El yacimiento romano más grande de Madrid está olvidado en Carabanchel: la lucha por su protección

Los restos del yacimiento junto a la estación de metro Eugenia de Montijo que aparecieron en 2005.

La propuesta es el resultado de la colaboración de un grupo de trabajo multidisplinar integrado por arqueólogos, historiadores, arquitectos, medioambientalistas, historiadores del arte o voluntarios de Carabanchel que se creó en octubre de 2019, justo después de que se lograse paralizar una iniciativa municipal de instalar huertos urbanos en la zona.

La arqueóloga Laura Fernández (izquierda) ha centrado en este yacimiento su tesis en Estudios del Mundo Antiguo. Trata de desmentir la teoría tradicional de que debajo de la cárcel de Carabanchel, el Cementerio Parroquial de San Sebastián Mártir y el parque Eugenia de Montijo se encuentra una villa de la época romana. "Viendo su disposición, como mínimo serían dos, algo muy raro, por lo que estaríamos ante un asentamiento tipo ciudad". Y añade que "Hemos ido sacando la información a cuentagotas. La cronología no está clara del todo porque solo se han hecho sondeos en sitios concretos, pero la ocupación parece prácticamente ininterrumpida desde época prerromana. Tener algo así en Madrid es increíble".Sostiene esta misma idea Carlos Caballero  (derecha), portavoz del Colegio de Arqueología, quien destaca la amplia cronología de los restos: de la era carpetana en los siglos IV-III a.C. a la actualidad.


La zona que se abrió con la obra de la carretera y los restos de los muros romanos en 2005. Hoy todo esto está tapado

Carlos Caballero apunta que ha habido intervenciones en tres sitios: en el recinto de la ermita y su cementerio como parte de unos trabajos de rehabilitación, donde se han documentado restos de estructuras romanas y un horno de producción cerámica; en la conjunción entre la Vía Carpetana y la calle del Pingüino, zona en la que han salido a la luz varias construcciones romanas y los vestigios de época carpetana; y en las inmediaciones de la estación de metro de Eugenia Montijo. Ahí los arqueólogos se volvieron a encontrar con la presencia de la Antigua Roma.

Caballero hace hincapié en el valor histórico del enclave. "Tanto por superficie como por no tener interrupción de uso, rodeado por la ciudad y a tan poca distancia del centro, su atractivo cultural es grandísimo", augura. Los hallazgos recopilados en las escasas prospecciones lo confirman. Entre ellos, una estatuilla de bronce conocida como la Minerva de Carabanchel  (izquierda) que se exhibe en el Museo Arqueológico Nacional, o "una vasija de bronce excepcional", "un ánfora de las que solo se conocen dos en el mundo", cuenta Sonia Dorado, vecina de la zona ligada al activismo en torno al yacimiento desde hace casi dos décadas.

A estas piezas se sumarían tambores de columnas, tejas, monedas y otros objetos. Algunos de ellos "expoliados y desaparecidos". La arqueóloga Laura Fernández recuerda que en el área conviven restos de la II Edad de Hierro, del Medievo, como la ermita de estilo mudéjar de Nuestra Señora de la Antigua, de la Edad Moderna y de la Contemporánea. "Por lo poco que se sabe, le encuentro parecido a Complutum, pero en Madrid capital, que está ultraurbanizado, es algo único", remarca.

La "desgracia" de ubicarse en Carabanchel

Sonia Dorado, por su parte, lamenta la "desgracia" de que la 'ciudad' romana se localice en Carabanchel. "Si estuviera en otro distrito ya se habría excavado", apunta. Menos directo se muestra Carlos Caballero en su justificación de por qué el Ejecutivo autonómico ha rehusado blindar y explorar el yacimiento. "Desconocemos por qué no ha llegado a tramitarse, no creemos que haya intereses urbanísticos detrás porque la protección no impide desarrollarlos", expone. Confía en que Patrimonio Cultural acceda a la petición del Colegio de Arqueología de declarar BIC el conjunto: "Hemos puesto argumentos suficientemente contundentes sobre la mesa".

Foto: La zona donde se iba a instalar el huerto urbano, acordonada, y al fondo la ermita de Santa María la Antigua, alrededor de la cual se encuentran numerosos vestigios romanos - JOSÉ RAMÓN LADRA.

Los estudios que respaldan la solicitud los ha elaborado de forma voluntaria un grupo de trabajo multidisciplinar compuesto por 16 arqueólogos, historiadores del arte, arquitectos, medioambientalistas y vecinos. Aunaron fuerzas en 2019 para buscar la conservación del yacimiento a raíz de la amenaza que supuso para este una iniciativa municipal para implantar huertos urbanos en el recinto. La presión vecinal detuvo los planes.

