Este pedestal era sagrado (y el pueblo no lo podía ver)

Fuente: National Geographic | 29 de enero de 2016

Está hecho en basalto y mide un metro y medio de altura aproximadamente. A simple vista parece un monolito corriente del Antiguo Egipto, pero es importante. Fue descubierto hace dos meses en Abu Erteila, al norte de Jartum, en el desierto sudanés, donde floreció el Reino de Meroe hace más de 2.000 años. Este reino surgió en Nubia y fue creado por los faraones negros, llamados así por su tez oscura, quienes se hicieron enterrar en pirámides, según la costumbre egipcia. Las pirámides meroíticas son más pequeñas y puntiagudas que las egipcias. Hoy se encuentran en un estado ruinoso, entre las dunas rojizas.

Sitio arqueológico de Abu Erteila. El pedestal fue hallado en el lugar que indica la flecha, en la naos de un antiguo templo.

En el Museo Egipcio de Berlín hay un pedestal similar (abajo a la derecha). Fue descubierto a mediados del siglo XIX en Wad ben Naga. En sus caras aparecen representados los reyes Natakamani y Amanitore junto a jeroglíficos egipcios y meroíticos. Esto permitió descifrar la lengua indígena de Meroe, un reino desconocido que intriga a los egiptólogos.

Izquierda: Una estatua que puede representar Natakamani, el cual reinó desde alrededor o antes del año I a.C. al c. 20 d.C. Él fue el mejor gobernante del periodo meroitico. Derecha: Amanitore (c. del año 50 d.C.) fue una reina nubia del Reino de Meroe. Créditos: Wikipedia


Por eso es importante esta pieza, hallada recientemente por un equipo arqueológico italo-ruso. En ella también aparecen figuras e inscripciones jeroglíficas con los cartuchos del faraón Natakamani y de su esposa Amanitore. Se trata de un pedestal que reposaba en el interior de un templo, donde sostenía una barca sagrada, sobre la cual se depositaba la estatua de una divinidad, a la cual estaba dedicado el templo. La barca era un objeto simbólico, no para navegar, y al igual que un palanquín tenía dos varas que permitían su transporte, como ocurre con las imágenes religiosas en los desfiles de la Semana Santa.

El arqueólogo italiano Eugenio Fantusati (de blanco) durante las excavaciones.



"Durante las festividades importantes, los sacerdotes colocaban la imagen sagrada sobre la barca y la llevaban en procesión fuera del templo, a la vista de los fieles", explica Eugenio Fantusati (izquierda), codirector de las excavaciones, a Historia National Geographic.

"Es interesante observar que la estatua sólo se podía ver en tales circunstancias, porque al interior del templo sólo podían acceder los soberanos y los sacerdotes", añade. Por tanto, el pedestal nunca abandonaba el templo ni se mostraba al público.



La pieza ha sido excavada entre las ruinas correspondientes a la naos del templo, la sala principal, secreta e inaccesible para la gran mayoría. Ha sido fechada entre los siglos I a.C. y I d.C., cuando vivieron Natakamani y Amanitore. "Eran contemporáneos de Augusto y bajo su reinado el país atravesó un período de gran bienestar interno, consiguiendo mantener  excelentes relaciones diplomáticas con la Roma imperial", expresa Fantusati.

En las cuatro caras del pedestal aparecen diferentes figuras, entre ellas unas féminas que sostienen un cielo estrellado. "El estudio epigráfico todavía se está desarrollando, pero puedo anticipar que contiene fórmulas rituales relacionadas con los componentes de la familia real", revela el arqueólogo italiano.

"Por otro lado, sabemos que el templo fue destruido, aunque no sabemos cuándo. Sus restos acabaron desparramados, pero el pedestal se ha conservado enterrado durante siglos. La datación por radiocarbono nos permitirá conocer la fecha de esta destrucción", agrega Fantusati, quien dirige esta misión junto con Eleonora Kormysheva  (izquierda) y con la colaboración de Marco Baldi (derecha), vicedirector del equipo italiano.

Foto: Recipiente hallado en Abu Erteila. Crédito: Dr. Richard Lobban


--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hallan jeroglíficos de la Edad de Oro del antiguo reino africano de Kush (Meroítico)

Dos ejemplos de jeroglíficos meroíticos (no descubiertos en Abu Erteila): Placa votiva del rey Tanyidamani (Public Domain) y estela meroítica. (British Museum)

Fuente: lagranepoca.com | 26 de enero de 2016

Un equipo de arqueólogos rusos e italianos afirma realizó en Sudán uno de los más importantes descubrimientos relacionados con la historia de Nubia. Según el Servicio de Antigüedades de Sudán, la inscripción jeroglífica hallada en Abu Erteila podría ser el más importante descubrimiento de la última década relacionado con el antiguo reino de Kush.

AGI informa de que las excavaciones realizadas entre noviembre y diciembre del 2015 por el equipo internacional ruso-italiano en Abu Erteila fueron dirigidas por Eugenio Fantusati de la Universidad de Roma “La Sapienza”, su adjunto Marco Baldi y Eleonora Kormysheva, directora del Centro Golenishev de Egiptología de la Universidad Estatal Rusa para las Humanidades e investigadora principal del Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias.

