El descubrimiento sobre las fuentes de obsidiana en Siria abre un nuevo capítulo en los estudios de Oriente Medio

Vista aérea de las excavaciones en Tell Urkesh Mozan, en el noreste de Siria [Crédito: Universidad de Sheffield]

 

Fuente: Universidad de Sheffield| 3 de septiembre de 2012 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Un arqueólogo de la Universidad de Sheffield ha revelado el origen y las rutas comerciales
de las herramientas de piedra afiladas de hace 4.200 años en Siria.

Antiguos lugares históricos y el patrimonio cultural están bajo amenaza en Siria debido al actual conflicto. Un equipo interdisciplinario de investigación espera que este nuevo descubrimiento, que tiene importantes implicaciones para la comprensión del primer imperio del mundo, ayudará a destacar la importancia de proteger el patrimonio de Siria.

La obsidiana, un vidrio volcánico natural, es lisa, de notable dureza y mucho más afilada que un bisturí quirúrgico cuando se fractura, convirtiéndola en una materia prima muy deseada para la elaboración de herramientas de piedra durante la mayor parte de la historia humana. De hecho, las herramientas de obsidiana continuaron siendo usadas en todo el antiguo Oriente Medio durante miles de años, más allá de la introducción de los metales, y las hojas de obsidiana todavía se siguen utilizando hoy en día como escalpelos en procedimientos médicos especializados.

Foto: Láminas u hojas de obsidiana

En una colaboración interdisciplinaria, investigadores de las Ciencias Sociales y de la Tierra estudiaron las herramientas de obsidiana excavadas en el yacimiento arqueológico de Tell Urkesh Mozan, ubicado en Siria, cerca de las fronteras con Turquía e Irak. Utilizando nuevos métodos y tecnologías, el equipo descubrió con éxito los orígenes y movimientos, hasta ahora desconocidos, de la materia prima codiciada durante la Edad del Bronce, hace más de cuatro mil años.

Foto: Mapa representado las principales fuentes de obsidiana y zonas interactivas. 

 

 

La mayor parte de la obsidiana de Tell Urkesh Mozan (y yacimientos arqueológicos de los alrededores) se originó a partir de una línea de 200 km de volcanes, en lo que hoy es el este de Turquía, tal como se esperaba de los modelos de comercio antiguo desarrollados por los arqueólogos durante las últimas cinco décadas. Sin embargo, el equipo descubrió un conjunto de artefactos de obsidiana exóticos procedentes de un volcán en el centro de Turquía, tres veces más lejos. Pero tan importante como su origen lejano es dónde se encontraron los artefactos: en un patio de un palacio real. Los artefactos fueron dejados allí durante el apogeo del primer imperio del mundo, el Imperio Acadio, el cual invadió
Siria durante la Edad del Bronce. El hallazgo tiene implicaciones interesantes para la comprensión de los vínculos entre los recursos y los imperios de Oriente Medio.

Foto:  Las ubicaciones de las unidades A7 y A9 relativos a las excavaciones del palacio (izquierda) y Zonas A, B y J sobre el Tell (derecha). Compilado y tomado de varios mapas de expedición en Urkesh.

El Dr. Ellery Frahm (izquierda) becario experto del Centro de Investigación Marie Curie, del Departamento de Arqueología de la Universidad de Sheffield, dirigió la investigación.

Él dijo: "Este es un raro, si no único, descubrimiento en el norte de Mesopotamia que permite tener nuevos puntos de vista sobre los cambios económicos y geopolíticos en la Edad del Bronce. Podemos identificar de dónde proviene un artefacto de obsidiana debido a que cada fuente volcánica tiene una 'huella digital' distintiva. Esta es la razón por la cual la procedencia  de la obsidiana es un poderoso medio para reconstruir las rutas comerciales del pasado, los límites sociales, y otra información que nos permita participar en los grandes debates de las ciencias sociales".

No sólo el Dr. Frahm y sus colaboradores identificaron el volcán particular de donde provienen los artefactos, sino que fueron capaces de localizar el flanco exacto del volcán donde se recogió la obsidiana y determinar que dicha materia prima se obtuvo a partir de dos lugares diferentes en sus laderas.

