El dolmen de Guadalperal (Cáceres) esconde un menhir con un posible mapa milenario del río Tajo

Comparación de la inscripción del menhir, el Tajo antes de la construcción del pantano y el estado actual del río.

El dolmen de Guadalperal, en Peraleda de la Mata (Cáceres), que ha emergido a la superficie en el embalse de Valdecañas a causa de la sequía y se ha convertido en el Stonehenge español, puede que esconda un secreto de una relevancia histórica incalculable. Si el monumento megalítico, erigido hace unos 4.000-5.000 años por los habitantes locales, ya constituye de por sí un tesoro patrimonial, uno de sus menhires milenarios presenta un grabado alargado y ondulado que se podría corresponder con el dibujo del paso del río Tajo por la zona.

Esa es la hipótesis que defiende Ángel Castaño (izquierda), presidente de la Asociación Cultural Raíces de Peraleda, después de analizar los datos recopilados por el prehistoriador y sacerdote alemán Hugo Obermaier durante las excavaciones que dirigió en el yacimiento entre 1925 y 1927. Tres décadas después, el dolmen quedó sumergido como resultado del pantano que ordenó construir el dictador Francisco Franco. Castaño ha cotejado un boceto del menhir y su inscripción realizado por el equipo arqueológico alemán con un mapa del Tajo antes de que se edificase el embalse. Y el parecido es considerable, más que una simple coincidencia.

"Estoy bastante convencido de que se trata de un mapa del río Tajo a su paso por la zona", explica el filólogo a EL ESPAÑOL a falta de que el hallazgo sea confirmado por los expertos. "Es como el trazado que hace a mano alguien que conoce perfectamente las curvas del río, que coinciden bastante bien, aunque lógicamente no son perfectas las proporciones y medidas. El único tramo que no encaja es el central, pero es que esa zona era la del vado de Alarza y el río se abría [antes del embalse], así que su curso pudo haber cambiado con el paso de los siglos. De ser cierto, sería uno de los mapas más antiguos del mundo".

El dolmen de Guadalperal fue saqueado en época romana. Rubén Ortega Martí

El menhir-estatua en cuestión, una piedra de unos dos metros en la que fueron talladas cazoletas y lo que parecen ser figuras de serpientes que servirían para proteger de forma simbólica los tesoros allí guardados, es el que se encuentra a la entrada de la cámara del dolmen —un enterramiento colectivo formado por unos 140 pedruscos que estuvo recubierto por un túmulo de tierra y grava—. Es el único que conserva actualmente las marcas de las inscripciones, aunque son bastante difíciles de apreciar por culpa de la erosión provocada por el agua. Por suerte se preservan los dibujos de Obermaier, que fueron publicados en 1960 por Georg y Vera Leisner, un matrimonio alemán de arqueólogos.

"La idea me vino porque el dolmen se encuentra justo en un punto donde el río sale del cañón y hace una enorme curva muy cerrada, y esa línea del menhir precisamente empieza con una curva muy cerrada, lo demás ya fue ir comprobando", relata Ángel Castaño. Su creencia se fundamenta, asimismo, en la posible función sagrada y de protección del comercio y del paso del afluente que habría representado el dolmen para sus contemporáneos. De ahí que lo hubiesen tallado en la piedra.

Planta del dolmen de Guadalperal y dibujos del menhir y sus inscripciones talladas. EL ESPAÑOL



De momento, la interpretación de Castaño es solo una intuición, una hipótesis verosímil o una misteriosa coincidencia, pero sin duda se revela en otro motivo más para que las instituciones muevan ficha y envíen a un grupo de expertos a excavar y analizar el yacimiento antes de que vuelva a quedar bajo el agua, que según los cálculos podría ser en torno a un mes. Numerosos medios internacionales ya se han hecho eco del redescubrimiento y de su sobrenombre de Stonehenge español.

Carrera contrarreloj

El dolmen, bautizado hace años por los habitantes de Peraleda de la Mata como el tesoro de Guadalperal, ha emergido a la superficie en su totalidad por un desembalse inusitado de las aguas del pantano de Valdecañas hacia Portugal. Ante esta oportunidad única, Castaño y su asociación han reclamado desde el primer minuto a la Junta de Extremadura que se movilice para rescatar el monumento megalítico. De hecho, han abierto una petición en Change.org para salvar el tesoro patrimonial.

El menhir del supuesto mapa está muy erosionado y los grabados se perciben malamente. Alejandro Rufo

La consejera de Cultura, Nuria Flores, se desplazó este jueves hasta el yacimiento para conocer de primera mano el enterramiento colectivo de la Edad del Bronce. Según las fuentes consultadas por este periódico, la puesta en valor del yacimiento le correspondería al Gobierno central y no al autonómico al estar localizado en la Cuenca Hidrográfica del Tajo, de titularidad estatal, tal y como se desprende de la Ley de Patrimonio Histórico.