 

Excavaciones llevadas a cabo en el año 2015 en el yacimiento arqueológico de Abu Erteila, Sudán. (CEEMO)

Unos 200 kilómetros al norte de Jartum se descubrieron los hallazgos más impresionantes, entre ellos un altar ritual de basalto (abajo), inscripciones jeroglíficas y una barca sagrada. Este descubrimiento, producto de ocho fases de excavaciones, arroja nueva luz sobre la antigua civilización nubia, que existió entre el siglo I a. C. y el I d. C. Se cree que el templo en el que se dieron estos hallazgos fue muy probablemente destruido por el fuego. Las ruinas se están datando actualmente mediante carbono-14 para confirmar con exactitud la fecha precisa en que ocurrió el desastre.

El profesor Fantusati declaró a AGI: “Aún estamos estudiando el texto de las inscripciones jeroglíficas que están en egipcio, aunque ya conseguimos identificar los cartuchos con los nombres de la pareja real a la que se refieren. Son el rey Natakamani y la reina Amanitore, que ocuparon el trono durante la Edad de Oro de la civilización Meroítica que se desarrolló en el Nilo. Esta civilización desarrollaba un papel fundamental en la escena internacional: consideremos el hecho de que tuvo lazos comerciales y diplomáticos con el Imperio Romano, hasta su decadencia provocada por el auge del Reino Etíope de Axum”.

El rey Natakamani y la reina Amanitore honrando al dios Apedemak. (Universidad de Saint Louis)

Según los investigadores, se encontró la base de la barca sagrada en la naos o sala central del edificio. Esta barca albergaba una deidad nubia que se colocaba periódicamente en ella para llevar a cabo una procesión ritual. En palabras del profesor Fantusati, este descubrimiento es de gran importancia para poder comprender mejor las relaciones entre el mundo meroítico y la cercana civilización egipcia: “Aumenta el prestigio del yacimiento de Abu Erteila, cuyos vestigios oficiales ahora sin duda se cuentan entre los más interesantes hallazgos de la arqueología nubia contemporánea”.

 

Foto: Relieve en bronce, representando a Asarhaddón (derecha) y a su madre Zakutu (izquierda) (Museo del Louvre).

El reino de Kush era un antiguo reino africano que existió entre el 1070 a. C. y el 350 d. C. Fundado tras el colapso de la Edad del Bronce y la desintegración del Imperio Nuevo de Egipto, su capital se hallaba en Napata. Los reyes kushitas reinaron como faraones en Egipto durante el Tercer Período Intermedio, en especial a lo largo de la XXV Dinastía. No obstante, fueron expulsados de Egipto por los Asirios liderados por Asarhaddón. El reino sobrevivió hasta que el Imperio Romano conquistó su territorio. La decadencia de Kush empezó en torno a los siglos I d. C. – II d. C., debilitado por la guerra con la provincia romana de Egipto. Más adelante, el cristianismo comenzó a ganar terreno frente a la antigua religión.

El entorno del templo también posibilitó al equipo formarse una imagen más clara de cómo era el edificio e integrar la nueva información con los descubrimientos realizados en excavaciones previas. La primera campaña de la expedición dio inicio en el año 2008 con la colaboración de las autoridades sudanesas. La expedición arqueológica del 2015 fue financiada por la Asociación Internacional de Estudios Mediterráneos y Orientales y el Instituto de Estudios Orientales de la Academia Rusa de Ciencias. Esta expedición además fue reconocida oficialmente por el Ministro de Asuntos Exteriores de Italia.

Dos de los objetos descubiertos recientemente en Abu Erteila: un amuleto con forma de corona y la estatuilla de un león. (Fantusati/Lebedev)

El rey y la reina de la Edad de Oro y su palacio

Natakamani reinó en Kush (Nubia, la actual Sudán) entre el 1 a. C. y el 20 d. C. aproximadamente. No fue uno de los monarcas más importantes del período meroítico. Le precedió su madre, la reina Amanishakheto. Su esposa, la reina Amanitore, fue además corregente y probablemente su sucesora. El faraón nubio Natakamani y la reina Amanitore fueron los últimos grandes constructores de Kush. Son conocidos por restaurar templos y construir una pirámide en Meroe. Sus edificios se alzaban en Keraba, una región comprendida entre los ríos Nilo y Atbara. Cerca construyeron la ciudad de Naqua, en la que se encuentra el Templo de Apedemak. Este templo es uno de sus monumentos mejor conocidos de la civilización nubia, y aún se encuentra en buen estado.

El palacio real del rey Natakamani y la reina Amanitore se encontraba en Gebel (Jebel) Barkal. Fue de hecho uno de los descubrimientos más importantes relacionados con estos monarcas. Sometido a excavaciones durante muchos años, aún continua aportando mucha información novedosa sobre este período histórico. A fin de llenar las lagunas existentes en nuestros conocimientos sobre esta pareja de la realeza nubia, en el 2001 se iniciaron excavaciones a cargo de la Expedición Arqueológica de la Universidad de Roma “La Sapienza”. En el transcurso de estos trabajos, los arqueólogos hallaron las estancias palaciegas de la familia real, un almacén lleno de valiosos objetos y muchas otras estructuras.

 

Fotografía y planta del Edificio B3200 de Gebel Barkal. (Universidad “La Sapienza”)

Se hallaron varios monumentos en los que Natakamani y Amanitore aparecen juntos, lo que demuestra la fuerte relación que les unía. Diferentes esculturas del templo dan fe de que su posición y derechos eran prácticamente equivalentes. Los restos del antiguo reino de Kush son como un rompecabezas, y se espera que a medida que se vayan obteniendo más piezas se puedan comprender mejor la historia de Natakamani, su tiempo y su civilización.

Visitas: 1428

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más