Arqueólogos de la Universidad de Alicante descubren en Italia la villa de un amigo de Julio César


La lujosa hacienda de Cayo Julio Rufión, beneficiario de los negocios del emperador romano, tiene más de 2.000 años.

Vía: diariodeinformación.com/ 01 de noviembre de 2009

JUANJO PAYÁ

Las excavaciones se iniciaron hace ya tres años, cuando un equipo de investigadores y arqueólogos de la Universidad de Alicante (UA), liderados por el alicantino Jaime Molina, se desplazó a Perusa, en Italia, para adentrarse en el estudio de los restos de una pequeña villa romana. Sin embargo, todos estos acontecimientos se han precipitado recientemente al descubrirse una lujosa hacienda con más de 8.000 metros cuadrados, de los que apenas se han recorrido una pequeña porción del territorio, con elementos arquitectónicos en muy buen estado de conservación.


El conjunto, con más de 2.000 años de historia (finales del siglo I antes de Cristo, o bien edificado durante el principado de Augusto), está dividido en una zona residencial (en la que se han explorado unos 1.000 metros cuadrados, de los 10.000 que se barajan) y otra rústica, con similares proporciones a la anterior, de la que se desconoce actualmente su ubicación. Ésta estaría dedicada al área productiva, con almacenes o dependencias para el servicio de trabajadores o esclavos.

El proyecto, financiado por la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales del Ministerio de Cultura junto a la Universidad de Alicante, está revolucionando las técnicas de última generación que se están empleando en los trabajos de excavación y, sobre todo, este proyecto está llamado a ser indudablemente el más importante de los últimos años en el arte romano.


El campo de acción está todavía repleto de misterios, aunque algunos de ellos se están despejando con el transcurso y avance de la investigación. De hecho, la localización de una placa, con el nombre de Cayo Julio Rufión (Caius Iulius Rufioni), permitió conocer al propietario de esta pomposa hacienda que, según el escritor romano Suetonio, era hijo del liberto (esclavo al que se le ha concedido la libertad) favorito del emperador Julio César. Las fuentes literarias sitúan a Cayo Rufión como un colaborador íntimo de Julio César, beneficiario directo de sus negocios y actividades.



Pese a todo, los hallazgos hasta ahora realizados evidencian la alta clase y condición económica de este personaje peculiar en la historia de Roma, que gustaba de todos los lujos y comodidades. "Hemos dado con un sofisticado sistema de calefacción, en la que podemos ver cómo los tubos van por todos lados, para las termas y baños de grandes dimensiones. Piscina con calefacción, como si fuera un spa privado, amplias zonas ajardinadas y hasta magníficos mosaicos que solamente pudieron ser obra de excelentes pintores y artesanos venidos de Roma para ornamentar y edificar la villa. Y muros de hasta tres metros de alto, ubicados en una zona excepcional y bien comunicada, en la periferia de Roma y en plena vía Flaminia, nos ponen ya en antecedentes de la importancia del hallazgo", asegura Jaime Molina, director de este proyecto en el que han participado hasta otras tres universidades como la de Almería, Cataluña y Perugia.


Pero aún hay más, ya que se han rescatado hasta pavimentos y zócalos de algunas habitaciones con mármoles de importación del Mediterráneo o Egipto. "El resultado es espectacular. Y si seguimos con la misma financiación, que es bastante buena, tenemos como mínimo hasta 10 años de trabajo", aseguró Molina.


------------------------------------------------------

Los estudiantes alicantinos investigan en la primera línea de las excavaciones

Vía: diarioinformación.com01 de noviembre de 2009.

J. P.
El Ministerio de Cultura financia distintas excavaciones al extranjero. Y, lógicamente, éstas recaen sobre las más punteras y con mayor proyección como la de Cayo Julio Rufión. "Para entender los modelos de Lucentum en Alicante o la Alcudia en Elche hay que desplazarse y estudiar cómo trabajaron los agricultores en Roma. Todo esto nos lleva a la reconstrucción de un discurso histórico además de una plataforma en la que se forma el futuro de la investigación arqueológica", apunta Jaime Molina, profesor titular de Historia Antigua en la UA.