Ya en el año 2005 fueron los vecinos quienes paralizaron la construcción de un vial proyectado para unir Vía Carpetana con la Avenida de los Poblados que atravesaría la zona arqueológica. "Los alumnos del instituto Iturralde se subieron a la maquinaria y se liaron a pedradas con los operarios", relata Sonia Dorado. La Dirección General de Patrimonio Cultural encargó entonces un estudio en el que aparecieron restos carpetanos, romanos del siglo I y visigodos, que después se taparon. Se evadió una vez más la concesión de la máxima protección de un bien en España, el BIC.

El principal hallazgo arqueológico encontrado en la zona, en la Quinta de los Condes de Montijo, es el famoso Mosaico de la Villa de Carabanchel, o de 'Las cuatro estaciones', datado entre los siglos IV-V d.C., y expuesto actualmente en el Museo de San Isidro (abajo).

 

Protección y urbanización, compatibles

Esto ha dado pie al abandono que presenta el yacimiento en estos momentos. "Está bajo un descampado -el parque Eugenia de Montijo- en el que la gente deja escombros y cambia el aceite al coche, hay incluso chabolas ilegales y zanjas alrededor de la ermita", se queja la activista vecinal. El principal riesgo a su subsistencia lo encarna la "grave" reforma de la ley del suelo promovida por el Gobierno regional y el hecho de que el Plan General de Ordenación Urbana de la capital permite la construcción de viviendas y un hospital en los terrenos de la antigua cárcel. "Si esto se hace sin control arqueológico puede destruirse parte de la 'ciudad' romana", advierte Laura Fernández.

La arqueóloga defiende la coexistencia de la explotación urbanística del entorno y la conservación del yacimiento. "No es incompatible", señala. Según explica, la nueva museología posibilita integrar los restos históricos en las edificaciones. "Como en Mérida, donde muchos edificios tienen una cristalera en el bajo" de forma que pueden visualizarse los vestigios in situ, ejemplifica.

En la misma línea, Carlos Caballero anima a que la arqueología "no se entienda como un problema que paraliza y ralentiza las obras". Por el contrario, cree que "aportaría valor añadido al barrio y a lo que se construya allí". En el caso de que la Administración apruebe algún día la exploración de la 'ciudad' romana, apuesta por que los hallazgos permanezcan en Carabanchel. "Si tienen la suficiente entidad debería crearse un museo o centro de interpretación en el barrio", indica.

Foto: Plano de 2008 del Colegio de Arquitectos de Madrid con puntos donde se han encontrado restos arqueológicos.

Patrimonio Histórico examinará la propuesta

Desde la Dirección General de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid confirman a Madridiario  que recibieron la solicitud para declarar Bien de Interés Cultural el yacimiento el pasado 20 de abril. El organismo informa de que una parte "muy significativa" del espacio delimitado en la petición "ya se encuentra protegido como Yacimiento Arqueológico Documentado", lo cual implica que cualquier actuación en su ámbito debe ser consentida por la institución. Aquí se enmarcaría la Ermita de Nuestra Señora de la Antigua, el edificio en uso más antiguo de Madrid y reconocida como BIC.

No obstante, aseguran que "analizarán la documentación presentada para comprobar si el bien reúne el interés histórico y los valores para iniciar un expediente de incoación de BIC". La ley no fija ningún plazo concreto para dar respuesta a la reclamación. Mientras, vecinos y profesionales siguen luchando por que no caiga en el olvido y claman porque Carabanchel se convierta en un nueco Complutum.

Fuentes: madridiario.es | elconfidencial.com |elespañol.com |  25 de abril de 2021

Visitas: 2437

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el febrero 9, 2023 a las 12:18pm

Las reliquias de Carabanchel: el yacimiento romano más grande de Madrid que la Comunidad rechaza proteger

El yacimiento romano de Carabanchel. El Independiente.

El 14 de abril de 2021 el Colegio de Arqueólogos de Madrid solicitó al Gobierno Regional que declarara el yacimiento romano de Carabanchel como Bien de Interés Cultural (BIC). La zona, ubicada entre el parque Eugenia de Montijo, la antigua cárcel franquista y la ermita de Santa María La Antigua (el centro mudéjar más antiguo de la región), se compone de unas 80 hectáreas de extensión, pero es, sin embargo, bastante desconocida para los madrileños. El motivo lo explica Carlos Caballero, portavoz del Colegio de Arqueólogos, que considera que "apenas se ha excavado el 10% del yacimiento y que no fue hasta el año pasado cuando gracias a una intervención se comenzó a valorar su verdadera importancia". Se trata de un lugar, además, muy especial por dos motivos, según el arqueólogo. Por un lado, porque en el centro de la Península no es habitual encontrar yacimientos romanos de estas proporciones. Y por otro, porque la zona ha sido de «uso prolongado» desde el siglo 4 a.C. Es decir, que salvo un breve periodo en la Edad Media, siempre ha habido gente instalada y actividad.

