El "calendario" de piedra de Nabta Playa, el Stonehenge de Egipto

Cromlech de Nabta Playa

En una zona del desierto de Nubia, conocida como Nabta Playa (a unos 800 kilómetros al sur de El Cairo y a unos cien kilómetros al oeste de Abu Simbel, donde se alzan los grandes templos excavados en la roca erigidos por el faraón Ramsés II), hace entre 130.000 y 70.000 años se extendía una fértil sabana, con abundante vegetación y numerosa fauna salvaje, bañada por las aguas de un gran lago hoy seco (de hecho, el término playa, en idioma local significa "lago seco"). En ese paradisíaco y frondoso lugar, los humanos se establecieron por lo menos desde el X milenio antes de nuestra era.

Nabta Playa se compone de diversos restos arqueológicos esparcidos por la zona, que fueron descubiertos en la década de 1970 por Fred Wendorf, profesor de Antropología de la Universidad Metodista del Sur de Texas. Wendorf, junto con el lingüista Christopher Ehret, sugirió que las gentes que habitaron Nabta Playa fueron pastores nómadas. Los investigadores hallaron allí evidencias de consumo y almacenaje de sorgo salvaje (un cereal) y restos de cerámica decorada con motivos geométricos, al parecer procedente del África subsahariana, la más antigua descubierta en el continente. Todos los descubrimientos realizados en Nabta Playa han llevado a muchos investigadores a pensar que aquí pueden encontrarse las raíces de las creencias cosmogónicas egipicas.

Fred Wendorf en Nabta Playa en Egipto.

ESTELAS Y CRÓMLECHS

Hacia el VII milenio a.C., los asentamientos humanos en Nabta Playa aumentaron y se hicieron más grandes, aunque eran estacionales, coincidiendo con las épocas de mayor capacidad del lago. Sus habitantes cavaban pozos y consumían cereales salvajes, legumbres y frutas. También empezaron a domesticar animales, como cabras y ovejas procedentes del Próximo Oriente. Del VI milenio a.C. datan algunos túmulos que incluyen restos de sacrificios de animales que fueron enterrados en cámaras cubiertas con losas de piedra, e incluso se encontró un posible sacrificio humano. Cuatro colinas poco elevadas en Nabta contienen asimismo estelas de arenisca, muchas de ellas labradas, algunas antropomorfas y de distintos tamaños y formas. Estas estelas se situaron en posición vertical, rodeadas de piedras menores. Su peso oscila entre los cien kilos y las ocho toneladas.

Megalitos procedentes de Nabta Playa, actualmente expuestos en el Museo de Aswan (Egipto).

Pero sería un milenio más tarde cuando se realizó en Nabta Playa una construcción sorprendente, que en la actualidad aún deja atónitos a los investigadores: hasta seis alineamientos de piedras, colocados de un modo radial, que parecen haber servido para indicar la aparición en el cielo de algunas estrellas o para señalar la dirección aproximada de la salida del Sol durante el solsticio de verano. Esta estructura mide sólo cuatro metros de diámetro y se compone de una treintena de losas de arensica nubia de diferentes tamaños dispuestas de modo circular. La estructura incluye cuatro pares de piedras de mayor tamaño en torno a la circunferencia del círculo y otras seis en el interior del mismo formando dos líneas paralelas de tres piedras cada uno. Cuando los arqueólogos descubrieron el monumento, los demás bloques de piedra que en su día lo formaron se encontraron caídos.

Fred Wendorf empleó tecnología vía satélite para estudiar el alineamiento y descubrió que dos de los pares de mayor tamaño se alinean formando una línea norte-sur y los otros dos pares forman una línea este-oeste. Esta última indica el lugar por donde el Sol sale y marca el solsticio de verano, aunque de un modo aproximado.

Megalitos en Playa Nabta.

UN ENIGMA MILENARIO

Al igual que ocurre con el famoso círculo de piedras de Stonehenge, numerosos investigadores han pretendido resolver el misterio del "calendario astronómico de Nabta Playa". El arqueoastrónomo norteamericano Kim Malville afirma que algunas losas verticales, hincadas en la arena, parecen estar organizadas según una serie de "puertas" que podrían haber funcionado como marcadores de un calendario al indicar de un modo aproximado la posición del Sol naciente en el solsticio de verano.

Por su parte, el astrofísico Thomas G. Brophy sugirió que las tres piedras alineadas al sur representan las estrellas del cinturón de Orión y las otras tres señalarían a su estrella principal. Brophy también cree que los otros cinco alineamientos que rodean el círculo de piedras de un modo radial serían representaciones del lugar del cielo donde se hallan las estrellas representadas por las piedras centrales del calendario durante el orto helíaco (el momento de su primera aparición en el horizonte este). Incluso apuesta por una datación muchísimo más antigua para la estructura: más de 8.000 años.

Thomas Brophy con el megalito AO alineado, uno de los pocos megalitos que aún se mantiene en posición original en Nabta Playa, 2003.

Pero las teorías de Brophy han sido puestas en duda por la mayoría de investigadores, y un estudio de la Universidad de Colorado en 2007 concluye que las fechas propuestas por el astrofísico son erróneas. Los investigadores de esta universidad norteamericana creen que la zona de Nabta Playa debió de ser un centro ceremonial donde se realizaban sacrificios animales hacia 6100-5600 a.C. La datación que ellos sugieren para el crómlec de piedra es una fecha cercana a 4800 a.C. Las mediciones llevadas a cabo por el equipo con satélite y GPS confirmaron asimismo un posible alineamiento con Sirio, Arturo, Alfa Centauri y el Cinturón de Orión. El estudio sugiere que la orientación de megalitos, estelas y tumbas humanas y animales indicaría una conexión simbólica con el Norte.

Entonces ¿para qué servía esta estructura? Existe cierto consenso entre los investigadores en pensar que sirvió como punto de reunión para celebrar ceremonias religiosas o ceremoniales de algún tipo durante el solsticio de verano. Era un momento clave para los habitantes de Nabta Playa, ya que esta época anunciaba la llegada de las lluvias, un acontecimiento fundamental para un pueblo nómada cuya supervivencia dependía del ganado, el agua, la Tierra, el Sol y las estrellas.

Fuente: National Geographic | 20 de marzo de 2020

Visitas: 414

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más