El descubrimiento de rasgos neandertales en el cráneo de un 'Homo sapiens' arcaico plantea nuevas preguntas sobre la evolución humana

Imagen del hueso temporal (denominado 'Xujiayao 15') de un ancestro humano tardío con el laberinto auditivo temporal resaltado y superpuesto sobre una vista del yacimiento de Xujiayao (China) donde fue hallado.

Fuente: Universidad de Washington, St. Louis |Gerry Everding | 7 de julio de 2014 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Un nuevo examen de un cráneo humano de hace 100.000 años, y encontrado hace 35 años en el norte de China, ha revelado una formación del oído interno que se pensaba, desde hace tiempo, era exclusiva de los neandertales.

"El descubrimiento pone en tela de juicio toda una serie de escenarios del Pleistoceno tardío sobre dispersiones de la población humana e interconexiones basadas en el rastreo de características anatómicas o genéticas aisladas en fósiles fragmentarios", explica el coautor del estudio, Erik Trinkaus (izquierda), profesor de Antropología Física en la Universidad de Washington, St. Louis, Estados Unidos.

"Esto sugiere que las fases posteriores de la evolución humana fueron más un laberinto de la biología y de las poblaciones que las simples líneas que se sugieren en los mapas al respecto", agrega este experto.

El estudio, cuyos resultados se publican en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), se basa en recientes imágenes de microtomografía computerizada (micro-CT) que revelan la configuración interior de un hueso temporal de un cráneo humano fosilizado encontrado en la década de 1970 en excavaciones realizadas en el enclave de Xujiayao, en la Cuenca Nihewan de China.

Erik Trinkau es una autoridad líder sobre la evolución de los primeros seres humanos, y ha sido uno de los primeros investigadores en ofrecer firmes evidencias de hibridación y transferencia de genes entre los neandertales y los ancestros de los seres humanos modernos.

Los co-autores de este estudio son Xiu-Jie Wu, Wu Liu y Song Xing, del Instituto de Paleontología y Paleoantropología de Vertebrados, en Beijing (China), e Isabelle Crevecoeur, de la Universidad de Burdeos.

"Estamos completamente sorprendidos -reconoce Trinkaus. Esperábamos que el análisis revelara un laberinto temporal que se pareciera mucho al de un humano moderno, pero lo que vimos era claramente típico de un neandertal. Este descubrimiento pone en cuestión si esta disposición de los canales semicirculares auditivos es realmente única en los neandertales".

Imagen: Esquema del oído interno en el que se muestra el laberinto temporal en amarillo

A menudo, en fósiles bien conservados de cráneos de mamíferos, los canales semicirculares son remanentes de un sistema de detección del líquido que ayuda a los humanos a mantener el equilibrio cuando cambian sus orientaciones espaciales, tal como al correr, agacharse o girar la cabeza de lado a lado.

Desde mediados de la década de 1990, cuando las primeras investigaciones con tomografía computerizada confirmaron su existencia, la presencia de una disposición particular de los canales semicirculares en el laberinto temporal se consideró suficiente para identificar de forma segura fragmentos de cráneos fosilizados como procedentes de un neandertal, pues este patrón está presente en casi todos los laberintos neandertales conocidos, y ha sido ampliamente utilizado como un marcador para diferenciar a los primeros seres humanos y a los modernos.

El cráneo en el que se centró este estudio, conocido como 'Xujiayao 15', fue hallado junto con una variedad de otros dientes humanos y fragmentos óseos, los cuales parecían tener características típicas de una forma temprana de humanos arcaicos tardíos no neandertales.

Foto: El hueso temporal 'Xujiayao 15', con el laberinto temporal resaltado y su disposición en dicho hueso temporal.


Trinkaus, que ha estudiado los fósiles de los neandertales y de los primeros humanos de todo el mundo, dijo que este descubrimiento se suma a la rica confusión de teorías que tratan de explicar los orígenes del hombre, sus patrones migratorios y los posibles mestizajes.


Aunque es tentador utilizar el hallazgo de un laberinto auditivo con forma de neandertal en una muestra fósil claramente "no neandertal", como evidencia de un contacto (flujo de genes) entre poblaciones de neandertales de Eurasia central y occidental y los humanos arcaicos del este de China, Trinkaus y sus colegas argumentan que siguen sin estar claras las implicaciones más amplias del descubrimiento realizado en Xujiayao.

Foto: Distintas perspectivas del hueso temporal 'Xujiayao 15': a) lateral, b) medial, c) posterior, d) inferior.

"El estudio de la evolución humana ha sido siempre confuso, y estos hallazgos simplemente hacen que todo esté aún más enmarañado", señala Trinkaus. "Esto demuestra que las poblaciones humanas en el mundo real no actúan con simples patrones bonitos".

"Asia del Este y Europa Occidental están muy distantes y costó miles de años que se produjeran tales  patrones de migración", afirma. "Este estudio demuestra que no se puede confiar en una característica anatómica, o en un fragmento de ADN, como base de firmes asunciones sobre las migraciones de las especies de homínidos de un lugar a otro", concluye.

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Visitas: 1289

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más