"Luperca", la loba capitolina que representa el mito de Rómulo y Remo

 

Esta semana estrenan en televisión Ágora, la última de las creaciones de uno de los directores de cine españoles más versátiles: Alejandro Amenábar.

 

Cuando se estrenó en el cine, acudí con toda la expectación que se pueda esperar de un "amenabariano" declarado que soy. La película empezó y yo comencé a sumergirme en una Alejandría del siglo IV, en la que una mujer científica, Hipatia, intenta descubrir los más hondos secretos del Universo, al tiempo que cristianos, judíos y paganos luchan por conquistar Alejandría desde el punto de vista religioso. En la película aparecen escenas de música y cuál no sería mi sorpresa cuando pude comprobar, una vez más, que Amenábar es un genio y que no se dejó ni el más mínimo detalle a la hora de representar un par de escenas musicales del siglo IV d.C.


Mientras seguía embriagándome con Ágora, los teléfonos móviles de algunos de los allí presentes comenzaron a sonar. Yo fui a la primera sesión, a las 19.30, y sólo habría 20 personas en la sala... Y aún así, sonaron al menos cinco móviles. Ello provocó que mi descontento fuera in crescendo y ya no pararía hasta el final. Pero ojo, que los móviles dejaron ya de sonar (parece que tuvieron la decencia de silenciarlos); lo que ya me cabreó del todo es que cuando conseguí concentrarme de nuevo en la película descubrí al menos dos errores históricos garrafales.


Porque, ¿ninguno de los asesores históricos de Amenábar se dio cuenta de que, en griego, la letra H no era una "hache", sino una E larga? Parece que no, pues en la película la palabra HIΣTOPIA (o sea, "Historia") aparece en un friso de la antigua Biblioteca escrita con hache. No hace falta ser un docto en filología griega para saber que la grafía H griega es la η ("eta") mayúscula. Además, en griego la disciplina que se dedicaba a la "investigación" (traducción literal) era la ΣΤΟΡΙΑ. Es decir, delante de la "iota" se ponía un signo de aspiración llamado "espíritu", que sonaba como una "jota" suave, o bien como la "hache" en la voz inglesa House, por ejemplo.

Por otro lado, lo que ya me remató fue que en una escena se incluyese la estatua de Luperca, la Loba Capitolina, en uno de los aposentos del Pretor... ¡Pero si esa estatua, tal como aparece en la película, no existía en el siglo IV! Es decir, la loba aparece amamantando a Rómulo y a Remo (los míticos fundadores de Roma), representados por dos bebés que fueron añadidos a la estatua de Luperca durante el Renacimiento!! Además, la tradición dice que la figura de la loba es de procedencia etrusca, aunque las últimas investigaciones -según creo recordar- apuntan a que posiblemente pertenezca a la Edad Media.

 

Algunos críticos han defendido estas dos meteduras de pata (entre otras que ahora se me escapan), aduciendo que lo que Amenábar ha querido es "homenajear" aquellas películas de romanos antiguas en las que los extras aparecían en imagen con relojes...

Bien, pues si es por eso, digo yo que la próxima peli la haga sobre la vida Napoleón y ruede una escena en la que éste aparezca en un cine hablando por el móvil...

Visitas: 1712

Comentario por Herena Troitiño el mayo 15, 2011 a las 12:12pm
Hasta Amenábar mete la pata! No hay excusas para esos errores. Para el común se nos escapan pero es obvio que si es una película histórica hay que cuidar hasta el mínimo detalle.
Comentario por Salvador Cuesta el mayo 15, 2011 a las 12:44pm

Creo que en películas del presupuesto y la ambición de Ágora  tendrían que ser muy rigurosos con este tipo de detalles, que restan mérito a la película, por mucho que haya solo unos pocos que sean capaces de advertirlos.

 

Aun así voy dar a hacer un pequeño homenaje a aquellos peplum tan malos y con nulo rigor histórico (hoy serían las series de TV) que llenaron una página de la historia del cine.