"Nuestros alumnos, especialmente los vinculados al Master de Arqueología Profesional de la Universidad de Alicante (homologación europea), ponen en práctica sus conocimientos y desarrollan su formación en uno de los ámbitos científicos punteros de la arqueología europea", añade.

"A los italianos les ha sorprendido mucho el hallazgo, aunque el Gobierno italiano no haya puesto ni un duro. La inversión cultural en Italia se ha hundido. Ellos nos ponen una pequeña infraestructura y punto. Sin embargo, a nosotros nos permite poner a nuestros estudiantes y arqueólogos alicantinos en la primera línea", concluyó Molina.

Visitas: 592

Comentario por Tomás el noviembre 4, 2009 a las 12:43pm
Hola Abo, hacía mucho tiempo que no hablábamos:

Suetonio dice que César aceptó diversas dignidades, entre ellas la de Imperator:


Non enim honores modo nimios recepit: continuum consulatum, perpetuam dictaturam praefecturamque morum, insuper praenomen Imperatoris, cognomen Patris patriae

SUETONIO, De vita caesarum Julius 76

Lo que viene corroborado por las acuñaciones de denarios por L. AEMILIVS BVCA, A. ALLIENVS y por el propio César:

http://www.spqr-moneta.com/preimperio/julio_cesar.htm

Lo que no sé es si la dignidad de emperador fue concedida o ratificada por el Senado, aunque parece desprenderse del texto de Suetonio, que la cita con otras concedidas por dicho cuerpo.
Comentario por Alicia M. Canto el noviembre 4, 2009 a las 1:34pm
Tomás, tiene Ud. bien puesto el nombre ;-) Exactamente, como antes dije, Suetonio confirma que se le concede, no la "dignidad", sino "insuper praenomen Imperatoris", el prenombre o nombre propio de "Imperator". Pero por su asesinato no llega ni a usar éste, lo hará Augusto, y lo consolidará en su onomástica oficial, también como praenomen (Imperator Caesar Augustus). Y así, como prenombre inicial, lo usarán, con algunas excepciones, la mayoría de los emperadores posteriores.

P.D.- El IMP que aparece en algunas de sus monedas, como ésta, es la conmemoración de la citada proclamación victoriosa por el ejército, clásicamente republicana, a la que antes me refería, como en otras se le llama DICT PERP o COS, nada tiene que ver con ser un "emperador" (o sea, un princeps) efectivo, eso no ocurrió hasta Augusto.
Comentario por Tomás el noviembre 4, 2009 a las 2:15pm
Hola, ya jejeje, me lo dicen muchas veces, bueno, pues si realmente César fue el primero que recibió del senado el prenombre Imperator, tal y como lo llevarían los sucesores, tampoco me parece especialmente inadecuado llamarle "emperador", (aunque no sea lo mismo un princeps que un dictator) ya dije que, p. ej., Jérôme Carcopino se pasa la biografía entera refieriéndose a él como "Imperator".
Comentario por Alicia M. Canto el noviembre 4, 2009 a las 2:39pm
Ferrán: Pues me temo que no, pues "calvo" se decía calvus.

Caesar era el cognomen o tercer nombre de Julio César desde que nació; aunque se ha discutido el origen y lo más aceptado por ahi es que se lo impusieron por haber nacido por cesárea (de caedo, cortar), lo que generalmente costaba la vida de la madre, en realidad el origen del nombre sería ése, pero no porque le pasara a él mismo, pues ya su padre se llamaba igual, Caius (praenomen) Iulius (nomen) Caesar (cognomen), y su madre vivía aún cuando él empezó a hacerse famoso.

