El oro de artefactos hallados en Troya (Anatolia, Turquía), Poliochni (isla de Lemnos, Grecia) y Ur (Mesopotamia, Irak) tiene el mismo origen

Foto del Tesoro de Príamo tomada probablemente antes de 1880. Wikipedia.

Los objetos de oro hallados en Troya, Poliochni, en la isla de Lemnos (a unos 60 km de Troya), y en Ur (Mesopotamia) tienen el mismo origen geográfico y se comerciaba a largas distancias. Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo internacional de investigadores que, con la ayuda de un innovador método láser móvil, ha analizado por primera vez muestras de joyas famosas de la Edad del Bronce Temprano de Troya y Poliochni. 

Los investigadores dirigidos por Ernst Pernicka, de la Universidad de Tübingen y el Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn en Mannheim, así como Barbara Horejs, del Instituto Arqueológico de Austria de la Academia de Ciencias, han informado sobre esta investigación en Journal of Archaeological Science.

Anillos para el cabello (arriba a la izquierda), un alfiler (abajo a la izquierda), collares (centro) y una gargantilla (abajo a la derecha) se encuentran entre los 26 objetos de oro de Poliochni, en Lemnos, examinados por el equipo de investigación internacional. Foto de Numrich et al. 2022 (© OeAW-OeAI/Ch. Schwall)
 

El tesoro de Príamo examinado por primera vez con rayos láser

Desde que Heinrich Schliemann encontró, entre otras cosas, el "Tesoro de Príamo" en Troya en 1873, el misterio del origen del oro ha permanecido sin resolver. Ernst Pernicka y el equipo internacional con la participación de la Academia de Ciencias de Austria han podido ahora demostrar que procedía de los llamados depósitos secundarios, esto es, los ríos, y que su composición química es idéntica, por un lado, a la de los objetos de oro hallados en el asentamiento de Poliochni (isla de Lemnos) y en las tumbas reales de Ur (Mesopotamia), y, por otro lado, también a los objetos de oro procedentes de Georgia. "La conclusión es, entonces, que debió haber existido relaciones comerciales entre estas regiones distantes", dice Pernicka.

Collares (arriba a la izquierda), aretes (arriba a la derecha) y los llamados tutuli (abajo) se encontraban entre el total de 35 objetos de oro de Troya examinados por el equipo de investigación internacional.  Foto de Numrich et al. 2022 (© OeAW-OeAI/Ch. Schwall).

La investigación fue posible gracias a un láser portátil recientemente desarrollado que permite tomar muestras de las piezas de joyería expuestas en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Los collares, colgantes, aretes y anillos para el cuello son tan valiosos que no deben transportarse a un laboratorio ni examinarse de manera que dejen daños visibles en los objetos. Los métodos disponibles hasta ahora han fallado debido, al menos, a uno de estos obstáculos. El láser portátil, aunque derrite solo un pequeño orificio en los objetos para su muestreo en el laboratorio del propio museo, es invisible a simple vista. Posteriormente, Pernicka y su equipo del Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn, en Mannheim, pudieron examinar las muestras y determinar su composición mediante espectrometría de masas.

El agujero fundido en la superficie de las piezas de oro por el haz del dispositivo láser móvil tiene sólo 120 micrómetros de diámetro (0,12 mm) y tiene forma cónica (abajo). El daño al objeto de oro solo se puede ver a través de un microscopio electrónico. Figura de Numrich et al. 2022 (© CEZA/M.Numrich)
 

Huella química de oro de 4.500 años

Las joyas de oro históricas siempre contienen otros elementos además del oro, como plata, cobre, estaño, paladio y platino. Dependiendo de la aleación, los científicos pueden crear un perfil químico claro de los objetos y sacar conclusiones de los mismos. Por ejemplo, las altas concentraciones de estaño, paladio y platino en las joyas de Troya son una clara indicación de que el oro fue arrastrado por un río en forma de polvo de oro. Los investigadores también pudieron comprobar que los talleres producían joyas en serie y no solo como piezas individuales. No hay otra explicación, por ejemplo, para la idéntica proporción de platino y paladio en las láminas de oro de collares del mismo tipo que se encontraron en distintos lugares.

El equipo de investigación examinó un total de 61 artefactos, todos los cuales datan de la Edad del Bronce Antiguo entre los años 2500 y 2000. Este período también incluye el famoso "Tesoro de Príamo", que Schliemann había atribuido erróneamente al mítico rey de Troya que relata la Ilíada.

Regiones ricas en oro y distribución de joyas con cuatro pequeños motivos en espiral en la Edad del Bronce. Dibujo de Numrich et al. 2022 (mapa: © OeAW-OeAI/Ch. Schwall)
 

Relaciones comerciales de la Edad del Bronce desde el Egeo hasta el actual Pakistán

El origen del oro de las tumbas reales de Ur también ha sido discutido entre los expertos durante décadas. No hay depósitos de oro natural en Mesopotamia, por lo que se sospecha que el oeste de Anatolia, donde también se encontraba Troya, es una posible región de origen. "Sin embargo, hay regiones completamente diferentes a considerar, en las que se han demostrado que había relaciones comerciales con Ur", dice Pernicka.

En la Edad del Bronce Antiguo, se utilizaron objetos sorprendentemente similares en una gran área geográfica que va desde el Egeo hasta el valle del Indo, en el actual Pakistán, tal como muestran los estudios arqueológicos comparativos: sellos oficiales y pesos estandarizados, aretes con los mismos patrones en espiral, piedras preciosas como el lapislázuli o la brillante cornalina de color blanco anaranjado. "Los nuevos datos arqueométricos ofrecen un marco sólido y global para nuestros modelos de sociedades, sus redes comerciales y la importancia de los recursos hace unos 4500 años", dice Barbara Horejs, del Instituto Arqueológico de Austria en Viena.

Ahora bien, los investigadores aún no han podido aclarar el origen exacto del oro de Troya más allá de toda duda, dice Pernicka: "Si observamos la proporción de oligoelementos en el oro de Troya, Poliochni y Ur, el oro de la Edad del Bronce de Georgia muestra la mayor correspondencia con los sitios mencionados. Sin embargo, todavía necesitamos datos e investigaciones de otras regiones y de otros objetos para confirmar esta suposición".

Fuente: Instituto Arqueológico Austriaco | 30 de noviembre de 2022

Visitas: 422

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2023   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más