial Sarah Parcak  (izquierda) ha descubierto vestigios del segundo asentamiento vikingo conocido en América en un promontorio en Point Rosee, en el extremo occidental de la isla de Terranova (Canadá).

En 1960, un sitio en la punta más septentrional de Terranova en Canadá, L'Anse aux Meadows, fue investigado y arqueólogos estaban convencidos de que se trataba de un asentamiento vikingo. El mundo se despertó con el hecho de que los vikingos habían llegado a América del Norte antes que otros europeos. Pero ningún otro sitio ha sido identificado, y la búsqueda se estancó. Hasta ahora.

Sarah Parcak utilizó imágenes de satélite para buscar irregularidades en el suelo, potencialmente causadas por estructuras artificiales que se encuentran debajo. Ella ha utilizado esta técnica para encontrar sitios antiguos en Egipto y, en especial, la ubicación del gran faro de Portus cerca de Roma, así como otros varios edificios.

En el caso de los vikingos, esta clase de descubrimientos se complica porque sus construcciones eran preferentemente de madera y han desaparecido. Pero dejaron huella en el terreno, informa la BBC.

Foto: 'Point Rosee' es una península en el extremo sur occidental de la mayor parte de la isla de Terranova (en la foto). Proporcionó una ubicación perfecta a los vikingos para establecer un puesto de avanzada, afirman los arqueólogos.

El equipo de investigación escaneó con imágenes de satélite toda la costa este de Estados Unidos y zonas en Canadá. Varios emplazamientos ofrecían posibilidades, pero al final se optó por un promontorio en la punta más occidental de Terranova, 650 kilómetros más al sur y hacia oeste que el único emplazamiento vikingo conocido en América del Norte.

El lugar daba a dos bahías, ofreciendo protección a los buques de cualquier dirección del viento, y se observaron rarezas en el suelo que destacaban patrones y decoloraciones que sugerían estructuras artificiales hechas por el hombre, posiblemente incluso casas comunales.

Fotos: Mediante el uso de imágenes de infrarrojos (en la foto), los arqueólogos pudieron ver los contornos de lo que creen eran casas alargadas similares a las utilizadas por los vikingos

Parcak pasó dos semanas con su equipo en la zona. En la excavación apareció una roca ennegrecida, testigo de temperaturas intensas. Bajo ella había trozos de carbón mezclado con hierro, los cuales se creen son vestigios de una antigua forja. Rozando la chimenea apareció una pared de césped del tipo construido por los colonos vikingos en el Atlántico Norte.

Foto: Los arqueólogos han encontrado evidencia de piedras ennegrecidas por el procesamiento de mineral de hierro (en la foto)

Foto: Los investigadores encontraron trozos de escoria (en la foto) en un hogar que ellos creen fue utilizado para fundir mineral de hierro en un horno, lo que sugiere que el lugar fue habitado por los vikingos.

"Estoy absolutamente encantada", dice Parcak. "Por lo general, en la arqueología, sólo se consigue escribir una nota al pie de página en los libros de historia, pero lo que parece encontrarse en Punta Rosee puede ser el comienzo de un capítulo completamente nuevo", ha explicado.

"Este nuevo enclave podría desvelar más secretos sobre los vikingos, sobre si fueron los primeros europeos en 'ocupar' brevemente América del Norte, y revelar que se atrevieron a explorar mucho más lejos en el Nuevo Mundo de lo que antes pensábamos", concluye.

No obstante, aunque los arqueólogos que llevan a cabo la excavación están convencidos de que el sitio fue habitado por los vikingos, dicen que se necesita aún más trabajo para demostrarlo de manera concluyente.


 




Visitas: 1012

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más