En realidad el cognomen no era un "mote", al modo que lo entendemos ahora, sino un tercer nombre real, específico, que respondía a distintas características y orígenes. Los apelativos del tipo "Africanus" que dice Ud., o "Numantinus" y otros parecidos, no eran un cognomen, se llamaban agnomen, -ina.

Tomás: Hola. No sé si se refiere Ud. a este libro y edición, en Google Books, me da la sensación de que Carcopino distinguía bien ambas denominaciones, vea la diferencia por ejemplo aquí, pág. 616. Y eso que es una traducción, habría que ver el original, que no tengo en casa. Pero, bueno, creo que en lo básico estamos de acuerdo. S2.
Comentario por Abo el noviembre 4, 2009 a las 4:29pm
Hola, Tomás, sí que me alegro verte por aqui, jajaja...en cualquier momento coincidiremos en algo que nos guste y tiempo tendremos para parolear como se hacía "allá".

Gracias Alicia, Ud como siempre tan a punto en dar solución a dudas que se presentan, al menos a mi. Gracias.

Tengo la impresión de haberme perdido un comentario de Ferrán, si es así, lo siento.

Un saludo general
Comentario por Ferran el noviembre 4, 2009 a las 5:19pm
A veces uno quiere correr demasiado, por eso ya había borrado mi mensaje cuando usted lo contestaba y es que me había dado cuenta de que tengo la historia de Roma un poco oxidada.

De todas formas, muchos estudiosos descartan completamente lo de la cesárea y se indica que la palabra vendría de pelo o barba. Quizás hubo un antepasado peludo o barbero. Y he aquí la gracia, parece que sus enemigos ponían el acento en este cognomen, porque César era casi calvo y barbilampiño, y en este caso sí lo utilizarían como mote, aunque, ciertamente, en realidad no lo era.
Comentario por Abo el noviembre 4, 2009 a las 11:08pm
Muchas gracias.
Comentario por Melvin L. Minaya el noviembre 5, 2009 a las 12:14am
Vaya, sin querer se han envuelto en un debate aparte sobre la naturaleza del título de Julio César, y olvidan el artículo sobre el "amigo de César". Creo que el error principal fue no colgar un artículo que defina esta cuestión sobre César y permita la participación.
Comentario por Balbo el noviembre 5, 2009 a las 7:08pm
En efecto, la única referencia que conozco acerca de ese Rufión está en Suetonio y es la que menciona la Doctora.

Desde la época de Augusto en adelante Egipto fue una propiedad personal de los emperadores romanos, no del estado, hasta el punto de que los senadores no podían visitarlo sin un permiso especial.

Nombraban para su administración un prefecto de su confianza, normalmente un liberto, y era un puesto enormemente cotizado, el más importante y, con gran probabilidad, rentable al que podían acceder los funcionarios imperiales.

A partir de esta cita de Suetonio se ha considerado a este Cayo Julio Rufión el primero de estos prefectos “especiales” y de ahí la importancia que se ha dado al personaje.
Comentario por Alicia M. Canto el noviembre 6, 2009 a las 2:28am
Sí, a veces los investigadores fantasean bastante, y a partir de una brizna miserable de información fabrican un bonito abanico. Pero, si así fuera, Suetonio no habría definido a Rufión como "un efebo suyo, un favorito" (Trium legionum, quas Alexandreae relinquebat, curam et imperium Rufioni liberti sui filio exoleto suo demandavit). Y, por otra parte, los prefectos de Egipto estaban, o estarían más tarde, en la cúspide del orden ecuestre, es casi imposible que el hijo de un simple liberto fuera nombrado para ese cargo ni siquiera en estos momentos iniciales, César cuidaba de no ofender innecesariamente a las elites de Roma. Ya fue bastante que le dejara al cuidado y mando de tres legiones (si lo que cuenta Suetonio es exacto, que ésa es otra).

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más