La versión ofrecida por la Junta es que "la Consejería de Cultura, Turismo y Deportes está en conversaciones con la Administración Central para abordar la situación”, sin dar más detalles sobre lo que tienen pensado defender. Desde el Ministerio de Cultura tampoco se ha podido precisar por el momento si las actuaciones se llevarán a cabo desde la propia cartera de José Guirao o si bien recaerán en Patrimonio Nacional, dependiente de Presidencia del Gobierno. La semana que viene, no obstante, están previstas las primeras conversaciones entre la Junta y el Gobierno.

El tiempo corre, mientras tanto, en contra del dolmen de Guadalperal, que en pocas semanas podría verse anegado nuevamente por el agua. Ángel Castaño ya ha conseguido situar al yacimiento en el mapa de todo el mundo, y quien sabe si haber descubierto uno de los más antiguos elaborados por el ser humano. "No soy ni más ni menos optimista. Todo depende de si se logra que Madrid abra una vía superurgente y se movieran en cuestión de días, y eso no lo veo yo nada fácil", concluye el redescubridor del monumento prehistórico.

El monumento megalítico de Guadalperal está visible en su totalidad a causa de la sequía. Rubén Ortega Martín.

Fuente: elespañol.com | 24 de agosto de 2019

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

                    La nueva amenaza al Dolmen de Guadalperal

Los vecinos de Peraleda de la Mata (Cáceres), que hace dos semanas descubrieron que la sequía había dejado al descubierto el Dolmen de Guadalperal y pidieron el rescate de este monumento megalítico del pantano de Valdecañas, vuelven ahora a dar la voz de alarma ante la «avalancha de visitantes que no para de aumentar».

La asociación cultural Raíces de Peraleda ha solicitado a las autoridades que organicen de algún modo «este caos» y se protejan las piedras. «No hay vigilancia in situ y nadie puede controlar lo que hacen las decenas de personas que suele haber en el lugar», denuncian. Hasta el momento, la mayor parte de los desperfectos de los que les han avisado -«menhires pequeños tirados encima de la muralla o caídos al suelo»- se encontraban así antes de su primera visita, «pero parece haber algún otro de reciente aparición y sin vigilancia nadie puede evitar que puedan producirse más».

El monumento funerario, descubierto en 1925 por el sacerdote y arqueólogo alemán Hugo Obermaier, está formado por 140 piedras y data de entre el III y el II milenio a.C. En su menhir central, han descubierto que uno de sus grabados representa el curso del río Tajo a su paso por la zona. «Es probablemente el mapa físico más antiguo del mundo (hay algunos más antiguos pero no muestran elementos comprobables, sino rutas, poblados o cosas así, y de modo muy esquemático, no realista, éste sí)», afirma Ángel Castaño, presidente de Raíces de Peraleda.

Ante las «muestras claras de degradación» del Dolmen de Guadalperal a causa del agua, que ha deteriorado las piedras, erosionando su superficie y agrietándolas, los vecinos lanzaron la voz de alarma para que fuera rescatado «antes de que las aguas lo cubran de nuevo», algo que prevén que ocurra a mediados de septiembre. «Si no se actúa con urgencia habremos perdido esta oportunidad única», aseguraban desde la asociación, que ya ha recogido más de 17.000 firmas de apoyo en Change.org.

Imagen del yacimiento megalítico del pantano de Valdecañas en Cáceres (twitter de RUTAS ARAÑUELAS)

La alerta pronto saltó a los medios de comunicación y la noticia se hizo tan viral que atrajo a multitud de curiosos. Tantos, que ahora Peraleda de la Mata está desbordado. El dolmen se encuentra en el término municipal de El Gordo, pero se accede por este pueblo, «demasiado pequeño para poder manejar una situación así», explican sus vecinos en una nota.

A Raíces de Peraleda le preocupa la seguridad de los visitantes, «pues sin información ni control se meten y saltan por donde les parece, creando serios confictos con los dueños de las fincas privadas que, con toda justicia, están indignados y se ven en ocasiones gravemente perjudicados».

Además, el fuerte calor «está también provocando numerosos percances por agotamiento y golpes de calor», continúan, ya que es necesario andar unas dos horas a pleno sol (y otras dos de vuelta) por la abrupta orilla del pantano hasta llegar allí y mucha gente no va preparada ni equipada para ello.

La asociación ha notificado la situación a las autoridades competentes para que «se hagan cargo inmediatamente de organizar este caos antes de que tengamos que lamentar víctimas humanas, físicas o patrimoniales».

Hasta que se haga algo al respecto, desde Raíces de Peraleda desaconsejan «totalmente» las visitas al dolmen «por motivos de seguridad».

