Descubren la granja más antigua del mundo a gran altitud

Foto: Cultivo de cebada, a 2.987 metros del altura, en Qinghai. Crédito: Martin Jones. UNIVERSITY OF CAMBRIDGE.

Fuente: Europa PressUNIVERSITY OF CAMBRIDGE | 21 de noviembre de 2014

Dientes de animales, huesos y restos de plantas han ayudado a investigadores del Reino Unido, China y Estados Unidos a datar lo que podría ser el asentamiento humano más antiguo a gran altura.

  

Hallazgos arqueológicos en la meseta tibetana indican que hace 3.600 años los cultivos y la cría de ganado se realizaban durante todo el año en altitudes hasta entonces sin precedentes.

  

Los resultados, publicados este jueves en la revista 'Science', demuestran que a través de 53 yacimientos arqueológicos que abarcan unos 1.287 kilómetros, hay evidencia de agricultura constante y asentamientos humanos entre los 2.500 y 3.400 metros sobre el nivel del mar.

  

La evidencia de una presencia humana intermitente en la meseta tibetana ha sido fechada por lo menos hace 20.000 años, con las primeras aldeas semipermanentes establecidas hace sólo 5.200 años. La presencia de los cultivos y el ganado en las alturas descubiertas por estos expertos indica una presencia humana más continua de la que se necesita para simplemente cazar a esas alturas.

  

El profesor Martin Jones (izquierda), del Departamento de Arqueología de Cambridge, en Reino Unido, y uno de los investigadores principales del proyecto, señala: "Hasta ahora, ha sido una pregunta sin respuesta cuándo y cómo los seres humanos comenzaron a vivir y cultivar en alturas tan extraordinarias. Nuestra comprensión de una vida continua sobre los entre 2.000 y 3.000 metros en la meseta tibetana se ha visto obstaculizada por la escasez de datos arqueológicos disponibles".

  

"Sin embargo, nuestros hallazgos muestran que no sólo estos agricultores-ganaderos conquistaron alturas inauditas en términos de cría de ganado y producción de cultivos como la cebada y el mijo, sino que la expansión humana en las zonas más altas y más frías se llevó a cabo a medida que las temperaturas continentales se volvieron más frías", agrega.

En este sentido, señala que la supervivencia durante todo el año en estas alturas debe haber dado lugar a unas condiciones muy difíciles, lo que plantea preguntas sobre la adaptación de los seres humanos, el ganado y los cultivos, a la vida a esas vertiginosas alturas.

  

El profesor Jones espera que se investigue ahora más sobre la resistencia genética de los seres humanos al mal de altura y la respuesta genética de las plantas de cultivo en relación, por ejemplo, con  la vernalización del grano, tiempo de respuesta de la floración y la tolerancia a la radiación ultravioleta, así como la investigación genética y la identidad étnica de las propias comunidades humanas. La investigación sobre la meseta del Tíbet también ha planteado cuestiones interesantes sobre la fecha y la introducción de cultivos occidentales como la cebada y el trigo, productos básicos del 'Creciente fértil'.

   

Desde hace entre 4.000 y 3,600 años, este encuentro de Oriente y Occidente condujo a la unión o el desplazamiento de los cultivos chinos tradicionales del Norte de sorgo y mijo. La importación de cereales occidentales permitió a las comunidades humanas adaptarse a las condiciones más duras propias de la mayor altitud en la meseta.

  

Con el fin de determinar durante qué período y en qué altitud la producción sostenida de alimentos permitió por primera vez una presencia perdurable humana, el equipo de investigadores recopiló artefactos, huesos de animales y restos vegetales de 53 yacimientos del final de las culturas Yangshao, Majiayao, Qiija, Xindian, Kayue y Nuomuhong.

  

Se identificaron granos de cereales (mijo, sorgo, cebada y trigo) en los 53 lugares y se descubrieron huesos de animales y dientes (de ovejas, vacas y cerdos) en diez sitios. De los 53 yacimientos, un grupo anterior (que data de hace 5.200-3.600 años) alcanzó una elevación máxima de 2.527 metros, mientras que un grupo más tardío de 29lugares (que datan de hace 3.600-2.300 años) se acercó a los 3.400 metros de altitud.

  

El profesor Jones cree que la investigación en la meseta tibetana podría tener implicaciones más amplias para el mundo de hoy en términos de seguridad alimentaria mundial y posibilidades de reequilibrio de la 'dieta global'. En la actualidad y, tal vez, de manera no sostenible, se balancea a favor de los tres grandes cultivos de arroz, trigo y maíz.

Él dijo: "Nuestro conocimiento actual de los alimentos agrícolas hace hincapié en un número relativamente pequeño de cultivos que crecen en tierras bajas de uso intensivo. Cuanto más aprendemos acerca de la riqueza ecológica de las sociedades del pasado y del presente, y de la amplia gama de cultivos que se crían en los entornos más desafiantes del mundo, mayores opciones tendremos para reflexionar sobre las cuestiones de seguridad alimentaria en el futuro".

Artículo relacionado:

It took barley for humans to climb the mountains of Tibet (The Washington Post)

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Los tibetanos se han adaptado a las alturas gracias a sus genes den... (05/07/2014)

Visitas: 712

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más