 

Casi dos años después de la petición, la Comunidad de Madrid ha rechazado la propuesta. Según explican los propios arqueólogos, basan su decisión de no declarar el lugar como BIC en cuatro cuestiones. Primero, que la superficie es demasiado extensa. Segundo, que la zona está muy afectada por la urbanización. Tercero, que la delimitación del yacimiento está basada en materiales descontextualizados, muchos de ellos perdidos desde hace largo tiempo. Y por último, desde el gobierno regional consideran que el lugar ya está protegido como «yacimiento inventariado» en algunas zonas.

Unos argumentos que los arqueólogos rechazan frontalmente. "En la propia ciudad de Madrid existen BICs mucho más extensos, como el Recinto Histórico de la Villa de Madrid, la Casa de Campo o, especialmente, las Terrazas del Manzanares. Y también tenemos BICs tanto o más urbanizados que éste, y en ellos se siguen produciendo actuaciones urbanísticas, como las proyectadas para ambos márgenes de la curva del río donde antes se ubicaba el estadio Vicente Calderón", explican desde el Colegio de Arqueólogos. Y añaden que la Comunidad tampoco ha valorado que los materiales que delimitan el yacimiento, independientemente de que estén ahora perdidos y de la metodología usada para su localización, formaron parte de éste y acreditaron su existencia y sus límites desde 1907. A pesar de ello, y de que consideran que Carabanchel tiene una "enorme conciencia" sobre su patrimonio, los arqueólogos aseguran que la situación "no tiene más recorrido". Desde el punto de vista administrativo, ya está todo cerrado. 

Historia del yacimiento

Según explica Caballero, las primeras noticias del lugar llegaron en 1819, a partir del hallazgo de un mosaico romano que hoy se expone en el Museo de San Isidro, pero que durante un periodo sirvió como atracción turística para los nobles que visitaban Carabanchel. A partir de entonces, se comenzaron a producir otros hallazgos en torno a la Ermita de Santa María La Antigua, que se encuentra en el centro del yacimiento. Ya en el siglo XIX se comienzan a realizar publicaciones, científicas y no tanto, sobre la zona, y a estudiar más los materiales, que van desde la época de los carpetanos hasta la actualidad. Durante la construcción de la estación de metro Eugenia de Montijo, a finales del siglo XX, se descubrieron más restos. Y en 2005 el proyecto urbanístico que contemplaba la prolongación de la Vía carpetana puso la guinda. Una movilización vecinal paró aquella obra, los arqueólogos comenzaron a estudiarla más en profundidad y llegaron a hacer la petición para declararla como BIC. 

"Las excavaciones han encontrado presencia carpetana, que es anterior a los romanos, y también estructuras romanas diversas. Sobre el carácter del yacimiento se ha debatido mucho. En un primer momento se pensó que era una villa romana, pero parece que es más grande que una villa habitual. Quizás sean dos villas romanas muy juntas, pero no tenemos datos suficientes", afirma Caballero, que explica que todo lo descubierto hasta el momento se debe a las obras civiles en la zona y a una intervención que hizo Instituciones Penitenciarias, la propietaria del terreno, en 2022. 

"Se considera protegido el cementerio, la franja de terreno que se excavó en 2005 y lo que se excavó el año pasado en la cárcel. Pero nosotros argumentamos que el yacimiento es más grande. Ahora está protegido más o menos la mitad de lo que nosotros consideramos que es. Si la Comunidad lo hubiera declarado como BIC se hubiera realizado una intervención arqueológica en cada punto del yacimiento donde hubiera habido movimiento de tierras, y no únicamente en las zonas que la Comunidad cataloga como yacimientos inventariados. Esto significa que si ahora se producen obras allí, por ejemplo para hacer una zanja o un garaje en la zona donde se descubrió el mosaico y los primeros hallazgos, no se contaría con un seguimiento arqueológico", resume Caballero.

La ley de Patrimonio Histórico dice que si se encuentran hallazgos durante una obra el promotor debería comunicarlo a la Comunidad, que establecería qué acciones realizar. Lo que deja en manos de gente que quizás sea «ignorante en el tema» la decisión de paralizar la obra y dar el aviso o continuar adelante y perder los restos. 

Fuente: independiente.com | 9 de febrero de 2022

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más