El misterio de las esferas de piedra y la tecnología más duradera de la humanidad

Esferoides encontrados en el yacimiento israelí de Ubeidiya. ANTOINE MULLER

Cuando se creía que los humanos habían aparecido de repente, colocados sobre la Tierra por un soplo divino, separados del resto de los animales, era posible estudiar su naturaleza observando cómo se comportaban en las sociedades del presente. La situación se complicó cuando, a la luz de la teoría evolutiva, supimos que éramos una rama más del árbol de la vida, y que, aunque entre nosotros y otros animales haya millones de años de distancia, compartimos antepasados. Para buscar la chispa que dio lugar a esa especie capaz de acumular conocimiento, comunicarlo y transformar su entorno como ninguna antes, los científicos han tenido que ir más allá de la especulación académica y mancharse las manos, arañando el suelo de cuevas y barrancos, en busca de respuestas.

Uno de los lugares en los que se busca reconstruir los orígenes de la cultura humana es el  yacimiento de Ubeidiya, en el norte de Israel. Excavado a partir de los años sesenta, allí se han encontrado las hachas de mano de tipo achelense más antiguas fuera de África (1,2 millones de años), y cientos de piedras de aspecto enigmático, aparentemente talladas en forma de esfera del tamaño de una pelota de tenis. Estos esferoides, que comenzaron hace 1,7 millones de años en África, se han encontrado por medio mundo, en yacimientos separados por miles de kilómetros, desde el valle del Rift a Corea del Sur, o los yacimientos de Orce, en España. Se conocen desde hace décadas, pero su naturaleza sigue siendo un misterio. Aún se debate si fueron hechos a propósito o son producto casual del golpeo de otras piedras o cuál era su fin.

Métodos para medir los ángulos de los bordes, el centro de masa y la curvatura de la superficie. (a) El método para calcular ángulos en los esferoides utilizando la función 'Ángulo entre superficies' del programa Artifact3-D. Los puntos rojo y azul representan coordenadas que comprenden el cálculo de ángulos en dos superficies diferentes. (b) Un cuadro delimitador mínimo de un esferoide de ejemplo (líneas discontinuas), así como la ubicación de su centro de masa (CoM; círculo rojo) y el centro del cuadro delimitador (CoBB; cruz azul). (c) Valores de curvatura de la superficie mostrados con mapas de calor de esferoides de ejemplo. Las regiones de mayor curvatura se muestran en colores más brillantes.

Esta semana, un equipo del Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social (IPHES) de Tarragona y la Universidad Hebrea de Jerusalén han presentado un trabajo que apunta a que fueron talladas a propósito. Utilizando nuevas técnicas de análisis 3D y siguiendo las marcas en las piedras, los investigadores reconstruyeron la secuencia que habrían seguido aquellos homínidos en su elaboración. Sus conclusiones señalan que, a diferencia de lo que sucede cuando una forma es fruto de la erosión, como un canto que rueda por un río, los objetos no se volvían más suaves, pero sí más esféricos.

“En nuestro análisis encontramos una regularidad y esa regularidad sugiere que había una intención de llegar a este tipo de formas”, señala Deborah Barsky (izquierda), investigadora del IPHES y una de las autoras del trabajo. “Estas esferas serían las primeras formas geométricas recreadas en piedra de forma premeditada”, asevera.

Ahora, dentro de un proyecto a largo plazo en el que participa Barsky para estudiar los esferoides, seguirán trabajando para averiguar para qué se produjeron esos objetos. Se ha propuesto que podían servir para tratar vegetales, sacar el tuétano a huesos o como proyectiles para cazar, y también se ha planteado que pudiesen tener un valor simbólico, algo que sería más probable si, como proponen algunos autores, eran difíciles de fabricar y requerían horas de trabajo frente a los minutos en que puede estar lista una de las versátiles hachas de mano que suelen acompañar en los yacimientos a estas bolas de piedra.

Muestras arqueológicas de esferoides recuperadas en la cueva Qesem, Israel, del Paleolítico inferior.