En los últimos días, el nivel del pantano está subiendo rápidamente. «Es ya muy probable que sea demasiado tarde para su rescate», se lamenta la asociación, que insiste en salvar el dolmen antes de que el agua y el tiempo acabe por destruir el monumento. «Las piedras no aguantarán varias décadas más», sostiene.

También se acorta el plazo para contemplarlo antes de que lo engullan por completo las aguas. De ahí el clamor «que las visitas se organicen de algún modo seguro para todos».

Fuente: abc.es | 2 de septiembre de 2019

Visitas: 798

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el septiembre 25, 2019 a las 6:47pm

Primitiva Bueno: «El traslado del dolmen de Guadalperal debería ser la última opción»

«Bajo los pantanos del Tajo hay unos cuantos dólmenes ocultos», asegura Bueno. :: / HOY

Primitiva Bueno (Córdoba, 1957), catedrática de Prehistoria de la Universidad de Alcalá de Henares, forma parte del equipo de expertos que está estudiando qué es lo mejor para el dolmen de Guadalperal.

Reconocida como una de las voces con más bagaje y criterio de la arqueología española, empezó a trabajar en la región en 1980, dedicó su tesis doctoral a los megalitos de Extremadura y conoce bien el monumento que ha vuelto a emerger este verano en el embalse de Valdecañas.

«Fuimos a verlo en los años noventa, un día que bajó el nivel del pantano –recuerda–, porque estábamos convencidos de que el monumento estaba decorado, y efectivamente, en la pieza que los alemanes Hugo y Vera Leisner describieron en 1960 como una estatua, había una figura humana que en un lateral lleva grabada una serpiente, casi igual que la del dolmen de Navalcán (Toledo), ahora bajo las aguas del pantano».

–Se ha dicho que ese dibujo podría ser el mapa realista del río Tajo más antiguo del mundo...

–No quisiera entrar en ningún tipo de polémica, pero estas figuras sinuosas grabadas en la piedra están en monumentos megalíticos de toda Europa, y no todas son mapas. Es estadística científica.

–En el contexto de las construcciones megalíticas en España, ¿qué importancia tiene el dolmen de Guadalperal?

–La competencia es muy dura, porque en la península ibérica hay monumentos megalíticos muy bien conservados. En Extremadura, de hecho, hay conjuntos de megalitos potentísimos. Llevo muchos años trabajando en esto y he luchado mucho por este patrimonio, porque creo que Extremadura merece una declaración de la Unesco relacionada con el megalitismo. Por otro lado, cualquier monumento megalítico tiene mucho valor por el hecho de haber sobrevivido tanto tiempo.

–¿Qué edad se le calcula al dolmen?

–No tenemos ningún dato fidedigno porque no hay pruebas del carbono 14. Pero sí tenemos materiales que aseguran que hay alguna ocupación del cuarto milenio y una ocupación muy potente del tercer milenio (antes de Cristo). Pero del dolmen de Azután, en Toledo (derecha), que está muy cerca, tenemos fechas del carbono 14 que nos hablan del quinto milenio.

–De Guadalperal se desenterraron una serie de objetos que están en Alemania. ¿Qué valor tienen?

–Bueno, estamos siguiendo en profundidad este asunto y creemos que hay una parte que puede estar en España, pero no puedo aportar ninguna certeza.

–¿En Extremadura?

–No.

–¿Y esos objetos son valiosos?

–Depende de lo que consideremos valiosos. Hay quien lo circunscribe a un sentido monetario. Para nosotros lo son porque nos permiten conocer el pasado. Como lo son los que se han encontrado en otros dólmenes de Extremadura y que están en los museos de Cáceres y Badajoz.

–El equipo de trabajo ha decidido que el dolmen debe quedarse donde está, en contra de quienes quieren su traslado cuando antes...

–No. El equipo ha decidido que hay que trabajar. Para una actuación tan radical como sacar un monumento de su contexto, hay que hacer unos estudios previos. Por ejemplo, en las bases de muchas de las piedras que están de pie hay un añadido de cemento, hecho en la restauración de Hugo Obermaier en los años 20 del siglo pasado. Si se trasladara el dolmen a otro sitio, habría que hacerlo con el criterio de colocarlo tal como estaba en su posición original.

–O sea, que en el dolmen hay una intervención del siglo XX...

