El genoma del hombre de Kennewick lo emparenta con los nativos americanos

El esqueleto del hombre de Kennewick y una reconstrucción de su rostro / Brittney Tatchell, Smithsonian Institution.

Fuente: SINC | 18 de junio de 2015

Los resultados del análisis de la secuencia del genoma del Hombre de Kennewick indican que tiene gran similaridad con los nativos americanos modernos. El estudio, liderado por Eske Willerslev (izquierda), director del Centro de Excelencia en GeoGenetics de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), se publica hoy en la edición on line de la revista Nature.

El Hombre de Kennewick está datado hace 9.000 años, por lo que es uno de los esqueletos más antiguos que se conocen. Fue hallado (derecha) en 1996 en un banco del río Columbia cerca de la localidad de Kennewick, en el estado de Washington (EE UU).

Las Tribus Confederadas de la Reserva de Colville presentan una gran afinidad genética

Foto: Esqueleto del 'Hombre de Kennewick".

Descartada la conexión polinesia

Los estudios iniciales de su morfología indicaban que este individuo no estaba relacionado con los nativos americanos y se pensaba que podía estar conectado con grupos como los ainu y los polinesios. 

Sin embargo, estos indicios parecen desmentirse con la secuenciación del genoma en la que se ha empleado ADN de un hueso de la mano. Cuando el equipo comparó los resultados con el genoma de estos pueblos del Pacífico, los resultados fueron negativos.

De entre las tribus nativas de las que se dispone de datos genéticos, algunas como las Tribus Confederadas de la Reserva de Colville podrían ser descendientes de una especie muy cercana a este homínido.  

Según señalan los autores, la secuenciación de nuevos grupos de indios americanos podría llevar al descubrimiento de nuevas especies que desciendan del Hombre de Kennewick. 

Los Nez Perce, Umatilla, Yakama y Wannapum reclamaron los restos

El Hombre de Kennewick es el nombre con el que se denominó a un esqueleto prehistórico encontrado en un banco del río Columbia cerca de Kennewick, Washington hace 19 años. Su descubrimiento fue accidental: una pareja de espectadores de las carreras anuales de hidroplanos encontró su cráneo mientras observaba las carreras.

Los restos se vieron envueltos en discusiones entre arqueólogos y los defensores de los derechos religiosos de los nativos americanos. Blandiendo el Acta de Protección y Repatriación de las Tumbas de los Nativos Americanos, cinco grupos de nativos (Nez Perce, Umatilla, Yakama, Wannapum y Colville) reclamaron los restos como suyos, para ser enterrados según la tradición. Sólo los Umatillas continuaron con su petición en los tribunales de justicia. En febrero de 2004 un tribunal de justicia decidió que aún no se encontraba un enlace cultural entre las tribus y los restos, permitiendo realizar más estudios científicos.

En julio de 2005, científicos de EE UU se reunieron en Seattle durante diez días para estudiar los restos, haciendo mediciones detalladas y determinando la causa de la muerte.

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

* El hombre de Kennewich pudo ser un cazador de focas (29/08/2014)

Visitas: 804

Comentario por Hispalois el junio 19, 2015 a las 6:42pm
Muy interesante la noticia pero una frase me chirría: "una especie muy cercana a este homínido". Esto es un error de traducción, ¿no? Qué barbaridad sugerir que los nativos americanos, los polinesios o los europeos sean especies distintas.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el junio 20, 2015 a las 12:15am

Hola, Hispalois. Ignoro si el concepto de "especie" que se utiliza en el artículo es un error de traducción, pero, sí es verdad que chirría marcadamente. 

Aunque dicho concepto es muy controvertido en su definición (ignoramos, en cualquier caso, desde que posición se utiliza), y siempre puede haber, por tanto, polémica al respecto, creo que aquí se ha utilizado tal concepto (de modo erróneo) más para referirise a un "conjunto de características genéticas comunes" que al concepto de especie propiamente dicho.

Un saludo

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más