Dos árboles para reescribir la historia del Imperio Mongol

Foto: Mural de Gengis Khan

 

Foto: BBC Mundo | Fernando Peinado | 15 de abril de 2013

 

A simple vista parecen dos troncos de árbol comunes, pero podrían servir para acabar con una vieja creencia sobre el Imperio Mongol, el más extenso contiguo de la historia.

 

Hasta ahora, los historiadores habían supuesto que una severa sequía en Mongolia facilitó el rápido avance del legendario guerrero y conquistador Genghis Khan por Eurasia.

 

Sin embargo, al examinar la anchura de los anillos de los troncos, el científico que los descubrió, Neil Pederson (izquierda), comprobó que llovió de forma extraordinaria entre 1206 y 1227, cuando Khan fundó y expandió su imperio desde el Pacífico hasta el Este de Europa.

 

 

El clima benigno pudo proporcionar pasto abundante para un pueblo nómada como el mongol y una operación militar como la de Khan, dependiente de caballos de guerra.

 

Una mañana reciente, Pederson, de 45 años, recibió a BBC Mundo en el Observatorio de la Tierra del campus de Columbia Lamont-Doherty, a las afueras de Nueva York, donde se dedica al estudio de los anillos de los árboles.

 

El científico narró cómo en 2010 él y su colega Amy Hessl (derecha), de la Universidad de West Virginia, descubrieron los dos troncos.

 

Corazonada

Pederson y Hessl, que pasan buena parte de su tiempo de expedición con sus sierras mecánicas en la mano y los troncos a la espalda, podrían ser confundidos con leñadores.

 

Cuando hicieron su hallazgo, llevaban ocho días en las Montañas Jangai del centro de Mongolia en búsqueda de árboles centenarios para una investigación sobre incendios forestales.

 

El equipo que ambos dirigían volvía en automóvil al campamento, al borde del agotamiento y con Pederson enfermo con amigdalitis, cuando divisaron un campo de lava fosilizada, formado tras una erupción hace 7.000 años.

 

Campo de lava fosilizada. Foto: N. Pederson

 

Según Pederson, es muy difícil encontrar árboles antiguos a bajas altitudes porque los humanos usan la madera para su supervivencia. Pero en terrenos inhóspitos como los campos de lava pueden hallarse árboles de gran antigüedad.

 

 

Movidos por una corazonada, los científicos decidieron hacer una breve incursión. Allí encontraron dos troncos de un árbol muerto que parecían bastante antiguos.

 

Foto: Hessl se toma un momento para examinar el tronco y las raíces de un pino cerca del campo de lava.

 

 

Pero fue sólo al volver a su laboratorio a las afueras de Nueva York que pudieron analizar la edad de los troncos.

 

"Eran tan antiguos que no podía creérmelo", exclama el científico.

 

Foto: En su laboratorio de la WVU, Amy Hessl desbloquea de forma rutinaria la historia climática donde el árbol se hallaba a través del examen de los anillos del tronco.

Uno de los troncos data del siglo VII d.C. y la antigüedad del otro se remonta al siglo XII d.C.

 

Los anillos correspondientes al período del imperio de Genghis Khan son más anchos, lo que indica que fueron años de abundante lluvia.

 

Pino siberiano muerto y muy antiguo. Foto: N. Pederson

 

Cambio climático

La investigación de Pederson y Hessl se encuentra en estado preliminar a falta del análisis de nuevas muestras de árboles del mismo período, pero su hipótesis ha generado gran interés en la comunidad científica.

 

Algunos historiadores tachan el estudio de Pederson y Hessl de determinismo medioambiental. Ésta es la misma crítica que los escépticos del calentamiento global le hacen al número creciente de investigaciones sobre el efecto que el cambio climático tiene en el ascenso o declive de las sociedades humanas.

 

Los anillos de los árboles y las estalagmitas le han servido a otros científicos para vincular una gran sequía con el declive del Imperio Romano, a partir del siglo III d.C., y de la Civilización Maya, a partir del siglo IX.

 

Otros historiadores han resaltado que el trabajo en Mongolia de estos científicos arroja luz sobre un período y un personaje poco conocidos.

 

Jack Weatherford (izquierda), autor del libro "Genghis Khan y el inicio del mundo moderno", le explicó a BBC Mundo que la idea de que una sequía forzó la expansión mongola había entrado en los libros de historia a pesar de que no tenía ningún fundamento.

 

 

"Nos hacen falta más buenas ideas e investigaciones como la del profesor Pederson para acabar con todas esas tonterías del pasado", ropinó Weatherford en una consulta por correo electrónico.

 

Pederson viajará este verano a Mongolia con Hessl y un equipo ampliado, que incluye arqueólogos y un historiador, para recoger nuevas muestras y concluir su estudio en los próximos meses.

 

El investigador no oculta su entusiasmo por la posibilidad de realizar una contribución significativa en su campo y por la acogedora recepción de su descubrimiento en Mongolia, donde ha trabajado desde hace más de 15 años.

 

"Estoy emocionado por la gente de Mongolia porque sé que para ellos, Chinggis (Genghis en el lenguaje mongol) es un héroe".

 

 

 

 

 

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

 

En busca de la tumba de Gengis Khan (09/04/2011)

Visitas: 1232

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más