Las hachas y las esferas nos muestran uno de los episodios más interesantes de la historia de la evolución y abren un resquicio por el que entrever el surgimiento de la mente humana. Las primeras herramientas de piedra utilizadas por nuestros antecesores, la tecnología olduvayense asociada al Homo habilis, están hechas a bulto, buscando una forma que sea útil, pero sin pensar nada preciso.

“Las hachas achelenses, sin embargo, requieren una capacidad para imaginar la forma que se desea e imponérsela a la roca, es un poco como aquella idea de Miguel Ángel, que decía que la escultura ya estaba dentro de la piedra y él solo eliminaba lo que sobraba”, apunta Juan Manuel Jiménez Arenas (derecha), que ha estudiado los esferoides encontrados en el yacimiento de Orce, en Granada.

“Los núcleos y las lascas del olduvayense no requieren una gran capacidad cognitiva ni destreza manual. Ahora se puede ver primates, como los monos capuchinos de Brasil, que, de manera no intencional, producen lascas indistinguibles de lo que encontramos en la cultura olduvayense. El achelense es un juego completamente distinto”, explica el científico del CSIC Ignacio de la Torre (izquierda), que recuerda un experimento en el que probaron qué tal se les daría la fabricación de herramientas a humanos modernos. “Por emulación eran capaces de hacer herramientas olduvayenses, sin explicarles nada, pero en el achelense les tenían que explicar el proceso, algo que implica la existencia de un contexto social, en el que había maestros y aprendices, y donde podía haber verdaderos artesanos”, cuenta De la Torre.

Si los esferoides se fabricaron con intención, ello muestra la inclinación por la simetría de aquellos nuevos humanos, los Homo erectus, que caminaron por todo el planeta acompañados de la tecnología más longeva que se conoce. Durante millón y medio de años, en lugares separados por miles de kilómetros, aparecen las mismas hachas y las mismas esferas. Esa omnipresencia de la tecnología también plantea nuevas incógnitas. “Los esferoides aparecen en Orce, en el sur de la península ibérica, 400.000 años antes que en el resto de Europa, esto nos lleva a hacernos preguntas sobre la dispersión de los humanos por este continente”, apunta Jiménez Arenas.

Experimento de extracción del tuétano con la esfera. Foto: J. Rosell.

La aparición de esta tecnología en África, en el extremo oriental de Asia y el confín occidental de Europa, también hace pensar sobre cómo llegó allí. Barsky cree que "esto no significa que hubo contacto entre poblaciones” y se inclina por pensar que "los miembros de aquella especie alcanzaron un nivel cognitivo y cultural que los llevó a dar las mismas respuestas a circunstancias ambientales similares”.

Durante millón y medio de años, las hachas y, probablemente, las bolas de piedra muestran una sorprendente cohesión cultural en medio planeta, algo que ya no fue posible con la llegada de los innovadores Homo sapiens. La rápida introducción de nuevas tecnologías y prácticas culturales acentuó la heterogeneidad geográfica. “La capacidad de innovación de los 'Homo erectus' era pequeña, pero el hecho de que la tecnología achelense fue eficaz lo demuestra que duró millón y medio de años. Del hacha de mano se dice que fue un tipo de navaja suiza, que servía para casi todo, desde descarnar animales a cortar tubérculos”, afirma De la Torre. “Nuestra especie es innovadora por definición y cuando aparece el Homo sapiens las culturas arqueológicas duran cada vez menos”, prosigue el investigador, que advierte: “Pese a ser menos innovadores, sobrevivieron millón y medio de años, algo que está por ver si conseguirá nuestra especie”.

Fuentes: elpais,com | phys.org | 9 de septiembre de 2023

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Los homínidos del norte de África ya actuaban como carniceros hace ... (03/04/2013)

El entorno de Orce fue el ‘Silicon Valley’ de la Prehistoria (01/02/2020)

Tratan de resolver los misterios que rodean a los esferoides de pie... (10/03/2020)

Arqueólogos israelíes pueden haber resuelto el misterio de los esfe... (19/04/2020)

Hace 1,4 millones de años Orce (Granada) se convirtió en una zona d... (11/06/2021)

Las excavaciones en Orce (Granada) siguen dando sorpresas: una pequ... (01/07/2023)

Visitas: 478

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más