 

De niños, allá por los 60 – hace  un millón de años  ya – mi madre y otras, cuando iban a trabajar, no tenían mejor opción que dejarnos toda la tarde en el cine Ideal. Gavillas de críos en el gallinero del cine se tragaban doble sesión de películas, una de romanos y otra de Fumanchú o de vaqueros o del auténtico Godzilla japonés, todo de cartón piedra. Relojes no llegué a ver en la muñeca de ningún romano, pero sí tendidos eléctricos, espadas de goma que se doblan y otros mayúsculos gazapos. Pero si la lucha del héroe contra el león, las batallas y el malo resultaban convincentes el público infantil era indulgente y aplaudía, sino era la rechifla y el pataleo. Lo mejor era que, ya en la calle, los chavales reproducíamos la batalla de las Termópilas o jugábamos a pasar los Alpes con los elefantes de plástico que regalaba un detergente. En cierta medida los nombres de Aníbal (mi favorito), de Alejandro, de algunos dioses griegos y de los emperadores más crueles nos eran familiares. Aquello quizás fomentó en alguno la vocación por las Humanidades, en mí dejó ese respeto y curiosidad que siempre he tenido por la antigüedad que hace que entretenga mi ocio pretendiendo conocerla mejor. Hoy los jóvenes disfrutan y procuran emular a otros héroes que, siendo los mismos, evolucionan sin cesar, haciendo antiguo lo nuevo al día siguiente. Dudo mucho que haya niño hoy que deje la play a un lado y agarrando la espada de plástico se enrede en singular batalla con un moro, como hacía El Cid. Preferirá, sin duda, acumular vidas en la pantalla para asaltar el castillo de Mordor, quizás cabalgando en una escoba voladora.

 

Gracias por el aviso de que van a echar Ágora, si puedo la veré, que tengo ganas .

 

Un saludo

Comentario por Carmen L. el mayo 15, 2011 a las 9:58pm

Pues con lo que cuentas me dan ganas de ver la peli, Ángel, aunque no quise verla en el cine.  Un par de errores digamos "visuales" no tienen mucha importancia si el total se deja ver y el guión fluye como es debido. No tuvo la misma suerte la infumable "Hispania" que recientemente triunfó (?) por las teuves -ahora ya hay versión DVD- en ella no solo había errores visuales de bulto, sino un guión de "güenos" y malos bastante estúpidamente desarrollado, así como errores de interpretación entre los secundarios que despachurraban la historia. ¡Ay, ese cine histórico politicorrecto y modersno!

Lo que cuenta Salvador yo lo vivi de pequeña en el inolvidable "cine Canina" de mi pueblo. "Canina" era un empresario y aquel cine de verano que había al inicio de la C/ Moreras, me pillaba tan a mano que me escapaba (con otros chicos/as del barrio) a verlo gratis desde una valla cercana, puro sueño cinematográfico aunque solo se viera media o un cuarto de pantalla. Recuerdo "El Coloso de Rodas" como si fuera ayer y recuerdo que, ya algo más mayor, bromeaba con la potencia que tendría el estrato de cáscaras de pipas que alfombraba el recinto de "Canina" y el del otro cine de verano de la Carretera de Andalucía (ayer mismo eché el ojo dentro del desierto, ya hormigonado, recinto, todavía con su muro-pantalla pintado de blanco). En cuanto a batallas, no por ser niña dejaba de participar con una lanza; Anibal era mi tótem (porque compartimos la vista con un solo ojo) y uno de aquellos "romanos" me tiró un diente de un flechazo.

Comentario por Ángel Román Ramírez el mayo 15, 2011 a las 11:24pm

A mí me gustó mucho la película, pero me decepcionó un poco por esos detalles. Y en lo que respecta a "Hispania", qué horror!!! Vaya un Viriato sobreactuado... Yo vi empezar el primer capítulo, pero no esperé al final. En fin, mejor no decir nada, para qué... Por cierto, qué entrañables y qué simpáticos los comentarios!! :-D Qué gracia, jajaja!!

 

Un saludo muy cordial!!

Comentario por Conrad el mayo 16, 2011 a las 8:23am
Si bien es verdad que se añadieron las dos figuras infantiles a la loba en el renacimiento, que yo recuerde desde Antonio Pio ya existe en agún reverso numismatico la imagen de Romulo y Remo amamantandose de la Loba
Comentario por Miguel López Cadavieco el mayo 16, 2011 a las 9:08am

Debemos de tener en cuenta que tanto "Hispanía" como "Agora" no son documentales históricos que deban de ceñirse al 100% a lo sucedido. ¿Donde esta documentado que Viriato tuvo una hija llamada Altea?, ¿Porqué aparece una estatua del Renacimiento en el siglo VI?...evidentemente nos acercan con más o menos acierto a acontecimientos históricos que en su base son reales y que sino fuesen por este tipo de series/peliculas serían totalmente desconocidos para la gente de a pie.