–Sí. La masa que puso Obermaier se ve perfectamente. Lo que se haga hay que hacerlo bien. Aquí, el tiempo ha jugado en nuestra contra porque parecía que había que actuar contracorriente. Pero las actuaciones iniciadas son las que procedía hacer. Yo confío en la buena voluntad de todas las partes, de modo que el año que viene, cuando se vuelva a ver el monumento, tendremos más elementos para saber qué hacer. Por ejemplo, qué hacer con los otros monumentos que hay en el entorno, porque ahí no está solo Guadalperal. Está Augustóbriga, tenemos unos verracos con un nivel de conservación impresionante que estaban debajo del pantano y han salido ahora, tenemos toda una serie de túmulos que están cerca de Guadalperal... Creo que estamos ante una buena oportunidad de tomar una decisión medida, consensuada, válida para la zona en el largo plazo. Y tenemos la ventaja de que todas las administraciones implicadas tienen claro que aquí hay que hacer algo, y esto no es tan frecuente.


El agua de Valdecañas ya cubre parte del conjunto. :: / M.A.M.

–¿Ese cemento que puso Obermaier devalúa el monumento?

–No lo sabemos. Nos faltan datos. Por eso lo primero que hay que hacer allí es un trabajo de campo: delimitar qué cosas son originales, cuáles no, etcétera. Por ejemplo, no sabemos si Obermaier puso en pie piezas que entonces no lo estaban.

–Lo que plantea es algo así como 'Primero vamos a ver qué tenemos y luego ya decidimos qué es mejor para el monumento'. ¿Correcto?

–Lo mejor para el monumento y para la zona. Es que es una buena oportunidad para la zona, pero de hacer algo que no sea pan para hoy y hambre para mañana.

–¿Y cabe la posibilidad de que una vez que lo hayan estudiado a fondo lleguen a la conclusión de que lo mejor es trasladarlo de sitio?

–No sé a qué conclusión llegaremos. Creo que el traslado debería ser la última opción. Quitar a los monumentos del paisaje en el que están es de alguna manera destrozarlos, minusvalorarlos, quitarles una parte importante de su valor. Yo soy optimista en el sentido de que creo que se puede llegar a soluciones mejores si tenemos una buena documentación, pero no puedo ir más allá.

–¿Es posible que Guadalperal se quede en su sitio pero no bajo las aguas, o sea, que siga donde está, visible siempre, y visitable?

–Es que eso es lo que yo me planteo. Pero para eso necesitamos informes técnicos bien fundamentados, que expliciten todo el patrimonio que hay ahí acumulado.

–Pero el dolmen está en suelo de la Confederación Hidrográfica del Tajo. Resulta difícil imaginar que esta entidad vaya a renunciar a ese suelo por razones de sensibilidad con el patrimonio...

–Ahí no me meto porque no lo sé. Pero sí sé que tenemos una ley de Patrimonio que tiene unas prescripciones, de ahí que sea tan importante documentar Guadalperal.

–En HOY publicamos hace unos días que Miguel Ángel López, uno de los arqueólogos españoles más respetados, defiende el traslado...

–A Miguel Ángel lo conozco estupendamente y tenemos mucha relación. Hablé con él y me dijo que concluir que él dice eso es obviar mucho de lo que también dijo. Él mantiene que no se puede tomar una decisión sin una información arqueológica previa exhaustiva.

–Hay quien se queja de que no se hayan tomado aún las medidas anunciadas para proteger el dolmen, como colocar sacos de tierra o balizar la zona...

–En nuestra última visita comprobamos que los soportes en situación dudosa estaban sujetos por la masa que colocó Obermaier. Y balizar nos parece importante para que al menos no se navegue por encima.

–A usted, que le encantan los dólmenes, ¿no le da pena verlo sumergido?

–Me da pena cualquier situación de cualquiera yacimiento arqueológico con problemas de conservación, mantenimiento o visibilidad. Pero este que nos ocupa es un caso conocido desde hace muchos años, junto con otros muchos casos iguales, insisto en ello. Tenemos unos cuantos dólmenes ocultos bajo el Tajo. Debe tomarse alguna medida no solo para Guadalperal, sino para todos los yacimientos que hay bajo los pantanos del Tajo. Y que esto sirva a la zona para su desarrollo turístico.

Fuente: hoy.es | 25 de septiembre de 2019



Comentario por Carmen L. el septiembre 27, 2019 a las 1:44pm

Estupenda esta entrevista, por la calidad del razonamiento de la entrevistada. Primero conocimiento, luego actuación CONJUNTA y CONSENSUADA, tomando en cuenta todas las variables que aquí no son pocas.

Personalmente, si se conociera mejor el megalitismo hispánico, sería excelente. Difíciles de olvidar los tiempos en los que se veía como un fenómeno puramente atlántico y en los mapas se representaba un enorme vacío en todo lo que no fuera Galicia o cornisa cantábrica (y con excepciones, como Cantabria). Ojalá se llegue a un acuerdo serio y a una actuación alejada de lo visceral-autonómico, porque de lo que se trata es de conocimiento y eso es universal.

(Y una vez más reitero el agradecimiento a Guillermo por traernos estas cosas tan interesantes y escogidas con ánimo integrador de opiniones).

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más