El esqueleto humano se hizo más ligero hace menos de 12.000 años

Fuente: Canarias7.es | 22 de diciembre de 2014

Una nueva investigación muestra que los esqueletos humanos modernos evolucionaron en su forma ligera hace relativamente poco tiempo, después del inicio del Holoceno hace unos 12.000 años e, incluso, más recientemente en algunas poblaciones humanas.

El trabajo, basado en imágenes de alta resolución de las articulaciones de los huesos de los humanos modernos y los chimpancés, así como de fósiles de especies desaparecidas, muestra que durante millones de años los humanos extintos tenían alta densidad ósea hasta que se produjo un descenso dramático en los humanos modernos recientes debido a un cambio hacia una vida más sedentaria.

 

Publicado esta semana en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS), los resultados de este trabajo revelan una mayor disminución en la densidad de las extremidades inferiores que en la de los miembros superiores, lo que sugiere que la transformación puede estar ligada a un cambio en los seres humanos a partir de un estilo de vida de búsqueda de alimentación en una agricultura sedentaria.

 

"A pesar de siglos de investigación sobre el esqueleto humano, éste es el primer estudio que muestra que el mismo tiene una densidad sustancialmente menor en las articulaciones que en todo el resto del esqueleto, incluso en los antiguos agricultores que trabajaban activamente la tierra", señala Brian Richmond (izquierda), autor del estudio y conservador en la División de Antropología del Museo Americano de Historia Natural, así como profesor de investigación en la Universidad George Washington, Estados Unidos.

En comparación con nuestros parientes vivos más cercanos, los chimpancés, así como con nuestros antepasados humanos extintos, los actuales humanos son los únicos que tienen un tamaño corporal ampliado y superficies articulares en las extremidades inferiores en combinación con un esqueleto relativamente ligero. Pero hasta ahora, los científicos no sabían que las articulaciones óseas humanas son significativamente menos densas en comparación con las de otros animales, o cuándo -durante la evolución humana- apareció por primera vez esta característica única.

 

"Nuestro estudio muestra que los humanos modernos tienen menos densidad ósea que la que se ve en las especies relacionadas y no importa si nos fijamos en los huesos de las personas que vivían en una sociedad industrial o poblaciones agrícolas que tenía una vida más activa. Ambos tienen mucha menor densidad ósea", plantea Habiba Chirchir (derecha), autora principal del artículo e investigadora postdoctoral en el Museo Nacional del Instituto Smithsonian de Historia Natural, la cual inició el trabajo en la Universidad George Washington con Richmond. "Lo que queremos saber ahora es si esto es una característica humana temprana que define anuestra especie", añade.

 

Para explorar esta cuestión, Chirchir, Richmond y un equipo internacional de investigadores, utilizó tomografía computarizada de alta resolución y microtomografía para medir la estructura del hueso esponjoso o trabecular de las articulaciones de las extremidades en los humanos modernos y los chimpancés, así como en los homínidos fósiles atribuidos a 'Australopithecus africanus', 'Paranthropus robustus', 'Homo neanderthalensis' y 'Homo sapiens'.

 

Sus resultados muestran que de los humanos modernos sólo los últimos tienen una baja densidad trabecular a lo largo de las articulaciones de las extremidades y que la disminución es especialmente pronunciada en las articulaciones inferiores, la cadera, la rodilla y el tobillo, en lugar de en las superiores: el hombro, el codo y la mano. La aparición de este cambio anatómico -tarde en nuestra historia evolutiva- puede haber sido consecuencia de la transición de una vida nómada a una más estable.

 

Foto:  Colocación de la cabeza de un fémur en un escáner en la misma posición y plano que el realizado a todos los demás especímenes analizados.

"Para nuestra sorpresa, a lo largo de nuestro pasado profundo, vemos que nuestros ancestros y parientes humanos, que vivían en ambientes naturales, presentaban un hueso muy denso. E incluso los primeros miembros de nuestra especie, que se remontan a hace 20.000 años más o menos, poseían huesos que eran casi tan densos como los que se pueden ver en otras especies modernas", señala Richmond. "Pero esta densidad cae drásticamente en tiempos más recientes, cuando empezamos a utilizar las herramientas agrícolas para cultivar alimentos y establecernos en un lugar", agrega.

 

Esta investigación proporciona un contexto antropológico a las enfermedades óseas modernas como la osteoporosis, una patología que debilita los huesos y que puede ser más frecuente en poblaciones contemporáneas, debido en parte a los bajos niveles de actividad de caminar.

 

"En la gran mayoría de la prehistoria humana, nuestros ancestros participaron más en actividades de largas distancias que lo que hacemos hoy --resalta Richmond--. No podemos comprender plenamente la salud humana actual sin saber cómo nuestros cuerpos evolucionaron para funcionar en el pasado, por lo que es importante entender dicha evolución en el contexto de altos niveles de actividad".

Visitas: 884

Comentario por luca pascual el diciembre 24, 2014 a las 4:54pm

  corrobora mi teoría!!  

   tengo la respuesta del por qué!..  será pública, con mi tesis!!, el año que viene, espero.

Comentario por lurdes c.pascual el diciembre 25, 2014 a las 11:19am

 perdón por mi aparente"presuntuosidad", pero estoy muy contenta con los hallazgos, éste y otros muchos.. 

  gracias  por esta revista

Comentario por Augusto Pugliese Rossi el diciembre 26, 2014 a las 5:06pm

Lo que no aclara la nota es si los grupos humanos que se han mantenido hasta hoy como cazadores-recolectores mantienen la alta densidad osea.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más