 

Digo esto estando totalmente de acuerdo con los comentarios previos, pero me alegro de que existan este tipo de recreaciones por parte de la TV/cine actual...mejor que el Salvame/La Noria a mi me parecen...

 

Salu2!

Comentario por Giorgio Di Francesco el mayo 16, 2011 a las 6:00pm

No tenemos que decir cosas inexectas...hay muchisimas representaciones antiguas de la loba y de los dos hermanos amamantandose de la misma.

No es muy dificil buscar en google y constatar personalmente.

Comentario por Ángel Román Ramírez el mayo 16, 2011 a las 7:47pm

Siguiendo la opinión del Sr. Di Francesco (al menos eso es lo que yo interpreto) el mito de Rómulo y Remo, como es lógico, siempre formó parte del imaginario romano. El que en las monedas apareciese la loba representada con los niños sería una representación del mito, independientemente de la época. Posiblemente la Loba Capitolina a la que nos estamos refiriendo tuviera un Rómulo y un Remo etruscos que, por la razón que fuese, se perdieron (hablo sin conocimiento de causa)... o tal vez nunca se añadieron al cuerpo principal de la escultura; y muchos siglos después, un escultor renacentista -que, por cierto, aún hoy no se tiene la seguridad de que fuese Pollaiuolo- la "reconstruyó".

 

Por otro lado, comparto totalmente la opinión del Sr. López Cadavieco, cuanta más difusión mejor, y si es esta opción ante las otras, mucho mejor... Aunque también creo que no estaría de más que se documentasen un poco mejor y que, ya puestos, respetasen un poco más los acontecimientos históricos, no? :-P 

 

Servan, parece ser que el libro que me recomendaste lo recibo mañana. A ver si es verdad!! Ya te digo algo.

 

Gracias a todos, lo paso muy bien debatiendo sobre estas cosas ;-)

 

Saludos.

Comentario por Horacio Atilio Fleitas el mayo 16, 2011 a las 7:48pm
Estimado Angel me entusiasma su capacidad de asombro, de esas cuestiones en el cine hay a montones, peor es enterarse por un amigo sociólogo de una encuesta hecha aqui en mi pais Argentina, sobre 250 personas encuestadas, la pregunta: ¿Pagaría Ud. por una entrada a un concierto de música de cámara? Respuestas: 50 personas dijeron que si lo harían. el resto se repartio una parte dijo que no lo pagaría y no dio razones, y aqui viene el tema que me atormenta la cabeza,  casi 150 personas dijeron que no pagarían una entrada pues consideraban a esa musica como un hobby para los musicos. afffffffffffffffffffffff. La bronca que tuve ni se la puede imaginar, o sea que de ahora en mas cuando vaya al almacen para las compras diarias le voy a decir al puestero que no le pago pues considero que lo de el es un hobby a ver que me dice. Asi que bueno asi estamos en esa bendita tierra, yo creo que lo mejor hubiese sido que Uds. no hubieran descubierto nada y en una de esas la cuestion seria distinta aunque no me imagino en que. Saludos y a no preocuparse.
Comentario por Carmen L. el mayo 16, 2011 a las 8:09pm

No, si es cierto que "no se puede pedir mucho" a estas series/cine pseudohistórico... pero es que también son malas como cine/películas/narraciones. Qué passa, ¿cuesta más pagar a la Esteban para que cuente como se alegraba con un señor en la trastienda que dar un curso visual (no hace falta un curso de 200 horas) a unos secundarios de como se coloca un casco romano cuando uno "hace de romano"? ¡Leñes, que es su trabajo!

Por otro lado, hay gente que se dedica a la reconstrucción histórica, y no hace falta irse a London a buscarlos. ¡Ah! pero si es que pasa lo mismo con las series ambientadas en la "posguerra"...

Porque en "Hispania" se actuaba -es un decir- como si estuvieran interpretando en el cole fin de curso de hace 40 años. No se me olvida el romano que entra en casa de enemigo al que va a degollar y casi que pide permiso para pasar entre dos figurantes; primer plano de malo muy malo tras "frase de malo-que-malo-soy" sonriendo aviesamente (solo le falta el brillito en el canino)... etc. Elementos narrativos propios del cómic de humor en una serie "realista".

Y, lo siento, no me cuela tampoco que una serie supuestamente histórica tenga ese olor a falso "porque la gente no entendería...", etc. O tratamos al personal como adultos, o seguiremos siendo nenes de secundaria toda la vida.

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más