Tal especificidad fue posible usando una combinación de técnicas científicas, incluyendo un analizador portátil de rayos X, el cual puede ser llevado a los yacimientos arqueológicos, así como instrumentos que miden las débiles señales magnéticas de las rocas (izquierda).

Las primeras técnicas para asociar los artefactos de obsidiana de Oriente Medio a su origen volcánico fueron desarrolladas parcialmente en la Universidad de Sheffield por el famoso arqueólogo Colin Renfrew, profesor asociado del Departamento de Prehistoria y Arqueología desde 1965 a 1972. El Dr. Frahm dijo: "Décadas más tarde, seguimos perfeccionando sus técnicas originales. Las nuevas tecnologías nos permiten probar nuevos enfoques. Potentes herramientas de análisis pueden ahora ser llevadas con nosotros a los lugares arqueológicos y los instrumentos magnéticos sensibles nos permiten distinguir los tipos de canteras, un nivel de especificidad que no era posible anteriormente. Nuestros hallazgos en Tell Mozan revelan que, incluso en el Oriente Medio, el lugar de nacimiento del abastecimiento de obsidiana, todavía hay sorpresas".


El Dr. Frahm señala: "Estudiar el uso y origen de la obsidiana revela algunos paralelismos interesantes con el actual en Oriente Medio y tiene resonancias con los problemas que enfrentan a la región hoy en día. Por ejemplo, podemos pensar que las potencias invasoras, que tendrían la intención de controlar el acceso a recursos valiosos, habrían opuesto resistencia a la ocupación de pequeños estados en toda la región gobernados por pueblos que fueron minorías étnicas en otras partes del Oriente Medio".

"Una insurgencia en la montaña podría haber dado lugar a un bloqueo de los recursos naturales, y los colonizadores podrían haberse visto forzados a buscar, en su lugar, recursos en fuentes más distantes y forjar alianzas con otros poderes regionales para mejorar su situación. Esto sucedió hace 4.200 años, durante la Edad del Bronce, y los paralelismos con la historia reciente en la zona son extraordinarios".

 

Foto: Excavaciones en Tell (Urkesh Mozan) [Crédito: MaxFarrar / Panoramio]

 

El Dr. Frahm también está interesado por la relación entre la asistencia humanitaria y los trabajos arqueológicos en la región. Él añade: "Fui a Siria como un americano después de que los EE.UU. hubieran calificado a Siria como parte del 'eje del mal', y yo sólo tenía experiencias positivas de allí. El grado de hospitalidad que me encontré fue extraordinario. Perfectos desconocidos me acogieron en su casa durante mi viaje de Damasco al yacimiento arqueológico, lo que implicaba un viaje en autobús de nueve horas a través del desierto de Siria. Fui bien acogido y alimentado, me ofrecieron una ducha y cambio de ropa, me presenataron a sus familiares y amigos, y me mostraron los alrededores de la ciudad. Miembros de varias familias discutían sobre qué casa tenía el mejor alojamiento para que
yo pasara las noches".

"La situación actual en Siria es trágica y precaria. Debido tanto a intereses profesionales como personales sigo muy de cerca los acontecimientos del país. Ello puede ser tan abrumador y angustioso que tengo que tomar a veces un descanso sobre el particular, lo cual, a diferencia de las personas que viven a través del combate, tengo el lujo de poder hacerlo. Cualquiera que sea el futuro, habrá un montón de trabajo que hacer allí, tanto desde el punto de vista humanitario como arqueológico, y estoy muy interesado en la combinación de ambas. ¿Cómo puede quizá la arqueología ayudar a Siria a recuperarse de esto?".

Su próximo estudio sobre los artefactos sirios de obsidiana explora qué pasó con las redes comerciales y sociales cuando las ciudades de la Edad del Bronce fueron abandonadas a raíz de un colapso del gobierno regional y de las sequías cada vez mayores debido a los cambios climáticos.

La investigación del Dr. Frahm ha sido recientemente publicada en la revista Journal of Archaeological Science. El estudio ha sido financiado en parte por la Marie Curie Network  “New Archaeological Research Network for Integrating Approaches to Ancient Material Studies” (NARNIA)", la cual se centra en la ciencia arqueológica en la región del Mediterráneo Oriental.

 

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

* El más antiguo brazalete de obsidiana revela habilidades increíbl... (01/01/2012)

Visitas: 1699

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más